El Superhombre de Nietsche:
Un acercamiento filosófico a
Crimen y Castigo de Dostoyevsky
Profesor: Álvaro García V.
Dpto. de Lengua Castellana y Comunicación
NM3
Colegio Andrés Bello Chiguayante
Crimen y Castigo
►
Rodión Raskólnikov, el protagonista de la historia,
argumenta que hay dos tipos de humanos: los vulgares
que están en el planeta para perpetuar la especie y los
extraordinarios (los súper-hombres de Nietzsche) que
nacieron (según él, en respuesta a una estadística que se
repite
cada
tantas
generaciones
por
motivos
desconocidos), para dirigir los derroteros de la Humanidad.
►
A estos hombres extraordinarios se les está permitido
matar. Muchas veces son despreciados por sus
semejantes, incomprendidos. Otras tantas hasta se les
erige monumentos y se los glorifica. Napoleón, Stalin,
Hitler, la lista es larguísima. En cierta forma, estos súperhombres constituyen la antítesis de Cristo, del Hombre
lleno de humanidad. Son anti-Cristos. Los que reclaman el
derecho del más fuerte o el más astuto.
El Superhombre
► El
superhombre no se puede identificar con
una clase social con privilegios que le
puedan venir por la tradición o que
descansen en su poder social (con la
aristocracia, por ejemplo), ni con un grupo
definido biológicamente (con una raza) pues
los genes no son una garantía de
excelencia. Pero lo podemos reconocer a
partir de su conducta moral:
El Superhombre
► Rechaza
la conducta gregaria: detesta
la moral del rebaño, la conducta de los que
siguen a la mayoría, de los que siguen
normas morales ya establecidas; como
consecuencia
de
su
capacidad
y
determinación para crear valores, no los
toma prestados de los que la sociedad le
ofrece, por lo que su conducta será distinta
a la de los demás.
► Crea
valores: los valores morales no existen en
mundo trascendente, son invenciones de los seres
humanos; pero no todos los hombres los crean,
muchos –la mayoría– se encuentran con los
valores ya creados por otros, siguen las modas,
los estilos vitales vigentes; el primer rasgo del
superhombre es precisamente éste: inventa las
normas morales a las que él mismo se somete;
pero este rasgo no es suficiente para definir al
superhombre, pues no vale que cree o invente
cualquier valor, además ha de crear valores que
sean fieles al mundo de la vida y que le permitan
expresar adecuadamente su peculiaridad, su
propia personalidad y riqueza.
► Vive
en la finitud: no cree en ninguna
realidad trascendente, ni en Dios ni en un
destino privilegiado para los seres humanos,
una raza, una nación, o un grupo; no cree
que la vida tenga un sentido, como no sea
el que él mismo le ha dado; acepta la vida
en su limitación, no se oculta las
dimensiones terribles de la existencia (el
sufrimiento, la enfermedad, la muerte).
Descargar

El Superhombre de Nietsche