El
Sacramento
del Perdón
Un buen día Nati se puso muy enferma.
Le dolían mucho la cabeza y el estómago. Sobre todo
la cabeza, pues le parecía que le iba a estallar de un
momento a otro.
“No te preocupes –le dijo su madre– enseguida vendrá
el médico”. En efecto, al cabo de un rato llegó el
doctor. Era muy simpático. Lo primero que le
preguntó fue dónde le dolía. Nati se lo explicó con
pelos y señales; le dijo toda la verdad y nada más que
la verdad. El médico le recetó una medicina y al cabo
de dos días ya estaba completamente curada.
Cómo recibir el
sacramento de la
Penitencia
En la confesión,
nuestro Padre Dios
nos recibe cuando
nos acercamos
arrepentidos de
nuestros pecados.
Tú debes prepararte muy bien para
recibir este Sacramento. Por medio de
él, Jesús nos perdona los pecados
cometidos después del Bautismo.
Es un Sacramento maravilloso que nos
purifica y nos da fuerzas para ser
mejores cristianos, amando más a Dios
y a los demás. En él nos reconciliamos
con la Iglesia.
Para confesarnos bien debemos:
1. Hacer el examen de conciencia con
sinceridad para descubrir y
reconocer nuestros pecados.
2. Tener dolor de
los pecados,
arrepintiéndonos
sinceramente de
ellos.
3. Tener el
propósito de la
enmienda. O sea,
hacer el
propósito de no
pecar y de
portarnos bien
con Dios y los
demás.
4. Confesar
nuestros
pecados al
sacerdote, que
representa a
Dios, y recibir
el perdón.
5. Cumplir la penitencia que nos
imponga como reparación de
nuestras faltas.
Estas son las palabras
que dice el sacerdote
cuando, en nombre de
Jesús, perdona los
pecados:
“Yo te absuelvo de tus
pecados, en el nombre
del Padre y del Hijo y
del Espíritu santo”.
FIN
Descargar

Cómo confesarse