ÉTICA DE MÍNIMOS
Y MÁXIMOS
Paulina Royo Urrizola
M.Sc. en Filosofía
Ética de Máximos: Dan razón de fenómeno moral en toda su
complejidad y por eso entienden la moral como el diseño de una
vida felicitante.
Ética de Mínimos: Dan razón de la moral en cuanto proponen
mínimos axiológicos y normativos compartidos por la conciencia de
una sociedad pluralista, en la que cada persona debe tener plena
libertad para hacer sus ofertas de máximos, pero como miembros
de una sociedad, deben tomar decisiones morales compartidas en
cuestiones de ética aplicada.
Adela Cortina ha utilizado esta expresión en varios textos. A desarrollado esta distinción intelectual principalmente en:
•Ciudadanos del mundo. Hacia una teoría de la ciudadanía (2003) Alianza Editorial; Alianza de contrato: Política, Etica y
religion (2001) Editorial Trotta; Etica de la empresa (1994), Editorial Trotta; Ética Aplicada y Democracia Radical (1993) ,
editorial Tecnos; Ética sin moral (1990) –editorial Tecnos; Etica minima (1986), Editorial Trotta-
«Ética de Mínimos:
Supone la aceptación de «
aquellos valores que componen una ética cívica: la
libertad, igualdad, solidaridad, respeto activo y el
diálogo o la disposición a resolver los problemas
comunes a través del diálogo ».
(Cortina, Ciudadanos del Mundo: Hacia una Teoría de la Ciudadanía, 2003, p. 229)
Proponen encarnar en la sociedad los valores de la libertad,
justicia y solidaridad a través del diálogo, como único
procedimiento capaz de respetar la individualidad de las
personas y, a la vez, su innegable dimensión solidaria, porque
en un diálogo hemos de contar con personas, pero también
con la relación que entre ellas existe y que, para ser humana
debe ser justa.
(Apel, Habermas y Cortina)
Conceptos claves: Acuerdo, Consenso, Diálogo, Intersubjetividad.
La ética mínima propone las siguientes premisas:
 Que
todos
los
seres
capaces
de
comunicarse
son
interlocutores válidos, es decir, personas, y que por tanto
cuando se dialoga sobre normas que les afectan, sus
intereses deben ser tenidos en cuenta y defendidos, a poder
ser, por ellos mismos. Excluir a priori del dialogo a cualquier
afectado por la norma desvirtúa el presupuesto diálogo.
 No cualquier diálogo nos permite descubrir si una norma es
correcta, sino sólo el que se atenga a reglas determinadas,
que permiten celebrarlo en condiciones de simetría.
(A. Cortina, Ética, p. 97)
REGLAS DEL DISCURSO
 “Cualquier sujeto capaz de lenguaje y acción puede
participar en el discurso”.
 “Cualquiera puede problematizar cualquier afirmación”.
 “Cualquiera
puede
expresar
sus
posiciones,
deseos
necesidades”.
 “No puede impedirse a ningún hombre hacer valer sus
derechos establecidos en las reglas anteriores, mediante
coacción interna o externa al discurso”.
(J. Habermas, Conciencia Moral y Acción Comunicativa, p.p. 112 y 113).
y
COMPROBACIÓN DE LA NORMA
“Una norma será válida cuando todos los afectados por ella
pueden
aceptar
secundarios
que
libremente
se
consecuencias
regirán,
y
previsiblemente,
efectos
de
su
cumplimiento general para la satisfacción de los intereses de
cada uno”. El principio de universalización.
“Sólo pueden pretender validez las normas que encuentran
(o podrían encontrar) aceptación por parte de todos los
afectados como participantes en un discurso práctico”. El
principio de la ética del discurso
(Habermas, Conciencia Moral y Acción Comunicativa, p. 116. 117)
Por tanto: la norma se declara correcta si todos los
afectados
por
ella
están
de
acuerdo
en
darle
su
consentimiento, porque satisface, no los intereses de un
grupo o de un individuo, sino intereses universalizables.
Acuerdo, consenso y diálogo: Supone la capacidad de
apreciarnos recíprocamente como interlocutores válidos y
facultados para llegar a un acuerdo que satisfacen intereses
universales.
Normas: “ Dan derecho a los miembros de un grupo social a
esperar unos de otros, en situaciones dadas, determinadas
acciones y les obliga a cumplir las expectativas de
comportamientos justificado...”.
(Habermas, Teoría de la acción comunicativa, Taurus, Madrid, 1986)
De este modo, las normas junto a los valores constituyen
verdaderas guías para orientar la acción.
VALOR MORAL DEL DIÁLOGO
Los seres humanos tenemos la capacidad de utilizar el
lenguaje para comunicarnos, para entendernos , para llegar
a acuerdos, para coordinar nuestras
acciones y para
conseguir una actuación común. (Libertad, Universalidad y
Reciprocidad).
“El diálogo debe interpretarse como la capacidad de crear
confianza activa mediante la apreciación de la dignidad del
otro” (A. Guiddens).
VALOR MORAL DEL DIÁLOGO
 Que reconoce a los demás como interlocutores válidos,
con derecho a expresar sus intereses y a defenderles con
argumentos.
 Que está dispuesto igualmente a expresar sus intereses y a
presentar los argumentos que son necesarios.
 Que no cree tener toda la verdad de suerte que el
interlocutor no es un sujeto a quien convencer sino alguien
con quien dialogar. Un diálogo es bilateral, no unilateral.
 Que
está
preocupado
por
encontrar
una
solución
correcta y, por tanto, entenderse con su interlocutor.
“Entenderse” no significa lograr un acuerdo total, pero sí
descubrir lo que ya tenemos en común.
 Que la decisión final para ser correcta y justa, no tiene
que atender a intereses individuales o grupales, sino a
intereses universalizables, es decir, a aquello que “todos
podrían querer”.
 Que sabe que las decisiones morales no se toman por
mayoría (tampoco por los más poderosos), porque la
mayoría es una regla política, sino desde el acuerdo de
todos los afectados porque satisface asimismo los intereses
de todos.
 “La solución final puede estar equivocada y por eso
siempre tiene que estar abierta a revisiones. Porque
cuando las personas están dispuestas a determinar qué es
lo justo en serio, en cuanto ésa es su actitud, rectificar el
error cometido es lo más sencillo del mundo”
(Cortina, Ciudadanos del Mundo: Hacia una Teoría de la Ciudadanía.2003, p. 249).
Es probable que ésta sea una de las generaciones que más
decisiones deban tomar durante su vida y es casi seguro que
lo harán con grados altos de incertidumbre, complejidad y
con un margen de libertad personal casi inédito en la
historia. Y lo más interesante es que los resultados de sus
decisiones y de sus acciones no sólo influirán en sus vidas sino
que también en la de aquellas que le son más próximas o
que incluso se encuentren lejanas.
(Jonas, H. ( 1989) El principio de la Responsabilidad. Ensayo de una ética para la civilización tecnológica).
EL VALOR MORAL DE LA CONFIANZA
¿ Cómo se reconstruyen las bases éticas de la confianza?
La confianza es el fundamento de toda relación social que no
esté sustentada en la fuerza ( Rafael Echeverría).
Fundamento antropológico: El ser humano es el único ser que
se pregunta por su ser ( Martín Heidegger).
De cómo encare este problema compromete su existencia.
- El ser humano vive desde la incertidumbre (condición
precaria, finita e incompleta) y desde el reconocimiento de
su vulnerabilidad.
 La confianza o la falta de confianza definen una particular
relación con el mundo y el modo en cómo me instalo en
él.
 La
confianza
tiene
el
efecto
de
reducir
tanto
la
incertidumbre como la complejidad (Personal y en los
sistemas sociales).
 La confianza emerge como uno de los “recursos morales”
más significativos de la sociedad posmoderna.
 Toda
interacción
supone
un
juego
recíproco
de
expectativas y, en consecuencia, una asunción de
responsabilidades.
“...las mentes formadas por las disciplinas pierden sus
aptitudes naturales para contextualizar los saberes, así
como para integrarlos en sus conjuntos naturales. El
debilitamiento de la percepción de lo global conduce al
debilitamiento de la responsabilidad (cada uno tiende a
responsabilizarse solamente de su tarea especializada) y al
debilitamiento de la solidaridad (deja de sentirse vinculado
con sus conciudadanos)”
(Moran, E., Los siete saberes necesarios para el futuro, pp.43-50)
Descargar

ética de mínimos y máximos