2013
Cuarto Domingo Cuaresma
En el nombre del Padre, y del Hijo,
y del Espíritu Santo.
Amén.
La gracia de nuestro Señor
Jesucristo,el amor del Padre
y la comunión del Espíritu Santo
estén con todos vosotros
Y con tu espíritu.
Hermanos: para celebrar
dignamente estos sagrados
misterios, reconozcamos nuestros
pecados.
Yo confieso ante Dios
todopoderoso
y ante vosotros, hermanos,
que he pecado mucho de
pensamiento, palabra, obra y
omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi
gran culpa.
Por eso ruego a santa María,
siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a
vosotros, hermanos,
que intercedáis por mí ante Dios,
nuestro Señor.
Dios todopoderoso tenga
misericordia de nosotros,
perdone nuestros pecados y nos
lleve a la vida eterna.
Amén.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Señor, ten piedad.
ORACIÓN COLECTA
Señor, que reconcilias contigo a
los hombres por tu Palabra
hecha carne, haz que el pueblo
cristiano se apresure, con fe viva
y entrega generosa, a celebrar
las próximas fiestas pascuales.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Hijo, que vive y reina contigo en
la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.
Amen.
Lectura del libro de Josué
En aquellos días, el Señor dijo a
Josué: “Hoy os he despojado del
oprobio de Egipto”. Los israelitas
acamparon en Guilgal y celebraron la
pascua al atardecer del día catorce del
mes, en la estepa de Jericó. El día
siguiente a la Pascua, ese mismo día,
comieron el fruto de la tierra: panes
ácimos y espigas fritas. Cuando
comenzaron a comer del fruto de
la tierra, cesó el maná. Los
israelitas ya no tuvieron maná, sino
que aquel año comieron de la
cosecha de la tierra de Canaán”.
Palabra de Dios
Gustad y ved que bueno es el
Señor
Bendigo al Señor en todo
momento,
su alabanza está siempre en mi
boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se
alegren.
Gustad y ved que bueno es el
Señor
Proclamad conmigo la grandeza
del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me
respondió"
me libró de todas mis ansias.
Gustad y ved que bueno es el
Señor
Contempladlo, y quedareis
radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca, al Señor,
el lo escucha y lo salva de sus
angustias.
Gustad y ved que bueno es el
Señor
Lectura de segunda carta del
apostol San Pablo a los Corintios
Hermanos:
El que es de Cristo es una criatura
nueva; lo antiguo ha pasado, lo
nuevo ha comenzado. Todo esto
viene de Dios, que por medio de
Cristo nos reconcilió consigo y nos
encargó el misterio de la
reconciliación. Es decir, Dios
mismo estaba en Cristo
reconciliando al mundo consigo, sin
pedirle cuentas de sus pecados, y a
nosotros nos ha confiado la palabra
de la reconciliación. Por eso,
nosotros actuamos como enviados
de Cristo, y es como si Dios mismo
os exhortara por medio nuestro. En
nombre de Cristo os pedimos que os
reconciliéis con Dios. Al que no
había pecado, Dios lo hizo
expiación por nuestro pecado, para
que nosotros, unidos a él recibamos
la justificación de Dios.
Palabra de Dios
Lectura del santo Evangelio según
San Lucas
En aquel tiempo, solían acercarse a
Jesús todos los publicanos y los
pecadores a escucharle. Y los
fariseos y los escribas murmuraban
entre ellos: “Ese acoge a los
pecadores y come con ellos”. Jesús
les dijo esta parábola: “Un hombre
tenía dos hijos; el menor de ellos
dijo a su padre: “Padre, dame la
parte que me toca de la fortuna”. El
padre les repartió los bienes. No
muchos días después, el hijo menor,
juntando todo lo suyo, emigró a un
país lejano, y allí derrochó su
fortuna viviendo perdidamente.
Cuando lo había gastado todo, vino
por aquella tierra un hambre
terrible, y empezó él a pasar
necesidad. Fue entonces y tanto le
insistió a un habitante de aquel país
que lo mandó a sus campos a
guardar cerdos. Le entraban ganas
de saciarse de las algarrobas que
comían los cerdos; y nadie le daba
de comer. Recapacitando entonces,
se dijo: “Cuantos jornaleros de mi
padre tienen abundancia de pan,
mientras yo aquí me muero de
hambre. Me pondré en camino a
donde está mi padre, y le diré:
“Padre, he pecado contra el cielo y
contra ti; ya no merezco llamarme
hijo tuyo; trátame como a uno de
tus jornaleros”. Se puso en camino
donde estaba su padre; cuando
todavía estaba lejos, su padre lo vio
y se conmovió; y, echando a correr,
se le echó al cuello y se puso a
besarlo. Su hijo le dijo: “Padre, he
pecado contra el cielo y contra ti; ya
no merezco llamarme hijo tuyo”.
Pero el padre dijo a sus criados:
“Sacad en seguida el mejor traje y
vestidlo; ponedle un anillo en la
mano y sandalias en los pies; traed
el ternero cebado y matadlo;
celebremos un banquete, porque
este hijo estaba muerto y ha
revivido; estaba perdido, y lo
hemos encontrado”. Y empezaron
el banquete.
Su hijo mayor estaba en el campo.
Cuando al volver se acercó a la
casa, oyó la música y el baile y,
llamando a uno de los mozos, le
preguntó qué pasaba. Éste le
contestó: “Ha vuelto tu hermano, y
tu padre ha matado el ternero
cebado, porque lo ha recobrado
con salud”. Él se indignó y se
negaba a entrar; pero su padre salió
e intentó persuadirlo. Y él replicó a
su padre: “Mira; en tantos años
como te sirvo, sin desobedecer
nunca una orden tuya, a mí nunca
me has dado un cabrito para tener
un banquete con mis amigos; y
cuando ha venido ese hijo tuyo
que se ha comido tus bienes con
malas mujeres, le matas el ternero
cebado”. El padre le dijo; “Hijo, tú
siempre estás conmigo, y todo lo
mío es tuyo; deberías alegrarte,
porque este hermano tuyo estaba
muerto ha revivido; estaba perdido
y lo hemos encontrado”.
Palabra del Señor
HOMILÍA
2013
CREDO
Creo en Dios, Padre
Todopoderoso, Creador del cielo y
de la tierra.
Creo en Jesucristo su único Hijo
Nuestro Señor, que fue concebido
por obra y gracia del Espíritu
Santo.
Nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio
Pilato, fue crucificado, muerto y
sepultado, descendió a los
infiernos, al tercer día resucitó de
entre los muertos, subió a los
cielos y está sentado a la derecha
de Dios Padre, todopoderoso.
Desde allí va a venir a juzgar a
vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa
Iglesia católica la comunión de los
santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la vida
eterna.
Amén
ORACIÓN DE LOS
FIELES
Oremos a Dios, que es rico en
misericordia y que nos llama a
obrar según la ley del amor.
Respondamos diciendo.
-Te rogamos, óyenos.
-Por la Iglesia, para que, con la
acción del Espíritu Santo, le sea
concedido un Pastor que le agrade
por su santidad y sirva a su pueblo
con vigilante dedicación pastoral.
Oremos.
-Te rogamos, óyenos
-Por los Cardenales de la Iglesia
católica, para que el Espíritu Santo
los ilumine y los haga tan concordes
en su cometido que se alcance una
pronta, unánime y fructuosa elección
del nuevo Papa, como requiere la
salvación de las almas y el bien de
todo el Pueblo de Dios.
Oremos
-Te rogamos, óyenos
-Por todos los cristianos, para que
vivan este tiempo unidos en
oración, caridad y esperanza, y se
preparen a acoger al nuevo
Pontífice como guía que Dios nos
ofrecerá para continuar con la
misión de anunciar el Evangelio a
toda criatura.
Oremos.
-Te rogamos, óyenos.
Para que la Cuaresma, tiempo de
penitencia y austeridad, sea
también un tiempo en el que todos
volvamos nuestros ojos y
corazones a Dios, que vive en
nuestros hermanos. Oremos.
-Te rogamos, óyenos.
Padre de bondad y Dios de
misericordia, mira las oraciones
que te hemos presentado con
confianza, encamina nuestros
pasos hacia ti y haznos testigos de
tu amor. Por Jesucristo nuestro
Señor.
Amén.
LITURGIA DE LA
EUCARISTÍA
Bendito seas, Señor, Dios del
universo,
por este pan, fruto de la tierra y del
trabajo del hombre,
que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos;
él será para nosotros pan de vida.
Bendito seas por siempre, Señor.
Bendito seas, Señor, Dios del
universo,
por este vino, fruto de la vid y del
trabajo del hombre,
que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos;
él será para nosotros bebida de
salvación.
Bendito seas por siempre, Señor.
Orad, hermanos,
para que este sacrificio, mío y
vuestro, sea agradable a Dios,
Padre todopoderoso.
El Señor reciba de tus manos este
sacrificio, para alabanza y gloria de
su nombre, para nuestro bien y el
de toda su santa Iglesia.
ORACIÓN SOBRE LAS
OFRENDAS
Al ofrecerte, Señor, en la
celebración gozosa de este
domingo, los dones que nos traen
la salvación, te rogamos nos
ayudes a celebrar estos santos
misterios con fe verdadera y a
saber ofrecértelos para la
salvación del mundo.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Hijo, que vive y reina contigo en
la unidad del Espíritu Santo y es
Dios por los siglos de los siglos.
Amen.
El Señor esté con vosotros.
Y con tu espíritu.
Levantemos el corazón.
Lo tenemos levantado hacia el
Señor.
Demos gracias al Señor, nuestro
Dios.
Es justo y necesario.
En verdad es justo y necesario, es
nuestro deber y salvación darte
gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios
todopoderoso y eterno, por Cristo,
Señor nuestro.
Por él concedes a tus hijos
anhelar, año tras año, con el gozo
de habernos purificado, la
solemnidad de la Pascua, para
que, dedicados con mayor
entrega a la alabanza divina y al
amor fraterno, por la celebración
de los misterios que nos dieron
nueva vida, lleguemos a ser con
plenitud hijos de Dios.
Por eso, con los ángeles y
arcángeles y con todos los coros
celestiales, cantamos sin cesar el
himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de
su gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del
Señor.
Hosanna en el cielo.
Santo eres en verdad, Señor,
fuente de toda santidad;
por eso te pedimos que santifiques
estos dones
con la efusión de tu Espíritu,
de manera que sean para nosotros
Cuerpo y Sangre de Jesucristo,
nuestro Señor.
El cual, cuando iba a ser entregado
a su Pasión, voluntariamente
aceptada, tomó pan; dándote
gracias, lo partió y lo dio a sus
discípulos diciendo:
TOMAD Y COMED TODOS DE EL,
PORQUE ESTO ES MI CUERPO,
QUE SERÁ ENTREGADO POR
VOSOTROS.
Del mismo modo, acabada la cena,
tomó el cáliz, y, dándote gracias de
nuevo, lo pasó a sus discípulos,
diciendo:
TOMAD Y BEBED TODOS DE EL,
PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE
MI SANGRE, SANGRE DE LA
ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE
SERÁ DERRAMADA POR
VOSOTROS Y POR TODOS LOS
HOMBRES PARA EL PERDÓN DE
LOS PECADOS. HACED ESTO
EN CONMEMORACIÓN MÍA.
Éste es el Sacramento de nuestra
fe.
Anunciamos tu muerte,
proclamamos tu resurrección.
!Ven, Señor Jesús!
Así, pues, Padre, al celebrar ahora
el memorial de la muerte y
resurrección de tu Hijo, te
ofrecemos el pan de vida y el cáliz
de salvación, y te damos gracias
porque nos haces dignos
de servirte en tu presencia.
Te pedimos, humildemente,
que el Espíritu Santo congregue en
la unidad a cuantos participamos
del Cuerpo y Sangre de Cristo.
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia
extendida por toda la tierra; y
reunida aquí en el domingo, día en
que Cristo ha vencido a la muerte y
nos ha hecho partícipes de su vida
inmortal;
y con nuestro Obispo Casimiro y
todos los pastores que cuidan de
tu
pueblo, llévala a su perfección por
la caridad.
Acuérdate también de nuestros
hermanos que durmieron en la
esperanza de la resurrección, y de
todos los que han muerto en tu
misericordia, admítelos a
contemplar la luz de tu rostro. Ten
misericordia de todos nosotros, y
así, con María, la Virgen, Madre de
Dios, los apóstoles y cuantos
vivieron en tu amistad a través de
los tiempos, merezcamos, por tu
Hijo Jesucristo, compartir la vida
eterna y cantar tus alabanzas.
Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria por los
siglos de los siglos. Amén.
Llenos de alegría por ser hijos de
Dios, digamos confiadamente la
oración que Jesús nos enseñó:
Padre nuestro, que estás en el
cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra
como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada
día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros
perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Líbranos de todos los males,
Señor, y concédenos la paz en
nuestros días, para que, ayudados
por tu misericordia, vivamos
siempre libres de pecado
y protegidos de toda perturbación,
mientras esperamos la gloriosa
venida de nuestro Salvador
Jesucristo.
Tuyo es el reino, tuyo el poder y la
gloria, por siempre, Señor.
Señor Jesucristo, que dijiste a tus
apóstoles:
"La paz os dejo, mi paz os doy";
no tengas en cuenta nuestros
pecados, sino la fe de tu Iglesia
y, conforme a tu palabra,
concédele la paz y la unidad.
Tú que vives y reinas por los siglos
de los siglos.
Amén.
La paz del Señor esté siempre con
vosotros.
Y con tu espíritu.
Podéis daros fraternalmente la
paz.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el
pecado del mundo,
danos la paz.
Éste es el Cordero de Dios, que
quita el pecado del mundo.
Dichosos los invitados a la cena
del Señor.
Señor, no soy digno de que entres
en mi casa,
pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
El Cuerpo de Cristo.
Amén.
2013
ORACIÓN
Señor Dios, luz que alumbras a
todo hombre que viene a este
mundo, ilumina nuestro espíritu con
la claridad de tu gracia, para que
nuestros pensamientos sean dignos
de ti y aprendamos a amarte de
todo corazón.
Por Jesucristo Nuestro Señor.
El Señor esté con vosotros.
Y con tu espíritu.
La bendición de Dios
todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros.
Amén.
Podéis ir en paz.
Demos gracias a Dios.
2013
Descargar

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)