ARTE
ROMANO
ESCULTURA
José Ramón Méndez.
I.E.S. Jorge Juan. San Fernando.
Curso 2011/2012
Roma innovó en dos campos principales,
con una marcada intención realista:
 EL RETRATO
 EL RELIEVE DESCRIPTIVO
HISTORICO
El Retrato
El retrato romano tiene su
origen en el arte etrusco,
en el mundo griego
helenístico y en las
IMAGINES MAIORUM,
máscaras en cera de los
muertos que se guardaban
en las casas para rendirles
culto y sacarlas en
procesiones.

Los materiales más utilizados en el retrato
fueron el bronce y el mármol, y las estatuas no
se policroman, salvo en un primer momento en
que los ojos se coloreaban, práctica que se
abandonó para ser tallados.
En un principio eran bustos que sólo recogían la
cabeza y parte del cuello, pero que se irán
alargando poco a poco llegando a representar
también los hombros y el pecho.
También hubo retratos
de cuerpo entero, de pie
o sedentes (esto fue más
frecuente en los cuerpos
femeninos).
… y retrato ecuestre, del que debió haber varios
ejemplos, pero que sólo nos ha llegado uno
importante. Sólo se representaba así al emperador
y es importante por la influencia que tendrá en
épocas posteriores
El retrato más frecuente de la escultura
romana es el del emperador, que
constituye el modelo para el resto de
retratos.
Tipología
Como cónsules “cum
imperio”, llevan coraza
(THORACATOS) y manto
consular y levantan el
brazo en señal de
arenga.
Augusto de “Prima Porta”
Marco Aurelio
TOGADO
La condición de legislador y administrador de la
Justicia se acredita con el rollo de la ley en la
mano y envuelto en la toga.
El manto extendido por
la cabeza -CAPITE
VELATUS- y la patena
en la mano son atributos
del emperador en
funciones de sumo
sacerdote (pontifex
maximus)
Octavio Augusto
Emperador montado en el
acto de la “adlocutio”, o
revista militar, vestido de
túnica y extendiendo el
brazo en saludo al pueblo y
al ejército. Estatua
ECUESTRE de Marco
Aurelio
HEROIZADO: desnudo
o semidesnudo, con el
cuerpo idealizado y pose
al estilo de los dioses
grecolatinos.
ANTONINO PÍO
DIVINIZADO
Claudio como Júpiter
DIVINIZADO
Commodo con los atributos
de Hércules
El retrato romano evolucionó según las distintas
etapas, y para poder distinguir la época en que
fue creada la escultura es necesario observar
algunos pocos detalles, como los ojos, la barba y
el cabello. En el retrato femenino, además,
quedan patentes las modas en los peinados.
Época Republicana:
En esta época coexiste desde el patetismo
funerario hasta los retratos más vivos y expresivos
de los personajes políticos.
En el primer caso, la
práctica de la mascarilla
determina un influjo del
muerto sobre la
escultura, pues los
rasgos afilados de nariz,
barbilla, pómulos y boca
no pueden tener otra
procedencia que una faz
de cadáver.

En general, los retratos
republicanos presentan un tipo
de busto corto, triangular,
donde no asoma el vestido.
El pelo es corto, muy
plano de talla en
pequeños y apelmazados
cabellos, y se peina hacia
delante.
El peinado de las mujeres se hace con la raya al medio.
Se pueden destacar algunos retratos de cuerpo entero.
Cicerón
Cneo Pompeyo o
Pompeyo el Grande
Cayo Julio César
ÉPOCA DE AUGUSTO
La escultura romana
aplicada al retrato se
idealiza. Los rasgos
acusados se disimulan.
Los retratos son más
políticos que estéticos
y muestran un "estado
perfecto".

A los ojos de los romanos Augusto tenía que
aparecer como un gobernante inteligente, bueno y
poderoso. Pese a su edad, la vejez no puede asomar
al rostro, pues sería indicio de decadencia. De ahí
esa joven edad madura con que habitualmente se le
representa.

El pelo sigue siendo corto, pero un poco más
largo que en la República, con mechones
suaves y ondulados que se van ajustando a la
forma de la cabeza. Los que caen sobre la
frente son similares a la cola de una
golondrina.

En los retratos femeninos, como el de la
emperatriz Livia, se va a marcar un peinado
con el pelo recogido hacia atrás y una especie
de tupé (el nodus) sobre la frente.
La idealización y el consiguiente rejuvenecimiento se
mantienen, tal como Augusto los había impuesto,
durante la DINASTIA JULIO-CLAUDIA, lo mismo
para los hombres que para las mujeres.
Calígula
Tiberio
Claudio
Agripina
Dinastía Flavia (S. I d.C.)
Frente al retrato idealista y
afectado de la dinastía julioclaudia, el retrato de la época
flavia se nos hace más familiar y
realista.
El retratado llega a tener un
aspecto descuidado, como
ocurre, por ejemplo, con
Vespasiano que tiene un aire
plebeyo.
Una novedad en todos los retratos de esta época,
que perdurará en adelante, es el movimiento lateral
de la cabeza, rompiendo el rígido frontalismo de los
retratos anteriores. Es un rasgo de familiaridad y
que hace que el retratado parezca desentenderse
de la presencia del espectador.
El tamaño del busto
aumenta comprendiendo
los hombros y pectorales..
El pelo se dispone simplemente hacia delante,
con mechones sobre la frente, y todo ello
muy plano…
La hija del emperador Tito puso de moda un
nuevo tipo de peinado femenino muy alto,
lleno de rizos dispuestos en hileras y con una
talla muy profunda realizada con “trépano”.
SIGLOS II Y III
 La escultura romana de este periodo tiende
nuevamente a la idealización, especialmente
con Adriano, y a un progresivo barroquismo.
TRAJANO
ADRIANO
CÓMODO
Una costumbre implantada
durante el reinado de
Trajano hace que los
retratos se hagan sobre
bustos grandes, que
abarcan los hombros y los
pectorales, pero muy poco
de la espalda.
El pelo se esculpe
más largo y
separado de la
cabeza, con rizos
muy abultados y
barba.
Es en este
momento, desde
Adriano, cuando se
empiezan a tallar
los ojos.

En algunas figuras, como Antinoo, se ve un
idealismo que recuerda al mundo griego.

Faustina aparece peinada con raya al medio
en el que el pelo cae formando ondas muy
suaves y se recoge en la nuca o sobre la
cabeza formando un moño.
De Marco Aurelio se
conserva una buena
cantidad de retratos;
repiten una modalidad
estereotipada, un rostro
poco expresivo y
melancólico. Pero, sin lugar
a dudas, la estatua
ecuestre del emperador
que Miguel Ángel instaló
en la Plaza del Capitolio de
Roma, es la más famosa e
importante.
Podemos concluir este repaso con el emperador
CARACALLA, cuyos retratos suponen una de las creaciones
más logradas de la retratística romana, la última digna de tal
nombre. El gesto torvo del ceño, acentuado por la hinchazón
de los músculos de la frente, y la mueca de hastío de la boca,
dan al semblante la expresión de tirano y de loco furioso que
él no tenía reparo en alentar desde sus propios retratos
oficiales.
El retrato del siglo IV:

El retrato manifiesta una tendencia a la
esquematización y deshumanización exagerando
los rasgos. Se pierde la preocupación por hacer
retratos que se acerquen al hombre. Se apunta
ya lo que será el estilo bizantino.
Tal evolución se
aprecia
perfectamente en las
representaciones de
Constantino, que es
el emperador más
representado.
LOS TETRARCAS
COLOSO DE BARLETTA
ARCADIO
El Relieve Histórico
Constituyen el mejor exponente del gusto romano
por el realismo testimonial.
El interés por dejar memoria de sus hechos, por la
historia y por la narrativa en general hace que en
Roma se desarrolle el relieve histórico
 Narran acontecimientos que decoran los
monumentos erigidos para conmemorarlos: altares,
arcos de triunfo y columnas.


Procedencia oriental: egipcios, asirios y persas
decoraron sus monumentos con relieves
representando episodios verídicos, con objeto de
exaltar al monarca, halagar al pueblo o atemorizar a
los enemigos.

En Roma, ante todo, se trata de poner de
relieve al principal actor del acontecimiento,
el magistrado o el emperador, que aparece en
actitud de sacrificio, como dispensador de
dones o como vencedor.

Cada uno de estos relieves históricos ilustra
simultáneamente el momento particular
representado y también, en un plano más
general, las virtudes del hombre público que
interviene.
Técnicamente considerado, este relieve romano es de
tipo pictórico, pues busca efectos de perspectiva lo
mismo que la pintura.
Destacaremos ahora las principales obras en un orden
cronológico.
ARA PACIS DE AUGUSTO.
Alzado sobre un
pedestal escalonado, dentro de un recinto murado sin
techo y con dos puertas de acceso.
El muro de demarcación del espacio sagrado
parece por dentro la copia de una valla de tablas
verticales, coronada por un ancho friso de
bucráneos y guirnaldas

El exterior de ese mismo muro, en su parte
inferior, está revestido de una decoración
vegetal de origen helenístico a base de hojas de
acanto, pobladas de una variada fauna, alusiva a
la “Edad de Oro” que la paz de Augusto traería.
En su parte superior se representa el tema central,
la solemne procesión de inauguración del altar, en
dos cortejos paralelos. Una procesión sin duda
inspirada en el friso de las Panateneas del Partenón.
La familia Imperial
Para introducir variedad, unas figuras andan, otras
permanecen quietas. Las cabezas se hallan en todas las
posiciones: de frente, de perfil, de espaldas, en tres
cuartos. Los niños contribuyen también a llenar el espacio,
añadiendo además una nota pintoresca.
La escultura se dispone en dos planos: medio-relieve
el primero y relieve plano el segundo. La razón de
esta gradación de volumen se halla en la jerarquía,
reservándose la primera fila a los personajes
principales
Aparecen también en el relieve, flanqueando las
puertas, el troyano Eneas.
La Diosa Tellus, y otros…
ARCO DE TITO
H. el 81 d.C. el relieve
histórico produce una
nueva gran obra en las
dos escenas que
decoran el interior del
pasadizo del arco de
Tito para conmemorar
la victoria sobre los
judíos.
Escalonamiento en tres planos, de mayor a menor relieve;
Recrudecimiento de las tendencias pictóricas buscándose
efectos de claroscuro, que han permitido hablar de que el
artista nos hace sentir la ilusión del aire ambiental en la
composición.
El emperador Tito coronado por la Victoria, desfila en
triunfo en su cuadriga. Lo acompañan figuras alegóricas,
puesto que Tito había muerto.
Visión puramente histórica del mismo desfile: portadores del
botín y de ciertas enseñas en un lugar y momento concretos, el
de su entrada por la Porta Triunphalis.
COLUMNA TRAJANA,
(113 d.C.) Su destino era
triple: señalar hasta donde
llegaba el monte desplazado
por el foro; cobijar las
cenizas del emperador y
conmemorar la conquista de
la Dacia como victoria de
Trajano. La columna estuvo
coronada en su día por una
estatua desnuda de Trajano,
desaparecida en la Edad
Media y reemplazada por la
actual de S. Pedro.
Detalle del basamento y reconstitución de la
cámara mortuoria.
La cinta de relieves que rodea al fuste está concebida
como una banda enrollada al mismo, y no como los
bajorrelieves labrados en los tambores de las columnas
egipcias.
La representación comienza por abajo, donde el gigantesco dios
fluvial del Danubio contempla asombrado el paso de las legiones
romanas por un puente de barcas, una humillación que el río no
había experimentado jamás.
A partir de ahí, en una cinta helicoidal de 200 m. de
longitud cubierta del relieve más extenso que la Antigüedad
llegó a conocer, se narran las dos guerras dácicas.
Más de 2000 figuras
intervienen en la
representación de la
guerra y de lo que ésta fue
de verdad: algún combate y
mucha ingeniería, marchas,
travesías de ríos y
bosques, fortificaciones,
retiradas de heridos,...
siempre más miseria que
gloria.
En la obra resplandecen
la unidad y la originalidad.
Es asombrosa su maestría
para producir efectos de
profundidad en un relieve
de tan poco bulto. Los
escorzos y las torsiones
contribuyen a crear la
ilusión de esa
profundidad y hasta de
número.
COLUMNA DE MARCO
AURELIO
Imita puntualmente a la
Trajana hasta en los temas En
ella se narran las campañas
contra los sármatas y los
germanos. Sin embargo…
Ejecutada con una talla
más profunda, las
figuras son mucho más
altas y mucho más
abultadas y plásticas. El
contraste de luces y
sombras es, por ello,
mucho más vivo. Sin
embargo, no se
incrementa la sensación
de profundidad
espacial, ni siquiera se
aspira a conseguirla.
El artista ha prescindido de casi todos los elementos
paisajísticos. Las figuras están muy espaciadas; el
fondo neutro se deja ver mucho más, trasladando el
relato a un plano más ideal que histórico.
ARCO DE CONSTANTINO (Roma)
Evidente muestra de la decadencia en que se hallaba la
escultura romana en el siglo IV. Se acudió a decorar el arco
con relieves procedentes de monumentos anteriores (de
Trajano, Adriano y Marco Aurelio, sustituyendo sus cabezas
por la de Constantino).
Los pocos que hay constatinianos muestran unas figuras rígidas
y secas, dispuestas en hilera. Huyendo del realismo, se impone
la jerarquización compositiva que corresponde al jefe de la
nación. Constantino aparece en el centro, con la mirada dirigida
al frente, mientras que en disposición absolutamente simétrica
(e isocefálicos), los súbditos miran hacia él. Aquí no hay más
interés que expresar la obediencia, la sumisión absoluta al
emperador, que es un ser superior.
El Relieve de los sarcófagos

Hasta el siglo I, la costumbre funeraria de
los romanos era incinerar a los muertos. A
partir de esta fecha y por influencia del
estoicismo y de algunos cultos orientales,
comienza a extenderse el rito de inhumación.

Podemos distinguir varias formas distintas
de organizar los relieves de los sarcófagos:
1.- El sarcófago aparece sin decorar, sólo un
medallón central contiene un relieve con el
retrato del difunto (herencia etrusca).
2.-Todo el cuerpo del sarcófago aparece lleno de
relieves en una composición continua de temas de
ultratumba.
3.- Los relieves aparecen en espacios separados por
columnas.
Descargar

Escultura: Retrato y Relieve Histórico