Vamos con gozo,
alabemos a nuestro Señor.
Canta su nombre,
da gloria a la gloria de Dios.
Él está aquí
donde haya dos o más
Él está aquí,
Él esta aquí, nos ha salvado (2)
Deja tus penas,
que tienes delante a Jesús.
Deja tus sombras,
que Él quiere llenarte de luz.
Ten piedad, Señor, ten piedad.
Soy pecador, ten piedad. (2)
Y de mí, Cristo apiádate
contra ti yo pequé (2)
Caminaré,
en
presencia
del Señor
“Siempre confío en mi Dios. (bis)
Él me conduce no temo, me acompaña
al caminar”
¿Qué te puedo dar
que no me hayas dado tú?
¿Qué te puedo decir
que no me hayas dicho tú?
¿Qué puedo hacer por ti,
si yo no puedo hacer nada?
Si yo no puedo hacer nada
si no es por ti mi Dios
Todo lo que se, todo lo que soy,
todo lo que tengo es tuyo. (2)
Santo, Santo, Santo es el Señor
Santo, Santo, Santo es el Señor
Dios del universo (2)
Hosanna, Hosanna,
Hosanna, Hosanna,
En lo alto del cielo (2)
Bendito el que viene
en el nombre del Señor
Bendito el que viene
en el nombre del Señor
En el nombre del Señor (2)
Da la paz, hermano, da la paz.
Constrúyela en tu corazón
y con tu gesto afirmarás
que quieres la paz.
Que la paz, hermano, sea don.
Es el mejor signo de amor
que tú nos puedes ofrecer,
abrazo de paz.
Paz en la tierra, paz en las alturas.
Que el gozo eterno reine
en nuestro corazón. (2)
(pág. 3)
Acerquémonos todos al altar
Que es la mesa fraterna
del amor, pues siempre
Que comemos de
este pan recordamos
la pascua del Señor (2)
Los hebreos en medio del desierto
comieron el maná: nosotros peregrinos
de la vida comemos este pan.
Los primeros cristianos ofrecieron
Su cuerpo como trigo;
Nosotros acosados por la muerte,
bebemos este vino.
Acerquémonos todos al altar
Que es la mesa fraterna
del amor, pues siempre
Que comemos de
este pan recordamos
la pascua del Señor (2)
Como Cristo hecho pan de cada día se
ofrece en el altar, nosotros entregados
al hermano, comemos este pan.
Como el cuerpo de Cristo es uno solo
por todos ofrecido, nosotros olvidando
divisiones,
bebemos este vino.
Acerquémonos todos al altar que es la
mesa fraterna del amor,
pues siempre
Que comemos de
este pan recordamos
la pascua del Señor (2)
Como ciegos en busca de la aurora,
dolientes tras la paz, buscando tierra
nueva y cielos nuevos, comamos este
pan.
Acerquémonos todos los cansados,
porque Él es nuestro alivio;
y, siempre en el desierto nos agobie,
bebamos este vino.
Es Jesús, está en ti, está
en mí, está en todos mis
hermanos. (2)
Quien hace crecer las
flores quien hace
descender el agua,
quien hace nuevo tu
corazón cada mañana.
Quien hace amanecer el
sol, quien llena de
estrellas el cielo,
quien en la noche más
oscura te da todo su
consuelo.
Descargar

Vine a alabar a Dios. Vine a alabar a Dios. Vine