Corrección del texto
1. Descripción de procedimientos al margen
2. Ajuste del texto (guía de autoevaluación y
guía de léxico)
Caracteriza el
guardapolvo. Le
atribuye varios fines.
Señala el principal:
homogeneizar
(justicia, igualdad)
Señala distintas
perspectivas: la de los
niños (negativo) y
docentes (positivo,
idem fin homog)
Identifica con una
matriz estética
Inserta cita de
Alderoqui: historia del
guardapolvo, posición
del Estado. Herr. de
distinción PUB/PRIV,
triple fundamento:
democracia, higiene y
decoro.
Caracteriza el
guardapolvo. Le
atribuye varios fines.
Señala el principal:
homogeneizar
(justicia, igualdad)
Señala distintas
perspectivas: la de los
niños (negativo) y
docentes (positivo,
idem fin homog)
promover
Aunque
(
reconocemos
de esos fines
) además de
este fin democratizante, se ha señalado la relevancia del mismo en otras funciones,
como las prácticas higiénicas y su relación con el “decoro” (Alderoqui, 2008).
Adicionalmente, en sus inicios el guardapolvo parece haber servido como signo de
distinción entre escuelas públicas y privadas. En palabras de Alderoqui:
Identifica con una
matriz estética
Inserta cita de
Alderoqui: historia del
guardapolvo, posición
del Estado. Herr. de
distinción PUB/PRIV,
triple fundamento:
democracia, higiene y
decoro.
Una pregunta que emerge de lo anterior es la siguiente: si el fin democratizante
del guardapolvo surgió a principios del siglo XX, en un contexto social y político
muy diferente del actual ¿qué otras funciones o sentidos adquiere actualmente?
Un modo de avanzar en la respuesta es, creemos, discernir entre la perspectiva
del maestro y la del alumno. Si acaso para el maestro la preservación de la
igualdad se presenta como un argumento sólido para el uso del delantal –
posiblemente apoyado en su formación profesional – para el alumno en cambio,
por razones de la micropolítica escolar y por el hecho de que el delantal se asocia
a los valores de solemnidad que lo sujetan a los rituales escolares, su uso es en
mayor medida cuestionado.
- OBSERVACIONES SOBRE TEMAS “PUNTUALES”
Yuxtaposición de modos de redactar.
Errores de sintaxis, de concordancia, de puntuación.
Oralización de la escritura
Tiempos verbales mezclados
Errores ortográficos (legizlar, incapié, a travéz…)
- OBSERVACIONES SOBRE TEMAS “GLOBALES”
DEL TEXTO COMO PROYECTO
Texto demasiado breve y escueto, no llega a plantear una idea clara.
Texto demasiado centrado en otro texto, sólo cuenta algunas ideas de una
fuente.
Texto que no es texto, sino cuadros, esquemas, etc.
Va pensando frase a frase y pierde el hilo, el núcleo central, la dirección de
sentido, el objetivo.
Falta de una tesis central clara, sostenida sobre varios argumentos
Superposición confusa entre lo explicativo y lo normativo.
Superposición de distintos “registros” (filosófico - preocupado por el sentido,
didáctico – preocupado por el aprendizaje y la enseñanza)
Inclusión de una cita sin anticiparla ni comentarla, o que no tiene que ver con lo
que se está diciendo. Como “para cumplir la obligación de citar”, pero sin real
sentido entre lo que dice la cita y lo que se está exponiendo.
Referencia de autoría dirigida a algo que no es una persona (el higienismo, la
revista N, etc.) como si lo fuera.
Interpretación errónea o imprecisa de conceptos (p.e. chrónos como tiempo
planeado dentro de un horario en forma inamovible)
Falta de claridad acerca de “quién habla” en los distintos párrafos del
texto. Como guía orientativa:
- si la idea está tomada de un texto, se debe citar al final del párrafo
que la expresa, sin comillas y entre paréntesis: (Pérez, 1992).
- si las palabras textuales están tomadas de una fuente, la parte
citada debe ir “entre comillas”.
- si la idea que expresamos no la leímos en un libro en particular,
pero tampoco se nos ocurrió, debemos referirla con expresiones
como “existe consenso acerca de…”, “puede afirmarse que…” o “los
estudios educativos suelen señalar que…”, etc.
Descargar

correccion publica