CONFERENCIA 10
Siglos XVIII - XIX
De la electrostática al electromagnetismo
El astrónomo y físico inglés Stephen Gray (1666 – 1736)
durante los últimos años de la década del 20 demostró que
los materiales conductores pueden ser electrizados si están
aislados, y que esta carga eléctrica adquirida puede ser
trasladada distancias considerables (200 metros) desde un
extremo electrificado conectado a un hilo conductor hasta
el otro extremo convenientemente dispuesto para captar la
señal recibida. Es por ello que estos estudios han sido
considerados la antesala de los trabajos de la telegrafía
que vinieron a cristalizar en la práctica algo más de un
siglo más tarde.
En sus experimentos también descubrieron
que para que la electricidad, o los efluvios o
virtud eléctrica, como ellos lo llamaron,
pudiera circular por el conductor, este tenía
que estar aislado de tierra. Posteriormente
se dedico también al estudio de otras formas
de transmisión de la electricidad, que él
sequía denominando efluvios eléctricos.
Más adelante, junto con los científicos G.
Wheler y J Godfrey, efectuó la clasificación
de los materiales en eléctricamente
conductores y aislantes.
Ilustración hecha por Winkler, Profesor de
griego y latín en Leipzig, sobre el
experimento hecho por Stephen Gray
El profesor de Química francés Charles
Francois de Cisternay Dufay (1698-1739)
abordó en la década del 30 el problema de
determinar los tipos de carga eléctrica.
Enterado de los trabajos de Gray este
científico francés, dedico su corta vida al
estudio de los fenomenos eléctricos. Du Fay,
entre otros muchos experientos, observo que
una lámina de oro siempre era repelida por
una barra de vidrio electrificada.
A partir de sus estudios demuestra que hay
solamente dos tipos de electricidad y le llama
vítrea a aquella que se libera frotando vidrio
(que se asocia luego a la carga positiva) y
resinosa a aquella que se libera frotando
ebonita (que corresponde a la carga
negativa).
Introduce el principio universal de que las
cargas del mismo tipo se repelen y de
diferente clase se atraen.
En 1746 el físico holandés Pieter van Musschenbroek (1692 –
1791), profesor de la Universidad de Leiden, publica los
resultados obtenidos en el intento práctico de acumular
electricidad estática en una botella y provocar su descarga
conectando su borne central a tierra. Casi simultáneamente el
inventor alemán Ewald Georg von Kleist (1700-1748)
descubre un dispositivo similar al del holandés que pasa a la
historia con el nombre de "Botella de Leiden", y que
representa el antecesor de los condensadores modernos. El
aparato que acumulaba o condensaba electricidad llegó a
convertirse en un dispositivo útil para la experimentación.
Conecto dicha maquina a una botella
con agua, el electrodo metálico central
lo introdujo en el agua, mientras que su
asistente Cuneaus la sostenia con la
mano. Mientras se aprieta contra la
esfera que gira un cuero,se generan
cargas eléctricas positivas, que son
recogidas por el cuerpo metalico que se
apoya en la esfera, este sede las cargas
negativas a la esfera, quedando con una
carga positiva que se reparte por todo el
y el agua que es conductora, esta carga
positiva induce una carga negativa en el
lado externo de la botella.
En el campo de la electricidad, el inicio del siglo trajo los trabajos del
discípulo de Boyle, Francis Hauksbee (1660 -1713), uno de los
primeros en construir máquinas electrostáticas por fricción y
estudiar los fenómenos de la descarga eléctrica, incluso a través de
aire enrarecido, observando el resplandor producido en los
primitivos barómetros. Estos estudios fueron antecedentes de la
luminiscencia eléctrica en gases enrarecidos. Por otra parte, la
principal fuente de electricidad para la mayor parte de las
experiencias del siglo XVIII fueron tales máquinas eléctricas por
fricción. La máquina fue sometida a diferentes innovaciones como la
sustitución de la esfera de vidrio que giraba rápidamente mediante
un sistema móvil por un disco y el acople de un tubo metálico que
permitía la transmisión de la electricidad producida hasta el lugar
deseado.
La constante gravitacional de Newton fue determinada
experimentalmente en este siglo por el físico y químico inglés
Henry Cavendish (1731-1810) y lo hizo burlando la debilidad
de la fuerza gravitacional con una precisión superada sólo un
siglo más tarde, a través de la determinación de la fuerza
atractiva que ejercían esferas de plomo de una gran masa
sobre pequeñas masas unidas a un péndulo de torsión.
Cavendish resulta insuperable en materia del diseño
experimental para mediciones cuantitativas de propiedades
físico – quimícas de las sustancias. Será pues una referencia
obligada a lo largo de este siglo.
Cavendish comparó las conductividades eléctricas de
soluciones equivalentes de electrólitos y expresó una
primera versión de la ley de Ohm. Sus experimentos en
electricidad fueron publicados un siglo después de haberlos
realizado cuando Maxwell los redescubrió en 1879.. A
Cavendish corresponde también el mérito de haber
determinado las constantes físicas que permitieron
objetivamente diferenciar unos gases de otros. Así pudo
descubrir en 1766 al gas más ligero de los conocidos, el
llamado más tarde por Lavoisier, Hidrógeno
Joseph Priestley, el genial físicoquímico británico, fue amigo de
Franklin y en su relación epistolar le
confiesa (20 años antes de los
experimentos de Coulomb) su
deducción de que la atracción
electrostática debía estar sujeta, de
acuerdo con ciertas experiencias
conducidas por Franklin, a leyes del
mismo carácter matemático que las
de la gravitación. Formado para ser
Ministro de una Iglesia se convierte
en un brillante investigador. Por su
apoyo declarado a la Revolución
Francesa una turba enardecida en
1791 le quemó la casa y sus
pertenencias. Obligado a emigrar,
muere diez años después en los
Estados Unidos.
En la próxima década entran en el repertorio de nociones
físicas la inducción eléctrica y la conservación de la carga.
En torno a este desarrollo aparece la figura de Benjamín
Franklin (1706-1790). En 1751 publica sus resultados en
Londres con gran éxito. En el período que media entre 1746
y 1756 desarrolla importantes investigaciones que lo llevan
a importantes inferencias a partir del principio de
conservación de la carga.
Benjamín Franklin no solo representa el científico que construye una teoría para explicar el
fenómeno electrostático implicado en la botella de Leiden, el experimentador incansable
que propone la hipótesis de que las tormentas son un fenómeno eléctrico, el inventor del
pararrayos, y el político sagaz, sino también el investigador preocupado por la creciente
emisión de gases contaminantes que idea sistemas para controlar el exceso de humo de las
chimeneas y el inventor de estufas más eficientes que producen más calor con menos
combustible. Benjamín Franklin fue el principal seguidor de los postulados de Isaac Newton
en América.
En su Pensilvania fue presidente de la Sociedad Abolicionista y dos meses antes de morir
firmó una petición al Congreso de los EU instando a la abolición de la esclavitud
La nueva teoría deducida por Franklin rechazaba la teoría de du
Fay sobre la existencia de dos tipos de electricidad, y afirmaba que
todos los cuerpos portan un fluido único que en exceso o defecto de
un valor “normal” producía los efectos eléctricos. Franklin supuso
que las propiedades atractivas y repulsivas observadas en diferentes
materiales bajos distintas circunstancias eran debidas a las
cantidades relativas de este fluido más que a diferentes tipos de
fluidos. Concluyó también que este fluido se encontraba en todas
las cosas, de modo que podía ser transferido de una cosa a otra.
La pérdida del fluido en un cuerpo resulta en la ganancia de la electricidad en el otro. Este
llegó a ser conocido como el principio de conservación de la carga eléctrica. También se
debe a Franklin el primer convenio relacionado con la electricidad. Los materiales que
ganan una carga según la teoría de Franklin eran positivos, mientras aquellos desde los que
la carga se cedía eran negativos. La electricidad se mueve entonces desde el positivo (el
cuerpo con mayor carga) al negativo (el cuerpo de menor carga). La teoría del fluido único
asentada en los postulados de la mecánica newtoniana, abona el camino de progresos que en
el campo del electromagnetismo se alcanzan en el siguiente siglo. La creatividad de Franklin
lo lleva a combinar teoría y práctica de manera que realiza numerosas invenciones entre las
que se destaca el pararrayos, la primera aplicación práctica que emerge del campo aún
joven de la electricidad y que tiene la inapreciable virtud de ahorrar incontables vidas.
Franklin no sólo fue un eminente hombre de Ciencia sino se considera uno de los
fundadores de los Estados Unidos de América.
El hito que inaugura la electrostática como disciplina
científica viene representado por el descubrimiento de su ley
fundamental en 1 777 por el físico francés Charles Coulomb
(1736 - 1806). Coulomb inventa la balanza de torsión para
medir la fuerza de atracción entre cuerpos eléctricamente
cargados y obtiene así la expresión matemática que
recuerda a la ley de la gravitación universal y atrapa en lo
cuantitativo el fenómeno de atracción o repulsión
electrostática. La unidad de medida de la carga eléctrica, el
Coulomb, perpetúa su memoria.
Ley de Coulomb
Balanza de torción de Coulomb
Luigi Galvani (1737-1798).
Poco después de la difusión del dispositivo construido por
Musschenbroek, el Abad Jean-Antoine Nollet (1700-1770) propuso en
la Academia parisina el uso de la electrificación estática como técnica
de recuperación física para diferentes casos de parálisis motora.
Nollet describió en detalle el método para producir y aplicar la
electricidad “friccional”. La idea de que la electrificación podría tener
valor terapéutico recorrió toda Europa. Sin embargo, los resultados
de la electroterapia fueron muy contradictorios porque los médicos de
la época lo aplicaron indistintamente sin distinguir las causas de la
parálisis.
El último tramo del siglo XVIII nos trae en materia de electricidad los trabajos de uno de los pioneros
en el campo de la biofísica, el médico italiano Luigi Galvani (1737-1798). En verdad cuando Galvani
empezó sus trabajos estimulando eléctricamente patas de rana, el problema de la irritabilidad animal y
de si los nervios eran conductores de un “fluido nervioso” análogo al eléctrico, ya era ampliamente
debatido en los círculos médicos de la Universidad de Bolonia. Galvani fue 33 años profesor de la
Universidad de Boloña y sus trabajos son los primeros que apuntan a la existencia de fuerzas
bioeléctricas en el tejido animal. Fue este cirujano, que renunciara a su cátedra universitaria cuando la
invasión napoleónica para morir un año después, el primer biofísico de la historia.
La teoría del fluido eléctrico animal fue rechazada por el también italiano Alessandro Volta y el debate
Galvani - Volta fue uno de los episodios notables con que nacen las ideas modernas sobre la
electricidad. Galvani propuso que la rana y todos los otros seres vivos poseían una electricidad
inherente y sospechó que la electricidad era transferida a las fibras musculares desde los extremos de
los nervios, actuando cada fibra muscular como una minúscula botella de Leyden. La principal
contribución de Galvani fue abrir el camino para el estudio de los mecanismos de la generación y
propagación de las señales eléctricas en el sistema nervioso
Al morir Galvani en 1798, el físico italiano Alejandro Volta
había comenzado a cuestionar que el origen de las contracciones
musculares de la rana observadas por su compatriota fuera la
electricidad de naturaleza animal. Volta demostraría que
usando discos de metales diferentes separados por telas
humedecidas en ácido, se genera una corriente eléctrica. Hizo
así uno de los inventos más grandes del siglo la batería eléctrica.
La pila de Volta, la primera batería eléctrica, hizo posible
la construcción de dispositivos para mantener una corriente
eléctrica por un circuito dado, y abordar el problema de los
nexos entre la electricidad y el magnetismo. Una vez
presentados sus trabajos en la Academia francesa de la Ciencia,
aceptó el título de Conde de Lombardía, territorio ocupado por
las tropas napoleónicas.
La primera pila: pila de Volta de la
Volta dibujada por el mismo en una
carta dirigida al presidente de la
Royal Society.
André Marie Ampere (1775-1836)
Este físico y matemático francés, nacido cerca de
Lyon, es conocido por sus importantes
aportaciones al estudio de la corriente eléctrica y
el magnetismo, que constituyeron, junto con los
trabajos del danés Hans Chistian Oesterd, al
desarrollo del electromagnetismo.
Sus teorías e interpretaciones sobre la relación
entre electricidad y magnetismo se publicaron en
1822, en su Colección de observaciones sobre
electrodinámica y en 1826, en su Teoría de los
fenómenos electrodinámicos.
Ampere descubrió las leyes que hacen posible el
desvío de una aguja magnética por una corriente
eléctrica, lo que hizo posible el funcionamiento de
los actuales aparatos de medida. Descubrió las
acciones mutuas entre corrientes eléctricas, al
demostrar que dos conductores paralelos por los
que circula una corriente en el mismo sentido, se
atraen, mientras que si los sentidos de la corriente
son opuestos, se repelen. La unidad de intensidad
de corriente eléctrica, el amperio, recibe este
nombre en su honor.
Hans Chistian Oesterd (1777-1851)
Este físico y químico danés, nacido en
Rudköbing, estudió en la Universidad de
Copenhague, fue profesor de física en esa
universidad y de la Escuela Politécnica, y
un gran estudioso del electromagnetismo.
En 1813 ya predijo la existencia de los
fenómenos electromagnéticos, lo cual no
demostró hasta 1819, junto con Ampere,
cuando descubrió la desviación de una
aguja imantada al ser colocada en dirección
perpendicular a un conductor, por el que
circula
una
corriente
eléctrica,
demostrando así la existencia de un campo
magnético en torno a todo conductor
atravesado por una corriente eléctrica, e
iniciándose de ese modo el estudio del
electromagnetismo.
Se cree que también fue el primero en
aislar el aluminio, por electrólisis, en 1825,
y en 1844 publicó su Manual de física
mecánica.
Georg Simón Ohm (1787-1854)
Este físico alemán, conocido principalmente
por su investigación sobre las corrientes
eléctricas, nació en Erlangen, en cuya
universidad estudió. Fue Profesor de
matemáticas y física en una escuela militar
de Berlín y director del Instituto Politécnico
de Nuremberg y, después de sufrir muchas
críticas en su país, mientras su fama se
extendía fuera de Alemania, fue, en 1849,
nombrado catedrático de física experimental
en la Universidad de Munich, puesto que
ejerció hasta su muerte.
Estudio la relación que existe entre la
intensidad de una corriente eléctrica, su
fuerza electromotriz y la resistencia,
formulando en 1827 la ley que lleva su
nombre (Ley de Ohm: U = I R). También se
interesó por la acústica, la polarización de
las pilas y las interferencias luminosas. La
unidad de resistencia eléctrica, el ohmio,
recibe este nombre en su honor.
Samuel Finley Breese Morse (1791-1872)
Este pintor e inventor estadounidense, es principalmente
conocido por la invención del telégrafo eléctrico y del código
que lleva su nombre.
Nació en Charlestown (Massachusetts),
y estudió en el
Colegio de Yale (actual Universidad de Yale). Estudió pintura
en Londres y se convirtió en un retratista y escultor de éxito.
En 1825 colaboró en la fundación de una sociedad de bellas
artes, que mas tarde sería la Academia Nacional de Dibujo,
en la ciudad de Nueva York convirtiendose al año siguiente
en su primer presidente.
Enterado por aquella época, de los descubrimientos del
francés André Marie Ampere, sobre la corriente eléctrica y el
magnetismo, comenzó a interesarse por los experimentos
químicos y eléctricos, dedicándose durante varios años a la
puesta a punto del telégrafo, efectuando en 1837 y con gran
éxito las primeras pruebas. También inventó un alfabeto, que
representa las letras y números por una serie de puntos y
rayas, (conocido actualmente como código Morse) para
poder utilizar su telégrafo.
En el año 1843, el Congreso de los Estados le asignó 30.000
dólares para que construyera la primera línea de telégrafo
entre Washington y Baltimore, y el 24 de mayo de 1844
Morse envió su ya famoso y primer mensaje: "¿Que nos ha
traido Dios?". Fue objeto de muchos honores, y en sus
últimos años se dedicó a experimentar con la telegrafía
submarina
Michael Faraday (1791-1867)
Este físico y químico inglés, que fue discípulo del químico Humphry Davy, es
conocido principalmente por su descubrimiento de la inducción electromagnética,
que ha permitido la construcción de generadores y motores eléctricos, y de las leyes
de la electrólisis; por lo que es considerado como el verdadero fundador del
electromagnetismo y de la electroquímica.
Faraday nació en Newington, era hijo de un herrero, por lo cual recibió escasa
formación. Mientras trabajaba de aprendiz con un encuadernador de Londres, leyó
libros sobre temas científicos y realizo experimentos con la electricidad.
En 1812 Humphry Davy contrató a Faraday como ayudante en su laboratorio químico de la Royal Institution y al
año siguiente le llevó con él a un largo viaje por Europa. En 1824 Faraday entró en la Royal Society, único honor que
acepto en su vida, y al año siguiente fue nombrado director del laboratorio de la Royal Institution. Faraday realizó
sus primeras investigaciones en el campo de la química bajo la dirección de Davy, descubriendo el benceno. Sin
embargo, las investigaciones que convirtieron a Faraday en el primer científico de su época las realiz, en los campos
de la electricidad y el magnetismo. En 1831 trazó el campo magnético alrededor de un conductor por el que circula
una corriente eléctrica, ya descubierto por Oersted, y ese mismo año descubrió la inducción electromagnética,
demostró la inducción de una corriente eléctrica por otra, e introdujo el concepto de líneas de fuerza, para
representar los campos magnéticos. Durante este mismo periodo, investigó sobre la electrólisis y descubrió las dos
leyes fundamentales que llevan su nombre: 1ª) La masa de sustancia liberada en una electrólisis es directamente
proporcional a la cantidad de electricidad que ha pasado a través del electrólito [masa = equivalente electroquímico,
por la intensidad y por el tiempo (m = c I t)]; 2ª) Las masas de distintas sustancia liberadas por la misma cantidad de
electricidad son directamente proporcionales a sus pesos equivalentes. Faraday escribió muchas obras y artículos para
publicaciones especializadas, destacando entre ellos: Manipulación química, 1827; Investigaciones experimentales en
electricidad, 1855;Investigaciones experimentales en física y química, 1859; La historia química de una bujía, 1861.
La unidad de capacitancia, el faradio, recibe este nombre en su honor.
Charles Wheatstone (1802-1875)
Este físico e inventor inglés, es
especialmente conocido por ser el primero
en aplicar el circuito eléctrico que lleva su
nombre (puente de Wheatstone), para
medir resistencias eléctricas. Nació en
Gloucester y trabajó de aprendiz con su tío,
constructor de instrumentos musicales de
Londres. Mas adelante heredó el negocio y
en 1829 inventó la concertina (especie
acordeón).
Fue un autodidacta en el campo de la
ciencia, se convirtió en profesor de filosofía
experimental de la Universidad de Londres
en 1834. En colaboración con el ingeniero
William Fothergill Cooke, patentó en 1837
el primer telégrafo eléctrico británico,
coincidiendo en el tiempo con el inventado
por Morse. Charles Wheatstone invento
además: el instrumento óptico para ver las
fotografías en tres dimensiones, llamado
estereoscopio, un telégrafo automático y un
péndulo electromagnético. En 1868 fue
nombrado sir.
Heinrich Friederich Lenz (1804-1865)
Este físico estonio, que estudio en la
universidad de Dorpat y llego a ser
profesor de la de San Petersburgo, es
conocido principalmente por formular
la ley de la oposición de las corrientes
inducidas que lleva su nombre, y que
enuncio en 1833. Ley de Lenz: El
sentido de las corrientes o fuerza
electromotriz inducida es tal que se
opone siempre a la causa que la
produce, o sea, a la variación del flujo.
Realizo
también
importantes
investigaciones sobre la conductividad
de los cuerpos, en relación con su
temperatura, descubriendo en 1843 la
relación entre ambas, lo que luego fue
ampliado y desarrollado por James
Prescott Joule, por lo que pasaría a
llamarse "Ley de Joule".
James Prescott Joule (1818-1889)
Físico ingles, nacido en Salford, conocido principalmente por sus
estudios sobre: la energía y sus aplicaciones técnicas, el efecto
calorífico producido por la corriente eléctrica y sobretodo por la
formulación de la ley que lleva su nombre, y que dice así. Ley de
Joule: Todo cuerpo conductor recorrido por una corriente
eléctrica, desprende una cantidad de calor equivalente al trabajo
realizado por el campo eléctrico, para transportar las cargas de
un extremo a otro del conductor: Q = 0,24 R I2t.
Fue uno de los más notables científicos de su época, discípulo de Dalton, estudio y demostró
experimentalmente la equivalencia mecánica del calor, determinó también la relación
numérica entre las energías térmica y mecánica, y junto con su compatriota, el físico
William Thomson (conocido posteriormente como lord Kelvin), Joule descubrió que la
temperatura de un gas desciende cuando se expande sin realizar ningún trabajo. Este
fenómeno, que se conoce como efecto Joule-Thomson, es la base a la refrigeración. También,
alrededor de 1841, y junto con el científico alemán Hermann von Helmholtz, demostró que
la electricidad es una forma de energía y que los circuitos eléctricos cumplen la ley de la
conservación de la energía.
Joule recibió muchos honores de universidades y sociedades científicas de todo el mundo.
Sus Escritos científicos se publicaron en 1885 y en 1887. La unidad de energía denominada
Julio (equivale a 1 vatio segundo) recibe este nombre en su honor;
León Foucault (1819-1868)
Este físico francés, nacido en París, invento el
giroscopio, demostró la rotación de la tierra,
mediante su famoso péndulo y midió la velocidad
de la luz, mediante espejos giratorios. En el campo
de la electricidad, se dedico al estudio del
electromagnetismo y descubrió las corrientes que
llevan su nombre.
Foucault fue uno de los primeros en demostrar la
existencia de corrientes inducidas, parásitas, en los
núcleos de circuitos magnéticos (hoy llamadas
corrientes de Foucault en su honor).
Para la determinación de la velocidad de la luz
trabajó con el físico francés Armand Fizeau e
individualmente Foucault demostró, que la
velocidad de la luz en el aire es mayor que en el
agua. En 1851 hizo su famosa demostración de la
rotación de la Tierra, suspendiendo un gran
péndulo desde la cúpula del Panteón de París,
demostrando con el movimiento del péndulo la
rotación de la Tierra sobre su eje. También fue el
creador de un método para medir la curvatura de
los espejos telescópicos.
Gustav Robert Kirchhoff (1824-1887)
Este físico alemán, nació en Königsberg (actualmente
Kaliningrado, Rusia), y en el campo de la electricidad es
conocido, principalmente, por haber formulado las dos
leyes o reglas, que llevan su nombre, sobre la
distribución de corrientes y tensiones en un circuito.
Fue profesor de física en las universidades de Breslau,
Heidelberg y Berlín, y junto con los químicos alemanes
Robert Wilhelm Bunsen y Joseph von Fraunhofer, fue
de los primeros en desarrollar las bases teóricas y
experimentales de la espectroscopia, desarrollando el
espectroscopio moderno para el análisis químico. En
1860 Kirchhoff y Bunsen descubrieron el cesio y el
rubidio mediante la espectroscopia. Kirchhoff también
estudio el espectro solar y realizó importantes
investigaciones sobre la transferencia de calor
Reglas de Kirchhoff: 1ª) La suma algebraica de las
intensidades que concurren en un punto es igual a cero.
2ª) La suma algebraica de los productos parciales de
intensidad por resistencia, en una malla, es igual a la
suma algebraica de las fuerzas electromotrices en ella
existentes, cuando la intensidad de corriente es
constante.
Este físico y matemático escocés, nació en Edimburgo y estudió en
las universidades de Edimburgo y Cambridge, fue profesor de física
de las universidades de Aberdeen, Londres y Cambridge. Es
especialmente conocido por sus estudios e investigaciones sobre la
teoría cinética de los gases y el electromagnetismo. También se
dedico a la investigación de la visión de los colores y los principios de
la termodinámica, y formuló, teóricamente, que los anillos de
Saturno estaban formados por materia disgregada.
Maxwell amplió las investigaciones que Michael Faraday había
realizado sobre los campos electromagnéticos, demostrando la
James Clerk Maxwell
relación matemática entre los campos eléctricos y magnéticos,
(1831-1879)
formulando las ecuaciones fundamentales del electromagnetismo,
que relacionan el campo eléctrico y el magnético para una distribución espacial de cargas y
corrientes, que actualmente llevan su nombre. También demostró que la naturaleza de los
fenómenos luminosos y electromagnéticos era la misma, demostrando que ambos se
propagan a la velocidad de la luz.
Su obra más importante es el Treatise on Electricity and Magnetism (tratado de
electricidad y magnetismo), que vio la luz en 1873, y en donde, por primera vez, publicó sus
cuatro ecuaciones diferenciales en las que describe la naturaleza de los campos
electromagnéticos. También escribió: Matter and motion (materia y movimiento, 1876) y
Theory of Heat (teoría del calor, 1877).
La teoría de Maxwell, entre los fenómenos luminosos y electromagnéticos, recibió su
comprobación definitiva cuando Heinrich Rudolf Hertz obtuvo en 1888 las ondas
electromagnéticas de radio. La unidad de flujo magnético en el sistema cegesimal, el
maxwell, recibe este nombre en su honor.
Descargar

conferencia 10