Biblia y realidad
El triunfo
de Cristo
Diseño:
J. L. Caravias sj
Creemos que el
poder de Dios,
que te resucitó
triunfante de
la muerte, nos
resucitará
también a
nosotros.
Col 2,12
Nos harás
vencer, de
forma que
puedas
sentarnos
en tu trono,
junto a ti, así
como tú has
vencido y te
has sentado
junto a tu
Padre.
Ap 3,21
En el momento presente vemos las cosas
como en un mal espejo y hay que
adivinarlas, pero entonces las veremos cara
a cara.
Ahora conozco en
parte, pero
entonces conoceré
como soy
conocido.
1Cor 13,12
Dios pondrá todas
las cosas bajo los
pies de Cristo.
Todo le será
sometido.
Y cuando el universo
le quede sometido,
el Hijo se someterá a
Aquel que le sometió
todas las cosas,
para que en
adelante, Dios sea
todo en todos.
1Cor 15,27s
Digno eres, Cordero
degollado que estás de
pie, de recibir el poder,
la riqueza, la sabiduría,
la fuerza, el honor, la
gloria y la alabanza.
Ap 5,12
• Eres Rey de
reyes y Señor de
señores.
Ap 17,14
• Tuyo es el
poder para
siempre.
1Pe 5,11
Esperamos tu venida gloriosa, Jesús.
2Pe 1,16
Te veremos llegar
con gran poder y gloria.
Mc 13,26
Transformarás nuestro
cuerpo mortal
en un cuerpo glorioso
como el tuyo,
en virtud de ese poder tuyo
que te hace dominar
todas las cosas.
Flp 3,21
Ésta es la morada de
Dios con los
hombres; él habitará
en medio de ellos;
ellos serán su
pueblo y él será
Dios-con-ellos; él
enjugará las
lágrimas de sus
ojos. Ya no habrá
muerte ni lamento, ni
llanto ni pena, pues
todo lo anterior ya
ha pasado.
Entonces el
que está sentado
en el trono dirá:
“Ahora todo lo hago nuevo”.
Ap 21,3-5
Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin.
Al que tenga sed
yo le daré de beber
gratuitamente
del manantial
del agua de la vida.
Esta será la herencia del vencedor:
yo seré Dios para él,
y él será hijo para mí.
Ap 21,6s
No vi templo
alguno en la
ciudad, porque su
templo es
el Señor Dios
Todopoderoso,
y el Cordero.
Ap 21,22
Verán su rostro y llevarán su nombre en la frente.
Ya no habrá noche. Dios mismo será su luz.
Ap 22,4s
El Espíritu y la Esposa dicen:
¡Ven!
El que escucha diga también:
¡Ven!
El que tenga sed,
que se acerque,
y el que lo desee,
reciba gratuitamente
el agua de la vida.
Ap 22,17
“Sí, vengo pronto.”
Amén.
Ven, Señor Jesús.
Ap 22,20
Descargar

Quejas de Dios