Proceso de formar hombres y mujeres para la vida en la ciudad y
sociedad, con criterios para tomar decisiones, desarrollar carácter,
conciencia, asumir responsabilidades, identidad, democracia, valores,
normas, política, costumbres y etnicidad, es un insumo social que
se adquiere, no nace con uno, se transforma o modifica dependiendo
del circulo social en el cual se interactúa.
Es la disciplina de llegar a tiempo y de
organizar
los propios horarios y actividades,
una norma básica de
convivencia en sociedades complejas,
donde el tiempo vale oro y la
impuntualidad nos hace derrocharlo.
El ser humano debe aprender a no
agredir ni psicológica ni físicamente
a los otros.
La agresividad es natural en el hombre.
Pero el hombre puede y debe aprender
a convertir la fuerza de la agresividad
en fuerza para la construcción, para la
persistencia y la constancia.
La comunicación tan importante para la vida diaria,
se deriva del latín communicare, que significa
“compartir algo, poner en común”.
Por lo tanto, la comunicación es un fenómeno inherente a
la relación que los seres vivos mantienen cuando se encuentran
en grupo.
A través de la comunicación, las personas o animales obtienen información
respecto a su entorno y pueden compartirla con el resto.
Todos somos extraños hasta que aprendemos a interactuar.
Aprender a interactuar supone varios aprendizajes: Acercarse a los otros,
comunicarse con los otros reconociendo los sentimientos y los mensajes de
ellos y logrando que se reconozcan a los suyos, Compartir con los otros
aceptando que ellos están con usted en el mundo, buscando y deseando ser
felices y aprendiendo también a ponerse de acuerdo y a disentir, sin romper
la convivencia, disfrutar la intimidad y amar a los otros.
Sobre todo aprenda a percibirse y a percibir a los otros como personas que
evolucionan y cambian en sus relaciones guiados siempre por los Derechos.
Aprender a decidir en grupo implica
aprender que los intereses
son parte constitutiva del
ser Humano,
un factor dinamizador de
la convivencia social si
aprendemos a concertarla.
La convivencia supone
cuidar el “bien estar”
físico y psicológico de
si mismo y de los otros,
por que el cuidado del
“bien estar” del propio
cuerpo de los otros, es una
forma de expresar el
Amor a la Vida.
Cuidar del medio ambiente es cuestión
de que cada miembro de la sociedad
asuma el compromiso de respetar y
cuidar su entorno.
Es importante tener una conciencia
ecológica, pero lo primero que
debemos hacer para contar con ella
es darnos cuenta de qué es
la naturaleza en realidad.
Es aprovechar las culturas locales,
reconocer y valorar, los saberes que
tiene cada persona como un mismo,
así impulsar cambios positivos en las
actividades cotidianas de convivencia.
Es aprender la propia cultura, reconocer
diferencias étnicas y costumbristas, es
reconocer expresiones como la música,
la danza, las nuevas tendencias de
los jóvenes, entre otras.
Descargar

Diapositiva 1