DOMINGO 2º DEL TIEMPO
ORDINARIO
15 de enero de 2012
En el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo.
Amén.
La gracia de nuestro Señor
Jesucristo,el amor del Padre
y la comunión del Espíritu Santo
estén con todos vosotros
Y con tu espíritu.
Hermanos: para celebrar
dignamente estos sagrados
misterios, reconozcamos nuestros
pecados.
Yo confieso ante Dios
todopoderoso
y ante vosotros, hermanos,
que he pecado mucho de
pensamiento, palabra, obra y
omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi
gran culpa.
Por eso ruego a santa María,
siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a
vosotros, hermanos,
que intercedáis por mí ante Dios,
nuestro Señor.
Dios todopoderoso tenga
misericordia de nosotros,
perdone nuestros pecados y nos
lleve a la vida eterna.
Amén.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres
que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial, Dios
Padre todopoderoso
Señor, Hijo único, Jesucristo,
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo
del Padre; tú que quitas el pecado
del mundo, ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha
del Padre, ten piedad de nosotros.
Porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo,
Jesucristo, con el espíritu Santo en
la gloria de Dios Padre. Amén.
ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso, que
gobiernas a un tiempo cielo y
tierra, escucha paternalmente la
oración de tu pueblo, y haz que
los días de nuestra vida se
fundamente en tu paz.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Hijo, que vive y reina contigo en
la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.
Amen.
Lectura del primer libro de
Samuel
En aquellos días, Samuel estaba
acostado en el templo, donde
estaba el arca de Dios. El Señor
llamó a Samuel y él respondió:
--Aquí estoy.
Fue corriendo donde estaba Elí y
le dijo:
--Aquí estoy, vengo porque me
has llamado.
Respondió Elí:
--No te he llamado, vuelve a
acostarte.
Samuel volvió a acostarse. Volvió
a llamar el Señor a Samuel. El se
levantó y fue a donde estaba Elí y
le dijo:
--Aquí estor; vengo porque me
has llamado.
Respondió Elí:
--No te he llamado, hijo mío,
vuelve a acostarte.
Aún no conocía Samuel al Señor,
pues no le había sido revelada la
palabra del Señor. Por tercera vez
llamó el Señor a Samuel y él se
fue a donde estaba Elí y le dijo:
--Aquí estoy; vengo porque me
has llamado.
Elí comprendió que era el Señor
quien llamaba al muchacho y dijo
a Samuel:
--Anda, acuéstate; y si te llama
alguien responde: “Habla, Señor,
que tu siervo te escucha”.
Samuel fue y se acostó en su
sitio. El Señor se presentó y le
llamó como antes:
-- ¡Samuel, Samuel!
Él respondió:
--Habla, Señor, que tu siervo te
escucha.
Samuel crecía, y el Señor estaba
con él, y ninguna de sus palabras
dejó de cumplirse.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor
Aquí estoy, Señor, para hacer tu
voluntad
Yo esperaba con ansia al Señor,
El se inclinó y escuchó mi grito;
me puso en la boca un cántico
nuevo,
un himno a nuestro Dios
Aquí estoy, Señor, para hacer tu
voluntad
Tú no quieres sacrificios ni
ofrendas,
y en cambio me abriste el oído;
no pides sacrificio expiatorio.
Aquí estoy, Señor, para hacer tu
voluntad
Entonces, yo digo: "Aquí estoy
--como está escrito en mi libro-para hacer tu voluntad.
Dios mío, lo quiero
y llevo tu ley en las entrañas
Aquí estoy, Señor, para hacer tu
voluntad
He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios;
Señor, tú lo sabes
Aquí estoy, Señor, para hacer tu
voluntad
Lectura de la primera carta del
Apóstol San Pablo a los Corintios
Hermanos:
El cuerpo no es para la
fornicación, sino para el Señor; y
el Señor para el cuerpo. Dios, con
su poder, resucitó al Señor y nos
resucitará también a nosotros.
¿No sabéis que vuestros cuerpos
son miembros de Cristo? El que
se une al Señor es un espíritu con
él. Huid de la fornicación.
Cualquier pecado que cometa el
hombre queda fuera del cuerpo.
Pero el que fornica, peca en su
propio cuerpo. ¿O es que no
sabéis que vuestro cuerpo es
templo del Espíritu Santo? Él
habita en vosotros porque lo
habéis recibido de Dios. No os
poséis en propiedad, porque os
han comprado pagando un precio
por vosotros.
Por tanto, ¡glorificad a Dios con
vuestro cuerpo!
Palabra de Dios.
Te alabamos Señor
Lectura del Santo Evangelio según
San Juan
En aquel tiempo estaba Juan con
dos de sus discípulos y fijándose
en Jesús que pasaba, dijo:
--Este es el cordero de Dios.
Los dos discípulos oyeron sus
palabras y siguieron a Jesús,
Jesús se volvió y al ver que lo
seguían, les pregunto:
--¿Qué buscáis?
Ellos le contestaron:
--Rabí (que significa Maestro),
¿dónde vives?
Él les dijo:
--Venid y lo veréis
Entonces fueron, vieron donde
vivían y se quedaron aquel día,
serían las cuatro de la tarde.
Andrés, hermano de Simón Pedro,
era uno de los dos que oyeron a
Juan y siguieron a Jesús; encontró
primero a su hermano Simón y le
dijo:
--Hemos encontrado al Mesías
(que significa Cristo).
Y lo llevó a Jesús. Jesús se le
quedó mirando y le dijo:
-- Tú eres Simón, el hijo de Juan;
tú te llamarás Cefas (que significa
Pedro).
Palabra del Señor
HOMILÍA
CREDO
Creo en Dios, Padre
Todopoderoso, Creador del cielo y
de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo,
Nuestro Señor, que fue concebido
por obra y gracia del Espíritu
Santo.
Nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio
Pilato, fue crucificado, muerto y
sepultado, descendió a los
infiernos, al tercer día resucitó de
entre los muertos, subió a los
cielos y está sentado a la derecha
de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a
vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa
Iglesia católica la comunión de los
santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida
eterna.
Amén
ORACIÓN DE LOS
FIELES
Cristo sale a nuestro encuentro y
nos invita a seguirlo con libertad.
Oremos al Padre para que su
invitación sea acogida en el mundo
entero. Digamos con fe:
-Escúchanos, Señor.
Para que la fuerza de Dios se
manifieste en los que anuncian el
Evangelio.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Para que los obispos, sacerdotes y
misioneros permanezcan
disponibles al Señor en el servicio
a sus hermanos.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Para que la llamada del Señor a
promover la justicia y la paz
encuentre una respuesta eficaz en
los gobernantes de todo el mundo.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Para que cuantos viven
esclavizados por sus pasiones
desordenadas descubran la
presencia de Dios en su vida y se
dejen guiar por su Espíritu Santo
consolador.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Para que Cristo, príncipe de la
paz, visite con su paz a los que
están en guerra, con su serenidad
a los agonizantes y con su
audacia a los que llama a su
seguimiento.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Por los que participamos en esta
Eucaristía: para que, puesta
nuestra confianza en el Señor,
trabajemos por su reino con su
perseverancia, ilusión y entrega.
Oremos.
-Escúchanos, Señor.
Escucha, Señor, las súplicas del
pueblo que tú escogiste, bendícelo
con los frutos de tu amor, y
envíalos a anunciar tu Buena
Noticia de la salvación. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.
LITURGIA DE LA
EUCARISTÍA
Bendito seas, Señor, Dios del
universo,
por este pan, fruto de la tierra y del
trabajo del hombre,
que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos;
él será para nosotros pan de vida.
Bendito seas por siempre, Señor.
Bendito seas, Señor, Dios del
universo,
por este vino, fruto de la vid y del
trabajo del hombre,
que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos;
él será para nosotros bebida de
salvación.
Bendito seas por siempre, Señor.
Orad, hermanos,
para que este sacrificio, mío y
vuestro, sea agradable a Dios,
Padre todopoderoso.
El Señor reciba de tus manos este
sacrificio, para alabanza y gloria de
su nombre, para nuestro bien y el
de toda su santa Iglesia.
ORACIÓN SOBRE LAS
OFRENDAS
Concédenos, Señor, participar
dignamente en estos santos
misterios, pues cada vez que
celebramos este memorial del
sacrificio de Cristo se realiza la
obra de nuestra redención.
Por Jesucristo nuestro Señor.
El Señor esté con vosotros.
Y con tu espíritu.
Levantemos el corazón.
Lo tenemos levantado hacia el
Señor.
Demos gracias al Señor, nuestro
Dios.
Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias, Padre Santo,
siempre y en todo lugar,
por Jesucristo, tu Hijo amado.
Por el, que es tu Palabra,
hiciste todas las cosas;
tú nos lo enviaste para que,
hecho hombre por obra del Espíritu
Santo y nacido de María, la Virgen,
fuera nuestro Salvador y Redentor.
El, en cumplimiento de tu voluntad,
para destruir la muerte y
manifestar la resurrección,
extendió sus brazos en la cruz,
y así adquirió para ti un pueblo
santo.
Por eso con los ángeles y los
santos proclamamos tu gloria,
diciendo:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de
su gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del
Señor.
Hosanna en el cielo.
Santo eres en verdad, Señor,
fuente de toda santidad;
por eso te pedimos que santifiques
estos dones
con la efusión de tu Espíritu,
de manera que sean para nosotros
Cuerpo y Sangre de Jesucristo,
nuestro Señor.
El cual, cuando iba a ser entregado
a su Pasión, voluntariamente
aceptada, tomó pan; dándote
gracias, lo partió y lo dio a sus
discípulos diciendo:
TOMAD Y COMED TODOS DE EL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR
VOSOTROS.
Del mismo modo, acabada la cena,
tomó el cáliz, y, dándote gracias de
nuevo, lo pasó a sus discípulos,
diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE EL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE
MI SANGRE, SANGRE DE LA
ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE
SERÁ DERRAMADA POR
VOSOTROS Y POR TODOS LOS
HOMBRES PARA EL PERDÓN DE
LOS PECADOS. HACED ESTO
EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Éste es el Sacramento de nuestra
fe.
Anunciamos tu muerte,
proclamamos tu resurrección.
!Ven, Señor Jesús!
Así, pues, Padre, al celebrar ahora
el memorial de la muerte y
resurrección de tu Hijo, te
ofrecemos el pan de vida y el cáliz
de salvación, y te damos gracias
porque nos haces dignos
de servirte en tu presencia.
Te pedimos, humildemente,
que el Espíritu Santo congregue en
la unidad a cuantos participamos
del Cuerpo y Sangre de Cristo.
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia
extendida por toda la tierra; y
reunida aquí en el domingo, día en
que Cristo ha vencido a la muerte y
nos ha hecho partícipes de su vida
inmortal;
y con el Papa Francisco, con
nuestro Obispo Casimiro y todos
los pastores que cuidan de tu
pueblo, llévala a su perfección por
la caridad.
Acuérdate también de nuestros
hermanos que durmieron en la
esperanza de la resurrección, y de
todos los que han muerto en tu
misericordia, admítelos a
contemplar la luz de tu rostro. Ten
misericordia de todos nosotros, y
así, con María, la Virgen, Madre de
Dios, su esposo San José, los
apóstoles y cuantos vivieron en tu
amistad a través de los tiempos,
merezcamos, por tu Hijo
Jesucristo, compartir la vida
eterna y cantar tus alabanzas.
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria por los
siglos de los siglos. Amén.
Llenos de alegría por ser hijos de
Dios, digamos confiadamente la
oración que Jesús nos enseñó:
Padre nuestro, que estás en el
cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra
como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada
día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros
perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Líbranos de todos los males,
Señor, y concédenos la paz en
nuestros días, para que, ayudados
por tu misericordia, vivamos
siempre libres de pecado
y protegidos de toda perturbación,
mientras esperamos la gloriosa
venida de nuestro Salvador
Jesucristo.
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la
gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus
apóstoles:
"La paz os dejo, mi paz os doy";
no tengas en cuenta nuestros
pecados, sino la fe de tu Iglesia
y, conforme a tu palabra,
concédele la paz y la unidad.
Tú que vives y reinas por los siglos
de los siglos.
Amén.
La paz del Señor esté siempre con
vosotros.
Y con tu espíritu.
Podéis daros fraternalmente la
paz.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
danos la paz.
Éste es el Cordero de Dios, que
quita el pecado del mundo.
Dichosos los invitados a la cena
del Señor.
Señor, no soy digno de que entres
en mi casa,
pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
El Cuerpo de Cristo.
Amén.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA
COMUNIÓN
Derrama, Señor, sobre nosotros tu
espíritu de caridad para que,
alimentados con el mismo pan del
cielo, permanezcamos unidos con
el mismo amor.
Por Jesucristo Nuestro Señor.
El Señor esté con vosotros.
Y con tu espíritu.
La bendición de Dios
todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
Amén.
Podéis ir en paz.
Demos gracias a Dios.
Descargar

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)