Ronald Villalobos Alarcón
Antropología Filosófica
2010
- Con la Edad Moderna se empieza a abrir
un nuevo concepto de persona: ya no se
define con respecto a la autonomía en el
ser,
sino
en
referencia
con
la
autoconciencia: no es un puro sueño, sino
una realidad auténtica, porque se piensa a
sí mismo.

Define a persona como “un ser pensante
e inteligente, provisto de razón y de
reflexión, y que puede considerarse
asimismo como una misma cosa pensante
en diferentes tiempos y lugares; lo que tan
sólo hace porque tiene conciencia,
porque
es
algo
inseparable
del
pensamiento”. No hay persona sino hay
conciencia.
 Otro
elemento importante en el concepto de
persona e identidad personal es el tiempo. La
identidad de la persona se forma o constituye
en la medida en que yo sé en un punto
temporal posterior que yo mismo he cometido
tal acción en un tiempo anterior. Por esta
apropiación de estados anteriores yo me
hago responsable de acciones que hice
anteriormente.
 “El
hombre, y, en general, todo ser
racional, existe como fin en sí mismo y no
sólo como medio para cualesquiera usos
de esta o aquella voluntad, y debe ser
considerado siempre al mismo tiempo
como fin en todas sus acciones, no sólo las
dirigidas a sí mismo sino las dirigidas
también a los demás seres racionales”

“Los seres racionales se llaman personas
porque su naturaleza los distingue como
fines en sí mismos, o sea, como algo que
no puede ser usado meramente como
medio”. La persona debe ser objeto de
respeto.
 La
capacidad de decir yo, propia del hombre,
lo eleva infinitamente por encima de todos los
seres que viven sobre la tierra. Gracias a ello el
hombre es una persona, y por virtud de la
unidad de la conciencia en medio de todos los
cambios que pueden afectarle es una y la
misma persona, esto es, un ser totalmente
distinto, por su rango y dignidad, de las cosas,
con los que se puede disponer a capricho.
 La
esencia del hombre está muy por
encima de lo que llamamos inteligencia
y facultad de elegir. El nuevo principio
que hace del hombre un hombre, y que
no puede reducirse a la “evolución
natural de la vida”, recibe el nombre de
espíritu.
 El espíritu comprende razón, intuición y
emociones.
 La persona es el centro activo en que el
espíritu se manifiesta dentro de las
esferas del ser finito.
 El
espíritu no es algo en continuidad con
la escala biológica, sino algo distinto de la
vida que incluso se define por su
capacidad de negar la vida, de decir
“no”. Ya no está vinculado a sus impulsos
ni al mundo circundante.
 Las cualidades que definen al espíritu son:
independencia, libertad o autonomía
existencial, la apertura al mundo y
desvinculación de su entorno, la
capacidad de objetivar, de tomar las
cosas en sí mismas.
El espíritu es el único ser incapaz de
ser objeto; es actualidad pura; su ser se
agota en la libre realización de sus actos.
 La persona no es ser substancial ni ser
objetivo, sino tan sólo un plexo y orden
de actos.
 El ser de nuestra persona: nos podemos
recoger y concentrar en él, pero no
objetivarlo.
Tampoco
las
demás
personas pueden ser objetos, en cuanto
personas.

 Todas
las filosofías personalistas, cristianas y
agnósticas, afirman que lo fundamental en la
persona no es la percepción aislada de sí (cogito)
ni el afán de sí egocéntrico; sino la comunicación
de las existencias, la existencia con el otro (co –
existencia).
 La
persona no se opone al nosotros, que la
fundamenta y nutre.
 La
persona es la única propiamente comunicable,
la que es hacia el otro e incluso en el otro, hacia
el mundo y en el mundo, antes de ser en sí.
La persona es un todo, un todo abierto y
generoso.
 En virtud de su relación con lo absoluto,
la persona humana trasciende todas las
sociedades temporales y les es superior.
 Una sola alma humana vale más que todo
el universo de los cuerpos y los bienes
materiales. Nada hay por encima del
alma humana, sino Dios.


La sociedad existe para cada persona y
le está subordinada. Pero la persona se
empeña y ordena para el bien común de
la sociedad.
 Ser
persona: ser realidad en propiedad. El
carácter de propiedad no es simplemente un
carácter moral (yo tenga dominio o sea dueño
de mis actos). Se trata de una propiedad en
sentido consecutivo: Yo soy mi propia realidad,
sea o no dueño de ella. En la medida que lo
soy, tengo capacidad de decidir.
 Personalidad es el modo de ser, es la figura de
lo que la realidad humana va haciendo de sí
misma a lo largo de la vida. El conjunto de
actos que el hombre va efectuando a lo largo
de su vida le confiere personalidad.
a)
o
o
“Amor y responsabilidad. Estudio de moral
sexual”.
El hombre es objetivamente “alguien”, y
esto lo distingue de los otros seres del mundo
sensible.
El término persona se ha escogido para
subrayar que el hombre no se deja encerrar
en la noción “individuo de la especie”, que
hay en él algo más, una plenitud y una
perfección de seres particulares:
-
-
-
Ser racional, que posee la razón.
Posee una interioridad y vida espiritual.
Se comunica estrechamente con el mundo
exterior y se introduce en él. Pero también lo
hace con el mundo invisible, y sobre todo con
Dios.
Tiende a afirmarse a sí mismo, su propio “yo”.
Facultad de autodeterminación basada en la
reflexión, y que le permite elegir lo que quiere
hacer (libre arbitrio).
Es incomunicable, inalienable: Yo soy yo y he de
ser independiente en mis actos.
b) “Persona y acción”
 La
persona es un sujeto de acción (no es un
hecho aislado, sino un proceso). Una acción
presupone una persona.
 La acción nos permite conseguir el mayor
grado de conocimiento de la persona.
Experimentamos al hombre en cuanto persona,
y estamos convencidos de ello porque realiza
acciones.
 La
fuente de nuestro conocimiento de la
realidad que es la persona está en la acción,
pero todavía más en los aspectos dinámicos o
existenciales de la moralidad.
 La persona se revela a través de la acción, pues
en esta experiencia el hombre se nos da desde
dentro y no sólo exteriormente.
 El
hombre comparte con las otras entidades, la
cualidad de la alteridad, que hace que sólo nos
podamos definir por la distinción (no somos
capaces de decir qué es algo sin distinguirlo de
alguna otra cosa.
 Sin embargo, sólo el hombre puede expresar
su alteridad y la individualidad, sólo él puede
distinguirse y expresarse a sí mismo.
 Todo acto humano debe responder a la pregunta
¿Quién eres tú?.En toda acción, lo que intenta
principalmente el agente es manifestar su propia
imagen.
 Las
consecuencias de cada acto son ilimitadas,
toda acción provoca no sólo una reacción sino
una reacción en cadena. Los procesos de cada
acción son impredecibles e irreversibles.
 Frente a lo anterior, la persona tiene la facultad
de perdonar y, hacer y mantener promesas.
 El perdón está ligado al pasado y sirve para
deshacer lo que se ha hecho.
 Las promesas sirven para establecer en medio
de la inseguridad del futuro islas de seguridad.
Sin lo cual, no serían posible las relaciones
entre hombres.
 Sin
estar atados , al cumplimiento de promesas
no seríamos nunca capaces de lograr el grado
de identidad y continuidad que conjuntamente
producen la “persona” acerca de la cual se
puede contar una historia.
Descargar

El concepto de persona II