La higiene y el cuidado
personal
Curso 2012-2013 2º B
Adrián García Rodríguez
Edad Media
En la edad media existía la creencia de
que“lavarse o bañarse mucho resultaba
dañino, puesto que los niños se volvían
blandos”. Por entonces, la bañera era un
objeto más o menos decorativo que se
usaba “para guardar trastos y que
recobraba su función original un día al
año, el de San Silvestre. Los miembros de
la burguesía de fines del siglo XIX sólo
se bañaban cuando estaban enfermos o
iban a contraer matrimonio”. Esta
mentalidad, que hoy resulta impensable,
era habitual hasta hace poco. Es más, si
viviéramos en el siglo XVIII, nos
bañaríamos una sola vez en la vida, nos
empolvaríamos los cabellos en lugar de
lavarlos con agua y champú, y tendríamos
que dar saltos para no pisar los
excrementos esparcidos por las calles.
Inventos
El nacimiento del jabón data desde el
inicio de los tiempos. Este artículo de
limpieza existe desde hace mucho
tiempo. Los sumerios, 3000 años a.C.
ya fabricaban el jabón; hervían diversos
álcalis juntos y utilizaban su residuo para
lavarse. Los antiguos egipcios ya
utilizaban un producto jabonoso que
consistía en una mezcla de agua, aceite y
ceras vegetales o animales, fórmula que
fue utilizada también por los griegos y los
romanos, estos últimos los cuales
conocieron una forma de jabón
particularmente a través de los galos.
Curiosidades
Todo se reciclaba. Había gente
dedicada a recoger los excrementos de
los pozos negros para venderlos como
estiércol. Los tintoreros guardaban en
grandes tinajas la orina, que después
usaban para lavar pieles y blanquear
telas. Los huesos se trituraban para
hacer abono. Lo que no se reciclaba
quedaba en la calle, porque los
servicios públicos de higiene no existían
o eran insuficientes. Las personas
tiraban sus desechos y aguas servidas en
baldes por las ventanas y puertas de sus
casas o de los castillos.
Curiosidades
En la Edad Media la mayoría de las
bodas se celebraba en el mes de junio,
al comienzo del verano. La razón era
sencilla: el primer baño del año era
tomado en mayo, así, en junio, el olor
de las personas aun era tolerable.
Asimismo, como algunos olores ya
empezaban a ser molestos, las novias
llevaban ramos de flores, al lado de su
cuerpo en los carruajes para disfrazar el
mal olor. Se tomó entonces, la costumbre
de celebrar las bodas en mayo, luego del
primer baño. Hoy es considerado como
mes de las novias y de allí nace la tradición
del ramo de novias.
Antiguo Egipto

Recientes investigaciones han puesto de relieve la riqueza y la importancia de la cosmética y
perfumes.
Tanto los hombres como las mujeres egipcios emplearon productos cosméticos, utilizaban
pigmentos rojos en labios y mejillas, perfilaban sus cejas, coloreaban sus ojos y sus cabellos,
así como aceites perfumados para mantener su piel flexible y tersa.

Productos para el cuidado personal. Se usaban pastas hechas con polvo de alabastro.
Cleopatra empleó la leche de burra y miel para tener una piel sedosa. Caja y utensilios de
maquillaje fueron encontrados en los equipos funerarios, grasas y aceites de animales o
vegetales fueron utilizados, como aceite de oliva y aceite de almendras.
Productos para la higiene corporal. El jabón fue conocido por los egipcios para la limpieza o
baños rituales, se añadía al agua natrón o cenizas vegetales.
Desodorantes. Se habla de bolas de incienso esenciado frotadas en el cuerpo.
Afeitado y depilación. Por razones religiosas el pelo era considerado impuro. En papiros
se encontraron recetas para preparados depilatorios y en equipos funerarios pinzas para la
depilación.
Cosméticos decorativos. Fueron usados maquillajes no solo para el embellecimiento sino
también por razones rituales y de protección.





Grecia
A pesar de la modestia en la que vivían
muchos griegos, estos tenían un
especial cuidado por su higiene
personal. Desde el periodo arcaico,
desde niños aprendían a nadar y se
bañaban en ríos y en el mar. Durante
la época clásica, las casas
comenzaron a tener cuartos de aseo y
pequeñas bañeras, hechas de barro,
piedra o ladrillos. Estas se llenaban
con agua caliente y se vaciaban a
mano.
También surgieron los baños públicos,
lugares de encuentro y discusión, solo
para hombres, porque las mujeres no
acudían a ellos.
Grecia
Las mujeres libres llevaban pelo largo (a
diferencia de las esclavas, las cuales
llevaban el cabello corto), al que le solían
dedicar diversos cuidados durante
diversas horas del día. También podía
requerir varias horas el embellecimiento
con cosméticos y perfumes. Las mujeres
libres se maquillaban para diferenciarse
de las esclavas; solían prestarle especial
atención a sus uñas y se afeitaban o
depilaban el vello corporal. La higiene
corporal contrastaba con la suciedad y el
desorden de las ciudades.
Roma
Los romanos se lavaban diariamente
la cara, las piernas, los pies y los
dientes con un trapo y una palangana;
cada 8 días, por prescripción médica,
se lavaban todo el cuerpo en un
recipiente. A partir del s.III a.C. se
pone de moda la costumbre del baño
y los ricos construyen bañeras en sus
casas.
Para el aseo personal utilizaban:
bastoncillos para las orejas, espátula
para los dientes, rascadores para todo
el cuerpo.
Roma
Las letrinas eran los retretes, públicos o
privados, construidos de madera, piedra o
mármol. Los privados solían estar en la
cocina.
Las mujeres disponían de todo tipo de
utensilios para el cuidado del cabello:
tintes, pelucas, postizos, peines...
Las mujeres fabricaban su propia base de
maquillaje con vinagre, miel y aceite de oliva.
Para conseguir un color blanquecino en la cara
usaban plomo, excrementos de
cocodrilo, harina o polvos de talco.
Sonrosaban las mejillas con nitrato rojo o
solaje del vino. Hacían la sombra de ojos con
tierras de ocre, azafrán, antimonio, ceniza o
polvo de piedras preciosas y los perfilaban con
carbón. Conseguían los pintalabios con frutas
podridas, solaje del vino.
Edad Moderna
Después de un periodo de esplandor de
los baños y termas durante la edad media,
sobre todo en zonas donde hay moriscos,
entran en un ocaso, primero siendo
exclusivos para clases altas, y más
adelante vistos como lugar propio para
contagiarse de infecciones, y donde se
practicaban actividades ilegales (en
algunos casos se llegó a ejercer la
prostitución). Algo también muy
importante y propio de este momento es
la ropa blanca. La gente, para mostrar que
estaba limpia, siempre dejaba a la vista
alguna parte de la ropa interior. Esto también
es un símbolo de distinción
social, ya que la gente de alta clase
usaban telas de un blanco más puro,
como el algodón, mientras que los más
humildes tenían que conformarse con
telas más bastas y amarillentas como el
lino.
Descargar

La higiene y el cuidado personal