LA POBREZA CONSAGRADA
Predicación a las Religiosas
Franciscanas de la Inmaculada
Concepción
San Salvador, 16 de mayo 2010
Pbro. Andrés Mauricio Solano
POBREZA Y SAGRADA ESCRITURA
EL ANTIGUO TESTAMENTO

-
-
-
INTRODUCCIÓN
Los pobres ocupan un puesto de gran relieve ≠ la
historia profana.
La SE aborda expresamente el tema de la pobreza
hasta llegar a proponerla como ideal de vida.
Tal vez no sean los pobres quienes protagonizan la
historia de Israel, pero es indiscutible que atraen
la atención de legisladores, profetas, salmistas y
hasta de Jesús.
-Israel nació en la pobreza más extrema: Israel en el desierto tuvo la triste experiencia
del estado de penuria Dt 8,3: “El Señor te ha humillado y te ha hecho sentir hambre para
alimentarte luego con el maná”: el nacimiento de Israel está marcado profundamente por
la pobreza más extrema.
- Sin embargo no se debe desvalorizar un importante factor teológico:
Los protagonistas de la fase escatológica de la historia salvífica son los pobres:
•El profeta de Nazaret y su madre vivieron en la pobreza más absoluta y Jesús
exigió de sus seguidores la elección de ese estado.
I.- EL VOCABULARIO BÍBLICO DE LA POBREZA
Encontramos un léxico rico y diversificado que se emplea para indicar la condición de
las personas indigentes que no tienen medios y viven en la miseria.
Antiguo Testamento
La Biblia hebrea indica a los pobres con varios términos, entre ellos el más frecuente
es el sustantivo
ó
que aparece una 105 veces en todo el AT y con
‘ynI[' w“n"[]
frecuencia en plural (
~ywI“n"[]) en la fórmula “Los pobres de Yahvé” que se hizo
célebre en la teología y la espiritualidad veterotestamentaria.
La traducción de los LXX tradujo estas voces por adu.natoj asqene,j evndeh,j y sus derivados.
-El Nuevo Testamento
Los vocablos que más se usan son ptoco,j que entre todos sus derivados aparece 38 veces
,y
tapeino,j aparece 26 veces.
II.- POBREZA: BENDICIÓN Y MALDICIÓN
En el Éxodo fue donde Israel experimentó la máxima condición de indigencia y que luego
será presentado como ideal de vida Religiosa.
-Primer estadio: la pobreza es considerada como una necesidad para poder gustar la
futura abundancia de los bienes de la tierra prometida. Dt 8, 14-18: “No te olvides del Señor tu
Dios que te ha sacado de Egipto, de la casa de la esclavitud, que te ha conducido a través de un basto y terrible
desierto, de serpientes venenosas y escorpiones, tierra de sed y sin agua; que hizo brotar para ti agua de la roca
más dura y te alimentó en el desierto con el Maná, desconocido por tus antepasados, con el fin de humillarte y
probarte para prepararte un futuro dichoso”
-Por este motivo Palestina es descrita como la región bendita en la cual mana leche y miel,
que produce aceite, vino y trigo en abundancia (Ex 3,17; Nm 13, 21-24; Dt 6, 18; 11,9)
-El Pentateuco
-Ex 3,17 promete que el Señor bendecirá a su pueblo concediéndole una tierra que
mana leche y miel.
-Esa eliminación de la pobreza es presentada como la concretización de la promesa y de
la bendición del Señor a su pueblo (Lv 26, 3ss)
La bendición de Dios produce:
• Fertilidad del suelo (Dt 6, 14-19; 7, 11-15; 11, 8ss)
• Esta bendición está ligada a la observancia de los preceptos del Señor (Dt 6, 18)
• También los Sapienciales exaltan la riqueza como fruto de la bendición divina a los
justos (Prov 3, 16; 15,6; 19, 23; 28, 20; Job 5, 24; 42, 10ss)
Evangelio de la prosperidad = Toby.
2. La pobreza como efecto de la maldición
El Señor maldecirá la tierra si su pueblo se muestra infiel al pacto; por eso Israel
experimentará nuevamente la penuria, la pobreza y la miseria (Lv 26, 14ss; Dt 11, 16s)
- Por tanto, en la Biblia la indigencia es considerada a menudo consecuencia del castigo
divino por los pecados de su pueblo. De esta forma se afirmó la idea de que el justo es
bendecido por Dios con la riqueza y que el pobre es maldecido por su pecado; la pérdida
de bienes es vista como castigo del pecado (Job 22, 6ss)
III. Pobreza e Injusticia
No siempre el estado de indigencia en Israel fue fruto de la maldición divina;
con frecuencia la pobreza de muchas personas es consecuencia de la injusticia
y de la avidez de los poderosos, los cuales extorsionan, roban, despojan,
explotan reduciendo a la miseria a sus hermanos.
1. Las situaciones injustas de pobreza
Después de la entrada en Palestina (Nm 32, 1ss= división equitativa)
lentamente se produjo una fuerte disparidad de bienes y riquezas,
haciéndose unos israelitas cada vez más ricos y otros , a causa de las
deudas y otros factores económicos, se empobrecieron cada vez más
obligados a vender sus posesiones y en el peor de los casos, terminar en
esclavitud.
Aquí Dios interviene, y en el Código de la Alianza Ex 21, 1s; Lv 25; Dt 15 se crea
una legislación con la cual se instituye el jubileo y el año sabático después
de condenar la explotación de los pobres y las injusticias sociales (Ex 21,
16; 22, 20s; Lv 19, 13s) La ley de Moisés exige la justicia a favor de los
pobres: “No explotarás al emigrante, porque ustedes conocen la vida del
migrante, pues lo fueron en Egipto” (Ex 23, 6.9)
2. La condena de los profetas
Las situaciones de injustica social suscitó la indignación y las iras de hombres
carismáticos animados por el Espíritu del Señor; las desigualdades rompen la
solidaridad sagrada del Pueblo de Dios y violan la justicia.
 Natán con David 2ª Sm 11, 2s; 12, 1-12
 Elías con el rey Ajab y la viña de Nabot 1ª Reyes 21, 1s
 Amós: El primer gran profeta escritor que amenazó con tremendos castigos divinos a
los ricos injustos. Con lenguaje rudo pero hablando en nombre del Señor acusó a los
poderosos de haber vendido al pobre por un puñado de dinero, cambiándolo por un
par de sandalias (Am 2, 6s; 8, 6) A causa de tales daños, Amós amenaza con la
venganza divina en el día del Señor (Am 2, 13s; 3, 14s; 8, 9s).
 Oseas señala con su dedo acusador a los israelitas que defraudan y engañan en
contra de los pobres (Os 12, 8).
 Isaías comienza sus oráculos condenando la hipocresía de los notables de Judá
comparándolos con los jefes de Sodoma y Gomorra (Is 1, 10-16; 3,11s; 9,9-10).
 Jeremías no calla tampoco el pecado de los judíos hipócritas que van al templo de
Jerusalén a celebrar el culto y al mismo tiempo viven en la injusticia oprimiendo a los
pobres y derramando su sangre (Jer 7, 1-11; 22, 3. 13ss).
 Ezequiel condena a muerte a quiénes oprimen al pobre y perpetra rapiñas e
injusticias contra el prójimo (Ez 18, 12).
 Malaquías pone a Dios como juez contra los que explotan al jornalero, a la viuda y al
huérfano y violan los derechos del extranjero (Mal 3, 5)
-Los modelos de amor a los pobres
-El AT nos ofrece ejemplos de caridad para con los indigentes:
a) Jr 22, 16 – El rey Josías es descrito como un monarca ideal que defendía la causa
del pobre y desgraciado.
b) Job 31, 16-22 se describe como un hombre benévolo y misericordioso con los
pobres (Job 30, 25; 26, 16ss).
c) Tobías constituye otro ejemplo de justicia y caridad con los miserables: ofrecía la
décima parte del tercer año a los huérfanos (Tob 1,8),daba limosna a los israelitas
indigentes, pan a los hambrientos y vestido a los desnudos y si veía a alguno de sus
connacionales muerto y arrojado fuera de los muros de Nínive, lo enterraba (Tob 1,16s)
d) Los sabios de Israel tampoco han descuidado este tema, pues exhortaban a
socorrer al pobre y aunque el indigente sea odiado incluso por el amigo, se le
proclama dichoso al que tiene compasión de los humildes y los socorre (Prov 14, 20s)
 en el día de la desventura será librado por el Señor (Ps 41, 2).
 El que tiene compasión del miserable será honrado por el creador, mientras que
quien oprime al pobre o se burla de él, ofende a Dios (Prov 22,9). Igualmente, el rey
que juzga con equidad a los pobres, consolida su trono (Prov 29,14).
 El justo se distingue claramente por su amor a los pobres, por eso cuida la causa de
los miserables (Ps 112, 9). De modo análogo, la mujer sabia y perfecta se distingue
también por su generosidad: “Tiende su brazo al desgraciado y alarga la mano al
indigente” (Prov 31, 20).
La parénesis del Nuevo Testamento
En los evangelios y en los demás escritos del NT encontramos no sólo calurosas
exhortaciones a socorrer a los pobres y a los necesitados, sino que se nos presentan
también modelos de caridad para con los humildes y los infelices.
La justicia evangélica exige el ejercicio de la limosna, aunque practicada con un estilo
nuevo (Mt 6, 2ss), y el juicio final se realizará en base a la acción misericordiosa del
hombre (Mt 25, 34ss).
 Jesús exige de sus seguidores que para alcanzar la perfección es necesario vender
los bienes para distribuir a los pobres (Mc 10, 21), mientras que condena a los ricos
que cierran su corazón a los pobres y a los miserables (Lc 16, 19s Lázaro y el rico).
 En San Lucas encontramos modelos poco comunes de amor concreto a los pobres:
o Lc 10, 30ss = Buen Samaritano
o Lc 19, 18ss = Zaqueo.
o Lc 3, 11: hacer partícipes a los pobres de los propios bienes: compartir la túnica.
 Jesús mismo, siendo pobre de las ofrendas recibidas compartía con los pobres Jn
13, 29; Mc 14, 5)
 En los Hechos de los Apóstoles se presentan otros modelos de solidaridad y de
servicio:
o Act 6, 1: elección de los diáconos para el servicio de las viudas.
o Act 9, 36.39: Tabita hacía muchas limosnas y confeccionaba mantos para las
viudas.
o Act 11, 29ss: colecta a favor de los pobres de Jerusalén 2ª Cor 8,9; Rm 15, 25ss
 San Pablo exhorta en sus cartas en que uno de los ministerios fundamentales en las
comunidades tiene que ser la atención a los necesitados:
o Rm 12, 7ss: los dones.
o 1ª Cor 13, 3ss: himno al amor.
 Santiago enseña que la religión pura delante de Dios consiste en socorrer a los
huérfanos y a las viudas en sus aflicciones (Sant 1,27)
Segunda parte
LA TEOLOGÍA DE LA
POBREZA
Aunque el socorro humano llegara a faltarles, la Sagrada Escritura enseña que los
miserables y los humildes tienen un poderoso defensor en Dios. Pues el Señor escucha
el grito del oprimido, protege y socorre a los pobres y venga a los miserables y a los
indefensos.
-Dios defiende a los pobres
-Los humildes y los indigentes se encuentran en una relación especial con el Señor,
protector de los pobres.
- en el Código de la Alianza encontramos que el Señor prohíbe maltratar a las personas
indefensas porque si claman al Señor, Él los escuchará (Ex 22, 21ss)
- El Señor Dios de Israel hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al extranjero, le da
pan y vestidos (Dt 10, 17ss); por eso el que oprime al pobre ofende a Dios, mientras que
el que tiene compasión del miserable honra al creador (Prov 14, 31), el que oprime a los
miserables se atrae los castigos divinos (Prov 28, 3).
- La espiritualidad de los pobres
Conscientes de la especial protección que el Señor reserva a los miserables, en Israel se
formó una verdadera espiritualidad de los pobres y los salmos son la prueba de ello;
muchas de esas oraciones contienen la súplica angustiosa de estas personas humildes
que viven en la opresión pero que confían totalmente en Dios.
-Los pobres del Señor en el Salterio
-Los pobres y los humildes encuentran un refugio seguro en aquel Dios que
escucha el grito del afligido (Ps 9, 10.13. 38; 14, 6), por ser el padre de los
huérfanos y de lsas viudas (Ps 68, 6), de todas las personas humildes e
indefensas (Ps 146, 7-9).
- los pobres en el peligro y en la angustia se dirigen con fe a su divino protector
implorando su socorro (Ps 10, 14), “Yo soy un pobre y desgraciado, Señor, socórreme; Tú
eres mi ayuda y mi liberador, Señor no tardes” (Ps 70, 6)
- los salmistas ponen en boca de Dios expresiones como esta: “por la opresión del
débil y el gemido del pobre ahora me levanto yo, dice el Señor; yo daré mi auxilio al que lo
ansía” (Ps 12, 6).
- La búsqueda de la pobreza
El Señor no sólo no desprecia un corazón abatido y humillado (Ps 51,19), sino que Él, el
Altísimo vive también con los pobres para reavivar su espíritu y reanimar su corazón (Is
57, 15). Por tal motivo el Señor Dios se encuentra en una relación especial con los
humildes y por esa relación privilegiada se exhorta a buscar la pobreza para evitar los
efectos tremendos del juicio punitivo: “ Busquen al Señor ustedes todos, humildes de la tierra,
que han puesto en práctica sus preceptos; busquen la justicia, busquen la humildad, quizá puedan
quedar seguros el día de la ira del Señor” (Sof 2, 3).
-El Mesías pobre, enviado a los pobres
La espiritualidad de los Pobres del Señor encuentra su expresión suprema en la figura del
personaje mesiánico, que en algunos oráculos del AT es presentado como un pobre,
bondadoso, manso y como el profeta y salvador de los miserables y humildes; en el salmo
22 el mesías es descrito como el pobre que en la opresión y en la humillación invoca a Dios
para ser librado en tiempo de angustia mortal (Ps 22, 2ss)
- Is 53, 4 en el cuarto canto presenta al Mesías como humillado.
- Zac 9, 9ss describe al rey mesiánico como un justo, humilde y manso, montado en un
asno.
- Ps 72, 12-14 el Mesías es un pobre del Señor, enviado a los pobres: “Él liberará al pobre
que clamaba, al afligido que no tenía protector…” El personaje mesiánico será un
mensajero de la buena nueva de la salvación a todos los pobres (Is 61, 1ss)
- Jesús de Nazaret realiza plenamente esos oráculos como lo enseña explícitamente Lucas
en la descripción de la escena inaugural del ministerio del Salvador (Lc 4, 16-21).
- Cristo es el pobre perfecto, de corazón manso y humilde, como Él mismo declara a sus
discípulos al invitarles a ir a Él (Mt 11, 28ss).
- Es el modelo de pobreza más absoluta y más radical en todas sus dimensiones, eligió
nacer en una familia de pobres en un pesebre en Belén (Lc 2, 4-7). Durante su ministerio
vivió la pobreza más completa: “Las zorras tienen sus madrigueras y las aves sus nidos donde
colocar sus polluelos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar la cabeza” (Mt 8, 20)
- El himno Cristológico de Filipenses 2 sintetiza todo el misterio de la Salvación realizado por
el hijo de Dios como un camino de pobreza desde el despojo de la naturaleza divina para
asumir la condición de esclavo, haciéndose pasar por uno de tantos (Flp 2, 3ss); por tanto,
en esta perspectiva, la encarnación y la redención forman el estado de pobreza radical que
podríamos llamar “METAFÍSICA” o “SUSTANCIAL”, porque toca a la esencia o naturaleza del
Hijo de Dios: Humillación y pobreza.
 María Virgen, la pobre del Señor
El mesías, pobre y profeta de los míseros quiso tomar carne humana de una madre pobre;
mejor, de la Pobre del Señor por excelencia.
-El tercer evangelista nos presenta a María en esa perspectiva al considerar el estado de
esta mujer como una condición de pobreza “sustancial” análoga a la de la encarnación y a la
de la cruz. No por casualidad en los primeros versículos del Magnificat resalta la mirada de
Dios a la pobreza (Tapeinosis) de su sierva (Lc 1, 47s)
LA POBREZA POR EL REINO
Entre las exigencias del Reino inaugurado por el Mesías, la pobreza radical forma uno de los
elementos más significativos.
- Dichosos los pobres es entendida en sentido espiritual y en sentido social.
a. En sentido social es San Lucas quien refiere con mayor fidelidad las expresiones
sobre las bienaventuranzas salidas de la boca de Cristo (Lc 6, 20ss). Aquí el profeta
de Nazaret declara dichosos a los miserables, es decir a cuantos tienen hambre y
lloran en la pobreza más absoluta. Lucas los contrapone a los ricos, a los que gozan
y los declara “malditos” (Lc 6, 24ss). Los pobres son evangelizados por Cristo, son el
objeto principal de la acción mesiánica (Lc 4, 18; 7, 22); son los llamados al
banquete escatológico y ocupan el puesto de los invitados oficiales (Lc 14, 21ss);
por esa razón son proclamados “Dichosos” los pobres.
b. En sentido espiritual Jesús proclama Bienaventurados a los pobres de espíritu, es
decir, a los mansos, los afligidos y cuantos tienen hambre y sed de justicias (Mt 5, 3-6)
Evidentemente, con esta expresión el profeta de Nazaret especifica la categoría de
los pobres considerados dichosos: no deben ser considerados dichosos todos los
pobres, sino los que lo son en espíritu.
i. La expresión “en espíritu” no aparece en ningún otro sitio del evangelio de
Mateo, pero es semejante a la locución “de corazón” que se emplea en la sexta
bienaventuranza para indicar la pureza del interior, la del ánimo (Mt 5,8); la
expresión “de corazón” significa “en lo íntimo”, en lo secreto del propio corazón
que aparece en Mt 5,28= adulterio; 9,4= por qué piensan mal en su corazón; 24,48= el
mal siervo dice en su corazón: tardará en venir.
-Necesidad de la pobreza voluntaria
Dada la especialísima relación existente entre el Reino de Dios y los pobres, resulta
comprensible la elección del estado de pobreza para vivir una relación de particular
intimidad con Dios y para ser miembro del Reino.
-Jesús exige la pobreza
Por el ejemplo de pobreza heroica dada por Jesús es también un imperativo que su
discípulo viva la experiencia del despojo de todo bien temporal para seguirlo de modo
radical.
En las primeras llamadas los evangelistas observan que estos pescadores lo dejaron
todo y lo siguieron (Mt 4, 20.22) y Pedro lo recordará a Jesús en Mc 10, 28.
-La primera comunidad cristiana vivió la exigencia de la elección de la pobreza radical,
pues Lucas observa que los recién evangelizados vendían cuanto poseían para llevar lo
obtenido a los apóstoles quiénes distribuían los bienes según las necesidades (Act 2,
44; 4, 32ss)
-Con la elección de la pobreza por Cristo y su evangelio se realiza un negocio
inteligente, porque se adquiere un tesoro, se compra la perla más valiosa (Mt 13, 44ss)
Capitolo I
Nel Nome del Signore incomincia la vita dei Frati Minori
La Regola e vita dei frati minori è questa, cioè osservare il santo Vangelo del Signore
nostro Gesù Cristo, vivendo in obbedienza, senza nulla di proprio e in castità.
Frate Francesco promette obbedienza e reverenza al signor papa Onorio e ai suoi
successori canonicamente eletti e alla Chiesa romana. E gli altri frati siano tenuti a
obbedire a frate Francesco e ai suoi successori.
Capitolo III
Consiglio invece, ammonisco ed esorto i miei frati nel Signore Gesù Cristo che, quando
vanno per il mondo, non litighino ed evitino le dispute di parole (cf 2 Tim 2,14), e non
giudichino gli altri; ma siano miti, pacifici e modesti, mansueti e umili, parlando
onestamente con tutti, così come conviene. E non debbano cavalcare se non siano
costretti da evidente necessità o infermità.
In qualunque casa entreranno dicano, prima di tutto: Pace a questa casa (cf Lc 10, 5); e,
secondo il santo Vangelo, è loro lecito mangiare di tutti i cibi che saranno loro presentati
(cf Lc 10, 8).
Capitolo IV
Che i frati non ricevano denari
Comando fermamente a tutti i frati che in nessun modo ricevano denari o pecunia, direttamente o
per interposta persona. Tuttavia, i ministri e i custodi, ed essi soltanto, per mezzo di amici spirituali, si
prendano sollecita cura per le necessità dei malati e per vestire gli altri frati, secondo i luoghi e i
tempi e i paesi freddi, così come sembrerà convenire alla necessità, salvo sempre il principio, come è
stato detto, che non ricevano denari o pecunia.
Capitolo VI
Che i frati di niente si approprino e del chiedere l'elemosina e dei frati infermi
I frati non si approprino di nulla, né casa, né luogo, né alcuna altra cosa. E come pellegrini e forestieri
(cf 1 Pt 2, 11) in questo mondo, servendo al Signore in povertà ed umiltà, vadano per l’elemosina
con fiducia. Né devono vergognarsi, perché il Signore si è fatto povero per noi in questo mondo (cf 2
Cor 8, 9). Questa è la sublimità dell’altissima povertà quella che ha costituito voi, fratelli miei
carissimi, eredi e re del regno dei cieli, vi ha fatto poveri di cose e ricchi di virtù. (cf Gc 2, 5). Questa
sia la vostra parte di eredità, quella che conduce fino alla terra dei viventi. (cfr Sl 141, 6). E, aderendo
totalmente a questa povertà, fratelli carissimi, non vogliate possedere niente altro in perpetuo sotto il
cielo, per il nome del Signore nostro Gesù Cristo.
E ovunque sono e si incontreranno i frati, si mostrino familiari tra loro reciprocamente. E ciascuno
manifesti con fiducia all’altro le sue necessità, poiché se la madre nutre e ama il suo figlio carnale (cf
1 Tim 2, 7), quanto più premurosamente uno deve amare e nutrire il suo fratello spirituale?
E se uno di essi cadrà malato, gli altri frati lo devono servire come vorrebbero essere serviti essi
stessi.
Descargar

La Pobreza Consagrada