LUDWIG FEUERBACH
Y SU CRÍTICA A LA TEOLOGÍA CRISTIANA
(1804-1872)
Su herencia hegeliana
 Feuerbach es el representante más
significativo de la izquierda hegeliana. En un
principio, fue acérrimo defensor de las ideas
de su maestro, para denunciar después el
carácter mitificante de la dialéctica hegeliana
que trataba de fundar la verdad del ser en el
Absoluto metafísico y teológico
 Más datos en: http://es.wikipedia.org/wiki/Ludwig_Feuerbach o
en alemán: http://de.wikipedia.org/wiki/Ludwig_Feuerbach
El materialismo
 Feuerbach proclama el principio del sensualismo.
El pensamiento verdadero y objetivo, la verdadera
filosofía, se crea en la intuición sensible y por la
intuición sensible. Es la intuición sensible la que
nos da el conocimiento absoluto, identificando así
el intelecto con los sentidos. Sensibilidad, verdad
y realidad se identifican. Sólo un ser sensible es
verdadero y real.
 Feuerbach acude a la experiencia, hasta el punto
de identificar la experiencia con el conocimiento,
con todo conocimiento
 La consecuencia que se
deriva de este principio es:
la realidad que no sea
sensible no es cognoscible
y, por tanto, Dios es una
realidad puramente
pensada
 En el fondo, late el deseo de
proclamar que no hay más
realidad que la sensible y
que, en consecuencia, la
idea de Dios es el resultado
de la pura proyección de la
sensibilidad humana
Ateísmo antropológico de Feuerbach
 La cuestión del hombre es para
Feuerbach la base de la filosofía.
 El hombre, en cuanto a su
origen, se explica sencillamente
por la naturaleza. De ella recibe
su existencia y de ella depende
toda su actividad. La naturaleza
ha logrado en el hombre el
mayor rango posible, en ella ha
llegado a la cumbre de su
proceso evolutivo.
Ateísmo antropológico de Feuerbach
 Feuerbach no cree en la existencia de un alma
espiritual e inmortal.
 Para él, la muerte es el aniquilamiento total del
hombre. La pervivencia del hombre en el más allá es
una mera quimera.
 Y trivializa la muerte diciendo que la muerte es un
fantasma, pues solamente es cuando no es (mientras
no ha llegado), y cuando llega, no es nada. En último
término, la muerte es el holocausto de la persona
individual en pro del triunfo del género humano.
 Y en relación a su género (esencia), el individuo
carece de importancia
Crítica a la esencia de la teología
cristiana
 David Strauss, discípulo de la izquierda hegeliana,
había defendido en la época de Feuerbach que los
evangelios se deben a un proceso de mitificación de
la figura de Jesús por parte de la comunidad
primitiva. Son una representación mítica de una
afirmación esencialmente filosófica.
 La idea del hombre-Dios no ese sino la
representación mítica de una humanidad universal.
 Todos tenemos un ideal religioso. Pues bien, cuando
imaginamos ese ideal como una intervención de
Dios en la historia, es cuando nace el mito, pensando
así que el trascendente se hace inmanente, el no
cósmico se hace cósmico.
Crítica a la esencia de la teología
cristiana
 La cristología se
convierte en
antropología, la
doctrina de la divinidad
en doctrina de la
humanidad total.
 De esta forma, se abre
el camino a pensar que
el género humano
tiene que recuperar el
puesto de Dios
La esencia del cristianismo
La tesis del ateísmo de Feuerbach es la siguiente:
Dios no es sino la proyección del pensamiento
humano. El hombre tiene un deseo de felicidad y lo
proyecta pensando en una felicidad infinita que es
Dios. Dios es la satisfacción fantástica del impulso
del hombre a la felicidad.
La conciencia del infinito no es otra cosa que la
conciencia de la infinitud de la esencia humana
La esencia del cristianismo
«La esencia del hombre, a diferencia de la del animal, es no sólo el
fundamento de la religión, sino también su objeto. La religión es la
conciencia de lo infinito, es y sólo puede ser la conciencia que el
hombre tiene de su esencia, no pasiva y limitada, sino infinita. Un ser
realmente finito no tiene ni el más remoto presentimiento, ni por
supuesto conciencia, de su ser infinito, pues la limitación del ser
implica la limitación de la conciencia... Conciencia, en el sentido
propio y riguroso, y conciencia de lo infinito son sinónimos;
conciencia limitada no es conciencia; la conciencia es esencialmente
universal, naturaleza infinita. La conciencia de lo infinito sólo puede
ser conciencia de la infinitud de la conciencia. Con otras palabras, en
la conciencia de lo infinito, el hombre consciente tiene por objeto la
infinitud de su propia esencia»
La esencia del cristianismo
Es así como surge el concepto de Dios: el hombre
saca de sí su esencia humana y la ve como algo
existente fuera de sí mismo, proyectándola al cielo
como una figura autónoma a la que llama Dios y
adora. La idea de Dios no es más que una proyección
que hace el mismo hombre de su propia esencia:
«La religión, por lo menos la cristiana, es la relación del hombre
consigo mismo, o mejor dicho con su esencia, pero considerada como
una esencia extraña. La esencia divina es la esencia humana, o mejor,
la esencia del hombre prescindiendo de los límites de lo individual, es
decir, del hombre real y corporal, objetivado, contemplado y
venerado como un ser extraño y diferente de sí mismo. Todas las
determinaciones del ser divino son las mismas que las de la esencia
humana».
Dios aparece así como el universal humano proyectado al
más allá. Las propiedades que atribuye a la esencia divina
(amor, sabiduría, justicia, etc.) son, en realidad,
propiedades del hombre.
La teología es antropología
 En esta proyección de lo humano a lo divino influye
indudablemente el sentimiento de dependencia. El
hombre, al no poder dominar las fuerzas de la
naturaleza, se refugia en Dios, implorando con su
oración que le ayude a colmar las lagunas que a él le
resulta imposible llenar.
 En una palabra, la creencia en Dios es fruto de la
constatación de la finitud y de la impotencia
humanas. No es Dios el que crea al hombre, sino el
hombre el que crea a Dios.
 La crítica a la religión y a la
teología cristiana la concibe
Feuerbach como un intento de
recuperar al hombre. Es
necesario negar solamente
para afirmar: Si niega la idea
de Dios, es para afirmar al
hombre.
 La creencia en Dios surge, en
el fondo, de un engaño y por
ello quiere Feuerbach restituir
al hombre los atributos de los
que se había desprendido:
para proyectarlos a un ser
imaginario. : Homo homini
Deus
 Feuerbach sostiene que
el hombre puede
alcanzar su felicidad en
este mundo. Cuando
realicemos aquí la
esencia del hombre, no
tendremos ya necesidad
de la huida a Dios.
 La crítica atea se
presenta, por lo tanto,
como una condición del
verdadero humanismo.
Humanismo sin Dios. Se
trata de restituir al
hombre su naturaleza
perfecta, autosuficiente,
infinita.
Descargar

Ludwig FEUERBACH y su crítica a la teología cristiana