[ Haga CLIC ]
Al final,
rezo el Padrenuestro,
saboreando cada palabra.
[ Comienza la Oración ]
En aquel tiempo, vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al
mostrador de los impuestos, y le dijo: Sígueme. El se levantó y lo siguió.
Después, cuando estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos cobradores
de impuestos y otra gente pecadora, vinieron y se sentaron a comer con
Jesús y sus discípulos.
Viendo esto, los fariseos preguntaron a los discípulos: ¿Por qué su
maestro come con los cobradores de impuestos y pecadores?
Jesús lo oyó y dijo: No son los sanos los que necesitan de médico, sino
los enfermos. Vayan pues y aprendan lo que significa: Yo quiero
Misericordia y no sacrificios. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a
los pecadores. Palabra del Señor.
[ Continúo ]
Me sereno para esta cita con Dios.
Con una postura que implique todo mi ser.
Al ritmo de la respiración doy lugar al silencio.
( Una y otra vez repito este ejercicio )
[ Continúo la oración  ]
Jesús, es la Misericordia de Dios
hecha palabra, llamada, amistad y comida.
Su dedicación, no ha sido, ni para conservarse Él, ni a los suyos, sino para
atender a los necesitados.
La Religión que inaugura Jesús es la del corazón
que se inclina amorosamente a toda miseria.
Su Misericordia se manifiesta humilde y sencilla porque reconoce que todo
es don y gracia.
El Señor vino a llamar a todos
pero especialmente a los pecadores.
Él convoca para que juntos en su mesa, todos coman de su comida y
disfruten de su amistad.
[ Continúo ]
(Si me ayuda, puedo decir varias veces la petición)
[ Continúo ]
Una generosidad
que nos convierta en medicina
para los enfermos de hoy.
Una dedicación,
no a nosotros ni a los nuestros,
sino a los que nos necesiten.
Una libertad
expuesta al crisol
de la Misericordia,
para cumplir la Voluntad de Dios.
[ Continúo ]
Un culto
que transforme nuestra frialdad,
pereza y negligencia
ante quien padece cualquier miseria.
Un culto revitalizado
por la actitud sencilla y cercana.
Una humildad que nos haga ver
que todo es don y gracia de Dios.
Para que,
ni nos adueñemos de lo que es de Dios,
ni nos volvamos impíos.
[ Continúo ]
Convocar a todos (justos y pecadores)
para que disfruten de la misma mesa,
de la misma misa
y de la misma amistad del Señor.
Frescura y libertad cristiana
para ganar
a quienes se sienten apartados
de Dios y de la Vida
por el peso del pecado.
Osadía para construir
comunidades fraternas,
donde el diálogo y la inclusión
den razón de nuestra esperanza.
[ Continúo ]
Señor, tu Misericordia
amanece sobre nosotros como la aurora y surge como la luz.
Ella baja sobre todos como lluvia temprana
que empapa toda nuestra tierra reseca. (Cf. Oseas 6, 3b)
[ Comienza el Cierre de la oración ]
Para centrar la experiencia vivida en la Oración,
respondo en forma sencilla las siguientes interrogantes:
Descargar

Diapositiva 1