Francisca Gertrudis
Armstrong de Besler
Frances nació en Elma, Condado de
Erie, Estado de Nueva York,
Frances nació en Elma, Condado de
Erie, Estado de Nueva York,
el 15 de Febrero de 1860.
el 15 de Febrero de 1860.
Elma era un pueblo rural,
bordeado por un río.
bordeado por un río.
Población que aún hoy…
conserva su aire campestre.
Sus estudios de maestra los realizó
en el Buffalo Central School,
graduándose el 6
de Noviembre
de 1874, a los 14
años.
El profesorado lo realizó en el Winona
Normal School, Minnesota,
hoy Winona State University,
hoy Winona State University,
recibiéndose el 8
de Mayo de 1878,
con solo 18 años.
Dio cátedra el año siguiente, en el
mismo establecimiento.
Así como sus
antepasados se
hicieron a la mar
buscando nuevos
rumbos en el
legendario
Mayflower…
… embarcó en el vapor Maskeline,
arribando al puerto de Buenos Aires el
3 de Mayo de 1879
… sumándose a la caravana de
maestras que, desde 1869, arribaron a
nuestra tierra para ser las pioneras en el
Sistema Educativo.
Su primer destino fue Catamarca,
donde su hermana Clara había fundado
un año antes la Escuela Normal
Hoy Escuela Normal Clara Jeannette
Armstrong
Se desempeñó durante cinco años como
Secretaria y profesora de Gimnasia
En 1884 es enviada a Córdoba junto a
Frances Wall con la misión de instalar
la Escuela Normal
Ejerció la Dirección y la cátedra de
Pedagogía
Rechazadas por el Obispo por sus
creencias religiosas presbiterianas, su
estancia en esa ciudad no fue muy
grata.
Años más tarde, en 1934, el diario El
País, de Córdoba, refiriéndose a ella
publicaría: “tuvo que abandonar nuestra
ciudad debido a una injusticia
desagradable de recordar”
En 1888 se les ofrece cambiar de
destino, elige San Nicolás de los
Arroyos
Tras dieciocho horas de viaje en tren,
acompañada por la futura Regente,
Jennie Howard, arriba a la ciudad.
Ambas, junto a Trinidad González,
son las encargadas de organizar en
pocos meses los recursos materiales y
docentes para el funcionamiento de la
nueva Escuela.
La Provincia cede el edificio de la
Escuela Graduada de Varones, mansión
edificada en 1872, una de las más
bellas y amplias de la ciudad.
El 29 de agosto de 1888, abre sus
puertas la Escuela Normal.
La sociedad arroyeña ve con asombro
las aulas compartidas por niñas y niños,
y que juntos realizan ejercicios físicos,
actividad vedada por entonces en las
escuelas de señoritas.
Pronto brinda su apoyo ante la evidente
disciplina, la caballerosidad inculcada a
los varones y los hábitos de puntualidad
y cumplimiento del deber fomentados
en la Escuela.
Además de ser la Directora fundadora,
dio cátedra de Pedagogía, Idioma
Nacional, Matemática, Música, Inglés y
Crítica.
Llega a San Nicolás a los 27 años, de
mediana estatura, muy blanca y rubia y
de ojos intensamente azules; su sonrisa
era suave, dulce y maternal.
El Maestro León Guruciaga decía de
las docentes norteamericanas que eran
“sin vidriera” “no exhiben lo que saben
y procuran saber más con un sano afán
de colegiala”
Vivió unos años
en tres
habitaciones del
segundo patio de
la Escuela.
Vista de su escritorio particular (luego
Dirección)
Ejerció la Dirección y dio cátedra en
nuestra ciudad durante veintiséis años,
hasta 1914.
Se casó en 1890 con Juan Alfredo
Besler, cirujano dental, con quien tuvo
hijos en los siguientes dos años: Juan
Alfredo y
Francisca Gertrudis Aurinda.
Formó su hogar en una casa que se
encontraba pegada al edificio de la
Escuela.
Lugar donde siguió viviendo aún
después de jubilarse y hasta la muerte
de su esposo en 1918, cuando decide
trasladarse a Buenos Aires, con sus
hijos ya mayores.
“Sólo puedo asegurar que hallarán en el
nuevo hogar los hijos de esta Escuela,
un sitio preferido y los brazos abiertos
de la que se enorgullece en llamarse su
Madre”, fueron sus palabras al
marcharse.
Hablaba inglés, francés, italiano,
castellano y conocía bien el latín.
Ya jubilada estudió Primeros Auxilios,
en Buenos Aires, graduándose en dos
años.
Tenía estudios superiores de canto y
piano, la música era su deleite, cultivó
una excelente voz de soprano.
Le agradaba dar largos paseos por la
costa del río.
Amó al Paraná, sus árboles, sus pájaros
y su música…
Su corazón dejó
de latir el 6 de
Mayo de 1928,
en Villa Devoto,
Ciudad de
Buenos Aires.
Tenía 68 años.
Los años fueron pasando…
…nos mudamos a nuestra nueva
Casa…
… pero siempre está presente…
…los muebles de su escritorio...
…nos acompañan en nuestras
actividades diarias…
Escritorio: Dirección de Secundaria – Sillas: Rectorado
Sillas: Rectorado – Libretero: Dirección de Secundaria
El Aula Magna donde nos reunimos
lleva su nombre…
El Aula Magna donde nos reunimos
lleva su nombre…
Su busto presencia la cotidiana tarea
escolar…
…sonríe con dulce mirada el paso de
nuestros alumnos…
…sus diplomas…
…los
documentos con
su firma, dan fe
de su dedicación
al trabajo…
…su alma de
eterna
estudiante, mora
en el aula que
lleva su
nombre…
…la campana con la que daba
comienzo a la jornada educativa…
…nos acompaña a diario en el Patio
Descubierto…
…pero no solo nos acompaña en
nuestra Escuela…
Templete del
Eterno
Reconocimiento,
Erigido en el
Centenario de la
Escuela, en el
Cementerio de
San Nicolás.
Jardín de Infantes 903
Villa Riccio, La Emilia
Jardín de Infantes 903
Villa Riccio, La Emilia
Sus palabras, reflejo de sus
pensamientos, cobijan a las
innumerables promociones:
“Son para nosotros lo que el
primogénito es para los padres; les
hemos dado un cariño especial, y han
sido merecedores de él. Sigan adelante,
no se queden estacionados.”
“…siempre late el corazón de
emociones hondas cuando se siembra la
semilla del bien en el alma de la
juventud.”
Discurso a la primera promoción de maestros.
21 de diciembre de 1891. (Adaptación)
Sus ideales, su espíritu, su mirada,
permanecen perenne y perduran como
el perfume de sus flores preferidas
…las violetas…
Descargar

Diapositiva 1