Catedral de León
Catedral de Santa María
de la Regla de León
Fue comenzada a construir en el reinado
de Alfonso X el Sabio a mediados del siglo
XIII sobre la antigua catedral románica,
que a su vez ocupaba los terrenos del
Palacio Real que cediera Ordoño II para
ello, y que, a su vez, se asentaba sobre las
termas romanas
La fachada principal se encuentra
flanqueada por dos torres góticas de 65 y
68 metros respectivamente, diferentes en
forma y altura, responde a momentos
diferentes de la construcción.
La torre norte o de las campanas fue
iniciada en el siglo XIII y terminada en el
siglo XIV, siendo más sobria y maciza,
terminada en una aguja cerrada.
La torre sur o del reloj se inició también en
el siglo XIII, pero no fue concluida hasta
finales del siglo XV, su estilo es gótico
flamígero, con una aguja calada.
Presentan la particularidad de estar
adosadas a las naves laterales, en lugar de
surgir de ellas. Esto permite la vista de los
arbotantes de las naves laterales desde la
fachada occidental.
Presenta la catedral tres fachadas,
cubiertas por completo de esculturas
góticas: fachada occidental, fachada
sur y fachada norte.
La fachada occidental es la principal
de la catedral, y por la que
normalmente se accede al templo. se
denomina de la Virgen Blanca o del
Juicio final.
La fachada occidental consta de un
triple pórtico ojival dedicado en los
laterales a San Francisco y a San
Juan Bautista, mientras la portada
principal representa el Juicio Final.
En la puerta principal, en el parteluz,
se halla la figura de la Virgen Blanca,
hoy sustituida por una copia ( el
original se halla en una capilla de la
girola).
Detalle del pórtico ojival, que representa el Juicio Final.
Rosetón de la
fachada
occidental de la
Catedral
Fachada sur
La fachada
sur también
consta de tres
pórticos
realizados
entre 1265 y
1275:
El central con
un tímpano
inspirado en
la puerta del
Sarmental de
Burgos, el
derecho que
presenta en
su tímpano la
escena de la
traslación de
San Froilán a
la catedral y
por último el
izquierdo
denominado
de la Muerte.
La fachada norte de la catedral se encuentra poco visible debido a que se
encuentra justo encima del claustro, lo que impide su visibilidad total a no
ser desde el mismo o desde las alturas de la ciudad. Consta de un hastial con
triforio presidido por un gran rosetón con vidrieras de finales del siglo XIII.
La portada
central, llamada
"de la Virgen del
dado" se llevó a
cabo en la última
década del siglo
XIII y aún
conserva la
mayoría de la
policromía, del
siglo XV.
La catedral de León fue
diseñada sin claustro,
pero finalmente se
levantó entre finales
del siglo XIII y
principios del siglo XIV.
Esta construcción
cubrió la entrada norte
que, desde entonces,
quedó resguardada.
Este claustro tiene una
planta cuadrada de 30
metros de lado, posee 6
intercolumnios por lado
y 24 pilares en total,
respondiendo a las
proporciones
establecidas en los
claustros cistercienses.
Detalle de uno de los techos del claustro de
la Catedral de Santa María de regla de León.
Si es bonito el exterior, el
interior lo es aun mas.
Tiene planta de cruz latina con
bóveda de crucería, con tres
naves separadas por pilares,
otras tres en el crucero y un
ábside pentagonal del que salen
cinco capillas. Algunos interiores
de la catedral son renacentistas.
La nave central mide 90 metros
de largo y 30 de altura, mientras
que las dos naves laterales
miden 15 metros de altura, y se
unen a través de la girola. Desde
el exterior, son perfectamente
visibles todos los contrafuertes,
los arbotantes y los pináculos a
lo largo de las naves, que sirven
para desviar los empujes del
edificio al exterior y poder
perforar las naves con grandes
ventanales.
En el Coro, la
sillería actual,
quizá sea
sustituta de una
anterior, fue
realizada entre
1461 y 1481 en
estilo gótico en
madera de
nogal. Se trata
de una de las
sillerías más
antiguas de
España.
El trascoro es
obra de Estéban
Jordán que labró
los cuatro
relieves de
alabastro con
escenas de la
Anunciación,
Nacimiento y
Adoración.
Trascoro
Sepulcro del obispo Martín “EL Zamorano”
El altar mayor está
actualmente
ocupado por un
retablo neogótico
montado por Juan
Bautista Lázaro
con cinco tablas
procedentes del
retablo perdido
realizado por
Nicolás Francés a
mediados del siglo
XV, y otras de
procedencia
diversa.
Representan la
vida de San
Froilán, el traslado
del cuerpo de
Santiago y la
Presentación de la
Virgen, en una
mezcla de estilo
gótico
internacional y
gótico flamenco.
Retablo Altar
Mayor
Retablo del sepulcro de Ordoño II, situado tras el Altar Mayor en la Girola
Anterior a la girola, está la
Capilla del Cristo, centrada en
torno a un retablo
renacentista con calvario,
obra de Juan de Valmaseda.
Alrededor de la parte trasera del
altar mayor se encuentra la girola o
deambulatorio.
En ella se encuentran hasta cinco
capillas de forma hexagonal,
dispuestas alrededor del
deambulatorio, y delimitadas por
rejas.
Cada una de estas capillas está
presidida por un ventanal doble con
vidrieras.
Capilla de la Consolación.
Conserva pinturas murales del siglo
XVI.
Capilla de la
Virgen Blanca.
Guarda la
imagen original
de la Virgen
Blanca desde
1954.
Capilla de la Concepción.
Está presidida por una
virgen gótica del siglo XIV y
guarda tablas hispanoflamencas.
Capilla del Nacimiento. Consta de un pequeño altar y de una maqueta de un
nacimiento, de estilo Gótico flamenco del siglo XV.
La catedral de León es
conocida sobre todo por
llevar al extremo la
«desmaterialización»
del arte gótico, es decir,
la reducción de los
muros a su mínima
expresión para ser
sustituidos por vitrales
coloreados,
constituyendo una de
las mayores colecciones
de vidrieras medievales
del mundo. Tiene
treinta y un ventanales
grandes, setenta y
cuatro ventanas de
triforio, diez en la parte
baja, tres grandes
rosetones y otro buen
numero de ventanales
distribuidos por la
girola y las capillas.
Rosetón de la fachada occidental
El principal tesoro de la catedral son
sus increíbles vidrieras, de los siglos
XIII al XX, ocupan mil doscientos
metros cuadrados y son el elemento
decorativo más importante. Las más
hermosas son las de la capilla mayor y
el crucero.
De tres partes consta la temática
desarrollada en las vidrieras. La parte
baja de la nave central representa
motivos vegetales, típicos todos ellos
de la región leonesa: roble, encina, vid,
etc. La segunda parte o triforio
representa temas heráldicos. Y la
tercera o parte alta, grandes
ventanales con la figuración de santos,
reyes, profetas...
Evidentemente, estas partes hacen
relación a este mundo las dos primeras
-el reino vegetal y el dominio del
hombre sobre la tierra-, y la tercera, la
de grandes ventanales, al mundo
celeste.
JCA Mayo 2014
Descargar

Catedral de Leon