LOS IDEALES DEL QUIJOTE:
VALORES PARA EL SIGLO XXI
AUTORAS
Arrasate María
Royo Naiara
Solinís Beatriz
1º Bachiller B
• Al comentar estas imágenes ([1]) empleadas por
muchas personas para felicitar el año 2005,
expresamos cómo los valores contenidos en una
obra escrita hace ya cuatro siglos, todavía
siguen estando de actualidad.
• Somos las personas quienes construimos el mundo
en el que vivimos, y los acontecimientos
internacionales se van desarrollando de una
forma, que hoy más que nunca, estamos
necesitados de aquello que interpretamos como
locuras del caballero andante, Don Quijote.
•
[1] A las autoras les llega este documento vía
mail y sólo tienen la referencia de que está en
la red.
2005
400º Aniversario de la
publicación del “Quijote”
Advierte Sancho —respondió don
Quijote— , que hay dos maneras
de hermosura: una del alma y otra
del cuerpo; la del alma campea y
se muestra en el entendimiento, en
la honestidad, en el buen
proceder, en la liberalidad y en la
buena crianza, y todas estas
partes caben y pueden estar en un
hombre feo, y cuando se pone la
mira en esta hermosura, y no en la
del cuerpo, suele nacer el amor
con ímpetu y con ventajas.
Yo, Sancho, bien veo que no soy
hermoso, pero también conozco que
no soy disforme, y bástale a un
hombre de bien no ser monstruo
para ser bien querido, como tenga
los dotes del alma que te he dicho.
• En las primeras imágenes, el Quijote parece
querer transmitirnos, cómo la apariencia de una
persona no es lo importante, sino todo aquello
que configura su mundo interior.
• Hoy en la sociedad se valora más el aspecto
físico, lo externo de una persona; es lo que
denomina hermosura del cuerpo. Sin embargo más
vale, tener una cara poco agraciada y ser buena
persona interiormente, (hermosura del alma),
donde estén ubicados, valores como: la
honestidad, el buen proceder,... y se
reafirmen cada día en nuestros actos
cotidianos.
2005
400º Aniversario de la publicación del
“Quijote”
¿Por ventura es asunto vano o es
tiempo mal gastado el que se gasta
en vagar por el mundo, no
buscando los regalos dél, sino la
asperezas por donde lo buenos
suben al asiento de la
inmortalidad?
Yo, inclinado de mi estrella, voy
por la angosta senda de la
caballería andante, por cuyo
ejercicio desprecio la hacienda
pero no la honra.
Mis intenciones siempre las
enderezo a buenos fines que son
de hacer bien a todos y mal a
ninguno.
•
•
•
•
¿A través de las dificultades los buenos consiguen el
cielo? Estamos muy convencidas de ello. En el día a día
tenemos que afrontar situaciones complicadas, y podríamos
elegir el camino más cómodo y rápido, el que no requiere
esfuerzo, sacrificio, superación, compromiso,... pero
observamos cómo el Quijote camina hacia valores importantes
para la persona y a pesar de las dificultades que puede
encontrar, busca el honor, la lealtad,... y no riquezas o
bienes materiales.
Al considerarse un caballero valora sobretodo la honra,
algo intangible que no forma parte del tener sino de cómo
se es.
Opta por los medios correctos, (el fin no los justifica), y
se dirige hacia ideales cómo: hacer el bien a todos sin
excepción, no sólo a los amigos o a quienes pueden
aportarle un beneficio.
Los valores identificados en el Quijote, con demasiada
frecuencia no son prioritarios para algunas personas.
Incluso a veces, quienes sí los poseen, se dejan influir
por aquellos que piensan, creen y viven valorando como
importantes, las cosas que desde nuestro punto de vista, no
lo son: el poder, el dinero, la posición social,...
prefieren tener a ser.
2005
400º Aniversario de la publicación del
“Quijote”
- ¡Majadero! -dijo a esta sazón don
Quijote-, a los caballeros
andantes no les toca ni atañe
averiguar si los afligidos,
encadenados y opresos que
encuentran por los caminos van de
aquella manera, o están en aquella
angustia, por sus culpas o por sus
gracias; sólo le toca ayudarles
como a menesterosos, poniendo los
ojos en sus penas y no en sus
bellaquerías.
• Las leyes divinas y humanas, debieran guiar los
actos de nuestra vida, de esta forma sabremos
si nos comportamos bien o mal. Las conductas de
algunas personas, carentes de valores o siendo
estos equivocados, colaboran a que se
encuentren en situaciones desfavorables, no en
lo material, social, ... y son las personas
poseedoras de ellos, (caballeros andantes), a
quienes les corresponde proporcionar el
ejemplo y la ayuda necesaria para que
modifiquen su forma de: vivir, comportarse ....
en definitiva de ser.
2005
400º Aniversario de la publicación del
“Quijote”
Señor, las tristezas no se hicieron
para las bestias, sino para los
hombres; pero si los hombres las
sienten demasiado, se vuelven
bestias.
Que la virtud más es perseguida de
los malos que amada de los buenos
Sábete, Sancho, que no es un hombre
más que otro si no hace más que
otro. Todas estas borrascas que
nos suceden son señales de que
presto ha de serenar el tiempo y
han de sucedernos bien las cosas;
porque no es posible que el mal ni
el bien sean durables, y de aquí se
sigue que, habiendo durado mucho
el mal, el bien está ya cerca.
•
•
•
•
•
•
Los hombres poseemos sentimientos, y emociones como por
ejemplo la pena, melancolía, tristeza ... pero cuando
dejamos que nos arrastren sin ejercer ningún tipo de
control, no interviniendo la razón, sus manifestaciones
pueden convertirse en algo irracional (comportamiento de
los animales)
Por otra parte, virtudes como caridad, solidaridad,
dignidad, honestidad ... son buscadas por quienes dicen no
tenerlas, mientras otros aún poseyéndolas, no las valoran.
Es algo común en personas de hoy en día y lo que el
Quijote deseaba.
Para él, los hombres no son unos más que otros, dando a
entender cómo la diferencia está en que unos hacen (cosas)
más que otros.
Todos los hombres somos iguales por naturaleza y las
dificultades encontradas en nuestra vida nos ayudan a
madurar y a tener ciertas experiencias para afrontar
situaciones futuras. También son la prueba de que después
vendrán tiempos mejores, ni el mal ni el bien son
durables.
Don Quijote es un ser generoso sin límites, que un buen día decide dar
su vida a los demás y luchar por todas las causas perdidas que se
encuentre. Su mayor LOCURA está en esa generosidad extrema que
le distingue de todos los que le rodean y que le lleva a olvidar su
interés y su “hacienda” para lanzarse a “desfacer entuertos” y
socorrer a los más débiles. El no piensa si sus aventuras le
reportarán beneficios o le traerán cuenta o no. Y es que Don Quijote
jamás busca su propio provecho y rechaza la cruda realidad que
mueve a los demás.
El mundo de hoy, más que nunca, necesita
caballeros andantes (mujeres y hombres) en
todos los rincones de la Tierra.
La generosidad ilimitada, es su mayor locura. Don
Quijote, decide dar su vida a los demás, socorriendo a
los débiles, olvidando sus intereses y dedicándose a
resolver los problemas sociales existentes en aquel
momento, esto le diferencia de los demás.
No piensa si sus hazañas le traerán riquezas, no busca
su propio provecho sino cambiar aquello que mueve a
algunos a actuar (la codicia).
No valora lo terrenal, lo material ni calcula el
beneficio que le puede aportar, sus singulares y
célebres aventuras. La realidad del momento, para el
Quijote es bien diferente, algo que hay que cambiar de
ahí sus andanzas caballerescas con Sancho, tratando en
la medida de sus posibilidades cambiar la cruda
realidad. El mundo necesita caballeros andantes.
2005
Que en este nuevo año:
La LOCURA de la Paz, en lugar de la locura de la guerra
La LOCURA de Perdonar, en lugar de la locura de culpar
La LOCURA de querer Ser Yo, en lugar de la locura de querer que seas como yo
La LOCURA de Amar, en lugar de la locura de poseer
La LOCURA de Ser Amado, en lugar de la locura de ser poseído
La CORDURA de sabernos LOCOS,
en lugar de la locura de creernos cuerdos
•
En las líneas finales trata de enseñarnos cómo, si los
hombres queremos mejorar nuestro mundo, podemos intentar
cambiar ideales y valores, para vivir en paz, perdonar,
aceptar a nuestros hermanos como son, a pesar de su raza,
color, religión... Tratemos de amar, con renuncia en
beneficio de otros y seamos para los demás ejemplo de amor.
Descargar

LOS IDEALES DEL QUIJOTE: VALORES PARA EL SIGLO XXI