A tropezones con la edad
En estos últimos
dos
años
he
tropezado con mi
edad y casi me he
caído
Testigo inmejorable ha
sido mi nieta española,
que en el último verano
se notó indiferente y
despectiva conmigo.
Como
tenía
apenas tres años,
le
pregunté
derechamente por
qué no me quería.
Olvidando
nuestras
complicidades,
todas
antigua
ella,
con el más castizo de
sus tonos, me dijo:
“Porque eres vieja”.
Otro
duro
despertar
me
lo
dio
un
distinguido psicólogo a
quién
acabar
consulté
con
inseguridades.
para
mis
Ella me dijo: “Creo que
debería
usar
bastón”.
Si
considero que en 2007 me
caí solo una vez, me pareció
casi insolente su sugerencia.
Por supuesto no volví a
consultarla.
En una tienda de
ropa en donde
suelo comprar, una
dependiente le gritó
de un extremo a
otro a una colega :
“A la abuelita la
estoy
atendiendo
yo”.
He perdido ya la
calidad
de
“señora”,
“compradora”
o
“doctora”
que
tenía
cuando
estaba viva.
Ahora
ya
me
siento
casi
fenecida para los roles de
persona ciudadana del mundo.
Para colmo, me he vuelto lenta
y debo ponerme anteojos para
leer o escribir. Todos son más
ágiles que yo.
Pero lo peor me sucedió
hace algunos días, al
hacerme
mi
anual
tomarme
la
para
el
y
muestra
Papanicolau.
control
La
ginecóloga,
amablemente,
me
dijo: “¿Usted ya no
tiene vida sexual, no
es cierto?”.
No voy a contar mi respuesta, pero considero
que la pregunta es como para certificar el fin
absoluto de la vida en pareja.
Con todas estas informaciones
que me llegan del exterior, mi “yo”
mujer se siente acorralado y
considero
que
con
razón,
entonces, las abuelas les sales
bigotes
y
deciden
metafóricamente
patio.
en
encerrarse
el
último
Mi excelente marido, que es mi
moderador habitual, me explica
que no hay nada de ofensivo
en las situaciones anteriores y
que él ni se altera cuando lo
tratan de viejo, repetido o
exponente del pasado. Que lo
toma como algo natural y que a
todos les pasa.
• Me convence solo a
medias, porque esta
sociedad
sigue
siendo machista y a
los
hombres
valoran más.
los
La vida me enseña
que después de
caer corresponde levantarse y, aunque
me demore en hacerlo, lo haré y
esperaré la primavera.
María Elena Frías
Descargar

Power point - Tea Time The Movie