ROMANCERO
Romancero:
cancionero, conjunto de los romances
castellanos.
Los romances triunfaron en la Edad
Media porque entretenían al pueblo. Lo
hacían tocando temas muy diversos:
•hazañas guerreras,
•hechos legendarios,
•asuntos amorosos
•asuntos inventados.
Influencia de
cultura mora en
España.
Mezquita de Córdoba
El Palacio de La
Alhambra en
Granada
• Los romances son poemas medievales que, en su
mayoría, narran pequeñas historias en verso, aunque
también los hay líricos, es decir, que expresan
sentimientos.
• Los cantaban los juglares ante un público analfabeto
que se deleitaba al escuchar estas historias de temática
histórica, legendaria, novelesca o amorosa.
• El pueblo los memorizaba y algunos de ellos se han
transmitido de forma oral hasta el siglo XX.
• Es una poesía sencilla que ha gustado a poetas y
lectores y que ha seguido siendo cultivada por los
poetas, mucho más allá de la Edad Media.
Definición de Romance:
• Los romances son poemas de carácter
narrativo, compuestos por un número
indefinido de versos octosílabos (versos de
ocho sílabas), con rima asonante en los versos
pares y quedando sin rima los impares.
• Es una forma literaria originalmente oral, que
se cantaba o recitaba con acompañamiento
musical.
Los juglares:
• Eran los profesionales de la recitación y el
canto que ayudaban a la transmisión y fijación
del poema, aportando ellos también, su gusto
particular.
EL JUGLAR
Clasificación de los romances:
• Históricos: nacidos de algún suceso
histórico, o en torno a algún personaje
histórico español como el Cid o el rey Don
Rodrigo.
• Épicos y literarios: procedentes de un cantar
de gesta (obra épica típica de los siglos XII y
XIII de la Edad Media), o de otra fuente ya
elaborada literariamente).
• Novelescos o de aventuras: son los más libres,
imaginativos y atractivos a través del tiempo.
Están vinculados a un gran repertorio
internacional de leyendas y relatos
emocionantes.
Características de los romances:
• Autoría colectiva.
• Fragmentarismo: comienzo abrupto y final
trunco.
• Transmisión oral: se usan paralelismos,
repeticiones, exclamaciones, etc.
• Muchos detalles en las descripciones, gusto
por lo suntuoso.
• Uso de diálogos que actualizan el hecho
narrado, dándole dramatismo.
• Actualización de hechos con llamadas al
oyente a través de la utilización de los verbos
“ver” y “oír”, y del uso del adverbio “ya” que
da fuerza de presente a la acción.
• Uso de antítesis.
• Alternancia en el uso de los tiempos verbales
(pasado, presente, futuro).
• No hay grandes símiles ni metáforas
complejas.
• Lenguaje arcaizante.
Prof. Mariela Rodríguez Compare
ROMANCE DE LA CAVA FLORINDA
De una torre de palacio
se salió por un postigo
la Cava con sus doncellas
con gran fiesta y regocijo.
Metiéronse en un jardín
cerca de un espeso ombrío
de jazmines y arrayanes,
de pámpanos y racimos.
Junto a una fuente que vierte
por seis caños de oro fino
cristal y perlas sonoras
entre espadañas y lirios,
reposaron las doncellas
buscando solaz y alivio
al fuego de mocedad
y a los ardores de estío.
Daban al agua sus brazos,
y tentada de su frío,
fue la Cava la primera
que desnudó sus vestidos.
En la sombreada alberca
su cuerpo brilla tan lindo
que al de todas las demás
como sol ha escurecido.
Pensó la Cava estar sola,
pero la ventura quiso
que entre unas espesas yedras
la miraba el rey Rodrigo.
Puso la ocasión el fuego
en el corazón altivo,
y amor, batiendo sus alas,
abrasóle de improviso.
De la pérdida de España
fue aquí funesto principio
una mujer sin ventura
y un hombre de amor rendido.
Florinda perdió su flor,
el rey padeció el castigo;
ella dice que hubo fuerza,
él que gusto consentido.
Si dicen quién de los dos
la mayor culpa ha tenido,
digan los hombres: la Cava
y las mujeres: Rodrigo.
El rey Don Rodrigo y la Cava Florinda
Descargar

ROMANCERO