2014
Año de la intimidad con Dios
(Rm 8:6) Porque el ocuparse de la carne es
muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida
y paz.
¿Ocupado o preocupado?
Los hijos de Dios debemos ocuparnos
en vez de preocuparnos. Muchas veces
la preocupación no deja que nos
ocupemos en hacer lo que debemos
hacer!
Los hijos de Dios debemos ocuparnos
en vez de preocuparnos. Muchas veces
la preocupación no deja que nos
ocupemos en hacer lo que debemos
hacer!
En la Palabra de Dios, El Señor nos
manda a ocuparnos de ciertas cosas
para que nos vaya bien, es de sabios,
ocuparnos en esto que la Palabra nos
exhorta.
(Fil 2:12) Por tanto, amados
siempre habéis obedecido, no
presencia solamente, sino mucho
mi ausencia, ocupaos en vuestra
temor y temblor,
míos, como
como en mi
más ahora en
salvación con
No se trata aquí de miedo. Pablo acaba de recordar el sacrificio de Cristo y
saca la conclusión de que nos fijemos bien donde ponemos los pies (ese es el
sentido de temor y temblor como quien lleva una carga frágil). Vivan en la
presencia de Dios, sean conscientes de que Dios actúa por medio de esos
buenos deseos que les vienen.
(1Ti 4:13) Entre tanto que voy, ocúpate en la
lectura, la exhortación y la enseñanza.
La Palabra de Dios es nuestro manual de vida.
Como hijos de Dios una de las ocupaciones
principales que debemos tener es escudriñar
nuestra guía o manual de instrucción,
(Tit 3:8) Palabra fiel es esta, y en estas cosas
quiero que insistas con firmeza, para que los que
creen en Dios procuren ocuparse en buenas
obras. Estas cosas son buenas y útiles a los
hombres.
Cambiemos el afán, la ansiedad, la preocupación
por peticiones a Dios.
(Fil 4:6) Por nada estéis afanosos, sino sean
conocidas vuestras peticiones delante de Dios en
toda oración y ruego, con acción de gracias.
(Fil 4:7) Y la paz de Dios, que sobrepasa todo
entendimiento, guardará vuestros corazones y
vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
Descargar

Cambiemos el afán, la ansiedad, la preocupación