NANAS DE LA CEBOLLA
MIGUEL HERNÁNDEZ
BIOGRAFÍA
Miguel Hernández era un poeta que nació el 30 de octubre de 1910. Formó parte
de la Generación del 36, aunque también se le consideró miembro de la
Generación del 27.
Era el tercer hijo de una familia que se dedicaba a la cría de ganado. Su padre,
que quería ascender socialmente, consiguió ser el alcalde del barrio, mientras que
su madre era una mujer muy enfermiza. De pequeño, se encargaba de cuidar
cabras. Recibió poca escolarización y se vio obligado a dejar el bachillerato en
1925 a voluntad de su padre, que quería que siguiera llevando el trabajo del
pastoreo. En este momento, Miguel Hernández empieza a escribir sus primeros
poemas.
A los 24 años de edad, y habiendo publicado el libro Perito en Lunas, marcha a
Madrid. Allí es donde conoce a Vicente Aleixandre y a Pablo Neruda, con los que
tendría una fuerte amistad.
En 1935 muere su amigo íntimo Ramón Sijé, al que le dedica una famosa elegía.
A partir de 1936, pasará los días más tristes y oscuros de su vida:
Estalla la guerra civil española y Miguel Hernández forma parte del bando
republicano. Más tarde, se casa con Josefina Manresa y con ella tiene su primer
hijo en 1937. Su primogénito muere a los pocos meses y Miguel escribe el poema
Hijo de la luz y de la sombra debido a esto. En 1939, nace su segundo hijo y, al
mismo tiempo, Miguel Hernández es encarcelado. En la cárcel, compone
numerosas poesías a su mujer y a su hijo, como la conocida poesía de Las nanas
de la cebolla, obra que escribe al enterarse de que Josefina solo puede alimentarse
con pan y cebolla, y hace juguetes de madera para su hijo.
Tiempo después, fue trasladado a Alicante, donde cae enfermo de gravedad.
Miguel Hernández termina muriendo la mañana del 28 de marzo de 1942, a los 31
años de edad. Su segundo hijo sobrevive a la guerra y muere mucho más tarde en
el año 1984.
Actualmente, Miguel Hernández tiene dos nietos.
OBRAS
Escribió numerosas poesías y libros como:
Perito en lunas (su primera obra).
Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras.
El rayo que no cesa.
Viento del pueblo. Poesía en la guerra.
El labrador de más aire.
Teatro en la guerra.
Seis poemas inéditos y nueve más.
Obra escogida.
Cancionero y romancero de ausencias.
El hombre acecha.
Elegía.
Nanas de la cebolla.
Hijo de luz y de sombra.
A cuclillas ordeño.
Aceituneros de Jaén.
NANAS DE LA CEBOLLA
La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarcha de azúcar,
cebolla y hambre.
Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en lo ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma, al oírte,
bata el espacio.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
La carne aleteante,
súbito el párpado,
y el niño como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!
Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol,
porvenir de mis huesos
y de mi amor.
Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.
Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.
VOCABULARIO
Resuelto/a: Audaz, arrojada, libre.
Alondra: Pájaro de 15 a 20 cm de largo, de cola ahorquillada, con
cabeza y dorso de color pardo terroso y vientre blanco sucio.
Batir: Dominar, atacar, vencer.
Porvenir: Suceso o tiempo futuro.
Súbito: Improvisto, repentino, precipitado.
Cernir: Dicho de un ave: Mover sus alas, manteniéndose en el aire sin
apartarse del sitio en que está.
Azahar: Flor blanca característica en los naranjos y limoneros.
Alondra
Azahar
TEMA
El poema trata sobre el segundo hijo de Miguel Hernández; Como su mujer se
alimentaba únicamente de pan y cebolla, pensaba que su hijo, al amamantar, hacía lo
mismo. Durante todo el poema, Miguel Hernández le pide a su hijo que nunca deje de
reír y que no se entere de la triste situación en la que se encontraba el país.
ESTRUCTURA
Es un poema de 12 estrofas de 7 versos cada una. No tiene un número de sílabas por
verso definidos.
FIGURAS LITERARIAS
La cebolla es escarcha
cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarcha de azúcar,
cebolla y hambre.
Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.
METÁFORA
Se refiere al dolor
METÁFORA/
HIPÉRBOLE
METÁFORA
APÓSTROFE
El niño no está con él en ese
momento
METONIMIA
METÁFORA
Se refiere al pecho de la mujer
Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en lo ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma, al oírte,
bata el espacio.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
METONIMIA:
Parte por el
todo (100 cabezas de
Es tu risa la espada
ganado;
no tiene solo las
más victoriosa.
cabezas,
tiene todo el
Vencedor de las flores
cuerpo).y las alondras.
Rival del sol,
porvenir de mis huesos
y de mi amor.
La carne aleteante,
súbito el párpado,
y el niño como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!
Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.
Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!
METÁFORA
Dientes
REPETICIÓN
METÁFORA
Alegría/risa
HIPERBATÓN
METÁFORA
Guerra/Amor
COMPARACIÓN
PERÍFRASIS
Pecho - niño
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.
FIN
Hecho por:
Eva González Pérez
Descargar

Versión PowerPoint