EL PADRE ALBERTO HURTADO UN
SANTO PARA CHILE Y EL MUNDO
Nació en Viña del Mar el 22 de enero de 1901.
Estudió en el colegio San Ignacio.
Se recibió de abogado en 1923.
El 14 de agosto de 1923 ingresó en el noviciado de la Compañía de
Jesús, en Chillán. Continuó su formación de jesuita en Córdova
(Argentina), Barcelona (España) y Lovaina (Bélgica). En Lovaina
obtuvo un doctorado en Pedagogía y Psicología.
Fue ordenado sacerdote el 24 de agosto de 1933.
Regresó a Chile en 1936, dedicándose al ministerio de la
enseñanza en el Colegio San Ignacio, en la Universidad Católica y
en el Seminario de Santiago. Además fue nombrado asesor
nacional de la juventud de la Acción Católica, cargo que ejerció
hasta 1944.
Construyó una casa de formación para jesuitas y una casa para
Ejercicios Espirituales en la localidad que hoy se llama Padre
Hurtado.
Desde 1944 se dedicó prioritariamente a servir a los más
marginados de la sociedad, fundando el Hogar de Cristo (1944) y
la Asociación Sindical Chilena (ASICH) en 1947.
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
¿Cuántos Padres Albertos se
esconden en calles y veredas …
Publicó varios libros, entre los cuales destacan ¿Es Chile un país
católico? (1941) y Humanismo Social (1947).
En 1951 creó la revista Mensaje.
Murió en Santiago el 18 de agosto de 1952, siendo enterrado al
lado de la parroquia Jesús Obrero, donde hoy se encuentra el
Santuario en el que se le venera.
El Papa Juan Pablo II lo beatificó el 16 de octubre de 1994.
En su memoria, se celebra el 18 de agosto, día Nacional de la
Solidaridad, en reconocimiento a su palabra y a su labor como
estímulo para seguir su ejemplo.
El Papa Benedicto XVI lo canonizó el 23 de octubre en la Plaza de
San Pedro, en el Vaticano.
Dios toca a muchos de mil maneras. Tocó a Abraham para que lo
dejara todo; a Mateo pidiéndole que abandonara el cuaderno de los
deudores; a Saqueo para que devolviera lo robado; a Magdalena
para que se purificara; a Bartimeo … Tocó al Padre Alberto para
que sirviera a los más pobres, ahora debe estar tocando a tu
corazón en este momento …
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
"contento, señor, contento“
La alegría le pertenece a Dios y los alegres son de Dios.
Este santo chileno para el mundo vivió para servir porque sabía
sonreír.
Encontrarse con personas enfermas, pobres o niños
abandonados que dormían bajo los puentes del río Mapocho lo
motivó a crear un lugar donde pudieran refugiarse: el Hogar de
Cristo.
Su entusiasmo, oración y la ayuda de personas generosas
hicieron realidad su gran obra en 1944. El Padre Hurtado fundó
también talleres para educar y capacitar en un trabajo digno a los
más necesitados.
Motivado por la distancia que en Chile había
entre ricos y pobres y por la frialdad con que las
clases acomodadas observaban esto, en 1941
publicó el libro "¿Es Chile un país católico?".
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
De una vida de servicio a una mejor vida
Para que su gran
obra y vida de
entrega se
conociera de verdad
verdad
El Padre Hurtado murió el 18 de agosto
de 1952, a los 51 años, víctima de
cáncer al páncreas, del que nunca se
quejó; al contrario y aceptando la
voluntad de Dios, siempre repetía:
"Contento, Señor, contento".
Una hermosa y gran obra en
beneficio de los pobres. Niños y
adultos, Jóvenes y ancianos.
Un trabajo de amor dividido en 12
regiones y el área metropolitana
con un tal de 47 hogares
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
Proceso de la Canonización del Padre Alberto
Cuando el 18 de agosto de 1952, Alberto Hurtado
Cruchaga dejó esta tierra para encontrarse con el Señor, fueron
muchos los que sintieron que habían convivido con un hombre
santo. Quizás este sentimiento común, fue el que llevó a un
visionario grupo de sacerdotes jesuitas a guardar y atesorar cada
una de las pertenencias del Padre Hurtado.
El 16 de octubre de 1994, Su Santidad Juan Pablo II, nos dio una
alegría cuando beatificó al Padre Hurtado. Luego de años de
investigación, el proceso había confirmado que la chilena María
Alicia Cabezas Urrutia había sido objeto de un milagro del Padre
Hurtado.
A partir de esa fecha el proceso continuó directamente al
camino de la canonización. Luego de ser aceptado el milagro para
la beatificación del Padre Hurtado se empezó a buscar otro hecho
inexplicable desde el punto de vista de la ciencia médica.
El año 2000 se estudió en Chile otro caso. Fue enviado a Roma a
fines del 2001 y en octubre de 2003 la Consulta Médica de la
Congregación para la Causa de los Santos declaró por
“unanimidad” que el caso presentado como “milagro” para la
canonización era inexplicable para la ciencia médica. Lo mismo
ocurrió meses después con el Congreso de Teólogos.
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
El 19 de abril del 2004, el Papa Juan Pablo II firmó el decreto que
confirmaba el segundo milagro atribuido al Padre Hurtado. Este
se refiere a la situación que vivió Vivian Marcela Galleguillos
Fuentes, quien resultó herida de gravedad a raíz de una accidente
automovilístico. La joven sufrió un daño neurológico calificado
de irrecuperable por los médicos. Pese a ello, la joven se
recuperó totalmente y adjudicó su mejoría al creador del Hogar
de Cristo.
El 24 de febrero, día en que se realizó el Consistorio Ordinario
Público, reunión que convoca a todos los Cardenales para
determinar solemnemente la canonización de los Beatos que se
presentan se dio a conocer la gran noticia.
La ceremonia de canonización del padre Hurtado se
realizó el domingo 23 de octubre 2005. Por el Papa Benedicto XVI
quien nos regaló este santo, segundo para Chile, fundador del
Hogar de Cristo.
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
Recuerdos …
“Lo más importante fue el mensaje del Papa. Él
subrayó que lo propio del Padre Hurtado es su
amor a Dios y al amor al prójimo. Él siempre
tuvo una vida muy rica en espíritu interior y
compromiso apostólico. Lo demostró como
nadie con su oración, con su adoración
eucarística, con su espiritualidad. Así el hoy
santo Alberto Hurtado se puso al servicio de los
pobres y con esa expresión tan hermosa de que
el pobre es Cristo invitó a todo Chile a una
cruzada extraordinaria de servir a los más
necesitados. Fueron muy hermosas las palabras
del Papa al designar así lo más propio de la vida
del padre Alberto Hurtado”, señaló el Cardenal
Errázuriz.
Su funeral fue celebrado por el
entonces obispo de Talca, monseñor
Manuel Larraín, quien por esos días
declaró que es "una visita de Dios a la
patria chilena"
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás
Dios, por amor, seguirá actuando en el mundo, aunque el mundo
prefiera las tinieblas, Él es la luz y su luz penetra los corazones
libres llenos de servicio en la fe de un Dios sin manos, sin pies,
sin ojos para que nosotros abracemos, corramos y veamos a los
pobres como verdaderos prójimos y hermanos.
Los caminos de Dios no
son nuestros caminos, pero
cuando nuestro caminar se cruza
con el de Dios nace esta clase de
respuestas, donde sin importar el
dolor, se es capaz de ofrecer la vida
por otros.
¿Estaremos dispuestos a
cruzarnos con Dios?
Su vida fue para Dios en el pan y el hogar a los demás. P. Marcelo
Descargar

Padre Alberto Hurtado