El Valor Sentimental
de ser partícipe o dueño
de una empresa familiar
Profesor Dr. José J. Rodríguez Alcaide
Director de la Cátedra PRASA de
Empresa Familiar
CÁTEDRA PRASA DE EMPRESA FAMILIAR
UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA
JUNIO 2009
El valor sentimental de ser partícipe de
una empresa familiar
En primer lugar, voy a intentar fundamentar
teóricamente
los
cimientos
del
valor
sentimental de la empresa familiar
En segundo lugar, voy a definir los beneficios
sentimentales y los costes emocionales de ser
partícipes o poseer una empresa familiar
En tercer lugar, voy a intentar explicar la
diferencia entre valor sentimental y valor de
mercado de una empresa familiar
1
1er Concepto: El Apego a la posesión (I)
1. El apego a la posesión es el grado en que algo
que es propio o previamente ha sido nuestro o
esperamos que sea nuestro se utiliza por cada
uno de nosotros para mantener nuestra
identidad (Mi casa, mi bicicleta, mi coche, mi
título profesional)
2. El apego a un objeto material no requiere
necesariamente un dominio físico o legal; basta
con que nos lo apropiemos sicológicamente (Mi
equipo es el Real Madrid)
2
1er Concepto: El Apego a la posesión (I)
3. La posesión de nuestra empresa familiar,
como organización, tiene el valor de reforzar o
expresar
nuestras
señas
de
identidad
(capacidad, logros, profesionalidad)
4. Los fundadores y sus seguidores transfieren
su personalidad a la organización de su
empresa familiar. Incluso el nombre de la
familia se transfiere a la organización (Pablo
Romero Alamillo; Sánchez-Ramade, Rodríguez
de Tembleque, Baldomero Moreno, etc, etc,
como epónimos)
3
1er Concepto: El Apego a la posesión (II)
5. Los bienes recibidos o creados se valoran no
solo por su utilidad sino por su contenido
simbólico o por su sensación nostálgica
como historia vivida. Existen lazos emotivos
entre tradición familiar – nostalgias –
empresa familiar. (Esta empresa la fundó mi
abuelo)
4
1er Concepto: El Apego a la posesión (III)
6. La propiedad de la empresa familiar llena ciertas
necesidades afectivas como la necesidad de
control de la empresa por la familia. (Nosotros
mandamos)
7. La propiedad de la empresa familiar como
organización, desarrolla cierto apego a la misma,
puesto que la propiedad es costosa; es el reflejo
de uno mismo, personalizado en el esfuerzo
dedicado a la empresa y refleja los papeles del
empresario en la sociedad. (Soy el Presidente de
mi empresa, incluso presido la Cámara de
Comercio; ese es uno de los hermanos Romero)
5
2º Concepto: El legado
1. Los activos que forman parte del patrimonio,
como legado, de cada uno de nosotros se
valoran mucho más que los que no forman
parte del mismo
2. El efecto valor del legado sucede cuando el
apego a un bien lleva consigo una
compensación moral o sentimental. (Este
barreño me lo regaló mi padre; es la mantilla
de mi madre)
6
2º Concepto: El legado (II)
3. El efecto aflora cuando fijamos el precio al que
estaríamos dispuestos a vender un bien, que
forma parte de nuestro legado patrimonial;
pues los precios de venta están influidos por los
sentimientos y los de compra (salvo en casos
del coleccionista) están influidos por variables
financieras
4. Los beneficios sentimentales de poseer una
empresa familiar afectan a la voluntad de
aceptar un precio de venta de la acción o de la
empresa,
pues
somos
reluctantes
a
desprendernos del bien. (Lo mío vale más)
7
2º Concepto: El legado (III)
4. Como consecuencia de esa valoración
sentimental tendemos a vender esos bienes
por valor superior al precio del mercado
5. Curiosamente
los
costes
emocionales
(estrés; conflicto familiar, asunción de
riesgos) ejercen un efecto positivo para
elevar nuestro precio de venta de nuestra
empresa, considerada como el legado para
los descendientes. (Tendrían que pagarme
mucho para no dejarle esto a mis hijos)
8
¿Cuál es el valor sentimental?
1. El valor sentimental es la diferencia entre el
precio al que queremos vender la empresa
familiar o las acciones menos su valor de
mercado y menos los beneficios privados
que obtenemos por controlar la empresa
2. Se ha estimado que los beneficios del
control representan el 15% del valor del
capital
9
¿Cuál es el valor sentimental? (II)
3. El valor sentimental es la parte del precio que
aceptaríamos por vender la empresa del que se
excluye el valor financiero a la misma y lo que
percibimos por nuestra posición dominical
4. Cuanto más valor sentimental otorguemos a la
empresa menor será la probabilidad de
venderla. Eso quiere decir que los familiares
accionistas menos ligados sentimentalmente a
la empresa tienen más probabilidad de vender
y menos probabilidad los fundadores de la
misma
10
¿Cuáles son los beneficios sentimentales?
1) Los beneficios declarados por vosotros son
los siguientes:
– El valor, derivado del
prestigio, si hay éxito
poder
y
del
– Autonomía e independencia en la toma
de decisiones
– Satisfacción para afrontar retos
– Satisfacción por poder pasar la empresa
a la siguiente generación
11
¿Cuáles son los beneficios sentimentales?
(II)
2) Eso se refleja en el desencanto que
produciría la retirada y la venta y en el
rechazo a rendir la posesión, lo que hace que
le demos un valor sentimental a la empresa
3) El
beneficio
sentimental
y
el
valor
sentimental se influyen entre sí y depende de
si la empresa o las acciones son un regalo
querido o un legado no deseado. En este
último caso venderemos a un precio menor
12
¿Cuáles son los beneficios sentimentales?
(III)
4) La disposición para vender va a depender de la
historia de la propiedad. Cuanto más tiempo se
posea el bien más apego se le demuestra y más
valor sentimental se le da. Muchos, cuando
venden, lamentan haber vendido por el apego
que le tenían a la propiedad
5) El tiempo es un apego a la empresa y una
barrera para salirse de ella, sobre todo si se
lleva la gestión de la misma
13
¿Cuáles son los beneficios sentimentales?
(IV)
6) El compromiso afectivo con la empresa es en
realidad
un
apego,
caracterizado
por
la
identificación con el proyecto y la implicación en
la organización empresarial, lo que genera
confort, competencia y autonomía. Este apego
refuerza el valor sentimental.
7) Un familiar que no trabaja en la empresa o no la
gestiona
tendrá
generalmente
un
menor
compromiso afectivo que aquel familiar que sí la
gestiona y trabaja en ella. Probablemente tendrá
de la empresa un menor valor sentimental
14
¿Cuáles son los costes sentimentales?
1) Los accionistas mayoritarios familiares tienen
una barrera emocional de salida o de
separación muy elevada
2) Los accionistas que dedicaron mucho tiempo
a la gestión de modo generoso saben que sus
esfuerzos son costes hundidos, difíciles de
recuperar. Estos costes hundidos impiden la
decisión de vender a no ser que se valore su
capital emocionalmente
15
¿Cuáles son los costes sentimentales?
(II)
3) El valor sentimental desciende si las acciones
se reciben como un regalo no querido, la
empresa no está en zona de beneficios y puede
suspender pagos o se ha llegado al umbral
sicológico
para
separarse
(jubilación,
conflictos, riesgos elevados)
4) Hasta un cierto nivel con el precio de venta se
quieren recuperar los costes emocionales en los
que se ha incurrido
16
¿Cuáles son los costes sentimentales?
(III)
5) Al no existir un mercado líquido para vender las
acciones o la empresa, la barrera de salida se
ve reforzada por la carencia de un empleo
alternativo en caso de encontrar comprador o
por las grandes inversiones en capital humano
hechos en la empresa (Y ahora ¿dónde voy a
trabajar yo y mis hijos?)
6) Una barrera de salida es la identidad entre
familia, empresa y propiedad (No puedo dejar a
mi familia ni cambiar fácilmente de empresa)
(No puedo dejar tirados a mis hermanos)
17
Reflexión Final
• Cuando quieran comprarse o venderse sus
participaciones recuerden estos principios
entre familiares para poder llegar a un
acuerdo de compra-venta
• Cuando vengan a comprarle la Empresa o
usted quiera venderla procure evaluar bien el
valor sentimental y diferenciarlo del valor
financiero y del valor que supone la pérdida
de control del negocio
18
Descargar

¿Cuál es el valor sentimental?