ÉTICAS TELEOLÓGICAS
• EL BIEN COMO FINALIDAD.
ÉTICAS DEONTOLÓGICAS
• DEBER Y JUSTICIA.
ÉTICAS DE LOS FINES
Son las éticas llamadas también teleológicas,
debido a que el término griego telos significaba
fin. En este grupo de teorías se empieza por el
planteamiento de un fin que se considera como
el máximo bien. Las consecuencias de nuestras
acciones sirven para considerar cuándo son
buenas o malas dependiendo de si se acercan o
no al bien propuesto.
Dentro del grupo de las éticas teleológicas, nos
encontramos con tres tipos de teorías:
Las teorías
hedonistas
Las teorías
eudemonistas
Las teorías
utilitaristas
LAS TEORÍAS HEDONISTAS
Consideran que lo moralmente bueno es el
placer y el alejamiento del dolor. Esto es lo que
nos orientaría a la hora de tomar nuestras
decisiones. Epicuro elaboró una teoría ética de
este tipo.
LAS TEORÍAS EUDEMONISTAS
Para las que la felicidad es el bien supremo que
guía nuestras acciones. La vida moralmente
buena nos lleva necesariamente a la felicidad.
A esta clase pertenece la ética aristotélica.
Las teorías utilitaristas
Tienen en cuenta la felicidad general basada
en el bienestar del mayor número de personas.
Éticas
del
deber
La palabra deber se decía en griego deón, por
lo que a estas éticas se las ha llamado también
éticas deontológicas. El deontologismo tiene,
básicamente, dos clases:
Teorías deontológicas intencionales
Las consecuencias de nuestras acciones no
sirven para considerarlas como buenas o malas,
porque eso significaría que habría una ley
exterior que nos esclavizaría. Dependeríamos
de un fin, exterior al ser humano, que nos haría
perder
la
libertad.
Más que las consecuencias, lo que cuenta es la
intención.
Teorías deontológicas actuales
En este caso, las consecuencias tienen mayor
importancia, porque más que la vida feliz, les
interesa el concepto de lo justo. Esto significa
que para considerar una acción como buena o
mala hay que tener en cuenta si produce mayor
o menor justicia. La ética de la justicia de John
Rawls y la ética del dialogo de Karl-Otto Apel
representan este modelo de interpretación de lo
moral.
Diferencia entre deontologismo y
teleologismo
La importancia concedida a las consecuencias
es principalmente lo que distinguía al
teleologismo del deontologismo en su sentido
originario. Actualmente, el teleologismo se
sigue centrando en la vida feliz, mientras que
el deontologismo considera que hay que
cumplir el deber que tenga consecuencias
justas.
La principal ventaja de la ética de fines es
precisamente que nos ofrece unos contenidos
concretos para llevar a cabo una vida feliz.
Favorecen el planteamiento de un proyecto vital
que sirve de orientación para nuestras
decisiones. Por el contrario, las éticas del deber
inciden en el cumplimiento de un deber que
libremente nos imponemos a nosotros mismos,
por ello fomentan el sentido de la
responsabilidad
y
del
compromiso.
Descargar

éticas deontológicas