Nació en San Fernando (Cádiz), el 14 de enero
de 1835. Abogado en Huelva, se dedicó a
defender gratuitamente las causas de los
pobres.
Sacerdote después
(Párroco, Canónigo,
Obispo, Arzobispo,
Cardenal), se distinguió
por su celo pastoral,
nacido de un ardiente
amor a Jesucristo.
Sensible a los problemas
de su tiempo, se ocupó de
los obreros, de la prensa,
de la educación; fundó la
Congregación de
Esclavas del Divino
Corazón.
Arzobispo de Sevilla, pidió limosna para remediar
el hambre de los que no tenían trabajo.
Humilde, abnegado, pobre, murió santamente en
Sevilla el 19 de enero de 1906.
Beatificado el 29 de marzo de 1987 por su
Santidad Juan Pablo II.
Descargar

Diapositiva 1