Introducción al estudio
antropológico de los sistemas
cognitivos (Parte IV)
2008
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje I – El uso de conceptos abstractos
La ausencia de conceptos genéricos como “árbol” o
“animal” no puede ser indicadora de ineptitud mental
En rigor de verdad, siempre se manejan categorías
abstractas. “Haya” y “abedul” no son palabras con
menor nivel de abstracción que “arbol”
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje II – La abundancia de términos abstractos
Algunas lenguas utilizan una abundancia de términos
abstractos
Algunas lenguas, como el chinnok de América del
Norte, muestran muchos términos generales
Ej: La proposición “El hombre malvado ha matado al
pobre niño, se expresa “La maldad del hombre ha
matado a la pobreza del pober niño”
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje III – Es falso que le pensamiento salvaje se
dedique solo a pensar sobre necesidades
La proliferación de conceptos sobre dominios bien
definidos de la botánica y de la zoología muestra
habilidades cognitivas y capacidad de conocimiento no
tenidas en cuenta
Si bien el interés está puesto en objetos de distinto
tipo, las operaciones intelectuales suponen habilidades
comparables a las de la ciencia moderna
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje IV – Pruebas de la eficacia taxonómica de las
sociedades primitivas I
Ejemplo:
Los hanunoo de Filipinas clasifican, por ejemplo y
según datos de Conklin, hasta 461 especies
zoológicas. La fauna aviar se divide en 75 categorías.
Hay 12 especies de serpientes, 60 clases de peces,
más de una docena de crustáceos y más o menos la
misma cantidad de miriápodos y arañas. Hay 108
categorías de insectos, de las cuales 13 corresponden
a hormigas y termitas. Identifican más de 60 clases de
moluscos marinos, y más de 25 moluscos terrestres.
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje IV – Pruebas de la eficacia taxonómica de las
sociedades primitivas II
El léxico botánico de los subanum, del sur de Filipinas,
es mayor a los 1000 términos.
Este saber se extiende, en muchos casos, a las
morfologías corporales y a las partes constitutivas de
los vegetales y animales, y en algunos casos, como
los mismos Hanunoo, se reconocen más de 100 partes
características o rasgos de las plantas, y ellas están
asociadas a usos medicinales y alimenticios muy
específicos.
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento
salvaje V – Los primitivos no se preocupan solos por
los aspectos prácticos de las taxonomías
Por otro lado, la misma hipótesis del exclusivo interés
práctico es refutada concluyentemente por datos
etnográficos. El etnólogo Speck afirma que los reptiles y
batracios, por ejemplo, no tienen ningún interés
alimenticio para los indios del noreste de Estados
Unidos, y sin embargo esos pueblos han forjado ricas y
detalladas taxonomías de sus especies.
La posición de Levi-Strauss respecto del pensamiento salvaje VI
– “Las especies animales no son conocidas porque son útiles,
sino que se las declara útiles e interesantes porque primero se
las conoce”
Estos procedimientos clasificatorios
responden tanto a exigencias intelectuales
como a imperativos prácticos.
La relación entre magia y religión según Levi-Strauss I: la
exigencia mágica de determinismo
Antes que obedecer a un desprecio del determinismo, la
magia se asienta en una exigencia de determinismo más
imperiosa y exigente que la de ciencia.
La primera diferencia entre ambas es que una postula un
determinismo global e integral, en cambio la otra opera
distinguiendo niveles en los cuales hay formas de
determinismos que se consideran inaplicables a otros
niveles.
La relación entre magia y religión según Levi-Strauss II: La
sistematización precursora de los datos sensibles
La magia no es el contrapunto de la ciencia, sino “un acto
de fé en una ciencia que estaba todavía por nacer.” La
sistematización de los datos sensibles que proveen los ritos
mágicos es un primer paso en dirección a la ciencia.
Ejemplo:
De manera casi intuitiva, y respetando propiedades provistas
por el sistema olfativo o gustativo, los seres humanos pueden
clasificar, por ejemplo, al ajo, la col, el nabo, el rábano y la
mostaza en la misma categoría. En una etapa posterior, la
química corroboraría estos parecidos provistos por la
sensibilidad: todas estas especies contienen azufre.
La relación entre magia y arte según Levi-Strauss: La existencia
de organización es una necesidad común a la magia y a la
ciencia.
El pensamiento mágico no es algo inarticulado, sino
algo autónomo y sumamente coherente.
Magia y ciencia son dos formas de conocimiento
desiguales no por los procedimientos mentales
y lógicos que aplican, sino por la clase de
fenómenos a los cuales se aplican.
La explicación de la paradoja neolítica
I
La paradoja neolítica, que Levi-Strauss pretende explicar, no es
entendible por una serie fortuita de hallazgos. En esta época se
confirma el dominio de áreas completas de las técnicas de
supervivencia_cerámica, tejido, agricultura y domesticación de animales.
Estos desarrollos presuponen siglos de observación activa y
metódica, de testeo de hipótesis, de sistematización y transmisión de
hallazgos.
Las mismas operaciones que hacen posible estos hallazgos hacen
posible, por ejemplo, la transformación de una planta silvestre en
doméstica, como se ha demostrado en la incorporación de las plantas
del Nuevo Mundo en Filipinas.
La explicación de la paradoja neolítica
II
Por otro lado, es interesante como CLS describe el intervalo
temporal entre el Neolítico y al revolución científica.
Hay dos tipos de conocimiento científico, uno ajustado a la
percepción y la imaginación, que dio origen a la revolución
neolítica, y otro desplazado o alejado de esta esfera, que dio
origen a la moderna perspectiva científica.
El papel del “bricoleur” en el pensamiento
primitivo
El bricoleur ejecuta un gran número de tareas diversas, pero
no subordina ninguna de ellas a la obtención de materias
primas. El universo instrumental del bricoleur está
cerrado y siempre tiene que arreglárselas “con lo que
tiene”.
Los elementos que usa el briculeur están particularizados “a
medias”. Del mismo modo, los elementos de la reflexión
mítica están a mitad de camino entre preceptos y
conceptos. Los primeros (los preceptos) están atados a las
experiencias en que aparecieron, mientras que los segundos
(los conceptos) necesitan que el pensamiento ponga, de
alguna manera, los proyectos “entre paréntesis”. Los
conceptos necesitan, entonces, que los proyectos concretos le
cedan lugar a las ideas abstractas para plasmarse.
El pensamiento mítico como transición
entre preceptos y conceptos
Preceptos
(ámbito
experiencial)
Pensamiento
mítico
*Imágenes
*Signos
Conceptos (ámbito de
la abstracción pura)
Se conectan imágenes
con signos
El ingeniero (ámbito científico) interroga al universo, pero el bricoleur
(ámbito mítico) opera solo con un subconjunto de la cultura. El primero
obra por conceptos y el segundo por signos
El funcionamiento de la mentalidad
infantil I
Las reflexiones de Claude Levi-Strauss (CLS) sobre la
mentalidad primitiva cuentan con un campo de análisis y
cotejo de supuestos que hasta el momento había sido
descuidado por las ciencias sociales: la comparación con la
mentalidad infantil.
La apelación al pensamiento infantil surge como posibilidad de
contrastación modélica respecto de otras formas de pensamiento.
Proporciona, según Levi-Strauss, la base de todas las estructuras
mentales y algo así como el fondo común e indiferenciado de
experiencias y esquemas de sociabilidad que le permitirán a una
personas construir posteriormente su identidad.
El funcionamiento de la mentalidad
infantil II
Los niños exhiben estas capacidades porque todavía no se
expusieron a las influencias modelizadoras de las sociedades a la
cual pertenecen.
En este cotejo con la mentalidad infantil es muy importante la
contribución de la psicóloga infantil Susan Isaacs.
El deseo más elevado del niño es poseer con exclusividad
todo aquello que desea, pero si no lo logra, al menos
esperará estar en igualdad de condiciones que su ocasional
rival, o sea, igual de desposeído.
El funcionamiento de la mentalidad
infantil III
Si no se puede obtener la supremacía, al menos se aspira a la
igualdad. El deseo de poseer no es un instinto, sino que se
desarrolla socialmente y nunca está fundado en una relación
objetiva entre sujeto y objeto. Lo que confiere valor al objeto es la
relación con el otro. Si el otro lo valoriza, yo también lo
valorizaré.
La aptitud para compartir, esperando el turno que a cada uno
le corresponde, se aprende socialmente y es función del
sentimiento progresivo de reciprocidad. Esta aptitud se
desarrolla colectivamente y junto a un sentimiento de
identificación con el otro.
El funcionamiento de la mentalidad
infantil IV
La amistad y el amor infantil se centra, muchas veces, en la gratitud por
los regalos recibidos. Este sentimiento de amor difiere de la donación en
sí, pero el niño siente amor y gratitud por ambos pero sobre todo por el
primero.
Recibir regalos es una forma de ser amado, y no recibirlos es ser
rechazado y olvidado, y esto genera profunda amargura.
La misma necesidad de recibir amor se transforma en necesidad de
darlo, y es por eso que los niños disfrutan dando y prometiendo
regalos y también servicios.
Sin embargo, la psicología infantil no está equilibrada, ya que el
niño oscila permanentemente entre el odio descarnado y el
amor sin límites.
La relación entre mentalidad primitiva
e infantil I
Esta necesidad de ser aceptado, de integrarse exitosamente al medio
social gracias a los actos reciprocitarios demandados por los marcos
culturales, es lo que emparenta, la menos desde un punto de vista
intuitivo, el pensamiento del niño con el pensamiento primitivo.
Esta relación ya ha sido problematizada por otros autores, psicólogos y
psicoanalistas, entre los cuales Levi-Strauss cita a Piaget, Blondel y el
mismo Freud.
Critica, por ejemplo, a Blondel, que compara la conciencia primitiva,
y la conciencia infantil, y las trata como si fueran intercambiables.
La relación entre mentalidad primitiva
e infantil II
Respecto de Piaget, Levi-Strauss afirma que la suya es una actitud
maleable, pero que a menudo carece de la claridad necesaria. El
pensamiento infantil es, para Piaget, cuna del desarrollo de la magia, el
animismo y los mitos, pero este autor no suscribe la idea de que
participación presente en los niños sea equivalente o muy similar a la
de los primitivos.
Piaget plantes ciertos parecidos entre filogénesis y ontogénesis, pero
sin afirmar que el contenido del pensamiento del niño es un producto
hereditario de la mentalidad primitiva.
La relación entre mentalidad primitiva
e infantil III
Levi-Strauss sostiene que hay diferencias entre el pensamiento de los
niños y el pensamiento primitivo.
Las sociedades primitivas incluyen tanto a niños como a adultos, y
ambos grupos difieren entre sí tanto como lo hacen en las sociedades
modernas.
Susan Isaacs critica el hecho de que Piaget de algún modo equipare mentalidad
primitiva e infantil apelando sutilmente a que la sociedad primitiva desarrolla
menos los mecanismos mentales que permiten alejarse a los individuos de una
mentalidad infantil. Piaget parece decir que a similitud de estímulos y marcos
sociales, las personas recorren el mismo proceso de maduración en todas
las culturas y contextos, pero que si no lo hacen los impedimentos son
eminentemente culturales. - Relación con Hallpike
La relación entre mentalidad primitiva
e infantil IV
Si el niño es egocéntrico y precausal, eso se debe a que su ignorancia y a
la insuficiencia de experiencias organizadas, no a que la cultura primitiva
actúe de algún modo particular.
Si el pensamiento infantil es estructuralmente similar al adulto pero con
menos elementos de juicio, entonces esta universalidad mental que
atraviesa la ontogénesis se verificaría al interior de todas las culturas
y no solo en la sociedad contemporánea.
La relación entre mentalidad primitiva
e infantil V
La cultura primitiva, aún en su menor nivel de desarrollo, es una cultura
adulta, y totalmente incompatible con las manifestaciones infantiles que
pueden encontrarse en una sociedad más avanzada. Del mismo modo, los
problemas psicopatológicos del adulto son problemas de la edad
adulta y no tienen medida común con el pensamiento normal del niño.
Esas estructuras corresponden, precisamente, a la que ese grupo social
de referencia desarrolló en un momento específico de la historia, de la
misma manera en que cada lengua explota un rango de fonemas que
difiere de otros rangos explotados en otros contextos culturales.
Paralelismos entre mentalidad infantil,
patológica y primitiva
En todo caso, puede establecerse un paralelismo entre la mentalidad
infantil y la patológica en la medida en que ambas son producto de
síntesis que se realizan, por muy distintos motivos, sobre el plano de la
conciencia meramente individual. El niño llega a esta síntesis por simple
esbozo de elementos que todavía no están desarrollados y especializados.
El enfermo mental, en cambio, llega a ella por deformación respecto a lo
que sería una trayectoria esperable de selección y uso de estructuras
sociales. El primitivo, en cambio, se opone a los dos porque ha
desarrollado un pensamiento completo y además lo ha hecho siguiendo
las reglas de la socialización sistemática, de un modo análogo al que un
adulto no enfermo lo haría en una cultura moderna.
Mentalidad infantil, patológica y
primitiva
Mentalidad
Selección de
estructuras
Socialización
Infantil
Parcial
Síntesis individual (Por incompletitud)
Patológica
Completa
Síntesis individual (Por deformación)
Primitiva
Completa
Síntesis Social
Descargar

Introducción al estudio antropológico de los