Quinto Seminario Internacional de
Microeconomía Heterodoxa
29, 30 y 31 de Octubre de 2014
Facultad de Economía, UNAM.
México, D.F.
Pluralismo Moral y Bienestar
Subjetivo del Consumidor
Dr. Abraham Aparicio Cabrera
Facultad de Economía, UNAM.
Contenido de la ponencia
• Se inserta en el campo “Microeconomía e
Interdisciplinariedad”, específicamente en las áreas
temáticas:
– Microeconomía y filosofía
– La ética de la microeconomía
• Tiene por objetivo destacar la importancia de las
creencias y los valores como determinantes de la
conducta del consumidor (decisiones y patrones de
consumo).
El consumo en la sociedad contemporánea
• Desde hace cuatro décadas, el consumo real per capita ha
crecido prácticamente en todo el mundo, y de manera
más acelerada en los países en vías desarrollo, en
especial en China (6.6% promedio anual 1970-2012).
• Sin embargo, todavía existen grandes disparidades:
– Estados Unidos realiza el 30% del consumo mundial.
– Sólo 17 países aportan el 80% del consumo mundial.
– Consumo per capita:
• Estados Unidos: 31,000 USD corrientes.
• China: 1,200 USD corrientes.
Crecimiento promedio anual del consumo real*
per capita en países seleccionados, 1970-2012
(Porcentaje)
6.6
4.7
4.6
3.0
2.5
2.5
2.4
*/ En USD a precios de 2005.
Fuente: United Nations Statistics Division, http://data.un.org
2.1
2.0
1.8
1.5
Distribución del consumo en el mundo, 2012
(porcentaje)
Estados Unidos
30.3
Brasil
2.3
Japón
8.7
México
2.2
Alemania
5.3
España
2.0
China
5.2
Rusia
1.9
Reino Unido
4.8
Corea del Sur
1.7
Francia
4.1
Australia
1.6
Italia
3.2
Turquía
1.3
India
2.5
Holanda
1.0
Canadá
2.4
Otros 190 países
19.5
Fuente: United Nations Statistics Division; http://data.un.org
Consumo per capita en países seleccionados, 2012
(USD corrientes)
Mónaco
76,862
Chile
6,553
Suiza
33,104
México
5,948
Noruega
32,700
Argentina
4,405
Estados Unidos
31,085
Rusia
4,253
Luxemburgo
29,108
Sudáfrica
3,946
Australia
23,449
Brasil
3,848
Japón
22,002
Irán
1,430
Alemania
20,283
China
1,224
España
14,016
Bolivia
846
Kuwait
7,863
Etiopia
222
Fuente: United Nations Statistics Division; http://data.un.org
El consumo en la sociedad contemporánea
• En la sociedad contemporánea se
difunde, casi de manera única
(monismo moral), una oferta de vida
buena que atribuye al consumo un
papel esencial en la consecución de la
felicidad, entendida ésta última como
hedonismo utilitario-cirenaico
(disfrute, ausencia de dolor):
– “Las mujeres y varones de nuestro
tiempo han reconocido, con
hechos, que en el ejercicio del
consumo, llevado al máximo, ven
el camino de la felicidad” (Cortina,
2004: 21-22).
“[Las] mujeres pueden ser una máquina de comprar, y los
minoristas sabios hacen lo que pueden para fomentar este
comportamiento… Para muchas mujeres hay aspectos
psicológicos y emocionales asociados al shoping,… pueden
entrar en una especie de ensueño cuando van de
compras,… Son las mujeres las que determinan la
metafísica del shoping, ellas aclaran cómo los seres
humanos vamos por la vida… A un nivel tan extremo, el
shoping es una experiencia transformadora, así como un
método para ser una persona renovada e, incluso,
ligeramente mejor. Los productos que una mujer compra la
convierten en otra versión idealizada de sí misma”
(Underhill, 2002: 27-28).
El consumo a la luz de otros valores
• Existen otras ofertas de vida
buena que atribuyen un papel
muy diferente al consumo en
la consecución de la felicidad;
conocerlas proporcionaría
una identidad moral
alternativa al consumidor,
rompiendo con ello el
monismo moral.
• Introducir el pluralismo
moral en el mundo del
consumo.
El consumo a la luz de otros valores
• Un esfuerzo en este sentido es la Ética del Consumo.
• Por ejemplo, Cortina (2004) entiende la felicidad como eudaimonía
e incorpora el enfoque de las capacidades de Amartya Sen para
establecer un proyecto de vida buena en el cual los bienes de
consumo tienen un valor instrumental, al servicio de las
capacidades y de los funcionamientos:
– Capacidades: reflejan lo que puede llevar a cabo, su libertad positiva
de hacer (capacidades corporales, mentales, sociales, de la
singularidad).
– Funcionamientos: reflejan las cosas que una persona puede valorar
hacer o ser.
• De este modo, se propone un consumo libre al servicio de las
capacidades.
El consumo a la luz de otros valores
• Sin embargo, esta propuesta
tiene la limitante de que
ensanchar la capacidad de
consumo es una cosa, y
conducirlas a un consumo
mejor y felicitante, es otra
(véase Rojas, 2010).
Consumo consciente: poder, derechos y obligaciones;
exige y asume las consecuencias de su modo de consumir.
Consumo informado: compara calidad y precio, piensa en
invertir antes que en gastar.
Consumo crítico: de la moda y la publicidad; valora a los
demás por lo que son y no por lo que tienen; elige y
conserva lo que necesita y le gusta.
Consumo saludable: aleja de la vida sedentaria y los
excesos, hace ejercicio, duerme bien, modera consumo de
Consumo
Inteligente
• Así pues, valores y virtudes
como la libertad, la prudencia,
la lucidez, la cordura y la
moderación podrían integrar
una identidad moral alternativa
para el consumidor
contemporáneo.
alcohol, evita fumar y no se automedica.
Consumo sustentable: elige productos ecológicos, ahorra
energía y agua, separa la basura, usa lo menos posible el auto
y está comprometido con el desarrollo y la vida de las
siguientes generaciones.
Consumo solidario: considera los efectos de su consumo
en los demás y prefiere productos artesanales, o de
proveedores socialmente responsables, con políticas
laborales justas y procesos de producción limpios.
Consumo activo: suma su fuerza a la de otros,
organizándose para lograr relaciones de consumo más
equitativas.
Fuente: http://revistadelconsumidor.gob.mx/?p=9100
Hacia una identidad moral mínima del consumidor
• En las sociedades democráticas occidentales conviven distintos
códigos, distintas éticas de máximos u ofertas de vida buena. A la
hora de enfocar las cuestiones morales no puede darse por
supuesto que existe un acuerdo básico, sino que es preciso
construirlo (Cortina, 2003: 14).
• La aplicación del principio de la ética discursiva al mundo del
consumo implica que la totalidad de ofertas de vida buena (éticas
de máximos) que atribuyen un determinado papel al consumo en
la consecución de la felicidad, deben ser consideradas como
válidas en un diálogo, público y abierto, en las condiciones más
próximas a la simetría, que tenga por finalidad establecer un
mínimo de normas que sólo serán válidas si están de acuerdo
todas las concepciones involucradas (Cortina, 1998a: 84).
Conclusiones
• Las creencias y los valores inciden sobre la conducta del
consumidor (decisiones y patrones de consumo).
• En la sociedad contemporánea es publicitada una sola
ética (monismo moral) que atribuye gran importancia al
consumo en la consecución de una felicidad de tipo
hedonista-utilitarista-cirenaico.
• Ayudaría a la compresión del complejo fenómeno del
consumo contemporáneo un diálogo público y abierto,
en condiciones de simetría, en el cual participen, sin
imposiciones unilaterales ni exclusiones, las distintas
posiciones morales coexistentes en una sociedad
pluralista y democrática.
Conclusiones
• Lamentablemente, las ofertas de vida buena que
atribuyen al consumo un papel menos importante en la
consecución de la felicidad, han sido prácticamente
eclipsadas, calificadas de antiguas, arcaicas, retrógradas
o trasnochadas, porque resultan contrarias a la lógica de
la sociedad consumista contemporánea.
• De ahí la urgente necesidad de reforzar el pluralismo
moral en el mundo del consumo, a través de publicitar
(hacer del dominio público) el papel que juega el
consumo en la consecución de la felicidad según otras
ofertas de vida buena.
Referencias completas en:
• Aparicio, Abraham (2014)“Pluralismo moral y bienestar subjetivo
del consumidor”, Convergencia. Revista de Ciencias Sociales 64, eneroabril, pp. 189-206.
Bibliografía complementaria:
• Aparicio, Abraham (2011) “Bienestar subjetivo del consumidor y
concepto de felicidad”, Argumentos. Estudios Críticos de la Sociedad,
Nueva Época, Año 24, núm. 67, pp. 67–91, septiembre–diciembre.
• Aparicio, Abraham (2010)“Aportes de la doctrina social de la
Iglesia para una deontología del consumo”, Revista Iberoamericana de
Teología, Vol. VI, núm. 11, pp. 31–54, julio–diciembre.
• Aparicio, Abraham (2009) “Felicidad y aspiraciones crecientes de
consumo en la sociedad postmoderna”, Revista Mexicana de
Sociología, año 71, núm. 1, pp. 131–157, enero–marzo.
Muchas gracias por su atención
Comentarios son bienvenidos en:
[email protected]
Descargar

Segundo Coloquio de Teoría Económica y Economía Pública