Cuentos:
El árbol
abandonado
El gallo
ganador
Autor: Erick Contreras
Ibáñez
Batitas Blancas / arte para recuperarte, Octubre 2009
El árbol abandonado
Érase una vez el árbol más lindo porque era verde muy lindo pero
llegó un tiempo que el árbol se secó, se cayó las hojas y el dueño no
lo quería más, el dueño se llamaba Alex y decidió no cuidarlo más, lo
abandonó y pensaba cortarlo y hacer leña con él pero decidió que no
porque había pasado momentos inolvidables con él.
El señor Alex se fue a otro país y no volvió más, entonces un grupo
de niños lo cuidaban, lo regaban y el árbol comenzó a florecer con
sus hojas verdes, eran 7 niños, el árbol floreció, era muy hermoso y
lo que fue asombroso es que era un árbol de manzana; con unas
manzanas rojas deliciosas que a cualquiera le provocaba a comer, y
los niños decidieron comer cada uno una manzana, eran muy dulces y
el árbol siempre daba manzanas, el árbol se sentí feliz porque él
estaba rodeado de muchos niños, jugaban a la ronda, el árbol tenía
nido de pajaritos, el árbol protegió a los pajaritos de las personas
mayores que lo haga daño y los niños también lo cuidaban.
Pasé meses y el árbol no se secaba porque tenía amor de niños y para él
eso le faltaba para ser feliz, pero un día llegó el dueño del árbol y se
apoderó del él porque estaba en su tierra y ya no dejaba que los niños lo
visitaran y el árbol comenzó a secarse, entonces el dueño se dio cuenta
que el árbol quería amor de niños y el dueño decidió regalarle a los niños
el árbol, porque él sabía que el árbol no quería estar con él, no era feliz y
también los niños sufrían por él y Alex lo entregó el árbol a los niños y
entonces al saber el árbol que regresaría a ver a sus amigos comenzó a
florecer y no volvió nunca más a secarse, era el árbol más grande de
todo el bosque y así el árbol vivió contento con amigos para siempre
FIN
Erick
El árbol de papel de Erick
El gallo ganador
Había una vez una gallina que tuvo 5 pollitos, la gallina estaba muy contenta,
y un día la gallina salió al campo con sus 5 pollitos a buscar comida y en el
regreso solo había 4 pollitos, la gallina muy asustada regresó a buscar a su
pollito, pero no lo encontraba, se había perdido, la gallina muy preocupada no
supo qué hacer.
El pollito perdido se había quedado dormido y al despertar se dio cuenta que
no estaba su mamá y sus hermanitos, el pollito gritaba para buscar a su
mamá, pero no lo encontró, al llegar la noche el pollito tenía mucho frío,
entonces en ese momento apareció un niño que se llamaba Rodrigo, pero el
niño no se dio cuenta del pollito, el niño caminaba y el pollito lo seguía al
darse cuenta el niño lo alzó y lo llevó a su casa, el pollito muy feliz de tener
hogar saltaba de alegría y al amanecer el pollito extrañaba a su mamá, pero
el tiempo pasaba y se olvidó de su mamá. El pollito cada vez crecía más y
Rodrigo lo quería demasiado, lo cuidaba y le daba de comer, pero el pollito
se convirtió en un gallo, todos los días el gallo cantaba a las 5 de la
madrugada. En el pueblo donde vivía Rodrigo había una fiesta y en esa fiesta
y en esa fiesta había pelea de gallos y Rodrigo no dudó en apuntar a su
gallos que puso como nombre “ganador”, pero el gallo como nunca había
peleado tenía mucho miedo pero llegó la hora que le tocaba pelear, su
contrincante era muy fuerte y le ganó muy fácilmente, el gallo de
Rodrigo casi muere.
Rodrigo muy apenado por su gallo entró a la cancha y se lo sacó y se fue
a su casa, el gallo no quería comer, estaba muy enfermo, Rodrigo pensó
que iba a morir, al otro día el gallo amaneció un poco recuperado ya
comía, ya no cojeaba mucho, pasaron los días y el gallo que se llamaba el
“ganador” se recuperó por completo y comenzó a entrenar para ganar,
se volvió muy fuerte pero Rodrigo no quería que su gallo volviera a
pelear, luego había un campeonato de gallos y el gallo quería pelear y
Rodrigo dijo: ¿Ganador quieres pelear? y el gallo respondió kiri kiriki y
Rodrigo llevó el gallo a pelear, el gallo era el primero en pelear y el gallo
ganador ganó, Rodrigo estaba muy sorprendido, al otro día le tocaba de
nuevo a pelear y ganó, y cada vez ganaba y el gallo que campeona era el
Ganador, se volvió el gallo más fuerte del pueblo, iba a ciudades a
pelear y siempre campeonaba, era muy conocido, y Rodrigo estaba
muy contento y decidió que el gallo ya no volviera a pelear porque
esta viejo.
Un día Rodrigo fue al mercado y compró una gallina, al llegar a la
casa el gallo estaba muy contento por tener a una amiga, pasó el
tiempo y la gallina tenía huevos en su nido, pero Rodrigo no se dio
cuenta de los huevos hasta que un día la gallina salió con 8 pollitos
y todos igualitos a su papá que era el gallo Ganador, Rodrigo estaba
muy contento por tener muchos pollitos, el gallo Ganador tenía una
familia y vivió muy contento, con su amigo Rodrigo y su señora
gallina y sus pollitos para siempre.
FIN
Erick
Erick Contreras Ibáñez, a sus 13 años de edad, partió de Otuzco (La
Libertad) acompañado por su mamá, en un viaje de emergencia. Llegaron a
Lima el 16 de marzo del 2008, y fue hospitalizado en el Instituto de
Salud del Niño, donde se le diagnosticó Anemia aplásica severa.
Erick nos dejó este hermoso recuerdo, con el vuelo de sus sueños, sus
fantasías y creatividad innata.
Esta entrega es un homenaje.
Enero 2010
Descargar

Cuentos- Erick - WordPress.com