Tercera Jornada sobre Aprendizaje Cooperativo
JAC 2003
Cómo una serie de TV de moda puede
ayudar a mostrar las ventajas del
trabajo cooperativo
Manuel Moreno(1,2)
(1) Dep. Física e Ingeniería Nuclear
(2) Centro de Desarrollo Tecnológico de Sistemas de Adquisición Remota y Tratamiento de la
Información
Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova i la Geltrú
Universidad Politécnica de Catalunya
[email protected]
Barcelona, 17 de julio de 2003
Introducción
• Formas de introducir a nuestros estudiantes y de presentar las
ventajas del AC:
– practicarlo
– mostrarlo como la mejor estrategia para hacer frente a los
problemas:
• En el mundo dominado por los medios de comunicación (media) nada
más indicado que recurrir al cine y la TV para exhibir cómo es
presentada la tarea de los científicos de la ficción y la propia ciencia
que practican.
• Sin embargo, la imagen del científico y de su trabajo se sigue
nutriendo, incluso en los filmes y series más recientes, de
arquetipos.
La imagen popular del científico
•
Encuestas varias (Science, 1957; New
Scientist, 1975):
-hombres (99,4%)
-maduros o mayores
-calvos o con cabellos a lo Einstein
-trabajan aislados en laboratorios
apartados, en temas secretos o
peligrosos
•
Imagen popular se nutre más de los
mitos (Fausto, Frankenstein, Moreau,
Jekyll, Strangelove,...) que de los
científicos reales (Newton, Curie,
Einstein, Cajal, Sagan...)
El científico en la ficción (I)
Una clasificación (S. Haynes, 1994):
1. El alquimista: científico maníaco u obsesivo (mad
doctor)
•
Ej: Dr. Herbert West Reanimator (1985); Dr. Sebastian Cane, El hombre
sin sombra (2000); Dr. Moreau La isla del doctor Moureau (1896); La isla
de las almas perdidas (1932); El gabinete del doctor Caligari (1919); El
doctor Mabuse (1922)
2. Estúpido virtuoso: no toca de pies en el suelo. El
sabio despistado
–
•
más cómico que siniestro
Ej: Prof. Philip Brainard Flubber o El profesor chiflado (1997); Un sabio en
las nubes (1961)
3. Científico romántico: reniega de cualquier relación
y sentimientos humanos en pro de la ciencia
–
•
El conocimiento científico no como una amenaza, sino
como una limitación: el científico nunca tiene suficiente.
Ej: Dr. Victor Frankenstein, Frankenstein o el moderno Prometeo (1818),
Frankenstein (1933)
El científico en la ficción (II)
4. Aventurero heroico: explorador de
nuevos territorios
–
carismáticos (excéntricos e irascibles)
5. Científico “descontrolado”: no controla
su creación o la dirección que ha
tomado su descubrimiento
•
Ej: Dr. Xavier: El hombre con rayos X en los ojos (1963);
Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), (1908)
6. Científico idealista: utópico
–
•
aspiran a elevados ideales pero acaban
sucumbiendo a la tentación
Ej: Dr. Cyclops (1940): un idealista que intenta mejorar el
mundo utilizando rayos de radio “entrometiéndose en
poderes reservados a Dios”. ser inestable
Dr. Strangelove (1964): excientífico nazi empeñado en
llegar a un mundo utópico a base de un holocausto nuclear
Jack Griffin El hombre invisible (1933): idealista al principio
pero corrompido al final  busca la fama
El científico en la ficción (III)
• Científicos de la ficción: reflejo de los miedos y recelos (ancestrales)
de la sociedad hacia la tecnociencia y el progreso tecnocientífico.
• La mayor parte de los estereotipos muestra aspectos negativos de los
científicos: obsesivos, perturbados, solitarios, asociales,
perseguidores de absurdas locuras que ponen en peligro la vida de los
demás.
• La ciencia es una actividad humana (y como tal sujeta a nuestras
veleidades) pero:
– la ciencia, hoy en día, se practica en equipo
– sujeta a una férrea autocrítica (revisión por pares)
– los avances se deben más al esfuerzo que al azar
– la ciencia como aventura del pensamiento
• Muy pocas veces se muestran estos aspectos en los filmes.
La ciencia en la ficción (I)
• Si, por lo general, la imagen dada por el científico de la
ficción es nefasta, otro tanto puede decirse de la propia
ciencia.
• Abstrusa, sólo para iniciados
– pero se recurre a ella en busca de reconocimiento
• Dogmática e intransigente
– posicionamiento de la ciencia oficial y obcecación en negar las
evidencias
La ciencia en la ficción (II)
Expediente X (1992):
•
•
•
•
•
presenta un mundo donde los
acontecimientos fantásticos son reales
(abducciones, telepatía, etc.) y ocultados por
los gobiernos
estilo documental “realista”
bordea los limites de lo que la ciencia
conoce en ciertos campos (biología, etc.):
algo lícito como materia argumental...
pero se salta olímpicamente la máxima:
la falta de una explicación científica no
significa que no exista una explicación
flaco favor para mejorar la percepción de la
ciencia por parte del público
La ciencia en la ficción (III)
 Fox Mulder: creyente oficial 
abierto siempre a la posibilidad de que
las fuerzas paranormales expliquen los
fenómenos investigados
 Dana Scully: científica oficial 
mente cerrada
•
Emplean una metodología de investigación
rigurosa:
– caso resuelto pero resquicio donde la
explicación racional se diluye
– trabajo conjunto pero idea feliz o intuición
•
oportunidad fallida de ilustrar la ciencia como
método de pensamiento e indagación:
– rigor y escepticismo + carácter abierto a
nuevas ideas
La ciencia en la ficción (IV)
CSI: Crime Scene Investigation (2000):
•
originalidad: muestra el trabajo de un grupo de
investigadores forenses que, tras realizar un
completo estudio en el lugar de los hechos,
encuentran las evidencias y pruebas base para
la reconstrucción científica del delito.
•
•
•
Armas: microscopio electrónico, pruebas ADN,
guante de látex, etc. + trabajo en grupo +
método científico
observación, elaboración de hipótesis y su
contraste experimental (método científico)
retrato realista sin renunciar al puro
entretenimiento
– la gente miente, las pruebas no
La ciencia en la ficción (V)
• Elementos clave para la resolución de un caso (problema
complejo):
– metodologia rigurosa (método científico)
– aproximación multidisciplinar (otorgada por las diferentes competencias
y formación de los miembros del equipo)
– trabajo en equipo y el intercambio de los roles dentro del mismo para la
consecución de un fin (trabajo cooperativo)
• Aceptablemente mostrado, pese a las peculiaridades del lenguaje
telefílmico y a las concesiones habituales al público genérico al cual
se dirige la serie.
Conclusiones
•
Vía para enseñar a pensar e inculcar el método científico y el espíritu
crítico, racional y escéptico para afrontar los problemas:
– producción de series y filmes donde se reflejase el potencial del método
científico:
– exigir, como espectadores, mayor rigurosidad en las puestas en escena
(mostrando los laboratorios y los centros de investigación, así como el trabajo
científico, tal como son)
•
•
Con la aparición de series como CSI, se ha visto colmada esta aspiración.
Turno para los docentes para encauzar el tirón:
• material de debate y discusión
– uso de fragmentos telefilmes (metodologías conocidas)
– referencias explícitas
•
Reclamar (Sagan, 1989) mayor compromiso de los científicos a la hora de
popularizar la ciencia: una aventura del pensamiento de la que todos los
ciudadanos debemos ser partícipes.
Descargar

Sin título de diapositiva