[Jn 3,16ss]
15 de junio de 2014
Santísima Trinidad
Porque Dios
no mandó
a su Hijo
al mundo
para condenar
al mundo,
sino para que
el mundo
se salve por él.
El que cree en él,
no será
condenado;
el que no cree,
ya está
condenado,
porque
no ha creído
en el nombre
del Hijo único
de Dios.
Lo que Jesús dice de Dios
resulta algo nuevo y bueno.
La experiencia que comunica y contagia
es la mejor Noticia sobre Dios.
Los cristianos creemos que
en el misterio último de la realidad,
dando sentido y consistencia a todo,
no hay sino Amor.
Cuando un adolescente se enamora
emprende sin saberlo el camino de la Trinidad.
Cuando los padres aprenden a amar a su hijos
encontramos el amor trinitario en acción.
Y el deseo de todos lleva a romper
el aislamiento de un egoísmo cerrado y destructivo.
Apunta a un Dios «familiar».
Dios no es un ser
tenebroso
e impenetrable,
encerrado
egoístamente
en sí mismo.
Dios es Amor
y sólo Amor.
El
(lo dijo Jesús)
"hace salir su sol sobre buenos y malos".
No excluye ni discrimina a nadie.
Por eso, Jesús invita a todos a confiar en él:
“Cuando oréis decid: ¡Padre!”.
Jesús anda siempre buscando
a los que viven perdidos.
Se siente amigo de los pecadores
y les dice que Él
"ha venido a buscar y salvar
lo que estaba perdido".
Jesús da gracias
al Padre
porque le gusta
revelar
a los pequeños
cosas que
quedan ocultas
a los ilustrados.
Dios no es solo
de los sabios
y entendidos.
Dios tiene menos problemas
para entenderse con el pueblo sencillo
que con los doctos que creen saberlo todo.
Pero fue, sin duda, la vida de Jesús,
dedicado en nombre de Dios
a aliviar el sufrimiento de los enfermos,
liberar a poseídos por espíritus malignos,
rescatar a leprosos de la marginación,
ofrecer el perdón a pecadores...,
lo que llevó al convencimiento de que
Jesús era la imagen viva de un Dios
Amigo del ser humano,
que solo busca nuestro bien
y se opone a lo que nos hace daño.
Los auténticos seguidores
de Jesús
nunca ponen en duda
que el Dios encarnado y revelado
en Jesús
es Amor, y solo Amor
hacia todos.
¿Hacemos una oración
a nuestro Dios-Trinidad
con las palabras
humildes y ardientes
de
sta. Isabel de la Trinidad?
“Pacifica mi alma,
haz de ella tu cielo,
tu morada amada
y el lugar de tu reposo”.
Descargar

EL MEJOR AMIGO