CANCER DE PROSTATA
Próstata La próstata es un órgano glandular del aparato genitourinario,
exclusivo de los hombres, con forma de castaña, localizada enfrente del recto,
debajo y a la salida de la vejiga urinaria. Contiene células que producen parte
del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el
semen.
Funciones de la
próstata
La próstata tiene tres
funciones:
1. producir el líquido
seminal que ayuda
al movimiento de
esperma durante el
orgasmo;
2. producir antígeno
prostático
específico (PSA);
3. y controlar el flujo
de la orina.
El cáncer de próstata ocurre cuando
las células de la próstata empiezan a
crecer descontroladamente,
causando inflamación o un tumor en
la próstata. Sin adecuado
tratamiento, y con el paso del tiempo,
estas células cancerosas se pueden
propagar fuera de la próstata e
invadir otras partes del cuerpo,
produciendo tumores secundarios y
haciendo esta enfermedad mucho
más difícil de tratar.
Sin embargo, con un diagnóstico
precoz y el tratamiento adecuado, el
cáncer de próstata tiene una tasa de
supervivencia a los 5 años del
diagnóstico superior al 90%.
SINTOMAS
1. orinar
frecuentemente
durante la noche
2. necesidad repentina
o urgente de orinar
3. dificultad para
empezar a orinar
4. poco flujo de orina y
dificultad para acabar
5. incomodidad al orinar
6. eyaculación dolorosa
7. sangre en orina o
semen
8. disminución de la
líbido (impulso
sexual)
9. dificultad en lograr
erecciones
Muchos hombres tienden a aceptar estos síntomas como causa natural y como
consecuencia del envejecimiento o madurez. Diagnóstico precoz y tratamiento
experto son cruciales y pueden evitar problemas con serias consecuencias.
Todos los hombres mayores de 50 años (o incluso de una edad menor, si se
tienen antecedentes familiares) deben someterse a pruebas anuales para
identificar problemas en la próstata antes de que los síntomas sean evidentes.
Hiperplasia prostática benigna (BPH)
La hiperplasia prostática benigna (BPH) o agrandamiento de la próstata, es
bastante común en hombres de edad avanzada. BPH NO es cáncer de
próstata. Un crecimiento moderado de la próstata es común en hombres de
50 años en adelante. Si el crecimiento es suficiente para apretar la uretra
puede causar problemas al orinar. El tratamiento puede incluir la toma de
antibióticos o, en casos más avanzados, se puede operar (o tratar con láser)
para ensanchar el conducto de la uretra. Muchos casos de BPH responden
bien al tratamiento y muy pocos se desarrollan hacia cáncer de próstata.
Prostatitis
Prostatitis es la menos común de las tres alteraciones de la próstata y
normalmente consiste en una inflamación de la próstata. Prostatitis
TAMPOCO es cáncer de próstata. De las tres alteraciones es la única que
puede incidir en hombres jóvenes. Si se diagnostica a tiempo puede ser
tratada con antibióticos.
FORMAS DE DIAGNOSTICO
PSA
El PSA es una sustancia producida por determinadas células de la glándula
prostática. Su valor radica en que sólo se produce en la próstata (es específico de
este órgano). Normalmente es un componente del semen, y su función es licuar el
semen después de la eyaculación. Prácticamente la totalidad del PSA se excreta
al mundo exterior en las eyaculaciones de semen, pero una pequeña parte se
escapa al torrente sanguíneo.
Cuando se utiliza como
prueba diagnóstica si se
obtiene un resultado
anormal se deberán
realizar pruebas
adicionales. La
probabilidad de tener
cáncer aumenta cuanto
mayor sea el valor
obtenido.
TACTO RECTAL
A menudo puede ser detectado
precozmente con la prueba del
antígeno prostático específico
(PSA) en sangre. También puede
detectarse el cáncer de próstata
precozmente cuando se realiza un
tacto rectal.
Debido a que la glándula prostática se localiza justamente delante del recto, con el
tacto rectal se puede apreciar si hay nódulos o áreas de consistencia dura (leñosa)
en la próstata que indican a menudo que existe un cáncer. Si estas pruebas se
realizan anualmente de rutina y alguno de los resultados fuera anormal, tenemos la
probabilidad de diagnosticar un cáncer en estado precoz.
Aunque el tacto rectal es menos efectivo que la prueba del PSA en sangre para
diagnosticar un cáncer de próstata, a veces se puede diagnosticar en hombres que
tienen niveles normales de PSA. Por esta razón, las guías de la American Cancer
Society recomiendan el uso conjunto, tanto del tacto rectal como de la prueba del
PSA en sangre para una detección precoz.
Ecografía prostática
transrectal
Se debe realizar cuando el
tacto rectal es positivo o
cuando el PSA esté elevado.
Este procedimiento dura sólo
algunos minutos y se lleva a
cabo ambulatoriamente. La
ecografía transrectal es el
método más empleado para
guiar una biopsia de próstata.
Los tumores de próstata y el tejido prostático normal a menudo reflejan ondas de
sonido diferentes, aparecen como imágenes hipoecoicas alojadas en la periferia
de la glándula. Por eso se utiliza la ecografía transrectal para guiar la aguja de
biopsia hacia el área exacta de la próstata donde se localiza el tumor. Es una
técnica sensible para diagnosticar el cáncer de próstata, pero no tiene la
suficiente especificidad para usarla como prueba de detección selectiva, por lo
que la ecografía transrectal no se recomienda de rutina como prueba de
detección precoz.
La cistoscopia es una exploración
endoscópica que introduce un tubo
delgado a través del meato uretral,
accediendo a la uretra y vejiga
urinaria.
Este tubo o cistoscopio lleva
incorporado una cámara de vídeo
de reducido tamaño con una
potente luz para visualizar el
interior de la uretra y de la vejiga
urinaria.
A través de la cistoscopia se pueden realizar resecciones de lesiones dentro de
la uretra o vejiga y tomar biopsias para un diagnóstico histológico.
Con este procedimeinto se consiguen diagnosticar varias
enfermedades :
Cistitis
Prostatitis
Cálculos vesicales
Cáncer de vejiga
Cáncer de próstata
Cálculos ureterales
Malformaciones de las vías urinarias
Uretritis
Cálculos ureterales
Cistitis intersticial
CAMPAÑAS DE PREVENCIÓN
MOVEMBER
Movember (acrónimo inglés de
Moustache bigote y November
noviembre) es un evento anual
en el que los varones dejan
crecer su bigote durante el mes
de noviembre y se organizan
encuentros. La intención es
concientizar sobre temas de
salud del hombre tales como
cáncer de próstata, cáncer de
testículo, depresión masculina y
otros temas. También se recauda
dinero para ayudar en cada país
a una o más instituciones en
temas de salud masculina.
Fue celebrado por primera
vez en Australia en el año
1999 cuando un grupo de
jóvenes de Adelaida,
Australia tuvieron la idea
de dejar crecer sus
bigotes para un evento de
caridad.[2]
Desde el año 2004, la
Fundación Movember
comenzó a recolectar
fondos para destinarlos a
temas de salud de los
varones tales como
cáncer de próstata,
cáncer de testículo,
depresión clínica en
Australia, España y Nueva
Zelanda.
Descargar

Diapositiva 1 - jorgevila.htm