1.
2.
3.
La crítica baja o menor es la crítica textual que ya
consideramos en la segunda conferencia.
La crítica alta no se enfoca en el texto mismo sino
en lo que está (supuestamente) detrás del texto.
En el estudio de los evangelios, surgieron la crítica
de las fuentes, la crítica de las formas y la crítica
de redacción.
1.
2.
3.
4.
El intento de descubrir las fuentes de los
evangelios produjo muchas teorías
contradictorias y problemáticas.
Todas las teorías fueron criticadas por otros
eruditos.
Ninguna teoría ha explicado las fuentes o la
dependencia mutua satisfactoriamente.
J. A. Froude concluyó: “Parecería que la
explicación hubiese sido puesta a propósito
fuera de nuestro alcance” (Harrison 146).
1. La crítica de las fuentes fracasó pero
enfocó las investigaciones en las
relaciones entre los sinópticos,
revelando cosas que no se habían
apreciado anteriormente.
2. Sin embargo, empezó un proceso que
debilitó la confianza en la historicidad
del contenido de los evangelios.
3. La idea de fuentes detrás de los
evangelios o dependencia entre ellos
no contradice la doctrina de la
inspiración divina de la Biblia.
4. La doctrina de la inspiración que
creemos no es simple “dictación” sino
confluencia entre la actividad humana
y la superintendecia del Espíritu Santo.
1.
2.
La crítica de las formas quiso ir detrás de las
fuentes y descubrir el material original que las
fuentes utilizaron.
La crítica de las formas nació de:
a)
b)
c)
d)
La debilidad de la crítica de las fuentes y su incapacidad
de explicar lo que estaba detrás de Marcos, Q, M y L.
El desafío a la historicidad del contenido de Marcos
hecho por W. Wrede, J. Wellhausen y K. L. Schmidt.
El deseo de modernizar los evangelios, librándolos de
los elementos primitivos - demitologización (R. Bultmann).
El deseo de ubicar los materiales de los evangelios en su
situación histórica (Sitz im Leben).
1.
2.
3.
4.
5.
La crítica de las formas casi siempre (pero no
necesariamente) tiene una presuposición de que
los evangelios reflejan la fe de la iglesia y no los
hechos históricos.
Por lo tanto, hay que separar lo histórico de lo
teológico o mitológico.
M. Diblelius identificó 5 formas de material creadas
por la iglesia para sus diferentes propósitos.
Desilusionado con la “búsqueda del Jesús
histórico”, e influenciado por el existencialismo,
Bultmann rechazó la historia como irrelevante.
Para él, los evangelios no son relatos de la vida de
Jesús sino de la fe de los primeros cristianos.
6.
7.
8.
Bultmann aceptó como auténticos solo 40 dichos
de Jesús y el simple hecho de que vivió y murió en
la cruz.
El escepticismo histórico de Bultmann provocó a
algunos de sus seguidores a empezar una nueva
búsqueda del Jesús histórico, supuestamente más
modesta que la original.
E. Käseman reconoció autenticidad en aspectos
de la predicación de Jesús, G. Bornkamm se
enfocó en los actos de Jesús, E. Fuchs se
concentró en la preocupación social de Jesús y J.
M. Robinson identificó el entendimiento que Jesús
tenía de la existencia.
1.
2.
3.
Si la crítica de las fuentes dependió de mucha
especulación sobre documentos hipotéticos, la
crítica de las formas cayó en aún más
especulación sobre las fuentes hipotéticas de los
documentos hipotéticos y de los evangelios
canónicos.
Las conclusiones de los críticos de las formas
revelan mucho más acerca de sus propias
presuposiciones que de la formación de los
evangelios.
Es decir, ¡la crítica de las formas revela más
acerca del Sitz im Leben de los críticos que del
material literario de los evangelios!
4.
5.
6.
El escepticismo sobre la autenticidad de los
evangelios que planteó el racionalismo fue regado
por la crítica de las fuentes y cosechado por la
crítica de las formas.
Ha sido mayormente descartado, pero ha causado
devastación en las iglesias protestantes históricas.
En su fracaso, la crítica de las formas engendró la
crítica de redacción.
1.
2.
3.
La crítica de redacción es la otra cara de la
moneda de la crítica de las formas.
Si la crítica de las formas se enfocó en el Sitz
im Leben de la iglesia primitiva, la crítica de
redacción se enfocó en el Sitz im Leben de los
cuatro evangelistas.
H. Conzellman y W. Marxsen intentaron
distinguir entre la teología de la comunidad
cristiana primitiva y las teologías de los
evangelistas.
4.
Así que, el esquema crítico fue:
Los hechos de vida y muerte de Jesús:
mayormente inaccesibles e irrelevantes
b) El material acerca de Jesús que nació de la fe
de los cristianos primitivos: descubierto por la
crítica de las formas
c) Los documentos que los evangelistas usaron
para escribir sus evangelios: descubiertos por la
crítica de las fuentes
d) Las perspectivas de los evangelistas que
determinaron su uso del material de la iglesia
primitiva: descubiertas por la crítica de
redacción.
a)
En un sentido, mucho del resto del este
curso se enfocará en la individualidad de los
cuatro evangelios, reconociendo que cada
un tiene un enfoque particular.
2. Sin embargo, la crítica de redacción ignoró
la unidad esencial del evangelio que los
cuatro expresaron y negó a priori la
historicidad de los eventos reportados.
1.
Estas formas de crítica han contribuido poco
a nuestro entendimiento de los evangelios y
han causado mucho daño a la iglesia.
2. Han sido descartadas, pero a veces siguen
siendo reciclados en la academia.
3. Es posible que encuentres a alguien que las
utilice para desacreditar los evangelios.
4. Por lo tanto, estudiamos la crítica
brevemente, para estar prevenidos.
1.
5.
6.
7.
8.
La tendencia en los estudios académicos más
recientes es hacia un mayor aprecio por la
antigüedad y la autenticidad de los cuatro
evangelios.
Es decir, la academia ha regresado por lo
menos un poco hacia la postura del creyente
más sencillo: confianza en los evangelios.
A fin de cuentas, lo único que tenemos y lo
único que la iglesia ha tenido desde el primer
siglo son los evangelios canónicos.
A ellos nos dedicaremos el resto de este curso.
Descargar

Descarga - Seminario Reformado Guadalajara