•La visión de Dios a través del Románico
•La visión de Dios en el Gótico
•La visión de Dios en el Renacimiento.
• El templo
Cristo Pantocrator
La principal representación de Cristo es el "Cristo Pantocrator", es
decir como sumo señor del tiempo y de todas las cosas. Se halla
especialmente esculpido en los tímpanos de las portadas y
pintado en la bóveda de horno del ábside.
Cristo se encuentra inscrito en la mandorla mística y alrededor de
él se desparrama el resto de símbolos terrenales y divinos:
Tetramorfos, ángeles, profetas, ancianos, apóstoles, condenados,
salvados, etc.
El pantocrátor es la figura escultórica religiosa, que se asocia más
estrechamente a la majestad de Dios. Desde el románico (S. XI al
XIII) y especialmente en dicha época, esta imagen ha sido la figura
presidencial de los pórticos de las iglesias; representa a Cristo en
Majestad; su solemne hieratismo nos induce a reconocerle como
el Todopoderoso
Forma antropomorfa de Dios Padre
Dios Padre es representado en ocasiones, en el románico como un
anciano venerable y solemne, barbado y de largos cabellos.
Probablemente la mejor representación de Dios Padre en el
románico hispano se encuentra en el tímpano de la Puerta de
Santo Domingo de Soria.
La Mano protectora
La Mano de Dios en el capitel del Monasterio de San Quirce. BurgosOtra representación más abstracta
de Dios es la de la Mano Protectora.
La mano ha sido desde muy antiguo símbolo de poder protector y en el románico suele aparecer en
acto de bendecir o avisar -con los dedos índice y corazón extendidos- rodeada por un limbo entre
nubes, de gran tamaño y situada por encima del resto de las escenas esculpidas. (VER IMAGEN LATERAL
de un capitel interior del antiguo monasterio de San Quirce en Burgos)
Cristo en la Cruz
Otra forma en que Cristo aparece esculpido o pintado en el románico es en la cruz, como glorioso
triunfador de la muerte.
Se trata de expresar la victoria de Cristo sobre la muerte y, de paso, la salvación de la humanidad.
Para ello, el cuerpo reposa -más que cuelga- sobre la cruz mediante cuatro clavos (uno para cada
extremidad) adoptando una estructura simétrica y perpendicular con los brazos extendidos
horizontalmente y el cuerpo vertical sin distorsión alguna salvo una ligera flexión de las rodillas (por
esta razón, lo normal era emplear un bloque de madera para el cuerpo y otro para los brazos). Los pies
se apoyan sobre el "suppedaneum". La anatomía es esquemática -básicamente se resaltan los
pectorales y costillas- y su cuerpo es parcialmente tapado mediante un lienzo anudado a la cintura que
llega hasta las rodillas, llamado perizonium.
El rostro de Jesús es tallado con los ojos abiertos -vivo- o cerrados, pero en ambos casos con expresión
de absoluta serenidad. Mira al frente o tiene la cabeza ligeramente inclinada a su derecha. Puede llevar
corona o diadema como símbolo de majestad.
El Crismón
Crismón. El Pilar de ZaragozaEl crismón es el anagrama de Cristo formado por las letras griegas "rho" y
"xi" que son las dos iniciales del nombre en griego. Suele ir acompañadas del "alfa" y "omega". Los llamados
crismones trinitarios añaden una "S" del Espíritu Santo, al querer expresar la Santísima Trinidad (ya que se
confunde la "P" o "rho" griega con la "P" latina) VER FOTO LATERAL del preciosos Crismón superviviente en la
Basílica del Pilar de Zaragoza. El Crismón suele ser tallado en los tímpanos de las portadas de las iglesias del
Camino de Santiago y las comarcas adyacentes. Por ello es especialmente abundante en el románico aragonés
y navarro.
Theotokos
En el Románico la Virgen no suele representarse sola sino, únicamente, como Madre de Dios
(Theotokos). La Virgen es casi una excusa para presentar a Jesús pues ambas personas no
mantienen ninguna comunicación. La forma característica consiste en María que sirve de trono y
el Niño está sentado sobre ella. Se representa a Jesús en su naturaleza divina, no es un Niño
dependiente de su Madre sino que, con aspecto de un hombre pequeño, es Dios y conoce su
responsabilidad pues ha venido al mundo para salvar a la humanidad ofreciéndose como objeto
de sacrificio.
En el Gótico la devoción a María es muy fuerte (la mayor parte de
las grandes iglesias de la época están dedicadas a "Nuestra Señora").
La Virgen se representa en ocasiones sola, pero continúa existiendo
el tema de la Madre de Dios sentada o, finalmente, de pie con el
Niño cogido con un brazo. Jesús se manifiesta en su naturaleza
humana, ya no divina como en el Románico, y se presenta como un
Niño atento a su Madre y en una actitud de comunicación con ella:
ambos juegan o se acarician.
diferencia entre el romanico y gotico
Cristo crucificado
Frente al esquematismo inexpresivo del arte románico,
la escultura gótica se acerca al naturalismo y a una
estética basada más en la sensación que en la razón.
Las figuras dejan de transmitir distanciamiento y
majestad para mostrarse cercanas al fiel que las
contempla. La graciosa curvatura sustituye a la rígida
verticalidad, los severos y artificiosos plegados se ven
reemplazados por una mayor libertad en el trazado de
las vestiduras, y el hieratismo de los semblantes da
paso a unos rostros dulces y humanos.
En los temas religiosos, predominantes también en este
periodo, el Crucificado y la Virgen con el Niño siguen
siendo los principales protagonistas, aunque los temas
hagiográficos, sobre todo lo concerniente a los pasajes
martiriales, adquieren igualmente una gran relevancia.c
diferencia entre el romanico y gotico
El pantócrator
La palabra proviene del término griego ''pantocrátor'', que significa ''todopoderoso''. En las iglesias
Ortodoxas y Católicas orientales es ampliamente conocido el término, en las católicas orientales es
conocido también como Maiestas Domini, siendo en el protestantismo, lógicamente, desconocido.
El Crismón
Crismón. El Pilar de ZaragozaEl crismón es el
anagrama de Cristo formado por las letras griegas
"rho" y "xi" que son las dos iniciales del nombre en
griego. Suele ir acompañadas del "alfa" y "omega".
Los llamados crismones trinitarios añaden una "S"
del Espíritu Santo, al querer expresar la Santísima
Trinidad (ya que se confunde la "P" o "rho" griega
con la "P" latina) VER FOTO LATERAL del preciosos
Crismón superviviente en la Basílica del Pilar de
Zaragoza. El Crismón suele ser tallado en los
tímpanos de las portadas de las iglesias del Camino
de Santiago y las comarcas adyacentes. Por ello es
especialmente abundante en el románico aragonés
y navarro .
tetramorfos
El tetramorfos representa a los 4 evangelistas: Mateo , Marcos, Lucas y Juan
Crismon
El crismón o anagrama de Cristo aparece con frecuencia en los sarcófagos
paleocristianos, en las catacumbas y en las portadas románicas. Está formado por dos
letras mayúsculas griegas del nombre de Cristo (cristo) c y r; generalmente junto a las dos
letras aparecen alfa y omega, el principio y el fin, símbolo de la omnipotencia y
eternidad. A estas letras se solía añadir la cruz y todo ello era encerrado en un círculo. En
este signo existe un simbolismo cosmológico, la rueda solar, que se asocia directamente
con la idea de Cristo.
Madonna
Madonna (palabra italiana utilizada directamente en la mayor parte de los casos,
aunque el DRAE recoge como palabra castellana "madona")9 es un término italiano
medieval para designar a una mujer de la nobleza o destacada por alguna razón. En
la tradición cristiana del arte occidental esta palabra se utiliza para los trabajos que
representan a la Virgen María como madre de Jesús. La palabra también ha sido
adoptada por el inglés y otros idiomas europeos.
Madonna (desde el latín mea domina -"mi señora", "señora mía"-), es el término
italiano usado comúnmente en referencia a las imágenes de María, traduciéndose
como “Mi señora”. En la tradición católica es un término utilizado extensamente.
En lengua francesa se expresa como Notre Dame y en lengua castellana como
"Nuestra Señora". La gran difusión de estos tratamientos señalan la importancia
creciente del culto a la Virgen y la prominencia de las representaciones de la misma
desde el arte medieval.
Durante el siglo XIII, por la influencia del código de caballería y de la cultura
aristocrática en la poesía, canción y artes plásticas, la Madonna se representa como
la reina del cielo, a menudo coronada.
En sentido estricto, el término Madonna se puede restringir exclusivamente a las
obras de la escuela italiana, pero es muy habitual extenderlo a cualquier otra
escuela nacional.
Cristo crucificado
La imagen de Jesucristo sufre también el impacto del
humanismo paganizante del Renacimiento.
La Roma eterna se levanta de sus cenizas y se transforma en la
capital de la cultura occidental, intentando una nueva y curiosa
simbiosis espiritual entre el antiguo paganismo greco-romano y
el cristianismo.
"El aire se serena y viste de hermosura y luz no usada." La
belleza parece querer encubrir la tragedia de la vida. El
hombre, que pasa a ocupar el centro de la historia, parece un
dios, más por la inspiración del arte que por la gracia del
Espíritu Santo".
La fe cristiana tiene un nuevo desafío: hacer de ese hombre
endiosado un hijo de Dios.
La Virgen, más que la mujer "llena de gracia", parece una
matrona romana, hermosa y saludable.
Cristo, un Hércules. Incluso crucificado, parece más el ideal de
belleza masculina que la Imagen del Padre, más el hombre
dotado por los dioses de todos los atributos viriles, que el Hijo
de Dios ungido con la plenitud del Espíritu Santo.
El templo tiene tres naves con muros de dos pisos, pilares cruciformes
con arcos fajones y bóveda de cañón en la nave central, y en las dos
laterales con bóveda de arista, crucero, girola y capillas absidales. La
única fachada románica que se conserva es la de Platerías, construida
por el Maestro de Platerías en 1103. Los peregrinos entraban por la
puerta Norte como símbolo de lo negro y salían ya purificados por la
puerta Sur de Platerías, como símbolo de lo blanco. En escultura,
destaca el Pórtico de la Gloria, obra cumbre de la escultura románica
concluida por el Maestro Mateo en 1188.
España, durante el período de arquitectura románica, estaba formada
por los reinos cristianos de León, Castilla, Navarra y Aragón en la mitad
norte, mientras que los árabes dominaban la mitad sur. En
consecuencia, sólo hay arquitectura románica en la mitad norte del
país.
De las catedrales construidas en la reconquista
cristiana sólo quedan algunas, completas muy
pocas y fragmentadas las más. De las románicas,
la mayoría fueron terminadas o en parte
reconstruidas en el período gótico. Sobresalen de
este período, además de Santiago, Seo de Urgel,
Jaca, Tarragona, Tuy, Orense, Lugo, Zamora, la
vieja de Salamanca y Ciudad Rodrigo.11
Normalmente tienen planta de cruz latina con 1 ó
3 naves, crucero, cúpula, ábsides (1,3 o
raramente claustro, torre, bóveda de cañón o de
arista, contrafuertes exteriores y capiteles de
flora o historiados.
Exterior del cimborrio románico de la Catedral
Vieja de Salamanca, conocido como la torre
del gallo.
Sobre 1225, comenzó la llamada etapa clásica, con la introducción en Castilla de las formas clásicas que habían
triunfado en las catedrales francesas de Chartres, Reims, Amiens, Bourges y Le Mans. Las grandes catedrales de
Burgos, Toledo y León se conformaron según el modelo francés, que se caracterizaba por un importante desnivel
entre sus naves
La de Burgos se comenzó en 1221. En principio tenía tres naves con transepto único y cinco capillas en
cabecera. El segundo arquitecto dispuso una girola, con deambulatorio y cinco capillas.28 Del siglo XIII hay tres
partes esenciales: la cabecera, finalizada en 1230; luego el transepto y la nave, terminados en 1260, con algunas
diferencias de estilo respecto a la anterior; por último las ambiciosas ampliaciones del final del XIII, con las fachadas,
las torres y la girola con diferencias de estilo acusadas sobre lo anterior.29 Las esbeltas agujas de las torres se
añadieron en el siglo XV y el cimborrio del crucero es del siglo XVI.30 Las agujas de piedra de las torres, con gran
riqueza de calados en gótico flamígero, fueron construidas por Hans von Köln (Juan de Colonia), y son similares a las
terminaciones de las torres del gótico tardío del sur de Alemania.Las catedrales de Burgos y Toledo están inspiradas
ambas en la de Bourges de Francia; fueron comenzadas al mismo tiempo. Sus dos promotores eran amigos y
apoyaban la política de Fernando III. Toledo se construyó más lentamente porque estaba concebida con criterios más
ambiciosos: era la iglesia del primado de España. La reducción efectuada en Burgos, respecto del modelo francés de
Bourges, de tres naves, deambulatorio simple y transepto de una nave, contrasta con la ampliación tipológica de
Toledo, con cinco naves, doble deambulatorio y transepto de tres naves. Para construir Toledo se derribó la
mezquita, que estaba en estado de ruina33 y que a su vez se había construido sobre un templo cristiano visigodo.
Una de las características más significativas de la catedral de Toledo, y caso singular de la arquitectura gótica
europea, es la forma de resolver la bóveda del deambulatorio, que pasa de cubrir 5 arcos en la zona interior a 17 en
el muro exterior
El estilo del renacimiento tardó en llegar a España, pues los Reyes Católicos,
mantuvieron el gótico para los edificios eclesiásticos mientras que en los civiles se
introducía gradualmente el estilo clásico plateresco.En la catedral de Valencia
encontramos las primeras muestras renacentistas de España. Paolo de San Leocadio y
Francesco Pagano fueron los encargados de plasmarlas sobre el altar mayor. Poco
después del incendio de 1469, hacia 1474, el que sería futuro papa Alejandro VI
ordenó a ambos pintores que realizaran las pinturas al fresco.
La influencia del Renacimiento, combinado con elementos flamencos e
hispanos, originó el estilo plateresco. Llamado así por la similitud de los ornamentos
arquitectónicos con las filigranas de los plateros. Momentos culminantes del
plateresco fueron las obras de los maestros de la segunda parte del siglo XVI, Juan y
Rodrigo Gil de Hontañón, arquitectos de la Catedral Nueva de Salamanca y de la de
Segovia. Al refinamiento final del plateresco, simplificadas sus ampulosas filigranas,
corresponde la nueva catedral de Granada.
Proyecto ideal de Juan de Herrera para la Catedral de Nuestra Señora de la
Asunción de Valladolid según Fernando Chueca Goitia.
La Catedral de Granada se proyectó con la escala grandiosa de la de Sevilla.
Cuando Diego de Siloé tomó en 1518 la dirección de las obras, transformó el
empezado edificio gótico en uno de estilo clásico. Para ello, sustituyó los pilares por
columnas clásicas sobre bases cilíndricas, y el problema de la unión del capitel con la
bóveda lo resolvió añadiendo sobre el capitel un nuevo orden de pilastras para llegar a
la bóveda gótica.
Descargar

Influencia de la religión en las manifestaciones artísticas