Las relaciones interpersonales y su impacto en los
laboratorios.
Elaboración de un decálogo de buenas prácticas en el
entorno de trabajo
Murcia, 17 de diciembre de 2014
Miembros del grupo de trabajo:
Fuensanta Blanco Belmonte
José Antonio González Franco
Maria Ana Pina Gil
Índice de contenidos
Justificación y antecedentes
Desarrollo del trabajo
Conclusiones y consecuencias
Autoevaluación
Referencias
Anexos
Justificación
Dentro del objetivo del curso de mejorar y/o desarrollar el trabajo profesional
que realiza el colectivo y con el objeto de mejorar las competencias
siguientes:
• Conocer y controlar las emociones que manejamos cotidianamente en
nuestro puesto de trabajo.
• Incrementar la motivación de la persona con respecto a su ámbito
profesional para la mejora del desarrollo de su oficio.
• Crear redes personales entre los participantes.
Hemos visto la necesidad de abordar la creación de un decálogo de buenas
prácticas que posteriormente daremos a conocer a todos nuestros
compañeros.
Antecedentes
En un laboratorio que realice un trabajo de calidad es necesario:
 Organizar el trabajo, teniendo en cuenta los dos aspectos: especialización
y flexibilidad.
 Un buen sistema informático
compras y de archivos.
y
una
excelente
gestión
de
 Historial del mantenimiento preventivo y corrector de aparatos,
calibraciones y controles.
​Son buenos indicadores de la eficacia de un laboratorio pero
no son suficientes…
Es necesaria una buena inteligencia emocional para gestionarlas
Antecedentes
Es necesaria una buena inteligencia emocional para gestionarlas
EQUIPO:
“un conjunto de personas que deben confiar en la colaboración
colectiva para que cada miembro experimente el mayor éxito y logre
más ampliamente sus objetivos”.
INTELIGENCIA EMOCIONAL:
La capacidad que tiene una persona de manejar, entender, seleccionar y
trabajar sus emociones y las de los demás con eficiencia y generando
resultados positivos. Es decir, es la habilidad para gestionar bien las
emociones. Tanto las nuestras como las de los demás.
Antecedentes
INTELIGENCIA EMOCIONAL: Goleman la basa en 5 aptitudes básicas:
Autoconocimiento. Tener idea realista de nuestras habilidades; confiar
en uno mismo.
Motivación. Utilizar nuestras preferencias más profundas para tomar
iniciativas, ser efectivos y perseverar frente a los contratiempos.
Empatía. Percibir lo que sienten los demás.
Habilidades sociales. Manejar bien las emociones en una relación;
interactuar sin dificultad.
Autorregulación. Manejar las emociones para facilitar las tareas en vez
de estorbarlas. Recobrarse bien de las tensiones emocionales.
Antecedentes
La Inteligencia Emocional en las organizaciones
Las organizaciones imponen sus normas y
respetar estas reglas es el costo de formar
parte de esa empresa.
Cuando hay problemas aparece el stress.
Pocas organizaciones reconocen la
medida en que ellas mismas generan el
estrés.
Antecedentes
La bibliografía habla de 6 maneras de desmotivar y fomentar el agotamiento
crónico, el cinismo y una pérdida de motivación, entusiasmo y productividad
en los trabajadores:
Falta de autonomía
Sobrecarga laboral
Conflicto de valores
Injusticia
Recompensas pequeñas
Pérdida de vínculos
Ante esto, se vuelve esencial la Inteligencia Emocional.
Antecedentes
La clave está en inyectar entusiasmo y compromiso, dos cualidades que las
organizaciones pueden ganar, pero no imponer.
La buena noticia es que la Inteligencia Emocional se puede
aprender.
Solo hay que…
 identificar,
 evaluar y
 aumentar los elementos de la Inteligencia
Emocional y afinar la dinámica interpersonal que
vuelve más inteligentes a los grupos.
Antecedentes
Porque los grupos responden a tres categorías:
 capacidades cognitivas, en el sentido de manejar bien el
conocimiento,
 pericia técnica y
 buen manejo de los activos humanos, lo que requiere aptitudes
sociales y emocionales.
De ahí la importancia de aglutinar estas tres categorías en todo
grupo laboral que se precie.
Antecedentes
En resumen…
- Todo lo que hacemos nos mejora o nos perjudica; en definitiva, nos
cambia.
- Lo que hacemos no es indiferente, ya que repercutirá en nosotros
mismos y también en los demás.
- Frente a ello caben dos alternativas:
a. Empeñarnos en ejecutar actos positivos que incrementen nuestra
personalidad y nos hagan más libres.
b. Por el contrario, dejarnos estar yendo cada vez a menos,
haciéndonos menos humanos y afectando a quienes se relacionan
con nosotros de manera negativa.
Antecedentes
Por lo que a la pregunta…
"¿Cómo relacionarse bien con los demás?"
“HACIÉNDOLO”
2. Desarrollo del trabajo
1.- Revisión de la bibliografía sobre el tema. Nos repartimos las tareas entre
los miembros del grupo y dejamos pasar el tiempo (15 días).
2.- Puesta en común de aquello que nos pareció, de modo personal, más
significativo.
3.- Elaboración del texto adjunto de fundamentación teórica.
4.- Elaboración entres los tres del decálogo de buenas prácticas
relacionales.
5.- Exposición hoy a todos los compañeros.
3. Conclusiones, consecuencias e implicaciones
 Experiencia muy fructífera en lo personal. Por los conocimientos
adquiridos sobre la base del trabajo realizado y por la participación de
cada uno en el proceso de elaboración del trabajo.
 Nos dividimos las tareas, coordinamos las funciones de cada uno y
supimos lograr el objetivo principal.
 Aprendimos sobre la inteligencia emocional, y participamos en un
proceso de equipo, aunque no haya sido nada más que para un corto
periodo de tiempo.
 Supimos sobrellevar
sobrecarga laboral.
obstáculos,
como
mudanzas,
horarios
y
 Lograr siempre el consenso mediante la libre propuesta de ideas sobre
como encarar el trabajo y la implicación personal en su consecución.
4. Autoevaluación
Con lo difícil que resulta disponer de tiempo (en la actual realidad), el trabajo
que hemos realizado nos parece óptimo, claro que si hubiéramos podido
dedicar al estudio más tiempo el resultado hubiese sido otro sin duda, pero no
mejor. Igualmente el hecho de que el grupo haya pasado de ocho a seis y
posteriormente a tres personas ha servido para que fuera más fácil la
discusión de los temas, a la vez que hemos necesitado una mayor implicación
para resolver la tarea.
Ha sido un equipo bastante práctico y diligente, dado a que hemos podido
rescatar e implementar las ideas fijadas antes de comenzar cada reunión
(hemos tenido dos), sin el típico divagar que suele ocurrir cuando se juntan
varias personas para ponerse de acuerdo sobre temas variados.
4. Autoevaluación
También es importante reseñar que el clima ha sido agradable y ameno,
aunque hemos dado mucha importancia a las comunicaciones por correo
electrónico, nos hemos dado la posibilidad todos de expresar las ideas con
libertad y a que también se pueda objetar sin que se cree por ese motivo un
mal clima y en ningún momento hemos tenido que tomar decisiones “por
caída”.
Creemos que todo esto se ha debido a que, desde un principio, el equipo de
forma explícita adoptó como forma de trabajo una total implicación a la hora
de fijar las normas, y sobre todo a la realidad de que cuando alguien
proponía algo se comprometía personalmente a la realización.
Ha sido en fin un trabajo complicado en cuanto a la escasez de tiempo,
pero enriquecedor en cuanto a la implementación de la forma de llevarlo a
cabo, con solo dos reuniones presenciales y el resto del trabajo por correo.
5. Referencias
Goleman, D. (1999). "La Inteligencia Emocional en la Empresa“. Editor: Javier Vergara, España.
Karin Schmidt, O. “Las Relaciones Personales en el Trabajo todos los días”.
Subdirección General De Recursos Humanos Área de Prevención de Riesgos Laborales (2007).
“MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS DE LABORATORIO”. Redactado por: Servicio de
Prevención de Riesgos Laborales del CSIC, Sevilla.
Y en las páginas web:
http://www.inteligencia-emocional.org/trabajoyempresa/lainteligenciaemocionalyeltrabajoenequipo.htm
http://jcvalda.wordpress.com/2013/04/01/la-inteligencia-emocional-en-los-equipos-de-trabajo/
http://www3.mapfre.com/estudios/boletin/N5/pdfs/ieg.pdf
http://www.adrformacion.com/cursos/liderazgo/leccion1/tutorial5.html
6. ANEXO: Decálogo de buenas prácticas
1.
Honestidad. Intentaré que haya adecuación entre lo que digo y lo que pienso, entre lo que
pienso y lo que hago.
2.
Respeto. Valoraré las cualidades de los demás, ya sea por su conocimiento, experiencia o
calidad como personas.
3.
Sinceridad. Aprenderé a conocer mis aspectos positivos y a reconocer mis imperfecciones.
4.
Alegría y Afabilidad. Contribuiré a crear un buen ambiente haciendo agradable el trato con los
demás.
5.
Laboriosidad y servicio. Realizaré con esmero mis tareas y tendré actitud de colaboración.
6.
Comprensión. Mantendré una actitud tolerante, tendré presente el bien de todos y elegiré los
medios justos para realizarlo.
7.
Prudencia. Consideraré los efectos que pueden producir mis palabras y acciones.
8.
Paciencia. Afrontaré las contrariedades conservando siempre la calma y el equilibrio interior
9.
Sociabilidad. Buscaré y cultivaré las relaciones con mis compañeros.
10. Obediencia. Me someteré a las órdenes de otra persona como una actitud responsable de
colaboración y participación.
Descargar

Diapositiva 1