Benito Pérez Galdós (1843-1920)
Vicente Morales Ayllón
Tema:
Tristana
Perteneciente a su última
etapa narrativa, esta novela
fue recibida en su momento
de forma polémica debido al
tema que trata: la situación
de la mujer a finales del
siglo XIX.
Vicente Morales Ayllón
Tema:
• Tristana es la historia del fracaso del intento de
liberación de su protagonista:
• sometida a la esclavitud por parte de su tutor -que
dispone de ella a su antojo, considerándola de su
propiedad-,
• uncida al yugo social, que impide a la mujer
desarrollar sus capacidades intelectuales, reservándole
el papel de comparsa del hombre
• limitada por la inútil educación recibida de su madre y
posteriormente de don Lope, y
• poseedora de un carácter soñador e idealista,
• Tristana está abocada a la absoluta derrota en sus
intentos de emancipación.
Vicente Morales Ayllón
Otros temas de la obra:
La descripción de la sociedad de la
época, principalmente burguesa,
La situación espacial de los barrios de
Madrid,
La diferencia de clases,
La hipocresía de las apariencias.
El tema del amor platónico, más
relacionado con el romanticismo que
con el realismo/naturalismo
Vicente Morales Ayllón
Contenido
• Doña Emilia Pardo Bazán explica brevemente el
asunto de Tristana:
• Juan López Garrido, un viejo galán, tutela a la hija de
un amigo fallecido, Tristana. La intenta seducir, pero
ella se enamora de un joven pintor, Horacio.
• Finalmente, la historia de amor se trunca por la
separación de los amantes y la enfermedad de la
joven (a la que amputan una pierna), y ella acepta al
viejo tenorio como esposo, no por la existencia de un
sentimiento auténtico sino por pura conveniencia. El
narrador deja al lector con la incógnita de si fueron
felices o no.
Vicente Morales Ayllón
Fuentes: (referentes literarios de autores
españoles y extranjeros, de distintas épocas.)
•
•
•
•
•
•
•
El comienzo de la obra recuerda al comienzo de El Quijote de
Cervantes.
Es clara la similitud del personaje de Don Lope con el tradicional mito de
Don Juan.
Igualmente se recurre al tópico de la historia del viejo y la niña,
(Moratín)
Se inspira en obras como “Casa de muñecas” de Ibsen, en “El sí de
las niñas” o en “L’école des femmes de Molière”.
Las fuentes utilizadas por Galdós se observan mediante citas o
recurrencias insertadas en los diálogos y cartas, como los versos de
Dante, Leopardi, fray Luis, Garcilaso o Baltasar del Alcázar.
También tiene influencias de literatura epistolar anterior, como “Lettres
portugaises de Guilleragues” (1669) o, “Cartas entre Eloisa y
Abelardo” (1616) .
Además, datos autobiográficos, (la historia sentimental entre Galdós y
Concha Ruth Morrell, sucedida en torno a los años de la publicación de
la novela, y cuya correspondencia tiene cierto paralelismo con la de la
obra.
Vicente Morales Ayllón
Estructura
• La novela está dividida en veinte nueve
capítulos:
• los quince primeros en forma de narración y
diálogo,
• los cinco siguientes se refieren a las epístolas,
• los siete posteriores, a la enfermedad de
Tristana
• y por último el desenlace.
Vicente Morales Ayllón
• Se nos presenta un narrador observador omnisciente. Nos
introduce en la obra en el momento presente, pero a través de
los primeros capítulos, el narrador nos cuenta la historia
pasada de los personajes, para que podamos entender y
valorar los acontecimientos futuros.
• Después, tras la narración de los encuentros entre los
amantes, los pensamientos de los personajes y los
acontecimientos que derivan de esto, sigue la parte epistolar.
• Comienzan por una correspondencia entre Tristana Y Horacio, que
realmente no contestan a sus mutuas cartas, sino que cada uno,
relata su rutina. Posteriormente, esto se hacer más evidente, ya
que sólo es Tristana la remitente de las cartas.
• Por último, otra vez en el presente rutinario, vuelve a tomar
el control el narrador, y nos cuenta los hechos detallados de
los episodios tras la operación de la joven.
• Finalmente se relata el desenlace de forma más generalizada y
sin detalles rutinarios, sólo posiciona al lector. En los últimos
dos capítulos, el autor enmudece a los personajes.
Vicente Morales Ayllón
Tiempo y Espacio
• La novela fue escrita en 1892 y sitúa la acción hacia
1887 en el popular barrio madrileño de Chamberí,
Cuatro Caminos y Río Rosas.
• Los paisajes tienen un encanto impresionista que
preludia la novela del 98, como el cementerio, el
canalillo del Oeste, el Pardo, etc.; todo esto es muy
común en la obra de Pérez Galdós.
• La novela se desarrolla en Madrid, pero no hay
grandes descripciones de exteriores, estas se
centran más en la casa de Don Horacio y otros
interiores.
Vicente Morales Ayllón
Lugares
• Cap VII.- Los domingos no quedaba bicho viviente en casa, y
todas las vías de Chamberí, los altos de Maudes, las
avenidas del Hipódromo y los cerros de Amaniel
hormigueaban de gente. Por la carretera no cesaba el
presuroso desfile hacia los merenderos de Tetuán. Un
domingo de aquel hermoso Octubre, Saturna y Tristana
fueron a esperar a los hospicianos en la calle de Ríos
Rosas, que enlaza los altos de Santa Engracia con la
Castellana, y en aquella hermosa vía, bien asoleada, ancha y
recta, que domina un alegre y extenso campo
• Cap. X.- Testigos de su dicha fueron el cerro de Chamartín,
las dos torres, que parecen pagodas, del colegio de los
jesuitas, y el pinar misterioso; hoy el camino de Fuencarral,
mañana las sombrías espesuras del Pardo, con su suelo de
hojas metálicas erizadas de picos, las fresnedas que bordean
el Manzanares, las desnudas eminencias de Amaniel y las
hondas cañadas del Abroñigal.
Vicente Morales Ayllón
Tiempo interno de la obra
• La obra abarca aproximadamente 7 años. Al principio del
relato Tristana tiene 21 años. Al final de la obra Galdós nos
señala que la chica parecía que tuviese 40 años, cuando
apenas tenía 25. Pasado el período de enfermedad y su
operación, transcurren 3 años hasta que la chica se casa con
Don Lope. Tristana tenía ya en aquel momento 28 años.
• Podemos saber el tiempo transcurrido por el acuerdo entre
Tristana y Horacio de mandarse cartas dos veces por semana,
que acabaron siendo una cada día, durante la ausencia de él.
• En la 1ª parte de la obra, el tiempo de narración es bastante
acelerado. Durante la enfermedad de Tristana y Don Lope el
tiempo se acelera notablemente.
• En cambio el período en que Horacio está en Villajoyosa y se
escribe cartas con su enamorada, el tiempo se dilata, es muy
lento.
• El principio de la novela Tristana es muy lento, demasiado.
Pero, en el momento que surge la enfermedad, el tiempo
pasa muy rápido. Tiene un final muy concluyente y severo.
Vicente Morales Ayllón
Personajes: D. Lope y Tristana
Vicente Morales Ayllón
1.- Tristana:
• Es el personaje central de la obra, ya que además de narrar
su historia, el resto de personajes evolucionan según el
ritmo que ésta marca.
• Este esbozo de heroína ve truncadas todas sus aspiraciones
por un destino típico del determinismo.
• Se nos presenta como una mujer joven de excesiva
inocencia, de aislamiento y pasividad ante la vida que la
rodea.
• Su vida se ve marcada por la entrada en ella del personaje
de Don Lope, el cual maneja a esta niña- mujer a su antojo,
convirtiéndola en una muñeca sin pensamiento propio
aparente. Su reputación se ve arruinada por la relación con
este, y ello la determina profundamente en todo su futuro.
• Con la aparición de su primer y único amor, Horacio, el
personaje se realza, cobrando una imagen soñadora,
resuelta, decidida, que podría ser inesperada en un
principio.
Vicente Morales Ayllón
• El amor corto pero intenso con éste lleva a
Tristana a explorar terrenos de la vida que no
conocía.
• Es aquí cuando se reafirma su carácter extremadamente
feminista, con la repulsión al matrimonio, y la constante
mención a esa libertad, de oficio y económica, es decir,
a la supervivencia de ella misma como mujer, sin
necesidad del amparo de un hombre.
• A la separación de éste se le suma su
enfermedad, lo que la vuelve a dar un giro
completo. Cambia al hombre de carne y hueso,
por un ideal, menos práctico pero más perfecto.
• Asume su limitación, y vuelve a encerrarse en un
mundo aparte e inexplorable, con sus fijaciones en las
diferentes artes.
• Finalmente, se convierte en la fiel y cariñosa
compañera de su padre- amante y finalmente
marido, Don Lope, sin más aspiración que vivir
cada día, y olvidando todos los sueños pasados.
Vicente Morales Ayllón
“era joven, bonitilla, esbelta, de una blancura casi
inverosímil de puro alabastrina; las mejillas sin
color, los negros ojos más notables por lo
vivarachos y luminosos que por lo grandes; las
cejas increíbles, como indicadas en arco con la
punta de finísimo pincel; pequeñuela y roja la
boquirrita, de labios un tanto gruesos, orondos,
reventando de sangre, cual si contuvieran toda la
que en el rostro faltaba; los dientes, menudos,
pedacitos de cuajado cristal; castaño el cabello y no
muy copioso, brillante como torzales de seda y
recogido con gracioso revoltijo en la coronilla. Pero
lo más característico en tan singular criatura era
que parecía toda ella un puro armiño y el espíritu
de la pulcritud, pues ni aun rebajándose a las más
groseras faenas domésticas se manchaba. Sus
manos, de una forma perfecta, ¡qué manos!, tenían
misteriosa virtud, como su cuerpo y ropa, para
poder decir a las capas inferiores del mundo físico:
la vostra miseria non mi tange..”
Vicente Morales Ayllón
2.- Don Lope:
•
•
Es un personaje lleno de contradicciones.
Comenzando por la doble moral, de la que constantemente hace uso.
•
Comienza con la presentación de todos sus actos de buena voluntad y
lealtad para con la familia de su amigo, el padre de Tristana, de ahí
deducimos un concepto bueno de él que se contrapone al siguiente. Al
momento en el que acoge a Tristana, y se aprovecha de su inocencia e
inexperiencia en los asuntos reales de la vida para seducirla.
Después, tras el romance de su concubina con el joven pintor, muestra
el autor a un don Lope celoso y posesivo, pero paciente a la vez. Por
último, pasa a ser el maduro seductor, para convertirse en un padre
entregado a la vida de su protegida, sometido a los deseos de su vida
surrealista. Olvida su antigua posición y sus comodidades, conviviendo
con la pobreza.
Deja a un lado su orgullo, cediendo a los deseos de su familia, con tal
de poder sustentar a Tristana.
•
•
• por una parte destaca su bondad hacia la familia de Tristana, y hacia
ésta misma en el desenlace, arruinando su propia hacienda por ella, y
• por otra parte la maldad mostrada al poseerla, lo mismo que a otras
mujeres en su juventud. La manera de aprovecharse de las mujeres,
tomarlas como objetos propios, o subestimándolas como en el caso de
Saturna.
Vicente Morales Ayllón
Cap. VI “…porque al llegar la noche, cuando
el viejo y la niña se quedaban solos, recobraba el
primero su egoísmo semítico, sometiéndola a
interrogatorios humillantes, y una vez, exaltado
por aquel suplicio en que le ponía la
desproporción alarmante entre su flacidez
enfermiza y la lozanía de Tristana, llegó a decirle:
«Si te sorprendo en algún mal paso, te mato,
cree que te mato. Prefiero terminar trágicamente
a ser ridículo en mi decadencia. Encomiéndate a
Dios antes de faltarme. Porque yo lo sé, lo sé;
para mí no hay secretos; poseo un saber infinito
de estas cosas y una experiencia y un olfato... que
no es posible pegármela, no es posible».
¿No es esto la definición de un maltratador?
Vicente Morales Ayllón
3.- Horacio
Marcado por los sucesos
ocurridos en su infancia.
La falta de cariño y la
dureza con la que lo trató su
propio abuelo, hacen de
elemento esencial para la
unión con Tristana, otra alma
solitaria.
Ese es, en parte, el motivo
de tanta entrega al amor.
Su amor por el arte, es
también motivo del odio a la
contabilidad.
La pintura es una forma de
huir o expresar todos sus
sentimientos frustrados.
Vicente Morales Ayllón
• Este personaje se transforma tras su viaje a la costa.
Allí, separado de la pasión desbordante que le había
hecho perder la claridad de su vida, encuentra paz y
armonía en un lugar y entre unas gentes distintas a las
de la ciudad.
• Esto se observa en la correspondencia de los amantes.
Mientras que Tristana divaga en sus propios
pensamientos, Horacio describe minuciosamente todo
lo que sus ojos ahora observan.
• Deja de lado la obsesión por Tristana. Su vuelta, por
ello, no supone retomar la relación, como inicialmente
se hubiese pensado, sino una reafirmación del olvido
del amor platónico.
• Aunque inicialmente se muestra atento y dispuesto a
ayudar a su antiguo amor, poco a poco va poniendo
distancia, para separar su vida de la pobre inválida.
• Rehace su vida, como da entender su matrimonio, con
una desconocida para el lector.
Vicente Morales Ayllón
4.- Saturna
• Criada de “Don Lope”,
• Es viuda y tiene un hijo viviendo en un
internado.
• Ayuda a Tristana en sus problemas y le
aconseja.
• Es un personaje secundario y llano, ya que
su manera de pensar es igual en toda la
obra.
Vicente Morales Ayllón
Si tuviéramos oficios y carreras las mujeres, como los tienen esos bergantes
de hombres, anda con Dios. Pero, fíjese, sólo tres carreras pueden seguir las
que visten faldas: o casarse, que carrera es, o el teatro... vamos, ser cómica,
que es buen modo de vivir, o... no quiero nombrar lo otro. Figúreselo.(Cap
V)
Vicente Morales Ayllón
Valores estilísticos
Benito Pérez Galdós destaca por la
espontaneidad y la frescura en su utilización de
la prosa, utilizando a la vez un lenguaje sencillo,
ágil pero trabajado.
Reproduce con maestría la lengua hablada, lo
que le permite una gran caracterización de sus
personajes.
Por ello, los protagonistas se expresan en un
lenguaje que corresponde a su clase media,
exceptuando los matices cultos del galán y los
vulgarismos o expresiones populares de Saturna,
la criada.
El narrador, en cambio, utiliza un registro
cuidado y literario.
Vicente Morales Ayllón
La novela se ve influida por el género folletinesco
típico de las novelas publicadas como folletín
caracterizado por una intriga emocionante y a
veces poco verosímil, pero de gran efecto para
lectores ingenuos, en que se enfrentan
personajes perversos y bondadosos, sin apenas
elaboración psicológica y artística, (aunque,
evidentemente este no es el caso de esta obra).
Igualmente, la influye el modelo cervantino que
evita el tratamiento melodramático.
Cabe destacar el uso maestro de la ironía, en el
trazado de las situaciones y de los personajes,
como en las metamorfosis de éstos (el claro
ejemplo de la boda entre Lope y Tristana) o los
cambios de las situaciones, como en el caso de la
vuelta de Horacio a Madrid.
Vicente Morales Ayllón
Lenguaje
• Su estilo busca la naturalidad y rehúye cualquier artificio
retórico a fin de ofrecer, según postulados estéticos
realistas, la visión más directa posible de lo que pretende
expresar.
• Cuando narra su estilo es transparente, académico, pero
siempre castizo; se trasluce sin embargo el humor y la
ironía; en los diálogos, sin embargo, el lenguaje se
impregna frecuentemente de términos corrientes e incluso
vulgares, y en alguna ocasión el narrador canario, víctima
de ese frenesí costumbrista, llega a mostrar un poco
ridículos e infantiles a los personajes que describe.
• Es frecuente en él el humor, un humor piadosamente
irónico de sesgo cervantino (Galdós fue un gran lector del
Quijote).
Vicente Morales Ayllón
Lenguaje
• Registros coloquiales: Este lenguaje corresponde a la
educación que han recibido y a su respectivo nivel social. En
este sentido el autor nos muestra su espíritu realista en la
novela.
• Ejemplos:
•
•
•
•
•
"Siempre se encuentran unos pantalones para todo"
"...no volveré a por agua a la fuente de la vicaría
"Las que sacan los pies del plato"
“...el hermano de leche"
"sólo se sacan tajada los políticos, que se pasan la vida
echando discursos
• "...los que los inventan no sacarían ni para un cocido..."
• "si quieres hacer el marimacho, anda con Dios
Vicente Morales Ayllón
• Galdós, observador atento del comportamiento del pueblo,
nos transmite los siguientes rasgos distintivos de aquella
manera de hablar peculiar, tan poco investigada en los
análisis lingüísticos de su tiempo.
• En los diálogos de Horacio y Tristana, «conviene distinguir
entre un modo de usar el lenguaje común de los amantes
y la tentativa de un vocabulario privado, dual, en clave»
• Se observan, a grandes rasgos, seis mecanismos de
transformación lingüística que le otorgan una especial
atmósfera al trato familiar entre los enamorados:
• expresiones de afecto, desde los distintos motes y nombres
de cariño hasta características del habla enfática (como
signos de exclamación o determinados sufijos);
• empleo de lenguaje infantil;
• andalucismos y jerga del pueblo bajo;
• extranjerismos, sobre todo del italiano y del inglés;
• citas literarias, tanto de las bellas letras como de folletines
populares, y literaturización general del habla;
• palabras inventadas o dotadas de un sentido especial.
Vicente Morales Ayllón
Ejemplos
• se podrían citar en gran cantidad; veamos algunos:
1) Expresiones de afecto: «¡Rico, facha, cielo,
pintamonas!», «¡Sátrapa, corso, gitano!» , «Cielín mío».
2) Lenguaje infantil: «Chi», «Mío, mío» , «tan feliz que no
sabo expresarlo», «Tú como eres, yo como ero», «Las
brujitas me han dicido que seré reina».
A las dos categorías (1 y 2) pertenece, el extenso uso de
diminutivos. Ejemplos: «hijito» , «balitas» ,
«entusiasmadito» , «elefantito» , «bobillo» , «chiquilla» ,
«maridillo» , «Juanico» , «chiquitín» .
3) Matices dialectales y coloquiales: «¿la jazemos?» ,
«jierro» , «soleá» , «iznorante» , «deíto» , «manífica»
«maznético» , «tú mimito» .
Vicente Morales Ayllón
• 4) Italianismos y anglicismos: «parlare onesto» , «carino» ,
«mio diletto» , «Caro bene» , «Give me a kiss» .
• 5) Literaturización: en este campo, hay que distinguir entre
• (a) citas literarias propiamente dichas y
• (b) parodias o remedos del estilo literario que inventan los amantes:
A los ejemplos que siguen hay que añadir los motes o
denominaciones que se dan los dos enamorados y que sacan
tanto de la literatura (de la Divina Commedia, por ejemplo,
«Beatrice» o «Francesca da Rimini» para Tristana), como
también de la literatura folletinesca o popular (el «señó Juan»
para Horacio, o la «señá Restituta» para Tristana), modificados
todos ellos mediante efectos cómicos o de ironía, subiendo y
bajando una escala que va de la romántica y trágica Francesca
da Rimini a parodias como «Paca, Paquita, Panchita, Frasquita,
Curra, Currita de Rímini». Si no respetan a las grandes figuras
de la literatura clásica, también era de esperar que «Restituta»
se transformara en «Restitutilla, Miss Restitute, Lady Restitute
Vicente Morales Ayllón
Citas literarias:
• «Sella el labio... Denantes que del sol la crencha rubia» (oda de
Olloqui a la guerra de África).
• «para ti la jaca torda, la que, cual dices tú, los campos borda» ;
duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del sino I/VII).
• «Ahi Pisa, vituperio delle genti» ; Dante: Divina Commedia.
Inferno XXXIII, 79).
• «Diverse lingue, orribile favelle... parole di dolore, accenti d’ira» ;
Dante: Divina Commedia, Inferno III, 25-26).
• «Ni del dorado techo... se admira fabricado..., del sabio moro, en
jaspes sustentado» ; Fray Luis de León: «Vida retirada»,
• «... diréte, Inés, la cosa» (; Baltasar del Alcázar: «Cena jocosa»).
• «Tu duca, tu maestro, tu signore» ; Dante: Divina Commedia,
Inferno II, 140).
• «To be or not to be... All the world a stage» ; Shakespeare:
Hamlet/As You Like It).
• «Oh donna di virtù!» ; Dante: Divina Commedia, Inferno II, 76).
• «E se non piangi, de che planger suoli?» ; Dante: Divina
Commedia, Inferno XXXIII, 42).
Vicente Morales Ayllón
b)Estilo «literaturizante»:
• «senos turgentes»; de las cabras).
• «undosa corriente» ; de las acequias de la huerta
de Horacio).
• «Es muy tarde: he velado por escribirte: la pálida
antorcha se extingue, bien mío. Oigo el canto del
gallo, nuncio del nuevo día, y ya el plácido beleño
por mis venas se derrama... Vamos, palurdo,
confiesa que te ha hecho gracia lo del beleño...
En fin, que estoy rendida y me voy al almo
lecho..., sí, señor, no me vuelvo atrás: almo,
almo» .
Vicente Morales Ayllón
Invenciones lingüísticas y neologismos
• a) Invenciones tristanescas: «pusuntra» ,
«rustiquidad» ), «marisabidillismo» .
• Capítulo aparte merecen las invenciones de formas
femeninas hasta entonces inexistentes o por lo menos
dotadas de otro significado en la lengua española, como,
p. ej., «médicas, abogadas, ministras, senadoras» ,
«monstrua» , «sacerdota protestanta» , «fenómena».
• b) Mutilaciones lingüísticas: «Chispeerís» ,
«Chaskaperas», «Sáspirr» (109) (por «Shakespeare»),
«Lord Mascaole» (por «Macaulay», «doisingracia» (por
«Idiosincrasia»).
• c) Mutaciones semánticas «¿la jazemos?» (por «¿nos
fugaremos?»); «botiquín» (por «mar»).
Vicente Morales Ayllón
Conclusión
Refrán castellano:
“La mujer en casa y con la pata quebrada”
Vicente Morales Ayllón
Características realistas
• Verosimilitud de los argumentos: en Tristana el
argumento es totalmente posible, y más teniendo en
cuenta en la época en que se desarrolla.
• Denuncia social: el autor, mediante los pensamientos
de Tristana, hace una denuncia de la situación de la
mujer.
• Interés por los problemas existenciales: Tristana en
toda la obra lucha contra las normas implantadas por
la sociedad para conseguir sus ambiciones
personales.
• Interés por lo psicológico: Es muy importante el
estado de ánimo de la protagonista, que cambia
constantemente.
Vicente Morales Ayllón
Desenlace irónico de la obra
• La obra tiene en sí un propósito específico: criticar el
abandono de los ideales y el aburguesamiento de la
nación española durante La Restauración, ya que los
liberales que defendían la república terminaron igual de
patriarcales que los monárquicos y conservadores.
• En este sentido, Tristana, como la nación española, se
queda estancada y no avanza. La vida del español de La
Restauración se encasilla en roles creados por el sistema
político económico que, como el hogar de Tristana, es
una farsa progresista porque en realidad ya se han
perdido los ideales liberales que sustentaban La
República, y sólo queda un “quizás” como respuesta a
una posible mejora de la nación española.
Vicente Morales Ayllón
• La decepción de Benito Pérez Galdós, como
español liberal se nos revela claramente en esta
novela.
• Todos los personajes de esta obra terminan
aburguesados y la sociedad recae en el régimen
monárquico anterior, por lo tanto, al final se nos
presenta una familia que acata la autoridad del
estado y de la iglesia.
• La mujer ha sido un símbolo dentro del discurso
patriarcal y el desarrollo de las ciudades
decimonónicas con sus normas sociales le
negaban a la mujer el cambio y el progreso, tal
como sucedía con la nación española de
entonces
Vicente Morales Ayllón
El krausismo enTristana.
• El krausismo era un movimiento que defendía la igualdad
de derechos para ambos sexos. Los krausistas querían que
la mujer pudiera acceder a la educación, pues solo así
podría ser un ser independiente, desarrollar al máximo su
potencial humano y contribuir a la regeneración de la
sociedad. A raíz de eso los krausistas establecieron
diversas escuelas para la educación de la mujer.
• Tristana es una obra que muestra muy bien como Galdós
está en contra de la marginación de la mujer, mas es
extraño que Tristana resulte derrotada antes de poder
empezar su lucha por su deseo de ser liberal,
independiente y valerse por sí misma.
• Tristana es un buen ejemplo de conformidad, de no poder
hacer nada para llegar a ser lo que uno quiere ser. El
camino que señala la sociedad es el camino más fácil. Si te
sales de este camino, probablemente deberás volver con
gesto de vencido y asumida tu derrota.
Vicente Morales Ayllón
FIN
Vicente Morales Ayllón
Descargar

Tristana