REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y POLÍTICAS
ESCUELA DE DERECHO
PENSAMIENTO POLÌTICO UNVERSAL
MSc. Claudia M Alvarado H. Abg.
Maracaibo, 2014.
Atenas era una Ciudad Estado, una población completamente autónoma económica y políticamente.
La población estaba compuesta por diversos tipos de clases sociales, las cuales eran jurídicamente
diferentes, es decir, no poseían los mismos derechos y deberes.
Esta diferencia era muy marcada, de tal manera que afectaba el desarrollo social del individuo dentro
de esta ciudad.
Estas personas se encontraban el grado mas bajo de la escala social, incluso no eran consideradas
como personas sino como “cosas”, quizás comparadas con animales. Simplemente eran pertenencias
de sus propietarios o amos.
A pesar que la esclavitud fue una institución universal en el mundo antiguo, los esclavos no poseían
ningún derecho ni peso político., aunque sí podían ser citados como testigos en los juicios, para
declarar por cuestiones relativas a sus amos. Pero, autores sostienen, que para que los esclavos
pudieran ser testigos debían ser torturados previamente, a fin de garantizar la veracidad de sus
declaraciones.
La esclavitud era numerosa en esta época, tanto que el cuarenta por ciento (40%) de la población la
constituían los esclavos.
Pensadores como Aristóteles, sostenían que “era deseable que todo el trabajo material fuera realizado
por ellos, de forma que los ciudadanos liberes pudieran disponer del ocio suficiente para dedicarse a la
política y a la filosofía”
No era una población muy extensa dentro de Atenas. Su número llegaba a ser el 10% de la población.
No eran tampoco considerados como ciudadanos, pero al menos sí tenían la consideración de ser
hombres libres.
Naturalmente no podían participar en las instituciones políticas de Atenas, solamente reservadas a los
ciudadanos atenienses de nacimiento.
Para la época no existían formas de naturalización legal. Ni siquiera el vivir o residenciase por lago
tiempo en Atenas convertía a los Metecos en ciudadanos atenienses.
Los ciudadanos atenienses eran los principales miembros de la Polis o Ciudad. Eran los únicos que
tenían derecho a tomar parte activa en la Política del entonces.
Los ciudadanos griegos, y específicamente los atenienses, tenían derecho a participar en las
actividades políticas y eran, en definitiva, miembros de la ciudad dotados de los más plenos derechos.
Esa participación se cristalizaba en el privilegio de poder asistir de forma activa en la asamblea o
Eccesia y tener la posibilidad de ser designado para una serie mayor o menor de cargos públicos.
Las instituciones políticas griegas tenían características muy particulares, que le daban un matiz
único a la manera como funcionaba el gobierno.
En esta época, todas las ciudades griegas tenían una especie de congregación periódica la cual estaba
formada por los ciudadanos varones mayores de 20 años de la Polis.
Esta asamblea se reunía regularmente diez veces al año, y existían periodos extraordinarios de
sesiones.
Esta actuación era una manifestación de “democracia directa” que se observaba y estaba presente en la
mayoría de las Polis griegas, a pesar que en algunas polis o ciudades como Esparta, los integrantes de
esta Asamblea eran más selectos y por lo tanto la asamblea tenía un ambiente más aristocrático. Pero
en todo momento se tomaban las decisiones a través de votaciones entre los asistentes.
Dentro de La Ekklesia o Asamblea se ventilaban los asuntos políticos y sociales. En general de todos
tipos de asuntos que afectaban directamente a la sociedad como la creación de establecimientos o
bienes públicos, la promulgación, modificación o rechazo de leyes o medidas legislativas, según lo
pareciera oportuno a sus asistentes.
Este era un comité ejecutivo y directivo de toda Grecia. Mientras la Asamblea se celebraba en cada
polis, este consejo representaba a toda la nación, a pesar que generalmente se reunía en Atenas.
La forma de elección de sus miembros también era absolutamente democrática. Cada una de las diez
tribus existentes designaba a cincuenta miembros, obteniéndose así un total de quinientos.
De esta manera representaba a todos los ciudadanos y centraba la tarea efectiva de gobierno.
“Debido a que quinientos ciudadanos reunidos, era un numero importante y compilado de manejar,
cada cincuenta elegidos de cada tribu, actuaban durante una décima parte del plazo anual del ejercicio
de su cargo. De esta manera, a cada tribu le correspondería tramitar los asuntos en nombre del
Consejo durante una décima parte del año. Este comité de cincuenta miembros, más un consejero de
cada una de las nueve restantes tribus atenienses tenían la responsabilidad del gobierno”.
Este Consejo, tenía potestad para encarcelar a los ciudadanos e incluso, actuando como tribunal,
condenarla a la pena de muerte. Disponía de un control absoluto sobre la Hacienda Pública, la
Administración de la Propiedad Pública y los impuestos.
También estaban sometidos a su control directo todas las flotas y arsenales de guerra de la nación.
Existía una multitud de funcionarios y cuerpos o Comisiones de la Administración a su servicio.
Estos eran la clave del sistema democrático. Esta institución tenia el deber de otorgar las decisiones
judiciales en los casos particulares (tanto civiles como criminales) poseyendo, además, algunos
poderes que podían ser considerados perfectamente como legislativas y hasta incluso ejecutivos.
Dentro de los Tribunales, actuaban una especie de jueces, que eran a al vez jurados, y que eran
nombrados por la población.
Todo ciudadano ateniense, mayor de treinta años de edad, podía ser objeto de designación para el
desempeño de tan alta obligación. El Tribunal contaba con un número de miembros oscilante entre 201
y 501 (aunque a veces este número resultaba ser aún mayor)
Estos ciudadanos eran, al mismo tiempo, jueces y jurados ya que el sistema judicial ateniense no
estaba aún técnicamente muy desarrollado.
Las partes litigantes debían exponer personalmente sus argumentos de defensa y finalmente el tribunal
se limitaba a pronunciarse sobre los mismos, por el sistema de votación.
El control de los Tribunales se extendía hasta las propia leyes (lo que los daba ese poder legislativo,
antes mencionado). En efecto, los tribunales podían juzgar no sólo a un hombre, sino también a una
Ley determinada.
Cualquier ciudadano, podía presentar una queja contra una ley y en ese mismo momento, esa ley en
cuestión quedaba suspendida temporalmente hasta que un Tribunal decidiera y se pronunciara sobre la
materia planteada y de esta manera el Tribunal podía juzgar a las leyes de la misma manera que
juzgaba a los ciudadanos. Bastaba con la mera alegación de inconveniencia.
La decisión de un Tribunal tenía valor de “cosa Juzgada” no existiendo ya procedimientos válidos de
apelación.
Una nota característica de la justicia helénica consistía en que resultaba ser ordinariamente el propio
acusado el que debía proponer personalmente al Tribunal la pena que, a su juicio, debía serle
impuesta.
Una decisión dictada por un determinado Tribunal no era, en absoluto, vinculante para cualquier otro.
Aunque, en realidad, todos los Tribunales estaban, en algunos aspectos, coordinados con la Asamblea.
• Todo era un procedimiento oral, no se dejaban registros.
• La participación ciudadana era una variante común en todas las instituciones políticas.
• El concepto de leyes (nomos) no se refiere a unas leyes dictadas o impuestas, sino que son usos,
costumbres, normas...
• La ley educaba no reprimía, la intención era la búsqueda de la Armonía Social
• El ideal ate ateniense se puede concentrar conceptualización la ciudadanía libre en un estado libre.
• En esta época no se teorizo sobre la política, se filosofaba principalmente, acerca de la naturaleza
del Cosmos, con un sentimiento básicamente de carácter apátrida.
• La Idea de Justicia era evitar la excesiva desigualdad.
• La Liberta puede tener dos sentidos: “libertad garantizada por la ley u obedecer la ley para tener
libertad”
• El objetivo político era mantener el orden y gobernar para el bien común
• La política se basaba en la búsqueda de la armonía y el orden social.
Descargar

La Polis Griega UNIDAD II TEMA 1