ESCUCHAR A LOS
POBRES
Camino nuevo y de siempre
San Vicente de Paúl
gozaba llamando a los
pobres los verdaderos
“amos y maestros” y nos
enseña así que es a
ellos, en especial, a
quienes debemos
escuchar.
Concepto de pobre:
“Pobre es el que carece de
bienes, y siente estas
carencias.”
A estas carencias se les da un
calificativo moral: son malas
Causas de la condición de
pobre
El destino, la naturaleza, Dios
Mala voluntad de las
personas
El sistema social
Concepto actual de pobre
“Pobre es el que carece de bienes y siente estas
carencias.”
A estas carencias se les da un calificativo moral:
son malas
“Pobre es el que carece de bienes y siente estas
carencias.”
A estas carencias se les da un calificativo
existencial
Desde este concepto se
crean nuevas actitudes
en el trabajo con el
pobre:
El reconocimiento de
los valores y
dignidad del pobre
Características del mundo pobre:
Sentido de la gratuidad y de la fiesta
Aceptación de la realidad
Sentido del otro y de ese Otro que es Dios
La naturalidad en asumir la existencia
La obstinación
Sentido de lo concreto y de lo inmediato
Consecuencias que tienen las
características del mundo pobre:
Existencia de una cultura del pobre
Necesidad de elaborar un proyecto
pedagógico desde el pobre
Necesidad de elaborar un nuevo proyecto
de sociedad
La destrucción del
pobre:
Hay un deterioro
físico
Hay un deterioro
existencial
Características de la destrucción del
pobre:
No soy nada
No puedo
No valgo
No sé
No tengo
¿Qué significa mi compromiso
con el pobre?
Hay compromiso que es solo
un acto
Hay compromiso que es
conducta
Los mejores compromisos
son:
Los que parten de la
persona del pobre
Se busca que él sea el
protagonista
Se hace de manera
respetuosa
“¡Qué felicidad, hijas
mías, que Dios las
haya escogido para
continuar el ejercicio
de su Hijo en la tierra!”
(IX, 73)
“¡Cómo! ¡Ser cristiano
y ver afligido a un
hermano sin llorar con
él ni sentirse enfermo
con él! Eso es no tener
caridad; ser cristiano
en pintura, es carecer
de humanidad; es ser
peor que las bestias”!
(XI, 561)
“Deseo sean santas…
Para
ello,
queridas
Hermanas, hemos de tener
continuamente ante la vista
nuestro modelo, que es la
vida ejemplar de Jesucristo
a cuyo seguimiento estamos
llamadas, no sólo como
cristianas, sino también por
haber sido elegidas por Dios
para servirle en la persona
de sus pobres. (C. 257)
La práctica de Jesús:
Jesús optó por llevar
una vida pobre.
“Ustedes conocen la
generosidad de
nuestro Señor
Jesucristo, el cual
siendo rico, por
ustedes se hizo pobre a
fin de enriquecerlos
con su pobreza” (2ª.
Cor. 8,9)
Jesús lucha contra la
destrucción de la
pobreza y la
destrucción que sufre
el pobre.
La preocupación de Jesús
no es simplemente liberar
al pobre sino hacer una
sociedad nueva, es en
función del Reino
La preocupación
de Jesús no es
quitar o no quitar
las carencias,
sino hacer signos
y hacer que el
hombre se haga
más persona.
¿Somos signos de la presencia
amorosa de Dios?
Descargar

ESCUCHAR A LOS POBRES