Texto conclusivo de la
V Conferencia General del Episcopado
Latinoamericano y del Caribe
DOCUMENTO DE
APARECIDA
EL CON-TEXTO DEL TEXTO
I- LA IRRELEVANCIA DEL
DOCUMENTO DE
PARTICIPACIÓN PARA LA
ASAMBLEA
Comparada al espíritu de la
Asamblea y del Documento
Final, la preparación oficial
asumió una dirección contraria
y acabó irrelevante para sus
participantes.
El Documento de
Participación :
Eclipsaba el Reino de Dios en la
eclesiología;
Silenciaba las voces proféticas de los
mártires de las causas sociales;
Ignoraba las CEBs,
Relegaba a la basura de la historia el
método ver-juzgar-actuar;
Ignoraba la rica contribución de la TdL;
Profesaba un docetismo cristológico.
El texto de la
Síntesis de las Contribuiciones
Recibidas
tampoco reflejaba el resultado
del proceso de participación
de las Iglesias Locales.
Reafirmando el mismo espíritu,
ocurrió la notificación de J. Sobrino,
en vísperas de la Asamblea.
II - LA COMPOSICIÓN DE
LA ASAMBLEA
Los 268 participantes de la Asamblea
se hicieron presentes en las categorías de miembros,
convidados, observadores y peritos.
Sólo los miembros - los Cardenales, Arzobispos y
Obispos – tuvieron derecho a voz y voto, en un total de
162; los demás, sólo tuvieron voz.
De los votantes, sólamente 92 eran delegados por las
Conferencias Episcopales.
Los invitados, en número de 81,
eran Obispos, Presbíteros,
Diáconos, Religiosos y Religiosas,
así como Laicos representantes de
movimentos y otros organismos.
Entre los miembros invitados,
17 eran de la Curia Romana.
Los observadores,
en número de 8,
eran representantes de otras Iglesias y
denominaciones religiosas.
II - LA CONFIGURACIÓN DE
LA ASAMBLEA
La Asamblea de Aparecida tuvo un comienzo
marcado por días de explicitación de
expectativas, en espíritu de cordialidad.
Pero, en la medida en que ciertas decisiones
tuvieron que ser tomadas,
irrumpieron tensiones.
Eso no rompió el espíritu de fraternidad,
pero empañó públicamente la configuración
de la Asamblea.
Tensiones
Se explicitaron tensiones entre
tendencias eclesiológicas,
diagnósticos de la realidad y
opciones pastorales distintas.
Entraron en escena actores
expresando, muchas veces
implícitamente, diferencias
entre:
Laicos de movimentos y laicos de las pastorales y CEBs
Religiosos y miembros de las nuevas comunidades de vida
Anti-feministas y defensores de una Iglesia ministerial,
que incluye también a las mujeres
Protectores de la vida en ámbito más restricto (vida intrauterina y eutanasia) y defensores de la vida en sentido
amplio del nacimiento y muerte, incluída la pobreza.
Agentes de una acción evangelizadora restringida al
ámbito espiritual y religioso y los que incluyen hasta la
ecología y la cuestión de la Amazonia.
Obispos de movimentos y Obispos sensibles a una Iglesia
autóctona; entre Obispos eurocentristas y Obispos
defensores de la tradición latino-americana
Los que parten de principios generales y los que parten
de la realidad
IV – LAS PUERTAS
ABIERTAS POR EL PAPA
El Papa prestó un gran servicio a la
Asamblea de Aparecida.
El Discurso Inaugural no sólo no
cerró ninguna puerta a la Iglesia en
América Latina,
sino que abrió nuevas perspectivas.
Por lo menos diez tesis vale la pena mencionarlas:
1ª. La evangelizacióm en cuanto inculturación
2ª. Una globalización guiada por la ética
3ª. Fortalecer la pertenencia a la Iglesia y su
presencia pública
4ª. En la encrucijada, Cristo, fuente de nuevos
caminos
5ª. Vida en Jesús no es fuga de la realidad: “la
Iglesia es abogada de la justicia y de los
pobres”
6ª. La opción por los pobres está implícita en la fe
cristológica
7ª. La centralidad de la Palabra de Dios
8ª. Una cultura de la vida como desarrollo
9ª. La necesidad de la “conversión de las
estruturas”
10ª. Superar la mentalidad machista
V–
UNA METODOLOGÍA
PARTICIPATIVA,
AUNQUE ATROPELLADORA
Aparecida adoptó una metodología
participativa. De manera satisfactoria
comenzó escuchando la Asamblea y siguió
con trabajos, en Grupos, Comisiones y
Subcomisiones temáticas.
Sin embargo, el tiempo corto acabó atropellando
la tarea creadora de la Asamblea, alternando
espacios de distensión en asuntos más
periféricos y de presión en momentos en que se
necesitaba de tranquilidad para crear y redactar.
VI – LOS MOMENTOS DE
CRISIS DE LA ASAMBLEA
No todo en Aparecida, fue
serenidad y consenso fácil.
Aunque no haya habido debate,
hubo momentos de crisis. La
lectura del Documento no puede
prescindir de ellas.
Por lo menos cuatro de ellas
merecen mención.
El Discurso provocó crisis en
los segmentos conservadores y
también en los progresistas:
Para desconcierto de los sectores más
conservadores, el Papa fue propositivo
y no coercitivo.
Pero, también para escándalo de los progresistas,
dijo que “... el anuncio de Jesús y de su Evangelio
[para los pueblos da América Latina y el Caribe] no
supuso, en ningún momento, una alienación de las
culturas pre-colombinas, ni fue una imposición de
una cultura extraña”.
Después de una primera semana de trabajo, que tenía por
finalidad levantar temas para el documento final, la
Comisión de Redacción, integrada por ocho Obispos y
asistida por cuatro peritos, elaboró un Esquema General del
Documento.
El proyecto, en gran medida, desconocía las aportaciones de
los participantes durante la misma. Dejaba de lado el método
ver-juzgar-actuar, se estructuraba en torno a un cristomonismo
que eclipsaba, sobre todo, al Espíritu Santo y no aterrizaba en
compromisos pastorales.
El esquema se hizo público antes de ser
presentado a la Asamblea y
fue abortado por la Presidencia.
Para Aparecida, el Documento de Consulta fue de
“Participación” y el Documento de Trabajo fue
“Síntesis de las Aportaciones Recibidas”. La Asamblea
tuvo que partir de cero.
Al final de la segunda semana, alegando falta de
tiempo, un Cardenal latino-americano, solicitó a la
Presidencia de la Asamblea, que fuese sometida a las
Comisiones Temáticas, la propuesta de hacer del texto
“Síntesis de las Aportaciones Recibidas” el
“Documento de Trabajo” de la Conferencia.
La propuesta, no sólo fue mal recibida por las
Comisiones Temáticas, sino que generó malestar.
De la segunda a la tercera redacción,
la Asamblea perdió el control del texto.
La Presidencia, alegando falta de tiempo hábil para
llegar a la cuarta redacción, solicitó a la Asamblea
que se delegara a la Comisión de Redacción la tarea
hasta entonces ejecutada por las Comisiones
Temáticas.
Entonces, se vió la posibilidad, en caso de que una proposición
no fuese contemplada, nombrar siete presidentes de
Conferencias y presentar una propuesta, que obligatoriamente
sería sometida a la votación del plenario de la Asamblea. El
procedimento fue respetado en parte.
VII - LA INTERACCIÓN DE
LA ASAMBLEA CON
ACTORES EXTERNOS
El Documento de Aparecida es un texto de
Magisterio Latino-americano de los Obispos,
asumido y aprobado por ellos, que eran los
únicos que tenían poder de voto en la
Asamblea.
Sin embargo, el Documento no fue redactado
sólamente por ellos. Más allá de otros actores internos
a la Asamblea, también influyeron en el texto otros
actores externos.
El voto de los Obispos, enriquecido
por la voz de los invitados
El Documento no fue redactado solamente por los Obispos,
pues, más de la mitad do los integrantes de la Asamblea,
estaba compuesta de no-Obispos, que no tenían voto, pero
tenían voz, habló mucho y fue escuchada
Al lado de esos actores presentes, también influirían
los millares co-actores, personas que participaron del
proceso de preparación, enviando sus aportaciones, a
través de sus delegados.
Así, aunque indirectamente, también fueron voces que
se hicieron oír en el seno de la Asamblea.
Una Asamblea en interacción
con actores externos
La Conferencia de Aparecida fue la primera asamblea
realizada con la presencia de teléfono celular e
internet, posibilitando la comunicación hacia dentro y
fuera de la Asamblea.
También fue la primera asamblea realizada en un
local público, en donde acuden diariamente millares
de peregrinos.
También por primera vez, los teólogos presentes
fuera de la Asamblea no trabajaron
clandestinamente, sino con la anuencia del Celam.
Entre los actores externos, que influyeron los
actores del texto, también tuvieron lugar tres
iniciativas significativas:
El Seminario Latino-americano de Teología, realizado
en Pindamoñangaba, bajo la coordinación del Consejo
Nacional de los Laicos.
La Peregrinación de las CEBs, de la Pastoral Obrera
y de la Pastoral de la Juventud, de Rosales hasta la
Basílica de Aparecida.
La Tienda de los Mártires, montada a la orilla del Río
Paraíba, con celebraciones, oficio de las comunidades,
reflexiones y misa diaria, durante las tres semanas de
la Asamblea.
Descargar

Diapositiva 1