Yoga ¿Qué es eso?
YOGA PARA LA ESO
Introducción a la práctica del yoga
•Qué es el yoga
•Requisitos previos
•Relájate
•La importancia de la
respiración
•Pasos en la práctica de
Yoga
•¿Por qué meditar?
•Qué es meditar
Yoga es una técnica antiquísima, proveniente de la India,
utilizada a lo largo de milenios para combatir las causas del
sufrimiento y permitir alcanzar un estado estable de felicidad..
Los antiguos maestros de esta ciencia sagrada observaron que
el sufrimiento en sus diversas modalidades proviene del hecho
de que vivimos en un estado de fragmentación, sujetos a
tendencias más o menos inconscientes, que nos llevan a
comportarnos de forma que nos causamos daño a nosotros
mismos y a nuestro entorno.
A través de la práctica del yoga (término que viene del
sánscrito y significa “Unión”) podemos volvernos activamente
conscientes del complejo sistema que somos. cuerpo y mente,
Surgidos de la misma esencia de todo lo que existe, y
vinculados a través de cada acción, palabra y respiración con
todo cuanto nos rodea. Paso a paso vamos adquiriendo la
libertad para actuar desde la totalidad de nuestro ser, sin
seguir atados por nuestros condicionamientos.
Sólo existe un yoga, el que conduce a la meditación, aunque
en Occidente nos hemos empeñado en fragmentarlo, lo que si
existe son distintas prácticas de un único yoga.
El Yoga es un medio, no un fin.
Requisitos previos
• Buscar un tiempo y un lugar, y a ser posible, en nuestra práctica de
yoga y meditación, ese debe ser nuestro tiempo y nuestro lugar.
• Permitirnos “parar el mundo”, con el único fin de estar con uno
mismo. Es tener la posibilidad de crear un refugio íntimo en nuestro
interior.
•Busca pues, un lugar de tu agrado, decóralo y hazlo tu lugar. Hazte
con una esterilla y un cojín. Enciende una vela, pon música relajante o
no, un poco de incienso…
• Usa ropa cómoda, siéntate sobre el cojín o túmbate en la esterilla,
deja todo fuera antes de entrar a Tu lugar (preocupaciones, prisas…) y
date tu tiempo. Respira, relájate, siente, déjate fluir...
• No olvides que la primera regla de oro es la perseverancia, y la
segunda, no esperar nada, sólo estar.
•Respeta siempre tus límites. No juzgues tu práctica, no la compares,
no compitas ni contigo mism@, no te exhibas. El yoga no es sólo una
actividad física, es más que eso.
Seis principios de la práctica
1 No recuerdes /Deja ir lo que ya pasó
2 No imagines /Deja ir lo que puede venir
3 No pienses /Deja ir lo que sucede
4 No examines /No interpretes nada
5 No controles /No obligues el suceso
6 Descansa /Relájate ahora
Relájate
La relajación y el yoga son bases para la meditación.
Por sí solos son válidos, pero si conducen a la
meditación se convierten en una práctica completa.
La relajación es una práctica que nos ayuda a aflojar
todos los músculos y a tranquilizar el sistema
nervioso, la mente y el aparato emocional.
1. Selecciona una habitación tranquila, débilmente
iluminada, tan silenciosa como sea posible, y
extiéndete sobre la espalda.
2. Utiliza una superficie que no sea ni demasiado
blanda ni demasiado dura.
3. Coloca la cabeza en el punto de mayor comodidad y los brazos, con las palmas de las manos
hacia arriba, a los lados del cuerpo. Coloca la punta de la lengua en el cielo del paladar justo
detrás de la fila superior de los dientes. Relaja las mandíbulas.
4. Efectúa una respiración un poco más lenta y pausada, por la nariz preferiblemente. Cierra los
párpados con suavidad. Si lo necesitas exhala una o dos veces por la boca.
5. Déjate ir llevado por la respiración, sintiendo y aflojando cada zona de tu cuerpo.
6. Mediante la relajación vamos eliminando todas las tensiones neuromusculares,
estabilizando la acción cardiaca, superando la ansiedad y el estrés, equilibrando el sistema
nervioso autónomo, apaciguando la mente y las emociones, aumentando la capacidad de
resistencia del organismo y perfeccionando la unidad psicosomática.
La importancia de la respiración
Hemos olvidado cómo respirar correctamente.
Tomamos respiraciones cortas con la boca y usamos muy poco el diafragma. Cuando inhalamos,
o bien subimos los hombros o llevamos el abdomen hacia dentro. De esta manera usamos sólo
una pequeña porción de capacidad pulmonar. Nuestro cuerpo no recibe suficiente oxígeno. El
resultado: nos sentimos fatigados, aturdidos e incluso deprimidos.
Los ejercicios de respiración yóguica nos enseñan a controlar la respiración y con ella la mente.
Las dos están siempre interconectadas, por ejemplo: cuando tienes miedo o estás enfadado tu
respiración es entrecortada, rápida e irregular, pero cuando estás relajado o concentrado, tu
respiración se hace más lenta.
Regulando la respiración, aumentamos la cantidad de oxígeno y energía vital (prana) en
nuestro organismo y mejora nuestra capacidad de concentración. La concentración es un
prerrequisito para la meditación, la práctica que lleva a encontrar paz interior.
La vida humana es el tiempo que
transcurre entre la primera inhalación y la
última exhalación.
Una buena respiración, combinada con una
adecuada
postura,
aumentará
los
beneficios potenciales del yoga.
Pasos en la práctica de yoga
Una buena práctica dura una hora y media aproximadamente. La
práctica, como cualquier entrenamiento, debe ser progresiva y
siempre respetando los límites, escuchando al propio cuerpo.
Una práctica normal, consta de los siguientes momentos:
1. Relax : nos tomamos unos minutos para conectar con nosotros
mismos, con nuestro cuerpo y nuestra respiración. Podemos
hacerlo sentados o tumbados (postura yacente o savasana).
Respiración completa.
2. Kriyas: ejercicios de purificación.
3. Ejercicios de relajación Nuca, cuello, hombros y cintura.
4. Ejercicios de respiración (Pranayamas) completa (abdominal, intercostal, clavicular) En el piso
o sentados. En el piso es más fácil para los asmáticos.
5. Ejercicios de relajación de cintura y extremidades.
6 .Masaje energético.
7. Saludos al sol. Savasana.
8. Elevación de piernas. Sobre los Hombros y Arado.Contrapostura. Rodillas al pecho. Savasana.
9. Estiramientos y torsiones , postura de la pinza, sentados sobre las rodillas.
10. Estiramientos en pie.
11 Ejercicios de equilibrio y concentración. Savasana.
12. Meditación tumbados y/o sentados.
13. Ejercicios de armonización y dedicación de la práctica.
¿Por qué meditar?
Vivimos sujetos a mucha presión mental.
Esto afecta a nuestro cuerpo. Nos enfermamos por la mente.
La meditación no es necesariamente un acto religioso, no es dejar la
mente en blanco, no es evadirse de la realidad. La meditación nos
ayuda a estar presentes, atentos y contentos.
La meditación contrarresta los efectos dañinos del estrés y consigue:
Disminuir la presión sanguinea, reducir el ritmo cardiaco, calmar la
respiración, controlar la respuesta corporal al estrés, favorecer la
quietud y la paz.
Los beneficios de la meditación en el siglo XXI están cada vez más constatados científicamente,
actúan a todos los niveles: fisiológicos, emocionales, mentales y energéticos. En un mundo en el
que el estrés puede perseguirnos como un depredador, controlar sus efectos nocivos es vital
para salvaguardar nuestra salud mental y física.
Hay muchas técnicas de meditación, se pueden reducir a dos:
La repetición de una palabra, sonido o movimientos. Aquí tendríamos los mantras, ciertas
danzas, el Tai-Chi.
El sosiego de la mente y de los pensamientos. Es la línea de la meditación Vipassana y otras.
¿Qué es meditar?
Consiste
en el ejercitamiento metódico de la atención mental y el cultivo armónico de la
mente, a fin de potenciar todos los recursos mentales, aprender a encauzar positivamente el
pensamiento y dejar de pensar compulsivamente, purificar el inconsciente, mejorar la calidad
de vida psíquica y la afectividad, adquirir sosiego y equilibrio, superar la ansiedad y frenar el
estrés ,y de manera muy eficiente, cooperar con el practicante para mejorar en mucho su salud
mental, emocional y orgánica.
Los requisitos básicos de la meditación son:
Postura corporal estable y con el tronco y la cabeza erguidos.
Moverse lo menos posible y hacerlo con lentitud y consciencia cuando sea inevitable.
Respiración pausada y a ser posible por la nariz.
Esfuerzo consciente y bien dirigido, motivación correcta.
Atención consciente, disciplinadamente dirigida hacia el soporte de la meditación.
Inquebrantable ecuanimidad.
Meditando aprendemos a meditar. La clave del éxito es la práctica asidua. No olvides que la
primera regla de oro es la perseverancia y la segunda, no esperar nada, sólo estar.
La meditación es fuente de calma mental, lucidez y armonía.
Descargar

Introducción a la práctica del yoga (PowerPoint)