TEMA XI
ESQUEMA GENERAL
Caracterización general
Diseños simples: Modelo básico
Diseños de tres fases
Diseños de cuatro fases
DISEÑOS DE REVERSIÓN
Concepto
La estructura de reversión implica el
registro continuo de la variable de
respuesta del sujeto a lo largo de una serie
de puntos de tiempo.
Las condiciones bajo las que se toman los
registros varían a través de sucesivos
períodos, de forma que no siempre se halla
presente, en cada una de las fases, el
tratamiento o variable de intervención.
..//..
El diseño está formado por una primera
fase donde el sujeto es observado antes
de la aplicación del tratamiento, es decir,
en condiciones de no tratamiento o fase
de línea base. La fase de línea base es
decisiva y posee una doble función.
A) Permite obtener un conocimiento de la
situación actual del sujeto y aporta
información acerca del problema que le
afecta.
..//..
Desde esta perspectiva, la línea base
posee una función descriptiva.
B) Aporta información acerca de lo que
cabe esperar, en un futuro inmediato, del
comportamiento del sujeto. La fase de
línea base posee, de acuerdo con esta
segunda consideración, una función
predictora.
..//..
Concepto (sigue)
La efectividad del tratamiento se infiere al
contrastar los datos esperados, a partir de la
información obtenida de la línea base, con
los datos observados de la fase de
tratamiento.
Al replicar, en períodos sucesivos de tiempo,
estas dos fases, se refuerza la inferencia de
la hipótesis.
..//..
En cuanto a la inferencia del efecto, es de
especial importancia la fase tres o fase de
reversión (= retirada del tratamiento),
conocida por fase crítica (fase dos de la
línea base).
Esta segunda fase de línea base permite
confirmar si el efecto controlador de la
conducta es el tratamiento. Así, cuando el
tratamiento es retirado, la repuesta del
sujeto ha de regresar a niveles iniciales o
de no-tratamiento.
Función predictora de la línea
base
Diseños de reversión: clasificación general
en función de las estrategias de comparación
Estrategia de Clase de
comparación cambio
Simple
Intra-serie
Combinada
Diseño
A-B-A
A-B-A-B
B-A-B
A-B1-A-B2-A
A-B-A-C-A; A-B-C
Complejo A-BC-B-BC
B-BC-B-A-B-BC-B
A-B-BC-BCD-BCDE-BCD-BCDE
A-B-A-B (Inversión)
A-B-A-B (Generalización)
Diseño básico de dos fases, A-B
Formato de diseño básico A-B
Formato de Diseño básico A-B
Características
Estrategia de cambio de fase
simple Hayes (1981)
a) Establecimiento de la estabilidad, nivel y
tendencia de los puntos de datos en
función del tiempo y que han sido
obtenidos de condiciones similares.
b) Introducción de un cambio de las
condiciones que afectan al sujeto.
c) Examen de los cambios concomitantes
a la estabilidad, nivel o tendencia en los
puntos de datos obtenidos bajo las nuevas
condiciones.
Ejemplo práctico
Uso de programa en el entrenamiento de
habilidades (Green et al. 1991)
Sujetos
discapacitados profundos
Problemática a estudiar
identificación y
reconocimiento de estímulos reforzadores
Propósito del estudio
destrezas y habilidades
adquisición de
Procedimiento
Se instruyó a los observadores que
registraran las conductas de acercamiento
de los sujetos ante la presentación de un
estímulo. Se definieron las siguientes
conductas:
mantener contacto con el estímulo
durante un tiempo mínimo (3 sgs.),
mostrar una expresión facial positiva,
o tener una expresión verbal positiva
dentro de los 8 sgs. a la presentación del
estímulo.
Los observadores tenían que anotar
ocurrencia o no de las conductas
acercamiento al estímulo durante
determinado espacio de tiempo tras
presentación.
la
de
un
su
Estímulos o reforzadores
Se formaron cuatro grupos de tres
estímulos según la disponibilidad, fácil
presentación y uso frecuente del reforzador
o estímulo (por ejemplo, abrazar al sujeto,
hablarle, acariciarle, ofrecerle un vaso de
zumo o un pastel, escuchar música rock,
música suave, ofrecerle muñecos, etc.). Se
presentaron tres estímulos por sesión y
cada sesión empezaba con uno de los
estímulos durante cinco segundos.
El sujeto es animado a que toque, pruebe,
observe, etc., el estímulo.
A continuación se realizan cinco ensayos.
El ensayo empieza cuando el ayudante
presenta un estímulo al sujeto, de modo
que si muestra una conducta de
acercamiento, el estímulo sigue presente
por un tiempo adicional de cinco
segundos, y en caso contrario es retirado.
Selección de los estímulos
El personal del centro dio su opinión sobre
las preferencias de los sujetos por cada
estímulo y esa opinión fue evaluada
mediante un escala de tipo Likert con
valores que iban de 5 (el más preferido) a 1
(el menos preferido).
De modo similar, se calculó el porcentaje
medio de conductas de acercamiento a
través de las sesiones de evaluación.
Los estímulos se clasificaron en cuatro
categorías:
sistemático alto/opinión alta
sistemático alto/opinión baja
sistemático bajo/opinión alta
sistemático bajo/opinión baja
Un estímulo se define sistemático alto o bajo
si es situado o no, como mínimo, dentro de
los cuatro estímulos preferidos por un
determinado sujeto en la evaluación
sistemática.
Opinión alta y baja significa que el
estímulo se sitúa entre los cuatro más o
menos preferidos, según la clasificación
obtenida de la evaluación de opinión.
Identificados los estímulos en función de
las preferencias y de las opiniones del
personal del centro, fueron utilizados, en
un segundo experimento, para determinar
si los estímulos altamente preferidos
poseían las propiedades de reforzadores
en programas de entrenamiento.
Segundo experimento
Durante la fase de línea base del segundo
experimento, se diseñaron una serie de
tareas a ejecutar, como activar un
interruptor, tocar la mano, colocar un objeto
en un recipiente, etc. En esa clase de
actividades, el sujeto no recibía ninguna
contingencia de refuerzo, tan sólo una
indicación o señal.
..//..
Durante las sesiones de entrenamiento,
de 5 a 10 ensayos discretos según el plan
del programa individual, los estímulos del
grupo de preferencia eran hechos
contingentes al nivel de ejecución de la
tarea por un tiempo de 3 a 6 sgs
Resultados
El gráfico muestra los datos referentes al
sujeto LM obtenidos en tres posiciones
terapéuticas básicas. Para cada una de las
posiciones LM recibía uno de sus estímulos
preferidos y altamente evaluados por la
opinión del personal (en el gráfico, un
abrazo –hug-), y era contingente al tiempo
que tardaba en completar la tarea.
..//..
El gráfico muestra tres aplicaciones del
diseño A-B en función de las tres
posiciones de adaptación del cuerpo.
Nótese que durante la primera línea base,
el tiempo requerido en ejecutar la tarea
crece rápidamente. En cambio, cuando el
estímulo preferido es hecho contingente de
la ejecución, el tiempo decrece también
rápidamente.
..//..
Obsérvese que en la segunda posición, el
sujeto pasa de un promedio de 18 sgs.
(línea base), a un promedio de 13 sgs.
(condición de contingencia), a pesar de
que se detecta un ligero incremento al
finalizar esta segunda fase.
..//..
En cuanto a la tercera posición, se
observa una reducción del tiempo de
ejecución de la tarea que va de 29 sgs. de
promedio (línea base) a 22 sgs. (fase de
tratamiento o condición de contingencia).
A la vista de estos resultados, los autores
concluyen que, en general, los estímulos
preferidos actúan de reforzadores en
sujetos con discapacidades profundas.
Ventajas y limitaciones
Aunque mediante este diseño es posible
controlar algunas de las posibles amenazas
a la validez interna, como por ejemplo,
maduración, historia, efecto de la medida,
etc., no siempre el control es completo. Para
controlar exhaustivamente esta clase de
amenazas se requiere el registro de una
gran cantidad de observaciones, tanto antes
como después de la aplicación del
tratamiento.
Extremo que muchas veces es difícil de
conseguir. De esta manera, ha de
reconocerse que no siempre este diseño
se halla completamente protegido contra
los posibles factores que atentan contra la
validez interna, de modo que cualquier
explicación alternativa es capaz rivalizar
con la hipótesis causal propuesta. ..//..
Esta es, sin duda, una de las más serias
limitaciones, particularmente, cuando se
tienen muestras cortas de datos. De ahí,
la necesidad de replicar el efecto para
tener una mayor fuerza probatoria acerca
de su acción.
Para ello, es posible aplicar estructuras de
diseño donde se utilizan técnicas
alternativas, como por ejemplo técnicas de
inversión del orden, dando lugar a los
diseños de reversión.
Diseños de reversión
Diseño de tres fases: A-B-A
Formato del diseño de tres fases: A-B-A
Características
Diseño de tres fases: A-B-A
El
procedimiento
requiere
la
secuenciación de un conjunto de fases
de cambio de forma alternante.
Cuando se ha logrado estabilizar el nivel
conductual en la fase de línea base y, a
continuación, se observa un cambio a
partir del punto de aplicación de la
intervención o tratamiento, cabe esperar
que cualquier nuevo cambio contrario al
observado que se produzca con la retirada
del tratamiento, sea resultado del efecto
controlador del tratamiento.
Cambios de fases
Según este procedimiento, se esperan,
como mínimo, dos cambios de fase: un
cambio en la segunda fase o fase de
intervención, y un cambio en la tercera
fase o fase de retirada de tratamiento (de
regresión a la situación inicial).
Según el procedimiento de reversión, es
posible añadir más fases de cambio, con
lo cual el experimentador dispone de un
argumento
empírico,
suficientemente
fundado, sobre el poder controlador de la
variable independiente o de tratamiento.
La lógica consiste en ir intercambiando el
sentido de las fases con el propósito de
provocar un conjunto de alteraciones que
avalen las expectativas derivadas de la
hipótesis causal.
Ejemplo práctico
Sistema de economía de fichas y
depresión neurótica. (Hersen et al. 1973)
Sujetos
depresión neurótica
Registros
puntos ganados y
puntuaciones de depresión (puntuaciones
altas indican baja depresión)
Propósito del estudio
efectos de la
economía de fichas sobre la depresión
neurótica
Procedimiento
Se estudia el efecto del sistema de
economía de fichas sobre la depresión
neurótica. Se toman medidas de dos
variables: los puntos ganados por el sujeto
y las puntuaciones conductuales de
depresión (donde las puntuaciones altas
indican baja depresión).
..//..
En la fase de línea base, se evalúa la
conducta de los sujetos en la sala del
hospital y durante los períodos de tiempo
libre no estructurado.
A lo largo de esos períodos de tiempo, los
pacientes tienen acceso a material
recreativo como
televisión,
música
estéreo, libros, revistas, juegos de cartas y
de mesa.
Cantidad de puntos ganados y puntuaciones conductuales del sujeto 1
Resultados
En la figura anterior, se observa la
presencia de medidas relativamente
estables durante la fase de línea base,
con una ligera tendencia negativa en el
registro de los puntos ganados. Hemos de
aclarar que durante esta primera fase de
línea base, los puntos ganados no
poseían valor de cambio.
..//..
La aplicación del sistema de economía de
fichas genera un rápido aumento de los
puntos ganados y de las puntuaciones
conductuales de depresión (que detonan
un estado de depresión baja). Por último,
la retirada del tratamiento en la fase crítica
o segunda fase A produce un decremento
tanto de los puntos ganados como de las
registros conductuales.
..//..
A partir de una aplicación sistemática de
esta misma estrategia a otros sujetos, los
autores concluyeron que el uso del
sistema de economía de fichas actúa
positivamente
sobre
la
depresión
neurótica.
Nótese que es precisamente la fase de
reversión o segunda fase de línea base la
que permite obtener una conclusión firme
acerca del efecto controlador de la
variable de tratamiento sobre la conducta
de estudio.
..//..
Es, precisamente, el hecho de la reversión
lo que permite a los investigadores
confirmar la hipótesis sobre la efectividad
del tratamiento aplicado.
Ventajas y limitaciones
Este formato de diseño permite demostrar
con mayor claridad la relación efectiva entre
la variable de tratamiento y la conducta
observada del sujeto, dada la presencia de
una tercera fase crítica que es crucial para
determinar la relación supuesta por hipótesis
(Arnau, 1984).
..//..
Este diseño es, al mismo tiempo,
especialmente indicado para situaciones
donde se pretende explorar las relaciones
entre las variables objeto de estudio,
como paso previo a la aplicación de un
diseño más complejo, de carácter analítico
o de tratamiento múltiple.
Es, también, apropiado para el estudio de
variables de naturaleza reversible y, en
consecuencia, ampliamente utilizado en
contextos clínicos y educacionales. ..//..
Por último, cabe destacar una ventaja
práctica, en el sentido que muchas veces
el investigador no dispone del tiempo
necesario para esperar una total extinción
y estabilización de la conducta basal. Por
dicha razón, el uso de esa técnica supone
una gran cantidad de ahorro en tiempo y
esfuerzo. Su aplicación es, pues,
aconsejable
en
situaciones
con
tratamientos de efectos reversibles (como
por ejemplo, drogas, estímulos visuales,
privación, estímulos físicos, etc.).
..//..
A diferencia del diseño básico de dos
fases, posee una mayor potencia
inferencial, dado que queda mejor
protegido de las amenazas a la validez
interna.
Desventajas del diseño
Como desventajas más relevantes cabe
destacar tanto los problemas de carácter
ético así como la imposibilidad de evaluar
el efecto del tratamiento desde un contexto
mucho más amplio (es decir, que la
introducción
simultánea
de
dos
tratamientos sea más efectiva que la
aplicación de sólo uno o dos, de forma
secuencial).
..//..
Desde el punto de vista ético, la estructura
del diseño no es aconsejable ya que sitúa
al sujeto en una fase de no-tratamiento.
De ahí la conveniencia de ampliar la
secuencia con una última fase de
tratamiento, mediante la adaptación del
diseño A-B-A-B.
..//..
En lo que atañe al estudio de dos o más
condiciones de tratamiento, el diseño A-BA está limitado, por su propia estructura, a
la verificación del impacto de una sola
variable de tratamiento.
Cuando interesa realizar una evaluación
más amplia del tratamiento o el análisis de
su eficacia relativa al complementarse con
otros tratamientos, esa estructura no
ofrece la posibilidad de examinar su efecto
conjunto.
..//..
Estas son, en definitiva, las dos grandes
limitaciones asociadas a dicha estructura
que, por otra parte, es común a otros
formatos reversibles simples.
Diseño de cuatro fases
Formato básico del Diseño de cuatro fases A-B-A-B
Formato básico del diseño de cuatro fases, A-B-A-B.
(Drew, p.84)
Diseño simple de reversión
Clasificación
del diseño
A-B-A-B
Diseño con técnica de inversión
Diseño de generalización
Diseño simplificado de retirada
Características
Para soslayar los inconvenientes del
diseño de dos fases, los investigadores
han ampliado la estructura básica a
formatos de diseño de cuatro o más
fases como, por ejemplo, el diseño A-BA-B, conocido frecuentemente por diseño
de reversión.
..//..
De acuerdo con esa disposición, el
experimentador realiza una réplica del
tratamiento.
Así, se obtiene más evidencia empírica
sobre la posible acción del tratamiento. Si
tras cada aplicación de la intervención se
obtiene el mismo patrón conductual, el
experimentador cuenta con una mayor
garantía sobre su efectividad.
..//..
Características
En su formato más simple, el diseño tiene
cuatro fases: dos de línea base y dos de
tratamiento. La tercera fase o segunda de
línea base sigue siendo crítica, ya que con
esta fase es posible inferir el grado en que la
variable de tratamiento controla la conducta
objeto.
Además del formato simple de diseño de
cuatro fases (o diseño de supresión de
tratamiento), se dan otras modalidades o
variaciones.
..//..
Estas variaciones son:
 el diseño de inversión del tratamiento
en la tercera fase. Este técnica requiere el
registro de dos conductas incompatibles.
 el diseño de generalización, con
registro de un amplio espectro de
conductas concomitantes.
 la versión simplificada del diseño de
cuatro fases o diseño de retirada (diseño
sin fase de línea base inicial).
Diseño de reversión de cuatro
fases simple
Especificación del diseño
Según la lógica del diseño, la segunda
fase de línea base juega un papel
destacado. La segunda fase es considera
crítica para la verificación del efecto o
inferencia de la hipótesis. Esto significa
que, cuando el tratamiento es retirado de
la situación, se espera que la conducta
recupere el nivel previo a la intervención.
..//..
La retirada del tratamiento, en esa
segunda
fase
crítica,
permite
al
investigador tomar una decisión sobre si la
variable de tratamiento controla o no la
conducta del sujeto.
Así, al restablecer de nuevo las
condiciones de no tratamiento se asume
que el efecto ha sido interrumpido y, en
consecuencia, que la conducta debe
cambiar a los niveles observados en la
primera fase de línea base.
..//..
Es aconsejable que durante la segunda
fase crítica se tomen registros o datos
suficientes para que el patrón conductual
se estabilice.
Ejemplo práctico
Actividades recreativas y conducta
verbal estereotípica (Wong et al.,
1987).
Sujetos
dos pacientes
esquizofrénicos crónicos
Registros
estereotipadas
expresiones verbales
Propósito del estudio
efectos de una
actividad recreativa independiente sobre la
reducción expresión verbal estereotipada
Procedimiento
En la fase de línea base se evaluó la
conducta de los sujetos en la sala del
hospital y en los períodos de tiempo libre
no estructurado. Durante estos períodos
de tiempo, los pacientes tenían acceso a
material recreativo como televisión,
música estéreo, libros, revistas, juegos de
cartas y de mesa.
..//..
Por otra parte, se definió la actividad
recreativa independiente como el interés
que mostraban dos pacientes por un
conjunto
de
tareas
particulares.
..//..
Así, por ejemplo, Bob podía elegir, al
comienzo de la sesión, una o dos tareas
recreativas por día con una dedicación de
40 minutos. Al término de esta actividad,
se pedía a Bob que atendiera a la tarea
asignada.
Tom
seleccionó,
como
actividad
recreativa, la lectura de revistas con una
dedicación de 20 minutos por día.
Porcentaje de auto-verbalización por sesión de Bob en condiciones
de línea base y actividad independiente (Wong et al., 1987).
Resultados
La figura anterior muestra el porcentaje de
auto-expresiones orales, por sesión, de Bob.
Durante la primera fase de línea base, se
constata la presencia de una tasa moderada
y variable de vocalizaciones estereotipadas,
con un promedio total de 46.9 %.
..//..
El
porcentaje
medio
de
autoverbalizaciones de Bob por sesión
desciende al 18.2%, en la primera fase de
tratamiento. Es decir, cuando se
introducen las actividades recreativas
previas.
..//..
Cuando, en la tercera fase, se regresa a la
situación de línea base, la cantidad de
auto-vocalizaciones cambia a un media de
53.4%. Por último, al aplicar en una
segunda fase de tratamiento la actividad
independiente, el valor medio de la
expresión verbal estereotipada se reduce
a 18.5%.
..//..
A partir de estos resultados, los autores
concluyen que las actividades recreativas
independientes son efectivas cuando se
trata de reducir la tasa de vocalizaciones
estereotipadas
en
pacientes
esquizofrénicos crónicos.
Diseño de cuatro fases con
técnica de inversión
Diseños A-B-A-B con técnica de inversión
Unidades de tiempo
Formato del Diseño de cuatro fases con técnica de inversión
Descripción de la técnica de
inversión
A diferencia del modelo de cuatro fases
simple, el diseño con técnica de inversión
requiere el registro simultáneo de dos
conductas incompatibles del mismo
sujeto.
..//..
La primera conducta (conducta objeto de
estudio) sigue la secuencia de períodos
del diseño A-B-A-B, mientras que la
segunda (incompatible a la anterior) sólo
recibe el tratamiento (por lo general, algún
tipo de refuerzo), en la tercera fase,
conocida por fase de inversión crítica.
Si en esta tercera fase se observan
efectos opuestos en las dos conductas
(efecto de inversión), es posible inferir que
la variable de tratamiento controla la
conducta.
Puesto que el tratamiento se aplica tanto a
la conducta criterio como a la opuesta, se
posee una mayor evidencia sobre su
efectividad y, en consecuencia, sobre la
acción
causal
de
la
variable
independiente.
..//..
De ello se concluye, que la capacidad
inferencial del diseño basado en la técnica
de inversión es mucho más fuerte que con
la estructura de reversión simple.
Ejemplo práctico
Contingencia de refuerzo y conducta de
juego (Allen et al. 1964).
Sujetos
medio (Ana)
Registros
niña de cuatro años y
la conducta de juego
Propósito del estudio
aumentar y
reforzar la conducta social de la niña
Procedimiento
Después de un período de observación de seis
semanas, se comprobó que la niña, Ana,
evitaba toda relación o contacto social con el
resto de los compañeros de la escuela de
párvulos a la que asistía. Los investigadores
describieron a Ana como alguien que evitaba
toda relación o contacto social con otros niños,
mientras que pasaba gran parte del tiempo o
bien jugando sola, o interactuando con la
maestra (adultos).
Se tomaron registros de dos conductas de Ana:
a) frecuencia de interacciones con adultos, y b)
frecuencia de interacciones con niños. Los
registros se realizaron diariamente, en sesiones
de dos horas por las mañanas, y fueron
efectuados por dos observadores de acuerdo
con un plan determinado de observación. Así, a
lo largo de una serie de intervalos de 10
segundos, los observadores anotaron cuando
Ana se acercaba a sus compañeros, o bien se
relacionaba con la maestra o se encontraba
sola.
Hipótesis de trabajo
Se observó, durante los cinco días de que
consta la fase de línea base, que Ana sólo
interactuó con otros niños el 10% del tiempo,
mientras que el 45% del tiempo estuvo con
adultos. El resto del tiempo lo dedicó en intentos
de aproximación a otros niños pero sin
interactuar con ellos, o en jugar sola. A partir de
estos datos iniciales, los investigadores
avanzaron la hipótesis según la cual los adultos
prestaban mayor atención a Ana cuando
interactuaba con ellos que cuando interactuaba
con otros niños.
De acuerdo con esta hipótesis, se
reorientó la atención de la maestra en la
segunda fase del experimento. De esta
manera, cuando Ana entraba en contacto
con sus compañeros, la maestra le tenía
que prestar más atención. En cambio,
cuando Ana interactuaba con la maestra o
jugaba sola tenía que ser ignorada.
Porcentaje de tiempo de interacción de Ana con adultos y niños,
durante las sesiones matinales de dos horas (Allen et al., 1964).
Resultado
Con la aplicación de esa contingencia de
refuerzo, el patrón conductual mostrado por Ana
varió radicalmente. Según los datos reflejados
en el gráfico del experimento, Ana dedicó
aproximadamente el 60% del tiempo en
interactuar con sus compañeros y sólo el 15%
del tiempo con adultos. A fin de verificar si "la
atención de la maestra era la causa del cambio
de conducta mostrado por Ana", se modificó la
contingencia de refuerzo. Así, en la tercera fase
o fase crítica del diseño, la atención de la
maestra se hizo de nuevo contingente a la
actuación de Ana cuando o bien se hallaba sola,
o interactuaba con adultos.
Al mismo tiempo, era ignoraba cuando se
acercaba a sus compañeros. Con la aplicación
de esa contingencia de refuerzo, se incrementó
sensiblemente la cantidad de tiempo de
interacción con adultos y descendió interacción
de Ana con otros niños. Durante la cuarta fase,
se restablece la contingencia de refuerzo
basada en la atención y, como consecuencia,
aparece de nuevo el patrón conductual
observado durante la segunda fase.
Diseño de cuatro fases con
generalización
Unidades de tiempo
Formato del Diseño de cuatro fases de generalización
Propósito de la generalización
El estudio de la generalización del efecto se lleva a cabo,
en diseños de reversión, mediante el procedimiento de
replicación directa siguiendo tanto la estrategia intrasujeto como entre-sujetos. La estrategia intra-sujeto
requiere el registro de la conducta criterio y de una serie
de conductas concurrentes o covariables a la misma
(repertorio o constelación de conductas concurrentes).
Las covariables se eligen del repertorio conductual del
sujeto y se registran de forma simultánea a la que es
objeto de estudio. Cualquier variable incompatible o
extraña a la variable crítica u objeto de estudio debe ser
eliminada. La estrategia entre-sujetos requiere, por su
parte, el registro de una misma conducta en dos o más
sujetos de características similares.
El objetivo o propósito de la replicación entre-sujetos
se reduce a analizar el grado y amplitud de la
irradiación del efecto del tratamiento a través de la
constelación de conductas concurrentes. Desde la
perspectiva de la inferencia de la hipótesis, los diseños
de generalización de efectos siguen las estrategias de
comparación intra series y entre series. Cada una de
esas estrategias posee un objetivo distinto. La
estrategia de comparación intra-serie permite obtener
inferencias relativas a los tratamientos, mientras que la
estrategia de comparación entre-series permite
establecer el alcance del efecto y así como su
generalización.
Ejemplo práctico
Actitud de respuesta activa y rendimiento
escolar (Narayan et al., 1990).
Sujetos
cuarto grado
Registros
seis escolares de
respuesta activa
Propósito del estudio
aumentar la
actitud positiva e interés es una clase de
instrucción social
Procedimiento
Se eligieron seis sujetos pertenecientes a una
clase de 20 niños de cuarto grado, y se planificó
un total de 30 sesiones. Cada sesión incluía 20
minutos de instrucción seguidos de un conjunto
de preguntas. Durante los primeros 10 minutos,
se presentaba una determina información a
través de un proyector y se preguntaba
oralmente a los estudiantes acerca de alguna
circunstancia, hecho o concepto presentado.
El tiempo restante era dedicado a plantear, por
parte del maestro, un conjunto de cuestiones
que requerían la revisión de los hechos o
conceptos
previamente
ofrecidos.
Los
estudiantes respondían a las cuestiones
suscitadas por el maestro utilizando, a tal fin, el
modo de respuesta establecido para la sesión
(levantar la mano o escribir la respuesta en
tarjetas de respuesta). La tercera y última parte
de la sesión consistió en la administración de un
cuestionario diario.
Número de respuestas y de veces que los estudiantes levantaban la mano, a lo largo de
las condiciones de alzar la mano, HR, y tarjeta de respuesta, RC (Narayan, et al. 1990)
Resultado
Los puntos de datos del gráfico del gráfico representan la
cantidad de respuestas emitidas por los seis sujetos, así
como la cantidad de veces que cada estudiante levantó la
mano correspondiente a la fase uno y tres. Durante estas dos
fases, en la que se había establecido como modo de
respuesta el levantar la mano, la cantidad promedia de veces
que el estudiante levantó la mano fue 11.6, y la cantidad
promedio de respuestas orales por estudiante 0.9. Cuando se
utilizaron las tarjetas como modo de respuesta (fases dos y
cuatro), los estudiantes respondieron activamente a las
cuestiones del maestro con un promedio de 15.6 veces por
sesión.
A partir de estos resultados, se concluye que el modo de
respuesta mediante tarjetas es superior al modo de respuesta
de levantar la mano, ya que ofrece a los estudiantes más
oportunidades a responder activamente en clase.
Así, cuando el modo de respuesta son las
tarjetas, la oportunidad de cada estudiante a
responder activamente al contenido de la
lección aumenta, aproximadamente, a un
promedio de 30 respuestas por sesión. Es
interesante observar, por otra parte, cómo el
efecto del modo de respuesta por tarjeta se
generaliza a través de los seis estudiantes
elegidos como sujetos y, cómo se generan unos
los patrones conductuales bastante similares.
De este modo, se dota al experimento de una
mayor cobertura y validez externa aspectos que,
por lo general, definen los limitaciones más
series de esas estructuras.
Ventajas y limitaciones
El diseño de reversión A-B-A-B es, sin duda
alguna, uno de los modelos de estudio que
tradicionalmente han sido utilizados en
modificación de conducta y, de hecho,
constituye la metodología de trabajo propia de la
investigación conductual aplicada. Esto se debe
no sólo a la versatilidad de estos esquemas,
sino a la posibilidad de estudiar en profundidad
el comportamiento de un sólo individuo a lo
largo del tiempo y evaluar, al mismo tiempo, el
posible impacto que tienen los tratamientos
aplicados.
Es característico de la estructura del diseño de
reversión, la secuenciación temporal de fases,
alternando distintas condiciones de tratamiento.
Frecuentemente, condiciones de no-tratamiento
con condiciones de tratamiento o intervención.
Como es obvio, mediante la introducción de
ligeras modificaciones al formato básico, se
consiguen variaciones más precisas y
resultados de mayor alcance.
Sin embargo, la estructura A-B-A-B no se halla
exenta de dificultades.
De acuerdo con este modelo de trabajo, sólo es
posible inferir la acción de la variable control o
de tratamiento, cuando se recupera el patrón
conductual característico de la línea base en
ausencia de las condiciones productoras del
cambio. Es posible, no obstante, que en la fase
crítica no se produzca la reversión conductual
esperada. Bajo este supuesto, el investigador
recurre a interpretaciones alternativas distintas.
En primer lugar, cabe pensar que el tratamiento
no controla la respuesta. Existiría, también, la
posibilidad de que una serie de influencias
extrañas a la intervención puedan haber
ocasionado el cambio.
En segundo lugar, podría concluirse que el
tratamiento ha sido tan eficaz y potente que, aun
cuando haya sido retirado, no se observa cambio
alguno en la conducta. Es posible, en tercer lugar,
que alguna variable contaminante pueda haber
actuado y mantenido la conducta a unos niveles
similares a los de la primera fase de tratamiento,
incluso con la retirada de la intervención. Una
última posibilidad interpretativa, es que la conducta
sea en sí misma no reversible.
Debido a ese conjunto de dificultades y problemas
interpretativos, el diseño A-B-A-B ha de ser
utilizado con máxima precaución, y es de dudosa
utilidad cuando la conducta objeto implica algún
tipo de aprendizaje o adquisición de habilidad.
Diseño simplificado de retirada
B-A-B
Propósito del diseño B-A-B
El objetivo del diseño A-B-A es evaluar la
efectividad de los tratamientos que ya están
actuando en el sistema. La lógica que subyace
a la inferencia de la hipótesis experimental
consiste en asumir que la retirada temporal de
la intervención produce una ruptura o alteración
en la línea de continuidad básica iniciada en la
fase de tratamiento. Si dicha discontinuidad
coincide con los puntos de retirada y
reinstauración del tratamiento, se posee una
base empírica para confirmar lo esperado por
hipótesis.
Estrategia inferencial
Teóricamente, la lógica de la inferencia del diseño B-A-B se basa en la
coincidencia entre los intervalos o puntos de tiempo, en los que se retira
e instaura el tratamiento y la presencia de una discontinuidad en el
comportamiento habitual del sistema.
Retirada
Reaplicación
Efecto de discontinuidad debido a la retirada
tratamiento
temporal del
Esta secuencia de hechos, consistente en una
retirada o supresión temporal del tratamiento, no
requiere ni la aplicación del tratamiento a una
conducta antagónica u opuesta a la conducta
objeto de estudio, ni el registro previo del
comportamiento del sujeto antes de la
intervención. La tercera fase del diseño de
retirada coincide, por otra parte, con el
restablecimiento o reinstauración del tratamiento
previamente interrumpido. Leitenberg (1973)
sugiere reservar el nombre de diseño de
retirada a situaciones donde se interrumpe
temporalmente la aplicación del tratamiento
Cantidad total de horas de ejecución de trabajos de un grupo de 44
pacientes hospitalizados, en función de la contingencia y no
contingencia de refuerzo
Descargar

TEMA XI - Universitat de Barcelona