EL CARTEL
1. El nacimiento de un medio de comunicación
El cartel es una manifestación visual, realizada generalmente sobre papel, con
la que se pretende transmitir alguna información a un gran número de personas.
Incluye una o varias figuras acompañadas, a veces, de un texto muy breve, una frase
corta o una sola palabra. Se producen en grandes cantidades y se colocan en espacios
públicos: vallas, escaparates, estaciones, marquesinas, cabinas telefónicas, incluso en
soportes móviles como autobuses, etc. Hay algunos casos anteriores, pero el cartel
moderno, tal como se ha definido, nace hacia 1870. En esa fecha, Jules Chéret inunda
las calles de París con sus obras, un fenómeno que se extenderá con rapidez al resto de
ciudades europeas.
Esta exhibición de imágenes en la calle no podía dejar de afectar al mundo del arte.
Las características visuales de los carteles influirán en el trabajo de los artistas. A su
vez, pintores e ilustradores, como Toulouse-Lautrec o Ramón Casas, se dedicarán a la
nueva actividad, el cartelismo, aportando una gran calidad a este nuevo medio de
comunicación.
El caso de Toulouse es excepcional. Cuando el cartel empezaba a difundirse,
comprende perfectamente sus funciones y le aporta unas características que perdurarán
hasta nuestros días: figuras con una forma sintetizada, sin excesivos detalles; empleo
de superficies amplias, de colores lisos y llamativos; composiciones atrevidas y
novedosas.
Ya a finales del siglo XIX los pintores, y también la fotografía, en pleno desarrollo,
reflejan la aparición pública de la imagen.
2. La imagen: características generales
La función esencial del cartel es informar sobre algo. Además, ha de hacerlo con
facilidad y rapidez, ya que la gran cantidad de estímulos visuales que ofrece una
ciudad no permite dedicar mucho tiempo a cada uno de ellos. El cartel puede realizarse
con diversas técnicas (dibujo, pintura, collage, fotografía, etc), pero sus características
visuales deben adecuarse a su función esencial.
Veamos algunas de dichas características:
Contraste: las figuras se percibirán con mayor claridad si contrastan con fuerza, entre
sí y con el fondo, por luminosidad, por color, por textura, por forma, por la técnica, o
por varias de estas cualidades a la vez.
Simplicidad formal: en general, las figuras con formas complicadas o recargadas y
de pequeño tamaño son más difíciles de percibir que aquellas de superficies amplias,
colores uniformes y formas simplificadas, sin excesivos detalles.
Colorido llamativo: el color tiene un atractivo y un impacto que se refuerzan al
emplear tonos primarios, puros o poco mezclados, como el rojo, el amarillo, el azul, el
verde, el violeta o el naranja.
Figuras, las imprescindibles: el tema no debe estar compuesto por un número
excesivo de figuras, ya que esto distrae o aumenta el tiempo de lectura del carteL
Composición clara: las diversas figuras deben organizarse en una estructura
compositiva que facilite la buena visión de todas ellas y, especialmente, de las más
importantes.
3. El texto y su relación con la imagen
El cartel utiliza dos tipos de lenguajes, el verbal y el visual, texto e imagen, pero esta
es el componente esencial. No se excluye que, en algún caso, un cartel pueda tener
solo texto. Precisamente, al no ser lo habitual, llamará mucho la atención .
Visualmente, el cartel debe emplear pocos elementos, pero de un modo impactante.
Debe sacudir, gritar, golpear, sorprender al espectador. Algo que también hay que
aplicar al texto. Este deberá ser corto para favorecer su rápida lectura, pero rotundo en
su significado.
Además, imagen y texto se pueden reforzar mútuamente; para garantizar la
comprensión del mensaje. Por un lado, el texto puede repetir, amplificándolo como
hace un altavoz con el sonido, el significado de la imagen. A esta función se le llama
reiteración o redundancia. Por otra parte, el texto puede precisar, concretar o fijar lo
que dice la imagen, eliminando ambigüedades y otros posibles significados. En este
caso, el texto cumple una función de fijación o anclaje.
Un modo de reforzar más intensamente sus significados es integrar visualmente
imagen y palabra, condensando imagen y texto en una misma forma.
4. Tipos de mensajes
Las informaciones que se transmiten con los carteles son variadas, y podrían
clasificarse en cuatro grupos:
Comercial: decisiva en la aparición de este medio, es uno de los contenidos más
frecuentes.
Política e ideológica: abarca la promoción de candidatos a unas elecciones, el
anuncio de actos en los que se defiendan o discutan ideas políticas convocatoria de
manifestaciones para reclamar derechos individuales o colectivos, la propaganda
bélica, etc.
De interés social: trata de promover o de denunciar determinadas actitudes sobre
muchos asuntos de interés para la población (seguridad vial, ecología, violencia
doméstica, salud, convivencia escolar, discriminación, etc.).
General: con ella se da noticia sobre la celebración de cualquier acto o
acontecimiento no incluido en los tres casos anteriores (exposiciones. actuaciones
musicales, acontecimientos deportivos, festividades, etc.).
Descargar

EL CARTEL - Biblioteca virtual del IES Alonso Quesada