CREO EN EL PERDÓN DE LOS PECADOS
Jesucristo es el Salvador de los hombres.
Nos libera y nos salva, perdonando nuestros
pecados.
“Quien esté sin pecado, que tire la primera piedra”
Jn 8, 7
Perdonar los
pecados es la
misión que tuvo
Cristo en la tierra.
La misión de perdonar los pecados Cristo la
ha transferido a la Iglesia.
“A quienes perdonAreis los pecAdos, les quedAn
perdonAdos” Jn 20,23
Por el
bautismo,
Cristo, a
través de
la
Iglesia,
perdona
el pecado
original
de los
niños.
Por el
bautismo
Cristo perdona
a los adultos,
a través de la
Iglesia,
el pecado
original y
todos los
pecados que
tuviere el
adulto que se
bautiza.
Sin embargo, el
bautismo que
perdona los
pecados,
no nos libera de
nuestras pasiones y
debilidades.
Por eso, Cristo
regaló a su Iglesia
el Sacramento de
la Reconciliación
o también llamado
del Perdón
(confesión).
El Señor
quiere que
la Iglesia
tenga EL
poder
inmenso de
perdonar
los
pecados en
su nombre.
Gracias a los
Sacramentos del
Bautismo y de
la
Reconciliación,
el hombre
obtiene la
gracia del
perdón y la
esperanza de la
vida eterna.
No pequéis, dice San Juan, pero sí pecamos,
tenemos un Mediador que nos reconcilia con Dios
a través de la Iglesia y sus Sacramentos.
“Porque, si confesamos nuestros
pecados, Él nos perdona”.1 Jn 1,9
“el que esté sin pecAdo - dijo Jesús tire lA primerA piedrA” Jn 8,7
Descargar

Diapositiva 1 - Presentaciones del Catecismo