Valle de Nuria
24 Domingo Tiempo Ordinario
-C-
15 de septiembre de 2013
Música de la Liturgia del sV
Ex 32;7-11. 13-14
El Señor dijo a Moisés:
–Vete, baja porque se ha pervertido tu pueblo, el que tú
sacaste de Egipto. Muy pronto se han apartado del camino
que les señalé, pues se han fabricado un becerro chapado en
oro, se están postrando ante él, le ofrecen sacrificios y
repiten: «Israel, éste es tu Dios, el que te sacó de Egipto».
Y añadió el Señor:
–Me estoy dando cuenta de que ese pueblo es un pueblo
obcecado. Déjame; voy a desahogar mi furor contra ellos y
los aniquilaré. A ti, sin embargo, te convertiré en padre de
una gran nación.
Moisés suplicó al Señor, su Dios, diciendo:
que tú sacaste de Egipto con tan gran fuerza y poder?
Recuerda a Abrahán, a Isaac y a Israel, tus servidores, a
quienes juraste por tu honor y les prometiste: «Multiplicaré
vuestra descendencia como las estrellas del cielo y daré a
vuestros descendientes esa tierra de la que os hablé, para
que la posean como heredad eterna».
Y el Señor se arrepintió del mal que había querido hacer a su
pueblo.
Montaña del Sinaí
Salmo 50
Me pondré en camino adonde está mi padre.
Ten piedad de mí, oh Dios, por tu amor,
por tu inmensa compasión, borra mi culpa;
lava del todo mi maldad, limpia mi pecado..
Me pondré en camino adonde está mi padre.
Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
renueva dentro de mí un espíritu firme;
no me arrojes de tu presencia,
no retires de mí tu santo espíritu.
Me pondré en camino adonde está mi padre.
Abre, Señor, mis labios
y mi boca proclamará tu alabanza.
El sacrificio que Dios quiere
es un espíritu contrito:
un corazón contrito y humillado tú, oh Dios,
no lo desprecias.
Entre los pecadores yo soy el primero
1Tm 1:12-17
Doy gracias a nuestro Señor Jesucristo, que me ha
fortalecido, porque me ha juzgado digno de confianza
al encomendarme el ministerio. A mí, que primero fui
blasfemo, perseguidor y violento, y que hallé misericordia,
porque lo hacía por ignorancia estando fuera de la fe. Pero
la gracia de nuestro Señor se ha desbordado con la fe y el
amor que me ha dado Cristo Jesús.
Es segura esta doctrina y debe aceptarse sin reservas:
Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores, de los
cuales yo soy el primero. Precisamente por eso Dios me ha
tratado con misericordia, y Jesucristo ha mostrado en mí,
el primero, toda su generosidad, de modo que yo sirviera
de ejemplo a los que habían de creer en él para obtener la
vida eterna.
Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor
y gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Sarcófago de San Pablo. Roma
Aleluya
2Co 5 :19
Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo,
y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación.
Lc 15 : 1-11
1Entre
tanto, todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús
para oírlo. 2Los fariseos y los maestros de la ley murmuraban:
–Este anda con pecadores y come con ellos.
3Entonces Jesús les dijo esta parábola:
4–¿Quién de vosotros, si tiene cien ovejas y se le pierde una de ellas,
no deja las noventa y nueve en el desierto y va a buscar a la
descarriada hasta que la encuentra? 5Y cuando da con ella, se la echa a
los hombros lleno de alegría, 6y al llegar a casa, reúne a los amigos y
vecinos y les dice: «¡Alegraos conmigo, porque he encontrado la oveja
que se me había perdido!». 7Pues os aseguro que también en el cielo
habrá más alegría por un pecador que se convierta que por noventa y
nueve justos que no necesitan convertirse.
8O ¿qué mujer, si tiene diez monedas y se le pierde una, no enciende
una lámpara, barre la casa y la busca con todo cuidado hasta
encontrarla? 9Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y
les dice: «¡Alegraos conmigo porque he encontrado la moneda que se
me había extraviado!». 10 Os aseguro que del mismo modo se llenarán
de alegría los ángeles de Dios por un pecador que se convierta.
El largo camino a Jerusalén.
Descargar

Salmo 50. Tiempo Ordinario 24 C