Υνῶθι σεαυτόν
Conócete a ti mismo
Sapere aude
Atrévete a saber
(Horacio. Epodos 1, 2, 40)
"Y con estos latinicos y otros tales os tendrán
siquiera por gramático;
que el serlo no es de poca honra y provecho el
día de hoy"
M. de Cervantes El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha I.
Anacreonte de Teos
14 D
Trae agua, trae vino, muchacho, y tráenos coronas
de flores, ve y tráelo, que ahora contra Eros boxeo
Arquíloco de Paros
6D
Algún Persa alardea con mi escudo, arma formidable,
que tras un matorral abandoné, a pesar mío.
Puse a salvo mi vida. ¿Qué me importa ese escudo?
¡Váyase al cuerno! Ahora adquiriré otro mejor.
YO CONOZCO MI HERENCIA
CATULO
V
Vivamos, querida Lesbia, y amémonos,
que todos los rumores de los viejos severos
no nos importen nada.
Los soles pueden morir y renacer de nuevo,
pero cuando a nosotros se nos acabe esta breve luz
nos tocará dormir una noche eterna.
Dame mil besos, después cien,
después otros mil y cien más,
mil más después y otros cien,
y cuando llevemos muchos miles
olvidémonos de la cuenta
para que nadie pueda envidiarnos con maldad
cuando sepa cuántos fueron los besos que nos dimos.
Arquíloco de Paros
67a D
Corazón corazón de irremediables penas agitado,
¡álzate! Rechaza a los enemigos oponiéndoles
el pecho, y en las emboscadas traidoras sostente
con firmeza. Y ni, al vencer, demasiado te ufanes,
ni, vencido, te desplomes a sollozar en casa.
En las alegrías alégrate y en los pesares gime
sin excesos. Advierte el vaivén del destino humano.
Simónides de Ceos
6D
Siendo humano, jamás digas qué va a pasar mañana,
ni al ver a alguien dichoso, por cuánto tiempo lo será.
Porque ni el moverse de la mosca de finas alas
es tan rápido.
Alceo
142 D
Cruel, insufrible daño es la Pobreza, que a un pueblo
grande somete a la par de su hermana, la Impotencia.
Homo sum: humani nil a me
alienum puto.
Soy un hombre y considero que nada de lo
humano me es ajeno.
(Terencio Heauton Timorumenos 75)
Lírica popular
7D
Tener salud es lo mejor para un mortal,
lo segundo haber nacido hermoso de natural,
lo tercero, ser rico sin engaños,
y lo cuarto gozar de juventud entre amigos.
Solón
1D
Espléndidas hijas de Zeus del Olimpo y de Mnemósine,
Musas de Pieria, escuchadme en mi ruego.
Dadme la prosperidad que viene de los dioses, y tenga
ante los hombres por siempre un honrado renombre,
que de tal modo sea a mis amigos dulce y a mis
enemigos amargo;
respetado por unos, terrible a los otros mi persona.
Riquezas deseo tener, mas adquiridas de modo injusto
no quiero. De cualquier modo llega luego la justicia.
Fugit irreparabile tempus.
Huye el tiempo irreparable.
(Virgilio Geórgicas 3, 284)
Safo
50 D
Amor ha sacudido mis sentidos,
como el viento que arremete en el monte a las
encinas.
114 D
Dulce madre mía, no puedo ya tejer mi tela,
consumida de amor por un joven, vencida por la
suave Afrodita.
Safo
Unos dicen que un tropel de carros,
otros que de infantes,
y esos que una flota de barcos
es lo más bello sobre la negra tierra,
pero yo digo que es lo que uno ama.
Lupus est homo homini, non homo, quom
qualis sit non novit.
Un lobo es el hombre para el hombre, y no un
hombre, cuando no sabe quién es el otro.
(Plauto Asinaria 495)
POETISA DE ARMAS TOMAR (Pausanias II 20, 7 ss)
Telesila de Argos cultivó la poesía hímnica en el s.V a.C. No
obstante, alcanzó la gloria durante un conflicto con Esparta.
Cuando todos los soldados de su ciudad habían caído en campo
abierto, Telesila armó a los esclavos, ancianos y mujeres que
quedaban en ella y los hizo defender la muralla. Atacaron los
espartanos, pero al darse cuenta de quiénes eran sus
contrincantes, se retiraron del combate, temiendo, si ganaban, el
carácter odioso de su victoria y si perdían, la vergüenza de ser
derrotados por mujeres.
Horacio
Odas I 11: Carpe diem
No preguntes, Leucónoe, - pues saberlo es sacrilegio -,
qué final nos han marcado a mí y a ti los dioses;
ni consultes los horóscopos de los babilonios.
¡Cuánto mejor es aceptar lo que haya de venir!
Ya Júpiter te haya concedido unos cuantos inviernos más,
ya vaya a ser el último el que ahora amansa al mar Tirreno
con los peñascos que ahora le pone al paso,
procura ser sabia: filtra tus vinos,
y a un plazo breve reduce las largas esperanzas.
En tanto que hablamos, el tiempo envidioso habrá escapado;
échale mano al día, sin fiarte para nada del mañana.
AVISO A LOS HEREDEROS (Plutarco Moralia 173 B)
La reina Semíramis, fundadora de Babilonia,
dejó sobre su tumba un mensaje para sus
herederos, por si tenían problemas económicos:
"Si algún rey necesita dinero, que abra esta
tumba." Darío siguió las instrucciones y encontró
otra advertencia: " Si no fueras avaricioso y
malvado, no abrirías las tumbas los muertos"
DESPEDIDA DEL GUERRERO (Plutarco Moralia 225 A)
Leónidas, al partir para Las Termópilas,
intuyendo su destino, se despidió de su mujer
diciendo: "Cásate con un hombre honrado y ten
hijos sanos." Murió junto a otros trescientos
espartanos, intentando frenar en aquel desfiladero
el avance de los persas y esperando en vano la
llegada de refuerzos.
CATULO
LXXXV Amor y odio
Odio y amo. ¿Por qué es así, me preguntas?
No lo sé, pero siento que es así y me atormento.
DEFINICIONES Y EJEMPLOS (Diógenes Laercio VI 2, 40)
Platón definió al ser humano como un "bípedo
implume", animal de dos patas sin plumas.
Sorprendido ante tal descripción, Diógenes el
cínico echó mano de una gallina, le arrancó las
plumas y afirmó: "He aquí el hombre de Platón".
DOS GRANDES HOMBRES (Diógenes Laercio VI 2, 38)
En el siglo IV Alejandro Magno se había convertido en el
hombre más poderoso sobre la faz de la tierra. Un día
paseando por Atenas con su cortejo de soldados vio un
hombre recostado sobre una tinaja. Rápidamente lo identificó
con el famoso filósofo cínico Diógenes. Alejandro se mostró
espléndido y le concedió un deseo. Diógenes le contestó: "Mi
deseo es que te apartes ahí porque me quitas el sol".
VIRGILIO
Dido, temerosa y enfurecida por sus terribles proyectos,
dando vueltas a sus brillantes ojos inyectados de sangre, con
sus mejillas temblorosas sembradas de lívidas manchas, y
con la palidez de la muerte ya próxima, se precipitó en el
interior del palacio, subió fuera de sí los altos escalones y
desenvainó la espada del Dardanio, regalo que no había sido
ofrecido para estos usos.(...)apoyando sus labios en el lecho,
exclama: “Moriré sin venganza, pero muramos. Así, así me
es grato descender al reino de las sombras. Que el cruel
Dardanio desde alta mar grabe en sus ojos este fuego y lleve
consigo los presagios de mi muerte.” Había dicho, y mientras
se hacía tales reflexiones, sus esclavas la ven desplomarse
bajo el hierro y su espada espumante de sangre y sus manos
manchadas.
Eneida IV.
UN PERRO POLÉMICO ( Plutarco Alcibíades 9)
El gran político Alcibíades le cortó el rabo a su
perro. Cuando le preguntaron por qué lo había
hecho, respondió: "Para que la gente hable del
rabo de mi perro y no de mí".
TIBULO
ELEGÍAS I vv 69-73
Entre tanto, mientras los hados lo permitan, unamos nuestro amor;
ya vendrá la Muerte, con su cabeza cubierta de tinieblas,
ya se colará de pronto la edad inerte, y no convendrá amar
ni decir halagos con la cabeza cana.
Ahora hay que gozar de la ligera Venus.
GAJES DEL OFICIO (Aristófanes Ranas)
Un tipo de barco griego eran las denominadas "trirremes",
naves tiradas por tres filas de remeros, dispuestas una sobre
la otra. El cómico Aristófanes se compadece de los remeros
de las filas inferiores porque tenían frente a su cara las
posaderas de los remeros de la fila superior. Esta situación
se veía agravada, según él, cuando los remeros superiores
hacían un sobreesfuerzo...
Quod in iuuentute non discitur, in matura aetate
nescitur.
Lo que no se aprende de joven, se ignora de
viejo.
(Cassiod. Varia 1,24)
¿PARA QUÉ SIRVE UN FILÓSOFO? (Diógenes Laercio VI 2, 74)
Cuando Diógenes fue cogido prisionero y vendido
como esclavo, le preguntaron qué sabía hacer.
Respondió “Gobernar hombres” y dijo al pregonero:
“Pregona si alguien quiere comprarse un amo”.
BUENAS COSTUMBRES (Diógenes Laercio VI 2, 40)
A uno que le preguntó a Diógenes a qué hora se
debía comer, éste le respondió: “Si eres rico,
cuando quieras; si eres pobre, cuando puedas”.
CATULO
CI: a su hermano muerto
Tras viajar por muchos pueblos y naciones,
llego, hermano, a estos pobres ritos fúnebres,
para donarte a ti con el postremo tributo de la muerte,
y no hablar con tu muda ceniza,
puesto que la fortuna te me arrebató a ti,
ay, pobre, indigno hermano, que me has sido arrancado.
Pero ahora, entre tanto, estas cosas que en la antigua
costumbre de nuestros padres
te son entregadas, en triste tributo a tus ritos fúnebres,
acógelas, éstas que manan fluidas del llanto fraterno,
y para la perpetuidad, hermano: Hola y adiós.
EL MUNDO DEL HAMPA (Diógenes Laercio VI 2, 45)
Al contemplar una vez a los grandes sacerdotes
de un templo llevar detenido a uno de los
sacristanes que había robado un copón, Diógenes
exclamó: “Los grandes ladrones han apresado al
pequeño”.
VIDA DE PERRO ( Diógenes Laercio VI 2, 46)
En un banquete empezaron a tirarle huesecillos a
Diógenes como a un perro. Entonces se fue
hacia ellos y les meó encima, como un perro.
NOSOTROS HABLAMOS GRIEGO
MENDIGO CON PRISAS (Diógenes Laercio VI 2, 56)
Diógenes le mendigaba a un avaro y como éste
se demoraba, le dijo: “Amigo, te pido para mi
comida, no para mi entierro”
Nulla dies sine linea.
Ningún día sin (escribir o leer) una línea.
(Plinio Historia Natural 35, 36,12)
MEDIDAS PROPORCIONADAS (Diógenes Laercio VI 2, 57)
Al llegar a Mindo y ver los portones de la muralla
enormes y la ciudad pequeña, Diógenes dijo: “
¡Ciudadanos de Mindo, cerrad los portalones para
que no se os escape la ciudad!
VARRÓN
La comadrona hace salir, la nodriza nutre, el
pedagogo instruye y el maestro enseña.
Descargar

Diapositiva 1 - IES Vasco de la Zarza