La juventud cristiana practica el perdón
“Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día
volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdónale.”
Lucas 17:4
“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros
pecados fueren como la grana, como la nieve serán
emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a
ser como blanca lana.”
Isaías 1:18
La juventud cristiana practica el perdón
♥ Verdad Bíblica: La palabra de Dios enseña
que el Señor Jesús ordena perdonar, no
tan solo lo que dicta la ley, sino conforme
a su misericordia perdonar como Él nos
perdona.
La juventud cristiana practica el perdón
♥ Verdad Bíblica aplicada: La fraternidad
juvenil
acepta
este
mandamiento,
sabiendo que el perdón es la línea recta
que nos conduce hacia nuestro Dios, y
sabe que si negase el perdón a quien se
le solicite, Dios nos perdonará.
La juventud cristiana practica el perdón
♥ Introducción: ¡Sí!, a estas alturas ya sabes
que Satanás es capaz de todo, es el
destructor, el más grande mentiroso y
engañador, lo único que le importa es
dañar y la infelicidad de toda la
humanidad, su más grande gozo es
contemplar la creación de Dios llena de
odio, egoísmo, violencia, depresión,
pensamientos malignos, etc.
La juventud cristiana practica el perdón
¿Qué estas dispuesto a hacer tú para
romper con todo esto y dar la gloria a
quien la merece, Nuestro Señor
Jesucristo?
¿Estas dispuesto a someter tu voluntad a
Dios y así, hacer que el enemigo de
nuestras almas huya, como lo que es un
cobarde?
I. La palabra de Dios manda que debes
perdonar siempre (Lucas 17:4, Mateo
18:21 y Marcos 11:25)
Nuestro señor Jesucristo enseña, al recibir la pregunta
del apóstol Pedro sobre cuantas veces debemos
perdonar: “No te digo hasta siete, sino aun hasta
setenta veces siete”. ¿Qué quiere decir esto?
Perdonar cuantas veces sea necesarias, cuantas
veces te pidan perdón, esto es, que no tomes en
cuanta la falta que te hacen los demás, no tomar en
cuenta las ofensas ni guardar ningún rencor, o
sentimiento negativo hacia esas personas, ese es el
verdadero rencor, qué difícil, no? Bien, pero este es
el principio Bíblico dado directamente por nuestro
Dios, y manda que hagas todo como Él ha hecho
contigo (Isaías 43:25, Jeremías 31:34, 33:8).
I. La palabra de Dios manda que debes
perdonar siempre (Lucas 17:4, Mateo
18:21 y Marcos 11:25)
Así como no puedes evitar que Dios te
ame, y de hecho puedes lastimar el
corazón de Dios, al no querer hacer su
voluntad, pero aun así, y con todo, no
puedes evitar que Nuestro Señor
Jesucristo te quiera salvar y perdonar.
II. Perdona a tus padres, hermanos, a tu familia
(Mateo 6:14, Efesios 4:32)
Tienes la promesa de parte de Nuestro Dios,
que si perdonas, Él te perdonará, esto es, la
ley de la retribución, muy sencilla: tú das, Él
te da y recuerda que a Dios nadie le gana a
dar. Ahora, el perdonar es un agente
importantísimo para restaurar a las familias
desintegradas, destruidas a causa del
pecado, dice el apóstol Pablo: “para que
Satanás no gane ventaja alguna sobre
nosotros;
pues
no
ignoremos
sus
maquinaciones.” (2ª de Corintios 2:7-11)
III. El perdón es el antídoto para la amargura,
resentimiento,
rencor,
odio,
etc.
(Proverbios 14:9 y 10).
La amargura, el resentimiento, rencor, odio es el
pecado característico de aquella persona que
no perdona; te envenenan el corazón, te
vuelven ciego para las necesidades propias y,
por supuesto, las de los demás, son
sentimientos mortales, pues, las vidas
manchadas con tales sentimiento, ahora
desean vengarse, destruir y al fin, destruirse.
“Lo necios se mofan del pecado, más entre los
rectos hay buena voluntad. El corazón conoce
la amargura de su alma; y el extraño no se
entremeterá en su alegría”
La juventud cristiana practica el perdón
Conclusión: El perdón es el camino de Dios para salvarte.
Perdona, sino lo haces, la amargura y el resentimiento te
destruirán. Si, tú has sido el ofendido, si, te han hecho
daño, quizás un daño “irreparable”, han abusado de ti,
han murmurado, te han difamado o calumniado, quizás
tengas razón en desear vengarte, en pagar “ojo por ojo,
diente por diente”, pero, quiero decirte que si sigues
“regocijándote en tu miseria”, si te complacen en estar
resentido, entonces es tu decisión, y también estas
pecando, eres como esas personas que tanto desprecias,
no hay escusa, creo que, sin temor a equivocarme que
sabes que debes doblar tus rodillas y llorar, pidiendo y
suplicando a Nuestro Dios que te indique cuanto le has
ofendido a Él, que tenga piedad y misericordia de ti, que
te perdone y te ayude a perdonar, Solo Nuestro Señor
Jesucristo puede llevar tus cargas, descansa en Él y Él
hará.
Descargar

La juventud cristiana practica el perdón Vale