Es una exposición razonada de aquello
que explica el comportamiento moral
de las personas
Las éticas de los fines
Las éticas del deber
 ¿Cuál es el fin hacia el
 ¿Cuál es nuestro deber?
que orientamos nuestras
conductas?
 Diógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas,
convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Caminaba
descalzo y se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una
casa.
 Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un
báculo y un cuenco.
 Un día vio como un niño bebía agua con las manos en una
fuente: “Este muchacho, dijo, me ha enseñado que todavía
tengo cosas superfluas”, y tiró su cuenco.
 Su vida de perro le dio nombre a la escuela cínica (del
griego kynikos, significa “como un perro”).
 Según él, la virtud es el soberano bien. La ciencia, los
honores y las riquezas son falsos bienes que hay que
despreciar.
 El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir
al máximo sus necesidades.
 La costumbre, decía, era la falsa moneda de la
moralidad.
 En vez de cuestionarse qué estaba mal realmente, la
gente se preocupaba únicamente por lo que
convencionalmente estaba mal.
 El principio de su filosofía consiste en denunciar por
todas partes lo convencional.
 Cierto día se estaba masturbando en el Ágora, quiénes
le reprendieron por ello, obtuvieron por única
respuesta del filósofo una queja tan amarga como
escueta: "¡Ojalá, frotándome el vientre, el hambre se
extinguiera de una manera tan dócil!"
 En una ocasión, cierto hombre adinerado le convidó a
un banquete en su lujosa mansión, haciendo especial
hincapié en el hecho de que allí estaba prohibido
escupir.
 Diógenes hizo unas cuantas gárgaras para aclararse la
garganta y le escupió directamente a la cara, alegando
que no había encontrado otro lugar más sucio donde
desahogarse.
 Conoció a Alejandro Magno. Se dice que una mañana,
mientras Diógenes se hallaba absorto en sus
pensamientos, Alejandro interesado en conocer al
famoso filósofo, se le acercó y le preguntó si podía
hacer algo por él.
 Diógenes le respondió: “Sí, tan solo que te apartes porque
me tapas el sol.”
 Los cortesanos y acompañantes se burlaron del filósofo,
diciéndole que estaba ante el rey. Diógenes no dijo nada, y
los cortesanos seguían riendo. Alejandro cortó sus risas
diciendo: “De no ser Alejandro, habría deseado ser
Diógenes.”
 En otra ocasión, Alejandro encontró al filósofo mirando
atentamente una pila de huesos humanos. Diógenes dijo:
“Estoy buscando los huesos de tu padre pero no puedo
distinguirlos de los de un esclavo”.
 Se dice que de día caminaba por las calles con una
linterna encendida diciendo que “buscaba hombres”
(honestos).
 Diógenes iba apartando a los hombres que se cruzaban
en su camino diciendo que solo tropezaba con
escombros, pretendía encontrar al menos un hombre
honesto sobre la faz de la tierra.
 Se le considera inventor de la idea del cosmopolitismo,
porque afirmaba que era ciudadano del mundo y no de
una ciudad en particular.
Sócrates no escribió ninguna obra porque creía que cada uno
debía desarrollar sus propias ideas.
Conocemos en parte sus ideas desde los testimonios de sus
discípulos, como Platón.
 Fue el verdadero iniciador de la filosofía en cuanto que
le dio su objetivo primordial de ser la ciencia que busca
en el interior del ser humano.
Plutarco, cuando Sócrates
nació su padre recibió del oráculo
el consejo de dejar crecer a su hijo
a su aire, sin oponerse a su
voluntad ni reprimirle sus
impulsos.
Según
 Era de pequeña estatura, vientre prominente, ojos
saltones y nariz exageradamente respingona. Su figura
era motivo de chanza.
 Platón consideraba digno de ser rememorado el día
que le lavó los pies y le puso sandalias (a Sócrates).
 Antifón, el sofista, decía que ningún esclavo querría ser
tratado como él se trataba a sí mismo.
 Llevaba siempre la misma capa, y era tremendamente
austero en cuanto a comida y bebida.
• Su inconformismo lo impulsó a oponerse a la
ignorancia popular y al conocimiento de los que se
decían sabios.
• Sócrates no se consideraba sabio, aunque uno de
sus mejores amigos, Querefonte, le preguntó al
oráculo de Delfos si había alguien más sabio que
Sócrates.
•
Querofonte
Pitonisa
 «¿Quién es el hombre
 «Sócrates»
más sabio de Grecia?
Al escuchar lo sucedido, Sócrates dudó del oráculo, y
comenzó a buscar alguien más sabio que él entre los
personajes más renombrados de su época, pero se dio
cuenta de que en realidad creían saber más de lo que
realmente sabían.
 — Este hombre, por una parte, cree que sabe algo,
mientras que no sabe [nada]. Por otra parte, yo, que
igualmente no sé [nada], tampoco creo [saber algo].
 Sócrates deriva toda el conocimiento de la duda; así
pues, se debe comenzar admitiendo la propia
ignorancia.
 Creía que todo vicio es el resultado de la ignorancia y
que ninguna persona desea el mal; a su vez, la virtud es
conocimiento y aquellos que conocen el bien actuarán
de manera justa.
 Pensaba que la satisfacción del obrar bien es el
principio de la felicidad.
 No acepta el relativismo moral de los sofistas. Ej. En el caso
de la virtud, de la justicia o de cualquier otro concepto
moral.
 Para el relativismo estos conceptos no son susceptibles de
una definición universal: son el resultado de una
convención, lo que hace que lo justo en una ciudad pueda
no serlo en otra.
 Sócrates, por el contrario, está convencido de que lo justo
ha de ser lo mismo en todas las ciudades, y que su
definición ha de valer universalmente.
 La búsqueda de la definición universal se presenta, pues,
como la solución del problema moral y la superación del
relativismo.
 Sócrates desarrolla un método práctico basado en el diálogo, en
la conversación, la "dialéctica", en el que a través del
razonamiento inductivo se podría esperar alcanzar la definición
universal de los términos objeto de investigación.
 En la primera fase el objetivo fundamental es, a través del análisis
práctico de definiciones concretas, reconocer nuestra ignorancia.
Sólo reconocida nuestra ignorancia estamos en condiciones de
buscar la verdad.
 La segunda fase consistiría propiamente en la búsqueda de esa
verdad, de esa definición universal. Lo cierto es que en los
diálogos socráticos de Platón no se llega nunca a alcanzar esa
definición universal, por lo que es posible que la dialéctica
socrática hubiera podido ser vista por algunos como algo
irritante.
 Pasó la mayor parte de su vida de adulto en los
mercados y plazas públicas de Atenas, iniciando
diálogos y discusiones con todo aquel que quisiera
escucharle, a quienes solía responder mediante
preguntas.
 Quería lograr que el interlocutor descubriera sus
propias verdades.
 El método socrático era imitado con frecuencia por los
jóvenes atenienses, trastornando en gran medida los
valores morales y el orden ya establecidos.
 Incluso pese a que el mismísimo Sócrates luchó por
Atenas y abogó a favor de la obediencia a las leyes, al
mismo tiempo criticó a la democracia en ciertos
aspectos.
 Aunque durante la primera parte de su vida fue un
hombre de profundas convicciones religiosas, luego
tomó una nueva postura.
 Planteaban una existencia etérea sin el consentimiento
de ningún dios como figura explícita.
 Sócrates decía que el concepto de bondad precedía a
los deseos de los dioses, en lugar de estar determinado
por estos.
 Fue acusado en el 399 a. C. de despreciar a los dioses y
corromper la moral de la juventud.
 Fue condenado a muerte, aunque la sentencia sólo
logró una escasa mayoría.
 Cuando, de acuerdo con la práctica legal de Atenas,
Sócrates hizo una réplica irónica a la sentencia de
muerte del tribunal proponiendo pagar tan sólo una
pequeña multa dado el escaso valor que tenía para el
Estado un hombre dotado de una misión filosófica,
enfadó tanto al jurado que éste volvió a votar a favor de
la pena de muerte por una abultada mayoría.
 “Si, con relación a esto, me dijerais: ‘[...] te absolvemos,
pero con esta condición: con la condición de que dejes esos
diálogos examinatorios y ese filosofar; pero si eres
sorprendido practicando eso todavía, morirás’ [...], yo os
respondería: ‘[...] os estimo, atenienses, pero obedeceré al
dios antes que a vosotros y, mientras tenga aliento y pueda,
no cesaré de filosofar, de exhortaros y de hacer
demostraciones a todo aquel de vosotros con quien tope
[...]. Pues eso es lo que ordena el dios [...] Atenienses, tened
presente que yo no puedo obrar de otro modo, ni aunque se
me impongan mil penas de muerte; [...] absolvedme o no
me absolváis’”.
 Nota: defensa ante el tribunal que lo condenó, que sigue siendo, uno
de los más elocuentes discursos en favor de la libertad de expresión.
 Los seguidores de Sócrates le recomendaron huir, lo
cual era esperado (e incluso habría sido aceptado) por
la ciudadanía; pero él se negó por principios.
 Llevó a cabo su propia ejecución bebiendo la cicuta
con la cual lo habían provisto.
 Critón es el discípulo que pone su mano en el muslo del
maestro, como intentando hacerle desistir de su decisión.
 En la parte de la izquierda, sentado y abatido, se encuentra
Platón quien en realidad al parecer no estaba presente pues
así lo escribió.
 El carcelero le tiende la copa de cicuta con gesto de tristeza
o vergüenza.
 Domina la escena el propio Sócrates, alzándose de manera
decidida, resuelto a tomar el veneno tras haber
pronunciado su discurso sobre la inmortalidad del alma.
 Mientras se le estaba preparando el poderoso veneno
de la cicuta, el filósofo se empeñó en aprender una
pieza para flauta, muy complicada, además con gran
interés. Los que le querían y le acompañaban en ese
último trance tan terrible no pudieron dejar de
preguntar para qué le iba a servir aprender aquella
complicada melodía si poco después iba a morir.
Sócrates respondió muy serio que para saberla antes de
morir."
 Sócrates murió a la edad de 70 años.
 "Conócete a ti mismo.”
 "El mayor de todos los misterios es el hombre."
 "Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la





autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan
a sus maestros."
"Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus
padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros"
“Prefiero sufrir una injusticia, que cometerla"
"Solo es útil el conocimiento que nos hace mejores."
"Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la
ignorancia."
"Sólo sé que no sé nada; y esto cabalmente me distingue de los
demás filósofos, que creen saberlo todo."
 "La sabiduría es saber qué tan poco sabemos."
 "Una vida sin examen no tiene objeto vivirla."
 "El temor a la muerte, señores, no es otra cosa que
considerarse sabio sin serlo, ya que es creer saber sobre
aquello que no se sabe. Quizá la muerte sea la mayor
bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin
embargo todo el mundo le teme como si supiera con
absoluta certeza que es el peor de los males".
 El castigo del embustero es no ser creído aún cuando





diga la verdad."
"El hombre es un animal político."
"El hombre más poderoso es aquel que es totalmente
dueño de sí mismo."
"El hombre solitario es una bestia o un dios."
"El ignorante afirma; el sabio duda y reflexiona."
El sabio no dice nunca todo lo que piensa, pero
siempre piensa todo lo que dice."
 "El único Estado estable es aquel en que todos los




ciudadanos son iguales ante la ley."
"En los Juegos Olímpicos no se corona a los más hermosos
ni a los más fuertes, sino a los que compiten. También en la
vida, los que actúan rectamente son quienes alcanzan el
premio."
"La hembra es hembra en virtud de cierta falta de
cualidades."
"La ventaja que sacarás de la filosofía será hacer sin que te
lo manden, lo que otros harán por temor a las leyes."
"La verdadera felicidad consiste en hacer el bien."
 "Lo que tenemos que aprender lo aprendemos haciendo."
 "Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la





vida a la felicidad.”
No tiene ningún amigo el que tiene demasiados amigos."
"Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está
totalmente alejado de ella."
"Piensa como piensan los sabios, más habla como habla la
gente sencilla."
"Platón es mi amigo, pero más amiga es la verdad."
"Se ama más lo que se ha conquistado con fatiga.
Descargar

Tema 3: El pensamiento y la vida ética