Hacia el Domingo de Pentecostés
HACIA EL DOMINGO DE LA ASCENSIÓN
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 2 al Domingo 8 de junio de 2014
Hacia el Domingo de Pentecostés
Orar en el Corazón del Mundo: Por Europa
 Una manera de contemplar para amar: 7/7
Orar en la Casa: El canto del Espíritu
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Juan
Capítulo 20, versículos 19-23
“[Después de la muerte de Jesús] Al atardecer de ese
mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las
puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por
temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de
ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!». Mientras decía
esto, les mostró sus manos y su costado. Los discípulos se
llenaron de alegría cuando vieron al Señor. Jesús les dijo de
nuevo:
2
«¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a
mí, yo también los envío a ustedes» Al decirles esto,
sopló sobre ellos y añadió «Reciban al Espíritu Santo.
Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los
perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los
retengan».
3
LUN 2
MAR 3
Miedos que ofrecer
Ese domingo fue para los apóstoles un día muy particular,
bastante desestabilizante. En efecto, numerosos
acontecimientos se sucedieron: sepulcro vacío, aparición
de un ángel a las mujeres, encuentro de Jesús con María
Magdalena, discípulos de Emaús… Son acontecimientos
fuera de lo común y que habrían podido darles confianza.
Sin embargo, siguen habitados por el miedo. Puedo
pensar en todos los momentos en que el miedo me
paraliza, a pesar de los signos de esperanza que recibo.
Confío al Señor mis miedos así como los de nuestro
mundo.
La paz ofrecida
Aunque las puertas de su casa estén cerradas con
cerrojo a causa del miedo, Jesús toma la iniciativa de
venir hacia ellos. Fuerza las puertas de su encierro:
“llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo:
«¡La paz esté con ustedes!»”. Las primeras palabras del
resucitado a sus discípulos son amables y llenas de
consuelo. Esto los llena de alegría. Jesús los invita a
recibir esta paz que continuamente compartió con
quienes encontraba por el camino. Pido esta gracia al
Señor: recibir a lo largo de todo el día la paz que quiere
ofrecerme.
4
MIÉ 4
La vida ofrecida
5
JUE 5
La resurrección de Jesús no es una historia “mágica” en el
sentido de que haría olvidar los días de la Pasión, esos
días de sufrimiento y de entrega total. El resucitado sigue
siendo el crucificado pues Jesús muestra a los discípulos
sus manos y su costado. Y recordamos el encuentro una
semana más tarde con Tomás, invitado a meter la mano
en las heridas de Jesús. Es una paradoja de nuestra
tradición: la cruz que recuerda la muerte ignominiosa del
inocente es el signo fuerte de nuestra fe. Doy gracias al
Señor por su victoria sobre la muerte y por esta vida
ofrecida por amor a mí.
6
5 La paz ofrecida (bis)
“Jesús les dijo de nuevo: ‘¡La paz esté con ustedes!’”. Para
mí también, es necesario oír de nuevo esta invitación e
incluso oírla diariamente. Pues frente a los azares de la
vida, a los conflictos que atravesamos o a causa de la
fatiga, la paz del corazón se pierde fácilmente. Pero esta
segunda vez, la paz se ofrece ligada a un envío en misión. Y
Jesús nos recuerda que él los envía porque él mismo ha
sido enviado por el Padre. Entonces, la paz proviene del
Padre. Pido al Padre recibir su paz una vez más el día de
hoy y poder compartirla con las personas a quienes
encuentre.
7
VIE 6
SÁB 7
Espíritu Santo ofrecido
En este día de la Resurrección, los discípulos tienen una
experiencia plenamente trinitaria: Jesús mismo viene a
su encuentro, los envía en nombre del Padre y les da al
Espíritu Santo. Jesús no actúa nunca solo: introduce a los
discípulos a su propia experiencia al centro de la
Trinidad. ¿Cómo recibo esta realidad trinitaria en mi
vida? Pido al Espíritu que me conduzca en los
encuentros y actividades de este día.
El perdón ofrecido
Jesús da una gran responsabilidad a los discípulos: “Los
pecados serán perdonados a los que ustedes se los
perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los
retengan”. ¿Cómo se puede retener los pecados? ¿Acaso
la misericordia de Dios no es primordial y para todos? Sí,
evidentemente.
Pero
los
apóstoles
no
son
“distribuidores” ciegos de perdón: un discernimiento, un
diálogo se impone cada vez para reconocer si el perdón
que Dios ofrece siempre se recibe en verdad y con un
arrepentimiento sincero. El día de hoy, me preparo a
recibir el perdón.
9
8
DOM 8
“Vayamos en la paz de Cristo”
En la misa, el sacerdote dice varias veces “El Señor esté con ustedes”.
Esta fórmula no es insignificante. Nos recuerda la iniciativa del Señor
que viene a nuestro encuentro como en el primer día. Esta fórmula
es a la vez una toma de conciencia (“Él está entre nosotros”) y una
petición (“Ven, Señor”). Y luego, justo antes de la comunión y al
momento del envío, la fórmula cambia. Se nos dice “La paz esté con
ustedes” y “Vayan en la paz de Cristo”. Estas fórmulas expresan lo
mismo: la presencia del Señor siempre va acompañada por la paz
que es el signo de la presencia del Espíritu. Elijamos esta semana
buscar la presencia del Señor y ser espirituales. Seamos artesanos de
su paz a nuestro alrededor.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos:para que Europa vuelva a encontrar
sus raíces cristianas a través del testimonio
de fe de los creyentes.
11
Una manera de
contemplar para
llegar al amor (7/7)
ORAR EN LA CASA
Puedo terminar considerando cómo Dios trabaja para mí
en todas las cosas creadas sobre la faz de la tierra. Él se
comporta como alguien que trabaja para dotarme de
todos sus bienes. Reflexiono considerando que, por mi
parte, puedo ofrecer y dar.
Soplo imprevisible, dice el himno que se canta en
nuestras iglesias. Entonces, ¿por qué no pasar la semana
tarareando este canto: puede ser una manera de
prepararse a recibir un soplo nuevo en la casa, un soplo
que fortalece desde el interior.
12
13
ORAR EN LA CASA
Más concretamente todavía, démonos cuenta de todo
lo que el soplo de nuestra boca puede aportar en una
casa: remover polvo para volver una superficie brillante,
hacer que descienda la temperatura para degustar un té
o saborear un platillo acabado de salir del horno sin
quemarnos, aliviar un golpe que hace llorar a un niño,
apagar las velas de un pastel de cumpleaños de una sola
vez para que se nos cumpla un deseo, etc. El soplo de
nuestra boca produce maravillas como el del Espíritu
Santo. Una verdadera oración con los labios, sin una
sola palabra.
14
“Sopló sobre ellos y añadió
‘Reciban…”
San Juan 20, 22
15
Jesús había expirado su último aliento en la cruz. Tres
días después, un soplo nuevo lo habita sin por ello
borrar las huellas de la muerte: sus manos todavía están
atravesadas y su costado traspasado, para siempre. La
vida nueva no borra las huellas de los golpes mortales.
Los asume y triunfa sobre ellos. El soplo nuevo que
anima a Jesús es el que ninguna herida mortal puede
vencer. La vida ganada, de una vez por todas. Y Jesús no
confisca esta hermosa victoria. Muy por el contrario, la
comparte y la da a sus amigos.
Este soplo nuevo que recibió de su Padre, lo da a los
discípulos… soplando sobre ellos. El Espíritu Santo da la
vida, como nos lo recuerda el Credo. Es un soplo
contagioso: su fuerza vital se expande sobre todo el
universo, sobre toda carne. Nada de lo que vive escapa a
la vitalidad nueva que ofrece. E incluso lo que ya está
muerto puede renacer a la vida gracias a él.
Preparémonos pues a recibir un gran golpe de viento,
pero no como el que desencadena al mar y se traga a la
tierra. El Espíritu Santo no devora nada: nos invade desde
el interior para devolver aliento a nuestra vida.
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Descargar PowerPoint - Centro de Espiritualidad Apostólica San