La siguiente presentación está tomada del libro
“Contento, Señor, Contento” realizado por la Fundación Padre Alberto Hurtado. Su autora
es la Sra. Ximena Pinto L. (los textos y las imágenes corresponden en su totalidad al libro). Se invita a los profesores que para complementar sus
conocimientos sobre el Santo Jesuita, puedan leer la biografía escrita por el Padre Álvaro Lavin S.J. “ El Padre Hurtado, Apóstol de Jesucristo
© Fundación Padre Alberto Hurtado.
Inscripción Nº 90557
AUTORA
Ximena Pinto L.
ILUSTRACIÓN Y DISEÑO
Veronica Herrera F.
Fernando Labarca H.
IMPRESIÓN
MPM
3º Edición
Queridos niños:
Presentación.
Los libros son siempre un tesoro, más
aún, cuando ellos nos cuentan la vida
de un hombre, que partió siendo un
niño como tú.
Este hombre se llamó ALBERTO
HURTADO y quiso imitar a Jesús en
las cosas sencillas que le ocurrían
cada día.
Te invito a leerlo.
Te invito a gozarlo.
Y después que lo leas...
Te invito a imitarlo.
Hasta la vista.
Padre Renato Poblete S.J.
Comienzo de la historia.
"QUIERO CANTAR A DIOS TODO MI VIDA"
(Salmo 104)
Cuando leemos un cuento, nos encontramos con personajes que son "de cuento". Esto
lo decimos, porque poseen tantas cualidades, que parece difícil encontarlas en alguien
de verdad.
Sin embargo, aquí en Chile, vivió un hombre, que sin ser buenmozo, como los
príncipes de las historias, era capaz de llamar la atención por donde pasaba.
Nació en una familia formada por un papá, don Alberto Hurtado y una mamá doña Ana
Cruchaga...
Ellos vivían en el campo, en un
fundo llamado Los Perales de
Tapihue, cerquita de
Casablanca y que hoy todavía
existe.
Cuando doña Ana estaba a
punto de tener a su primer
hijo, se trasladó a Viña del Mar
porque en el campo no había
quién la atendiera.
Ahí nació Alberto, un 22 de
enero de 1901.
Después de un tiempo, volvió a
su tierra, donde vivió entre el
ruido del viento que hacia
bailar a los árboles y el canto
de los numerosos pajaritos que
revoloteaban alrededor de la
casa.
La familia de Alberto.
Allí Alberto supo gozar con el amor
de sus papás y la llegada de su
hermano Miguel.
Convivió con los trabajadores y niños
del campo.
Fue feliz entre tanta gente sencilla;
jugaba, cantaba y conversaba como
cualquier niño de su edad.
Infancia de
Alberto
También aprendió a
llorar y mucho. A los 4
años de edad, perdió a
su papá y su familia
quedó reducida a su
mamá y su hermano.
Debió abandonar Los
Perales de Tapihue,
donde fue tan feliz y
trasladarse a Santiago.
1 : La infancia del Padre Hurtado.
La infancia Actividad
del Padre
Hurtado
Viña del Mar
Patronato
Ubica los
lugares que
recuerdan la
infancia de
Alberto Hurtado
S.J.
Casablanca
Santiago
Fundo Los Perales
de Tapihue
"Y CRECIA EN GRACIA Y SABIDURIA"
(San Lucas 2,39)
Comenzó una vida de pobreza.
Vivió de "allegado" a parientes de buena voluntad, cambiando de casa y de familia
bienhechora, más de una vez.
Cuando tuvo edad para ingresar al colegio, su mamá eligió el San Ignacio, por su
formación cristiana y no se equivocó. Sin ser un alumno sobresaliente, se destacó por su
alegría, entusiasmo y buen compañerismo. Tenía muchos amigos que todavía lo
recuerdan con cariño.
Luego de cumplir los 15 años, sintió el llamado a ser sacerdote. Le aconsejaron esperar
un tiempo, por la difícil situación económica por la que pasaba su madre.
Juventud: Cuando terminó el
colegio, entró a la Universidad
Católica a estudiar Leyes. Para allá
partía todas las mañanas y en las
tardes trabajaba afanosamente
para apoyar a su familia. Pese al
poco tiempo que le quedaba
trabajaba en una parroquia muy
pobre, llamada la Virgen de
Andacollo y además atendía
personalmente a los jóvenes que
llegaban de provincia.
Durante toda la carrera, su
vocación seguía presente. Cada día
que pasaba sentía que su amor por
Jesús aumentaba. El quería entrar a
la Compañía de Jesús, pero era tal
el cariño por su madre, que le
quedaba claro, que aún no era el
momento. Lo necesitaban para
mantener a su familia.
Cuando ya estaba a punto de terminar
la Universidad, Dios permitió que su
mamá recibiera una ayuda económica.
¡Que feliz se sintió!
Apurado se recibió de abogado antes de
que le entregaran el diploma partió al
noviciado de Chillán. Iba repleto de
felicidad. El Señor era generoso con él.
Con esfuerzo y la ayuda de Jesús, por
fin llegaría a ser sacerdote.
EL PADRE HURTADO Y EL COLEGIO...
Actividad 2: sopa de letras de sus valores en la época de estudiante.
Descubre los valores
que vivió Alberto
Hurtado en el colegio.
L
I
E N
C
I
L
L
E
C
I
E
N
C
I
O
D
A
M
S
T
E
R
I
T
U S
I
A
S
M
O
M
A
E
R
D
A R
A
E D
O
L
M
P
I
D A
I
S
M
"VEN Y SIGUEME“
(San Juan 1,43)
Alberto siguió sus largos
estudios en muchos lugares
distintos, tanto de América
como de Europa, hasta que se
ordenó de sacerdote en Bélgica,
por allá por el año 1933.
Llegó de vuelta a Chile en 1936.
De inmediato se puso a
trabajar.
¡Había tanto que hacer!
¿Por dónde tenía que empezar?
Cristo estaba en todas partes,
en miles de caras que
necesitaban ayuda.
Se puso en marcha y empezó
como profesor en el Colegio
San Ignacio.
La fuerza que se saca, cuando
uno pone a Jesús como centro
de su vida, es lo que más
recuerdan aquellos que fueron
sus alumnos del colegio.
Etapa del Apostolado
"CUANDO TUVE HAMBRE ME DISTE DE COMER"
(San Mateo 25,34)
Para los niños fundó el Hogar de Cristo.
Salía en las noches fuera invierno o verano
a recorrer las calles y los puentes del río
Mapocho. Ahí conversaba y les proponía
llevarlos a una casa que había construído
donde se les daba comida y una cama
calientita para dormir. No los obligaba a
quedarse, pero volvían felices, sobre todo
para estar con él que cariñosamente los
llamaba: “mis patroncitos”.
Para los jóvenes siempre estaba
disponible. Una palabra de aliento ante las
dificultades, un gesto de cariño o una
palmada en la espalda, eran a veces el
primer paso para salir adelante.
A los viejitos que habían dado tanto en su vida y ahora sufrían el abandono y
soledad, abrió numerosas hospederías para que ellos tuvieran qué comer y
donde protegerse del frío.
Para orientar a los dirigentes y profesionales, fundó la revista Mensaje.
Para que los obreros se sintieran más dignos y personas, los ayudó a
organizarse en la ASICH ( Asociación Sindical Chilena).
Hombres y mujeres asistían a sus retiros y un gran numero de ellos eran
guiados espiritualmente por este excepcional sacerdote.
Para ayudarlos escribió dos libros muy importantes: “¿Es Chile un País
Católico?” y “El Humanismo Social”.
Ustedes se preguntaran, ¿De dónde sacaba tantas fuerzas para hacer tantas
cosas?
¿es que no se cansaba nunca?
Actividad de completar las oraciones.
Sí, se cansaba y también lo entristecía la miseria, pero se daba
fuerzas con su eterna risa diciendo:
Señor
Contento, ……………,………….!!
Para estar seguro de hacer el bien, decía:
¿Qué haría …………, en mi lugar?
Su día se iniciaba a las 6 de la mañana con una oración y la
celebración de la Eucaristía.
Nada podía hacer, sino cargaba sus pilas muy temprano con aquel
que le da fuerzas”
¿Quién crees tú, que le daba esa fuerza necesaria?
Así estaba a punto para iniciar
sus acciones del día que siempre
eran muy variadas.
LA CAMIONETA DEL PADRE HURTADO…
Actividad 3: La sopa de letras de la camioneta.
Busca en esta sopa de
letras palabras que te
hablen del Padre Hurtado
S.J.
¿De qué color era la
camioneta del Padre
Hurtado?.
Dibújala y píntala.
• Mapocho.
• Jesuita.
• Mensaje.
• Hospedería.
• Retiro.
• Sacerdote.
• Abogado.
• Jesús.
“ Y VIO DIOS QUE ERA BUENO”
(Génesis 1)
Todo cuento tiene un final. Pero a diferencia de los demás, éste
verdaderamente es un comienzo.
Después de una larga y dolorosa enfermedad, el día 18 de Agosto de 1952, el
Señor quiso llevárselo a su lado.
Desde los brazos de Jesús, Alberto Hurtado con su corazón generoso y su
sonrisa amplia empieza a regar las semillas que en la tierra había sembrado.
Actividad
4 : Responder
y
¿Entiendes ahora
por
qué
ese día empieza
comentar
las siguiente pregunta:
esta historia
maravillosa?...
“¿QUÉ
HARIA CRISTO
EN TU
LUGAR?”
Actividad:
Contesta
las
preguntas.
Cuando tus papás te bautizaron,
quisieron que tú fueras hijo de Dios y
miembro de la Iglesia. Para eso tienes
que ir conociendo e imitando a Jesús.
Con el Sacramento de la Confesión o
Reconciliación te diste cuenta que
fallas al amor y para reparar el daño
necesitas pedir perdón.
• Escribe una situación en
que tú has perdonado a
alguien.
• ¿Qué has sentido cuando
a ti te han perdonado?
• ¿Qué puedes mejorar?
TÚ ESTAS LLAMADO A SER UN SANTO IGUAL
Actividad:
las
preguntas.QUE
QUE
ALBERTOResponder
HURTADO. aES
NECESARIO
BUSQUES TU PROPIO CAMINO
¿Qué te pide a ti Jesús para llegar a
ser Santo?
El día de tu primera comunión ya no
eras chico, tú quisiste recibir a Jesús
y te comprometiste a ser como Él en
el amor a Dios y a los que tienes
cerca.
El padre Hurtado decía: “ LA VIDA
NUEVA ES RECIBIR A JESUS Y
HACER UN NIDO EN NUESTRO
CORAZON”.
¿Qué acciones de bien puedes
realizar tú con la familia,
compañeros, amigos o necesitados?
Descargar

Diapositiva 1